Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

El secreto de sus ojos

Argentina / España (2009) *

Duración: 129 min.

Música: Federico Jusid

Fotografía: Félix Monti

Guión: Eduardo Sacheri, Juan José Campanella (N.: Eduardo Sacheri)

Dirección: Juan José Campanella

Intérpretes: Ricardo Darín (Benjamín Espósito), Soledad Villamil (Irene Menéndez), Guillermo Francella (Pablo Sandoval), Pablo Rago (Ricardo Morales), Javier Godino (Isidoro Gómez), José Luis Gioia (Inspector Báez), Mariano Argento (Romano), Carla Quevedo (Liliana Coloto).

Benjamín Espósito decide, tras jubilarse de su trabajo en un Juzgado de lo Penal, ocupar su tiempo en escribir una novela sobre la investigación que realizaron en 1974, sobre el asesinato y violación de una joven.

El crimen se dará por resuelto cuando otro secretario consigue hacer confesar a dos albañiles que trabajaban en el edificio de al lado, aunque cuando Benjamín los visita se da cuenta de que han confesado bajo tortura, por lo que denuncia al Secretario que es degradado y trasladado.

Benjamín queda impresionado por el profundo amor de Ricardo Morales hacia su esposa. Con él examinará las fotos familiares apareciendo en muchas de ellas un hombre que mira a la muerta con deseo, y que descubren es Isidoro Gómez, un amigo de su ciudad que trabaja en Buenos Aires, al que, al tratar de encontrarlo descubren que abandonó tanto su trabajo en la construcción como su pensión tras el asesinato.

Viajarán Benjamín y su ayudante, el borrachín Sandoval hasta el pueblo de Isidoro, colándose en la casa de la madre y robándole las cartas, provocando un conflicto con el Fiscal, al que denuncian el hecho, debiendo Irene, la Secretaria del Juzgado y Jefa directa y amor secreto de Benjamín solventar el problema al archivar el caso.

Pero tras encontrar a Ricardo, que pasa cada tarde en una estación tratando de encontrar al asesino se sienten conmovidos y piden a Irene que reabra el caso, siendo finalmente Sandoval quien dé con la clave al pensar en la pasión de las personas: la suya por la bebida, la de Benjamín por Irene y la de Isidoro por su equipo.

Lo buscan en el campo del Racing de Avellaneda donde lo encuentran y detienen, logrando Irene que confiese, cuando, al ver la lascivia con que la mira lo provoca, diciéndole que es un alfeñique que carece de la fuerza y la hombría necesaria para ser el autor del crimen, haciendo que, al sentirse herido en su orgullo confiese.

Pero, para sorpresa de todos le verán unos días después libre descubriendo que el autor de la liberación es el antiguo secretario de Juzgado destituido por la denuncia de Benjamín, que se venga de ese modo de él.

Al ver que, a punto de casarse, Benjamín no actúa, Irene lo cita para hablar

Pero ese día Sandolval se emborracha y debe rescatarlo de una pelea. Lo deja en su casa, descubriendo al regresar, junto a su mujer, que lo han asesinado al confundirlo con él.

Viendo su vida amenazada, Benjamín se marcha a otra ciudad donde Irene le consigue un traslado que supondrá una dolorosa separación.

25 años después, con Irene ya casada, madre de familia y Fiscal vuelven a hablar de aquel tema, tantos años silenciado.

Investigan qué ocurrió Isidoro y con Ricardo Morales, aunque solo logran dar con el paradero del segundo, al que Benjamín visitará en su casa aislada, donde no le recibe muy bien, aunque finalmente le confesará que mató a Isidoro tras secuestrarlo cuando, al vigilar la casa del propio Benjamín le vio llegar con los dos hombres encargados de matarle y que acabaron con la vida de Sandoval.

Pero algo no encaja y Benjamín se cuela en la propiedad de Morales descubriendo que ha construido una celda en su casa donde Isidoro cumple su condena.

Benjamín regresa a ver a Irene. Ha vivido muchos años añorándola y decide que todavía está vivo y debe hacer algo, por mucho que les cueste.

Calificación: 4