Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

El regalo
El regalo

The gift (2015) * USA / Australia / China

Duración: 108 Min.

Música: Danny Bensi, Saunder Jurriaans

Fotografía: Eduard Grau

Guión y Dirección: Joel Edgerton

Intérpretes: Jason Bateman (Simon Callum), Rebecca Hall (Robyn Callum), Joel Edgerton (Gordon Mosley / "Gordo"), Allison Tolman (Lucy), Tim Griffin (Kevin Keelor), Busy Philipps (Duffy), Adam Lazarre-White (Ron), Beau Knapp (Detective Walker), P.J. Byrne (Danny McDonald), David Denman (Greg), Katie Aselton (Joan).

Simon y Robyn Callum, una joven y atractiva pareja visitan una casa con una agente inmobiliaria a la que le cuentan que van a establecerse allí, en California donde creció y estudió él porque ha conseguido un trabajo y por eso se han trasladado desde Chicago.

Tras comprar la casa salen a comprar muebles, observando Simon que un hombre le observa de forma insistente, dirigiéndose finalmente a él y asegurando que lo conoce, pues estudiaron juntos en el instituto, presentándose como Gordon Mosley, al que finalmente Simon recuerda, presentándoselo a su mujer como Gordo, nombre con el que le conocían, contándole ella que acaban de mudarse desde Chicago y pidiendo su teléfono para llamarlo y ponerse al día.

Simon le pregunta cómo le va, respondiendo él que no se puede quejar.

Simon se incorpora a su nuevo trabajo mientras Robyn prepara la casa, conociendo a sus vecinos, Lucy y Ron que la invitan a pasarse cuando lo desee por su casa.

Un día llaman a la puerta mientras Robyn se ducha. Cuando sale encuentra a la puerta una botella de vino con una nota de bienvenida de Gordo, y, aunque se preguntan cómo supo su dirección no le dan mayor importancia.

Robyn visita a Lucy, que le deja coger su bebé y le dice que ellos también quieren tener uno, explicándole que ya estuvo embarazada pero abortó y pasó una época complicada.

Vuelve a visitarles Gordo para entregarles una lista con teléfonos de manitas de la zona, encontrando a Robyn sola. Esta le enseña la casa, pidiéndole que se quede a cenar, ya que Simon llegará pronto.

Durante la cena, y ya algo borracho Gordo afirma que siempre supo que Simon llegaría lejos, contándole este que trabaja en sistemas de seguridad y de protección de datos para grandes empresas, lo que lleva a Gordo a quejarse de que el gobierno escuche las conversaciones de los particulares, afirmando que él cree en el ojo por ojo.

Cambian de tema, contando Simon que desde que se graduó no volvió a ver a ninguno de sus amigos del instituto, tras lo que cuenta Gordo que Simon fue delegado de clase con la campaña "Simón dice…" como el juego y conseguía que cualquier cosa que quería se cumpliera, asegurando que le sigue ocurriendo lo mismo, que ahora pide una mujer preciosa, o una casa nueva y lo consigue.

Les cuenta que él se alistó en el ejército tras salir del instituto y estuvo dos años, habiendo hecho desde entonces múltiples cosas, estando convencido de que incluso de lo malo se sacan cosas buenas, viendo incluso las cosas malas como un regalo.

Terminan brindando por los viejos amigos y por los nuevos.

Cuando se quedan solos Simon comenta que su amigo es muy raro, comentando su mujer que lo que le ocurre es que le cuesta relacionarse.

Simon dice que se sintió muy incómodo, pues Gordo se creyó que era mejor amigo de lo que es, diciéndole su mujer que no están obligados a repetir si no lo desea.

Los compañeros del trabajo les invitan a una fiesta para darles la bienvenida, contando Simon que Robyn es una gran diseñadora y que dirigió una importante empresa aunque ahora lo hace online.

Simon aprovecha para mostrarle su despacho y hablan de sus jefes, dos gemelos multimillonarios desde adolescentes, asegurando él que conseguirá subir a su planta.

Ella le pregunta si sigue preocupado y si no desea que vuelva a trabajar, diciendo él que puede hacer lo que desee, que lo único que quiere es que no le vuelva a pasar nada malo, pero que si quiere podrá abrir un estudio.

