Bienvenidos a mi página de resúmenes

El secreto de Marrowbone

Marrowbone (2017) * España / USA

Duración: 110 min.

Música: Fernando Velázquez

Fotografía: Xavi Giménez

Guion y Dirección: Sergio G. Sánchez

Intérpretes: George MacKay (Jack), Anya Taylor-Joy (Allie), Charlie Heaton (Billy), Mia Goth (Jane), Matthew Stagg (Sam), Kyle Soller (Tom Porter), Nicola Harrison (Rose Marrowbone), Tom Fisher (Simon Fairbairn).

Jack abre un libro cuya cubierta es una tela bordada con una casa y donde pone, también bordado "Nuestra historia" habiendo dentro varios dibujos que les representan a él, a su madre y a sus hermanos esperando el tren y la llegada a Estados Unidos.

Habían llegado desde Inglaterra tras muchas adversidades, pero al final encontraron un lugar donde estar seguros y juntos, al otro lado del Océano.

Su madre había puesto todas sus esperanzas en la casa en que creció, aunque al llegar vio que no era como la recordaba. Les había esperado congelada en el tiempo más de 30 años.

La madre les recuerda que ya no son los Fairbairn y que ahora serán los Marrowbone y que su historia comienza allí de cero.

Sam pregunta si les encontrará allí, diciendo su madre que ya se ha olvidado y que nadie volverá a hacerles daño nunca y todo comenzará cuando traspasen una raya que dibuja en el suelo, haciéndolo Sam el primero y luego su hermana y sus tres hermanos.

Querían creer que estaban a salvo y que contaban con la posibilidad de ser felices y de que la enfermedad de su madre iba a desaparecer junto con sus problemas en un lugar donde nadie les conocía y podían ser libres por primera vez.

Un día, los cuatro hermanos salieron a pasar el día en el campo, llegando hasta una roca con forma de calavera, escuchando entonces la voz de una joven que está escondida y que pregunta quién la molesta, diciendo el pequeño que es Sam y que va con sus hermanos Billy y Jack y su hermana Jane.

La voz le dice que han entrado en los dominios de la Bruja Roja y les reta a entrar en el pasadizo cercano, y cuando lo hacen, ven a una chica que se presenta como Allie, a la que el pequeño Sam le pregunta si es prisionera de la Bruja Roja, a lo que le responde que sí, que la castigó por entrar en su jardín y la raptó hasta que alguien se atreviera a recorrer el pasadizo para rescatarla.

Le preguntan a dónde le gustaría ir ahora que es libre, yendo a la playa donde pasan una tarde divertida por vez primera en mucho tiempo y al final de aquel maravilloso día, era una más de ellos y además Allie les hizo una foto a los hermanos, que empezaron así una nueva vida, y, durante unos instantes, se creyeron aquella ilusión.

Pero el viaje a América acabó con las escasas fuerzas que le quedaban a su madre y aquel fue el último verano juntos, y muy enferma, le pidió a Jack que la enterraran en el jardín y que espere a cumplir los 21 y permanezcan juntos, pues a partir de ese momento ya no podrán separarlos, jurándole Jack que estarán siempre juntos.

Le pide también que busque un lugar seguro donde esconderse por si los encuentran.

Le hace buscar en un cajón de la cómoda, y entonces él ve allí una caja con dinero y comprende que su madre mintió en el juicio y que sí tenía el dinero.

Cuando finalmente muere, Jack lee una carta en que le dice que siente no haber podido estar para verlos crecer, debiendo ser Jane a partir de ese momento la madre de Sam y que le diga a Billy que su rabia malogre su buen corazón, asegurando Jack que nadie podrá separarlos nunca. Y hacen un pacto para afirmar que son uno.

La entierran tras ello en el jardín, tal como pidió, y sellan el pacto de permanecer ocultos hasta sus 21 años.

Pero un día apareció un hombre y disparó contra un cristal.

6 MESES MÁS TARDE

Falta hay muy poco para el cumpleaños, y los hermanos permanecen encerrados en la casa y fabrican pasteles con las frutas de la casa y alrededores.

Sam escucha ruidos tras un gran espejo que mantienen cubierto y que empezó a destaparse y le dice a Billy que haga algo para evitar que el fantasma regrese.