Cuando regresan a casa encuentran un nuevo regalo en la puerta con una nota de Gordon en la que les da las gracias por la cena diciendo que les debe una, comprobando que el regalo es comida para peces, tras lo que observan que además les ha llenado el acuario que tienen en la puerta de peces de colores.

Simon se siente molesto y recuerda que en el instituto le llamaban Weirdo (Bicho raro), borrando su nombre en la nota que tienen en la nevera con su teléfono y escribiendo Weirdo.

Robyn, cada vez más asentada comienza a salir a correr por la urbanización.

Nuevamente recibe una visita de Gordon, al que invita a café, consiguiendo que le ayude con la instalación de la televisión, aunque antes de irse y al pasar por la cocina, Robyn observa que se fija en las notas del frigorífico, donde Simon escribió Weirdo.

La pareja cena con sus vecinos y otros amigos a los que le hablan de Gordo y de su extraño comportamiento, comentando Ron que la suya es una amistad unilateral, comentando Robyn que a ella le parece agradable y servicial, extrañándose Simon de que después de ver la nota de insulto en vez de alejarse les llamara para invitarlos a cenar junto con otra pareja, algo que todos ven raro, aconsejándole de que si no se da por enterado de que no desean su amistad deben hablar con él, diciendo Simon que no cree que vayan a la cena, aunque por la presión de Robyn acaban aceptando.

No pueden evitar verse sorprendidos al observar que vive en una gran mansión con un jardín enorme, siendo recibidos por Gordon en la puerta, que les dice que la otra pareja no puede ir porque tenía un canguro y les falló.

Les regala, "Apocalypse now", que dice disfrutará con sus nuevos altavoces.

Les cuenta que no está casado, cuando de pronto recibe una llamada y les explica a sus invitados que es por un asunto de trabajo, y que le llevará solo 5 minutos, dejándolos solos en la casa, algo que les parece muy raro y que no entienden.

Simon bromea con su mujer diciéndole que lo que pasa es que le gusta ella, y por eso le hace tanta visita sorpresa cuando está sola, y quiere acostarse con ella, empezando a simular que es Gordo y que se va lanzar sobre ella, tras lo que le propone explorar la casa, observando que, aunque dice no estar casado tiene en un armario vestidos de mujer y en otra peces y monos, preguntándose si tendrá hijos.

Cuando regresa le preguntan a qué se dedica para poder vivir así, contándoles que les ha mentido y que la llamada no era por un asunto de trabajo, sino que salió para hablar con su ex mujer que le dejó unos días antes de que se encontraran y que tiene dos hijos que se llevó ella y no quería que lo vieran discutir, diciéndoles que aunque vive allí, técnicamente la casa es de la familia de ella.

Cuando Gordo le propone pasar a cenar, Simon le dice que prefiere hablar con él a solas, enviando a su mujer al coche, tras lo que le dice a su amigo que prefieren que no les visite nunca más, observando Robyn desde fuera cómo Gordo la mira desde la ventana mientras Simon sale, para decirle que a veces debe ser un poco borde, aunque cuando tratan de irse ven que él no les abre la puerta del jardín, por lo que Simon sale del coche y se dirige a la casa en tono desafiante, viendo entonces cómo les abre.

Al día siguiente Robyn descubre cuando regresa de correr algo que la asusta por lo que llama a su marido y, aunque estaba en medio de una reunión, regresa a su casa viendo que los peces están muertos y que Míster Bojangles, su perro, ha desaparecido.

Simon, enfadado va a casa de Gordon, abriéndole la puerta una mujer, y cuando él insiste en que desea hablar con Gordo ella le dice que se ha equivocado, pues su marido se llama Mike, apareciendo este, que nada tiene que ver con su compañero de estudios.

Los Callum llaman a la policía, que les dice que el dueño de la casa sí conocía a Gordon, pues tenía una empresa de alquiler de limusinas y coches para ejecutivos y le alquiló un coche a Gordon, que tenía por ello permiso para entrar a su garaje y salir para recoger el Cadillac que alquiló, aprovechándose de que sabía que estaban en Cancún.

Sin otras pruebas y sin denuncia los policías no pueden hacer más por ellos.