Su hermana le dice que el fantasma se fue hace meses y ahora quien hacía ruido tras las paredes es Granuja, un mapache con el que conviven y al que dan de comer.

Jack coloca de nuevo la lona que oculta el gran espejo del pasillo y observa una mancha del techo, fijándose tras ello en la puerta de entrada al desván que está tapiada.

Sale luego con su bicicleta hacia el pueblo, donde venden sus productos, viendo en la tele cómo retransmiten las primeras imágenes del hombre en la luna.

Se acerca luego a la biblioteca, donde trabaja Allie, con la que se besa y que dice que le ha echado de menos y que echa de menos también a sus hermanos y le gustaría pasarse por su casa, diciéndole Jack que cuando mejore su madre.

Llega también Tom Porter, que le cuenta que ha conseguido trabajo en un bufete de Nueva York y le lleva un regalo, la donación para su biblioteca de una primera edición de un libro.

Escucha entonces un ruido y ve a Jack, que le dice que ahora utilizan el apellido de su madre. Le cuenta que los demás propietarios de la familia firmaron ya y solo le falta la firma de su madre para el traspaso de la propiedad y que se pasará por su casa al día siguiente, debiendo extenderle su madre un cheque de 200 dólares.

Jack le dice que su madre no está bien y sería mejor que le diera a él los papeles para que se los devolviera él firmados, aunque Porter indica que debe certificar las firmas.

Se desesperan, pues solo les quedan 50 de los dólares de su madre y no saben qué hacer, pues si descubren lo ocurrido les separarán, proponiendo Bill recuperar "la caja", aunque Jane dice que prometieron no volver a tocar ese dinero.

Pero no ven otra salida y Bill va a la zona cercana a la playa, donde tiraron la caja, encontrando también allí un cuchillo junto con la caja que guardaba su madre, y donde encuentran, al abrirla, varias joyas y dinero, aunque Jane insiste en que es dinero manchado de sangre y está maldito, pero no ven otra manera de poder salir adelante.

Jack pinta el trozo de techo manchado y limpian todo para el día siguiente, tratando de practicar Jane la firma de su madre, mientras secan el dinero y lo planchan.

Buscan también algunas de las pastillas que su madre no se llegó a tomar y las machacan y echan en una limonada.

Dejan además tendida la ropa de su madre, invitando Jack a Tom a tomar algo fuera, entregándole 200 Libras, que, le dicen valen el doble que los dólares y no pudieron cambiarlas al llegar de Inglaterra, aunque Porter le recuerda que le dijo que quería un cheque, yendo Jack a buscarle la limonada.

Le dice que su madre no está bien y no quiere que la vean en cama, por lo que le pide que le dé los dos papeles que tiene que firmar, que le sube a Jane, dándole, al ver que acepta, la limonada que no tenía la medicina.

Entretanto, Porter entra en la casa y va echando un vistazo a todo, quejándose Jane de lo complicado que es hacer iguales las dos firmas, que finalmente calca en el cristal mientras Porter se acerca, saliendo justo antes de que les descubran.

Queda todo zanjado, celebrando luego no haber tenido que darle la limonada.

Pero su alegría se queda en nada cuando de pronto cae la lona del espejo y Sam anuncia que ha vuelto el fantasma, haciendo Jack que todos corran hacia lo que llaman "la fortaleza", una especie de cabaña dentro de la casa donde se resguardan a la espera de que desaparezca, volviendo Jack a colocar la lona y se fija en que junto al espejo hay varias tablas del techo rotas y que vuelve a estar manchado el techo en el mismo lugar que él pintó, por lo que mira por entre las tablas con la linterna, viendo a alguien que se arrastra, por lo que pierde el conocimiento y cae de la escalera.

Jane dice que es por haber cogido el dinero manchado, que piensa que deben devolver.

Al día siguiente sube Bill por ello al tejado y desata las tablas que cubren la chimenea y tira la caja del dinero, tras lo que vuelve a colocar las tablas que cubren la chimenea.

Tom Porter se acerca en su coche a Allie cuando sale de la biblioteca y le propone llevarla hasta su casa, aprovechando el camino para preguntarle por los Marrowbone, pues dice, le preocupa que vivan tan aislados y lejos de la comunidad, diciendo ella que no se esconden, pero Tom le dice que Sam ni siquiera va al colegio, diciendo ella que viven demasiado lejos, pero que le enseña Jane y ella le ayuda, diciendo él que es una pena que vivan así por culpa de su padre.

Ella le dice que sabe que era cruel, diciéndole Tom que él les ha ayudado a poder seguir en la casa y espera que no se sepa la verdad en el pueblo.

Billy, aún en el tejado ve el coche de Porter llegando a casa de Allie.

Abajo, Sam sigue escondido en la fortaleza y se niega a salir, diciendo que echa de menos a su madre, diciéndole Jack que no están solos, que tienen a Allie y le acerca a la ventana para mostrarle cómo, tras encender varias veces una linterna, le contestan desde casa de Allie con otra, contándole que así es como se comunica con ella, a través de Morse, pudiendo así Sam saludar a su amiga.

Pero en la casa el ambiente es cada vez más insoportable para Bill, que asegura que tiene que salir de esa casa y los demás también.

Jack vuelve a salir con Allie, que le dice que nunca le habló de su padre, contando él que era un monstruo que hizo cosas que no se pueden contar y que llegaron allí huyendo de él, aunque ahora, asegura, está muerto.

Desde lo alto del acantilado Porter los ve en la playa de la mano.

Cuando regresa a casa, Bill está furioso. Le recuerda que él fue quien impuso la regla de que nadie saldría de la casa si no era estrictamente necesario, y puede oler el perfume de Allie en él, diciendo Jane que podría ir a vivir con ellos y la casa sería mejor con ella, pero Billy está enfadado y discuten, quejándose de que mientras Jack sale y va donde quiere ellos deben permanecer siempre encerrados.

Jane le pide a Jack que tenga paciencia con Billy, pues ella tiene a Sam y él a Allie, pero Billy no tiene a nadie.

Sam siente gran curiosidad por lo que se oculta en el cuarto de su madre, donde no le dejan entrar porque hay espejos, y un día coge las llaves y se cuela dentro, pudiendo volver a oler la ropa de su madre. Saca también un magnetófono donde escucha una canción, mientras examina una carpeta donde hay fotos de la familia y recortes de prensa como uno donde aparece la noticia de la detención de la "Bestia he Bampton".

Ve también el cristal que atravesó una bala unos meses antes, y al subir a mirarlo se cae de la banqueta y hace caer la sábana que cubría el espejo del armario, por lo que, aterrorizado, se cubre él con la sábana, confundiendo su imagen en el espejo con la de un fantasma.

Cuando Jack se despierta le cuentan sus hermanos lo sucedido, recordando que le contaron lo del fantasma para que no supiera la verdad. Que emparedaron a un hombre y le dejaron que se pudriera en su techo, y que este era su propio padre.

Billy le recuerda que era un asesino y fue a matarlos y le contaron eso para explicarle el problema de los gritos de las primeras semanas.

Jane dice que deben enterrarlo, a lo que Jack se niega, diciendo esta que están viviendo sobre una tumba.

Un día, al ir a trabajar, Allie se encuentra a Porter recogiendo sus cosas para irse a Nueva York, entregándole este un sobre, donde ve que hay varios boletos de tren para Nueva York, diciéndole que quiere que vaya con él, a lo que ella debe responderle que nunca ha pensado en él de ese modo, devolviéndole el sobre.

Tom le pregunta si es por Jack, respondiéndole ella que no le incumbe, diciéndole Tom que no tiene ni idea de dónde se mete, tras lo que le pasa un dossier para que se lo piense.

En él ve diversos recortes de prensa. Desde la noticia de la detención de "la Bestia", al informe sobre sus robos y sus 13 asesinatos, recordando que le delató su propio hijo.

En otro se informa de que Fairbairn abusó incluso de su propia hija, Jane.

Y finalmente la información de su fuga.

Jane escucha ruidos en el techo y da golpes pensando que se trata de Granuja, el mapache, y siguiendo sus pasos sube hacia la entrada del desván tapiada, viendo que hay un pequeño agujero en el techo y le da algo de comer al animal, y empieza a acariciarlo, notando entonces cómo una mano se pone sobre la suya, viendo luego cómo Granuja trata de salir por el agujero, pero alguien lo sujeta y vuelve a meterlo.