Pero Robyn, de vez en cuando siente extraños ruidos en su casa, debiendo ir un día asustada a casa de su vecina, durmiendo mal, lo que le lleva a tomar pastillas, pese a lo cual una noche vuelve a escuchar ruidos, asustándole entonces un ladrido, y viendo que se trata de Mr. Bojangles, que aparece en buen estado.

Simon piensa que fue Gordo quien se lo llevó y que quiere asustarlos.

Al repasar su correspondencia, una mañana Robyn encuentra entre las cartas una de color granate que llama su atención, y que como se imaginaba es de Gordo, que dice lamentar haber malinterpretado su relación y en la que asegura no querer hacer nada que les pudiera molestar y que le gustaría volver a empezar de cero, aunque les dice que no volverán a saber nada de él, explicándoles que lo que hizo la noche en que les invitó fue debido a que le hubiera dado vergüenza que vieran dónde vivía.

En una post data asegura que tras tantos años estaba dispuesto a aceptar que lo pasado quedó atrás, asegurando Simon no saber a qué se refiere, aunque se alegra de que se lo tomara bien y que haya aceptado no volver.

Pero Robyn continúa nerviosa y un día mientras se ducha ve que alguien la observa, viendo que es Gordo. Pero en ese momento se despierte. Era solo una pesadilla.

Por su parte a Simon le va todo muy bien y su amigo Kevin cree que pronto ascenderá, pues solo hay otro candidato, Danny McDonald, y cree que lo superará.

Otro día, de nuevo tras regresar de correr y mientras toma una bebida isotónica vuelve a escuchar ruidos, por lo que se pone a registrar la casa, perdiendo el sentido.

Cuando se despierta por la mañana encuentra a Simon desayunando, contándole este que le fue muy bien la entrevista de trabajo con los dos hermanos que dirigen la empresa, pues ambos fueron alumnos de su colegio y tuvieron profesores comunes, por lo que tiene muchas posibilidades de ascender, algo que, le asegura, estaba deseoso de contarle la noche anterior y no pudo porque la encontró dormida, preguntándole si quiere contarle algo que le preocupe, diciendo ella que sí, momento en que él le muestra las pastillas que ella se toma a escondidas y que él encontró, diciéndole que se siente decepcionado, pues creía que había acabado con aquello y que se había quedado en Chicago, preguntándole si encontró un doctor que se las recetara, diciendo ella que se las dio una amiga.

Robyn afirma que le da miedo estar allí sola y le pide que llame a Gordon y le pida perdón, pues se pasa el día pendiente de que pueda aparecer, contándole que el día anterior se desmayó aunque no había tomado pastillas, aunque él no la cree, insistiendo ella en que si le pide perdón todo mejorará y le pregunta qué significaba lo del pasado que Gordo escribió en su carta, y que si hay algo que deba contarle él, respondiendo él violentamente que ese tema se ha acabado y no quiere seguir hablando de ello, pidiéndole que mire al futuro y sea fuerte, pues el tiempo lo cura todo y lo olvidarán, tras lo que tira sus pastillas por el fregadero.

Siguen tras ello con su vida normal con sus nuevos amigos y deciden que deben seguir intentando formar una familia.

Llegada la Navidad, Simon aparece con un enorme árbol, viendo que ella tiene un regalo para él, un predictor en el que sale positivo.

Robyn se centra en preparar la nueva habitación de su hijo, aunque un día, mientras está de compras con su vecina, ve que Gordo las mira desde fuera, aunque cuando sale para dirigirse a él, este se marcha.

Reciben la visita de la madre y de la hermana de Simon con sus regalos, saliendo Robyn a pasear con esta última, Joan, a la que le pregunta si recuerda a Gordon Mosley, que fue con ellos al instituto, contándole Joan que aunque era muy pequeña recuerda que lo sacaron del instituto porque lo encontraron en un coche con un chico mayor que estaba abusando de él, produciéndose un gran revuelo, pues lo tomaron por gay, y entonces estos no eran bien vistos, recordando ella que fueron precisamente Simon y su amigo Greg quienes lo vieron y lo salvaron de aquel incidente.

Robyn vuelve a leer aquella carta de Gordon y decide investigar, para lo que va al despacho de Simon, y aunque este tiene cerrado su fichero con llave busca esta y lo abre, viendo que guarda dosieres de varias personas, como de Danny McDonald, aunque el que a ella le interesa es la de Gordon Mosley, con información muy detallada, incluso de la policía indicando que puede estar tranquilo, pues es un donnadie.