Sale corriendo y va a lavarse compulsivamente.

Tom recibe la llamada del señor Gouldman, uno de los socios del bufete en que va a trabajar, el cual le dice que le van a aceptar como socio de su empresa, ofreciéndole poder comprar el 10% de sus acciones, lo que le supondrá 5.000 dólares, pues lo que necesitan es un socio, no un empleado, por lo que le dicen debe decidirse enseguida o buscarán otro candidato.

Tiene un ataque de ira tras escucharlo, viendo entre la documentación que tiró, el dossier de Fairbairn y una noticia donde señalan que hay todavía 10.000 Libras de las que robó, desaparecidas.

Jack ve en su porche a Porter, que le pregunta por su madre, tras lo que le dice que no puede ser cómplice de una falsificación, pues al examinar con detenimiento el documento que firmó Jane, lo descubrió.

Jack le dice que solo trata de cuidar de su familia, acusándole Porter de haberle mentido y le pide que le compense dándole 10.000 Libras, que volverá a recoger al día siguiente.

Bill, sin consultar a su hermano vuelve al tejado y abre la chimenea, viendo que ya no está la caja en el punto en que la dejó, pese a lo cual decide descender a buscarla.

Una vez abajo comienza a inspeccionar el habitáculo para lo que enciende una cerilla, observando que hay recipientes recogiendo el agua que se filtra del techo y que también ha acabado con el mapache y observa también manchas de sangre en la puerta, de cuando el padre intentó huir, encontrando finalmente la caja del dinero, que coge, corriendo tras ello de regreso a la chimenea, viendo desde allí a su padre aún vivo.

Trepa a toda prisa, pero su padre coge la cuerda por abajo y comienza a moverla para hacerlo caer, y, aunque consigue cortar la cuerda y huir, pierde la caja con el dinero.

Billy, al que Jane cura una herida en la tripa le cuenta a Jack que su padre sigue vivo, estando arriba todo lleno de huesos de animales, palomas, mapaches y ratas y se ha mantenido vivo gracias a que recoge el agua de la lluvia.

Jack dice que acabará con él, diciéndole su hermano que si no lo hace, lo hará él.

Pero Jack no está bien y comienza a convulsionar, ante lo que Jane propone contarle todo a Allie, ya que es la única que puede ayudarles.

Esta también le escribe a Jack, pues siente que deben contarse muchas cosas, cuando ve la linterna emitiendo señales, y citándola al día siguiente en el Ojo de la calavera, donde encuentra el libro donde Jack fue contando la historia de su familia, ilustrada, no importándole que llueva.

Entretanto llega a la casa Tom exigiendo su dinero, aunque no encuentra a nadie, por lo que empieza a abrir cajones tratando de encontrar lo que busca.

En el relato, Jack indica que un día apareció de forma inesperada su padre, siendo Jane la primera en verlo cuando este disparó contra el cristal de la habitación de su madre, donde ella estaba en ese momento y fue a buscar a su hermano.

Jack los encerró a los tres en el desván y fue a hablar con su padre, con la caja de dinero en la mano y exigiéndole a su padre que se aleje de la casa para devolvérsela.

Se ven junto al arroyo, donde Jack le dice que fue solo él quien le delató y le quitó el dinero, entregándole la caja y pidiéndole que los deje en paz.

En vez de ello, el padre le golpea con la caja y luego trata de ahogarlo, clavándole entonces el muchacho un cuchillo en la garganta.

Pero, aunque herido, su padre consigue alcanzarle y le lanza al vacío.

Escondidos en el desván, sus tres hermanos escuchan cómo alguien trata de abrir la puerta y, al no poder hacerlo escuchan como se marcha para, poco después entrar por la chimenea, cogiendo Billy una barra de hierro, pidiéndole Jane que lo mate.

Cuando despierta, y pese a estar herido, Jack corre de regreso a su casa para ayudar a sus hermanos, oyendo cómo, al otro lado de la puerta, su padre le pide que abra, llorando Jack al pensar lo que ha podido hacer con sus hermanos.

Jack dice que siente no haber podido haberlos mantenido con vida, creando unos muñecos que los representan y a los que coloca en la "fortaleza", aunque, les dice, cumplirá su promesa y se coloca la escopeta en la boca para acabar con su vida, momento en que escucha música y ve a sus tres hermanos durmiendo.

Salen juntos y escuchan los ruidos, y al llegar frente al gran espejo de la escalera, Jack lo golpea con la culata de su escopeta al ver que él se refleja en el espejo, pero sus hermanos no, diciéndole tras ello que no habrá ningún recuerdo, y que volverá a comenzar todo desde cero, tras lo que cruzan juntos una nueva línea.

Entretanto Porter se dirige al desván tapiado, y creyendo que es allí donde esconden el dinero comienza a derribar el muro, viendo al entrar que huele muy mal.

Jack tapió la puerta y retiró todos los espejos y Billy cerró la chimenea y esperaron durante días hasta que cesaron los ruidos.

Al terminar de leer el diario, Allie corre hasta la casa y llama a Jack, y al ver la cartera de Tom también llama a este.

Ve también el espejo partido y escucha voces que provienen de la fortaleza donde escucha hablar a Billy y a Jane y a Sam y repetir que nada, nadie ni nunca hará que dejen de ser uno, aunque Allie observa que solo habla Jack que se va cambiando de lugar según el papel de sus hermanos que interprete.

Con la voz de Jane, Jack le dice a Allie que Jack tiene demasiados dolores y que intentó matarse y por eso volvieron y le dice que necesitan que cuide de Jack.

Este le dice entonces que no puede estar allí, pues si se queda ellos se irán.

Allie ve que está herido y trata de hacerle entrar en razón mientras él llama a sus hermanos e insiste en que si ella se queda se irán, tras lo que rompe a llorar diciendo que no pudo mantenerlos a salvo y le pide que se vaya y los deje en paz.

Ella sale, pero antes de irse se dirige al desván donde descubre los cadáveres de los hermanos, que cubre con una lona y luego ve a Tom herido en el cuello.

Ella grita llamando a Jack, que no responde y ve de pronto cómo surge escondido tras la puerta su padre.

Tom muere y ella grita pidiendo ayuda a Jack, aunque como este no aparece coge la caja del dinero, que encuentra y sale y anima al hombre a que no se esconda y que no crea que va a ser tan fácil asustarla, lanzándole la caja mientras le pide que salga, pues no está sola y que no tiene el poder de apagar sus vidas como una vela, pues desde allí puede seguir escuchando sus voces.

Consigue que el hombre, con un cuchillo en la mano, salga a la luz y le dice que él es el que está muerto, comenzando a gritar llamando a Jane, Sam y Billy, diciéndoles que sabe que la escuchan, pidiéndole Billy a Jack que le deje salir.

Simon se acerca a Allie con el cuchillo, aunque ella lo golpea con una caja de metal y logra que se le caiga, pero él la alcance y trata de ahogarla hasta que llega Jack con la escopeta y le pide que se aparte de ella y le dice que no puede estar allí, pues es su casa, tras lo que le dispara y acaba con él.

Se fija tras ello en los cuerpos cubiertos por la lona de sus hermanos.

Allie habla con un psiquiatra. Le dice que el que Jack haya pasado 12 semanas sin ningún episodio de personalidad múltiple es una buena noticia, aunque cree que deben estar vigilantes, pues un drama así puede tener consecuencias impredecibles.

Le dice también que no entiende por qué ha decidido vivir en una casa que siempre albergará el recuerdo de ese triste suceso, pues además es un hombre con una enfermedad mental que siempre dependerá de ella y el amor no puede crecer en una mente enferma y nunca tendrá una vida de verdad y le pide que se asegura de que toma su medicación para que pueda mantener a Jane, Billy y Sam lejos de él.

Pero de vuelta a casa ve que están los muñecos de todos los hermanos sobre la cama y coloca el bote de medicinas junto a otra docena de botes sin usar.

Va luego a ver a Jack al porche y tras despertarlo le entrega un regalo de cumpleaños atrasado, un marco con la foto que les sacó en la playa a todos juntos.

Luego lo deja y le dice que esperará dentro a que lleguen.

Calificación: 2