Sorprendida le cuenta a Lucy que tiene una carpeta entera con información sobre él en la que figuran sus antecedentes por allanamiento de morada y por tratar de secuestrar a un menor, constando su expulsión del ejército por conducta impropia, lo que le supuso pasar por una clínica de rehabilitación.

Robyn decide buscar a Greg, el mejor amigo de Simon de niños para saber qué oculta, solicitando una consulta aprovechando que es quiropráctico, aunque cuando entra en su consulta le explica quién es y su objetivo de interrogarle sobre Gordon, pues le dice que cree que este quiere hacerles daño por algo que ocurrió en el pasado, no entendiendo por qué querría hacerles daño si ellos le ayudaron en el pasado.

Simon le cuenta que no solo no le ayudaron, sino que Simon se tanto lo del coche como que Gordo era gay, diciéndole que Simon era un abusón y le destrozó la vida a Gordo, y que, aunque eran unos críos y no sabían la trascendencia que tendría aquello, Simon pudo contar la verdad y pararlo, pero no lo hizo pese a que vio cómo los chicos lo insultaban y le pegaban, llegando su propio padre a tratar de quemarlo vivo.

Le cuenta que él le pidió perdón y ya está en paz con Gordo.

Cuando regresa a casa ve que Simon está tomando una cerveza con Kevin, que le está contando que todo va muy bien para él, pues llegaron ciertas noticias y están investigando al otro candidato, Danny McDonald.

Cuando se quedan solos Robyn le habla sobre sus pesuisas, enfadándose Simon de que se haya dedicado a investigar su pasado, aunque consigue hacerle reconocer que sabía todo lo que le sucedió a Gordo por su culpa, diciendo que eran una críos y él era un gilipollas, pero le dice que también a él le trataba mal su padre, pero que siguió adelante y no se quedó en el pasado, pero Gordo se quedó atascado porque no puede superarlo, asegurando que no le debe nada ni le importa nada y no se va a disculpar, pues nadie se pasa toda la vida disculpándose, preguntándole si es que ella fantasea con que todas las chicas que le trataron mal en el instituto hacen cola para disculparse, haciendo que ella, enfadada y lo abofetee, tras lo que le dice que era un abusón y que lo sigue siendo y le pide que lo solucione por ellos, aunque Simon le dice que ni siquiera sabe cómo encontrarlo, ante lo que ella le dice que ha visto su expediente.

Simon le cuenta entonces que encontró varios post-it en la ventanilla de su coche y fue por eso por lo que pidió una orden de alejamiento para tratar de protegerla, pues es una carga que debe soportar él y asegura que ignoraba lo que le hizo su padre.

Pero Robyn le dice que le cuesta creerle, pues le ha mentido demasiado, y además la dejó que creyera que estaba loca, y se ha dado cuenta de que no sabe quién es él.

Simon le pregunta qué puede hacer para compensarla.

Tras tomarse unas copas va a buscar a Gordo, al que encuentra en un garaje, diciéndole que le buscaba para pedirle perdón, porque Robyn le pidió que fuera a tratar de enterrar el hacha de guerra, ante lo que Simon le hace ver que solo ha ido porque ella se lo pidió, aunque Simon le dice que está allí porque lo desea.

Pero Gordo le dice que es demasiado tarde para aceptar sus disculpas, pues aunque él haya olvidado el pasado, el pasado no le olvida a él y le dice que le dio una oportunidad.

Simon insiste pidiéndole que acepte sus disculpas, volviendo a decirle Gordo que ya es demasiado tarde, ante lo que Simon reacciona tirándolo al suelo y desparramando todos los expedientes con los que cargaba, tras lo que le advierte que si vuelve a acercarse a él o a su familia lo destrozará.

A la vuelta Robyn le pregunta cómo fue, contándole él que Gordo se sintió muy agradecido, diciéndole a Robyn que lo siente mucho mientras parece llorar y le asegura que ya se ha acabado.

Algún tiempo después los Callum invitan a sus amigos a una fiesta en su casa para celebrar el ascenso de Simon.

Mientras este da las gracias se escucha un golpe en el techo de la casa, por lo que se asoman al ventanal, viendo cómo revienta el cristal, por lo que salen Simon que coge un bate, y sus amigos para tratar de ver de quién se trata, siendo de pronto agredido por alguien, ante lo que Simon reacciona lanzándose sobre él e inmovilizándolo, comprobando entonces que se trata de un desconocido al que Kevin identifica como Danny McDonald, que le acusa de haber mentido para robarle el ascenso enviando un correo con informaciones falsas, haciéndole perder su trabajo.

Empiezan a escucharse entonces las sirenas de la policía y McDonald suplica que le dejen marchase, pues no puede permitir que lo detengan, dejando Simon que se vaya.

Y justo en ese momento Robyn rompe aguas, siendo llevada al hospital donde poco después da a luz a su hijo.

Estando en el hospital, Simon recibe una llamada de Kevin que le dice que lo que hizo con Danny es muy grave y que en la empresa saben que lo de Danny lo inventó él y por ello quieren que deje su despacho antes del viernes, echándole en cara que actuara de ese modo sabiendo que él lo había apoyado.

Cuando regresa a la habitación donde está Robyn aún convaleciente, esta le dice que no quiere volver a esa casa con él,

Aún confuso por todo lo ocurrido, Simon regresa a la casa, encontrando en la puerta una enorme caja con un lazo, viendo cuando la abre que dentro de la misma hay, junto con un cochecito para el niño, tres cajas numeradas.

Entretanto Gordon, que lleva un brazo en cabestrillo y la cara amoratada y con puntos, aprovecha que Robyn está sola para visitarla y llevarle unas flores, dándole la enhorabuena por su maternidad, preguntándole si está así por culpa de Simon, respondiéndole este que fue a verle y se volvió loco.

Simon, en su casa, abre la primera de las cajas, viendo que en ella hay una copia de una llave que comprueba es de su casa.

En la segunda caja encuentra un disco donde pone, "Reproduceme", viendo al hacerlo que Gordo grabó su conversación cuando fueron a la cena y se quedaron solos, y donde él se burlaba de él.

La tercera caja contiene un DVD donde hay grabaciones de su casa y en las que salen tanto él como Robyn, aunque a esta mucho más, pues la ha grabado mientras duerme e incluso durante su desmayo, que le muestra fue debido a que él puso alguna sustancia en su bebida, tras ello sale el propio Gordon dentro de su casa con una máscara de mono, viendo Simon cómo enfoca su cama y cómo tiene a Robyn a su merced, haciendo ver que se dispone a acostarse con ella, aunque corta entonces la grabación.

Paralelamente, en ese momento Gordon le da a Robyn la enhorabuena por su hijo, diciéndole que las buenas personas se merecen cosas buenas.

Tras ver la grabación, Simon sale corriendo hacia el hospital mientras llama a Robyn, que no le coge el teléfono, observando cuando llega al hospital que Gordon se acaba de marchar de allí, observando que está a punto de coger el ascensor, corriendo para tratar de alcanzarlo, aunque lo pierde de vista.

Mientras lo busca por la calle recibe una llamada del propio Gordo, que lo está observando desde una ventana del hospital y le pregunta si se lo va a decir a ella o dejará que se lo cuente él, pidiéndole Simon, esta vez por favor, que no lo haga.

Gordon le dice que sabe que quiere que le diga que puede estar tranquilo y que no ha pasado nada, pero le recuerda que él no lo hizo entonces.

Pese a todo le dice que no la tocó, para inmediatamente decirle que quizá sí. Que podría contarle la verdad, pero sabe que los mentirosos no creen a nadie, por lo que lo mejor es que vaya a ver a su bebé, pues los ojos no engañan, preguntándole a continuación si no ve lo que pasa cuando se envenena la mente de las personas con ciertas ideas.

Simon se acerca al nido donde están los bebés, y donde está Robyn con el bebé al que trata de observar para ver si puede vislumbrar algo, viendo como lo mira Robyn fríamente mientras una enfermera cierra la cortina de la sala y le impide seguir mirando.

Simon se desploma y agachado y apoyado contra la pared llora amargamente mientras lo observa Gordon tras el cristal de la puerta, antes de alejarse, momento en que se quita el cabestrillo y lo tira a la basura mientras se aleja sonriendo.

Calificación: 2