Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

El talento de Mr. Ripley

The talented Mr. Ripley (1999) * USA

          También conocida como:
                    - "El talentoso Sr. Ripley" (Hispanoamérica)

Duración: 139 Min.

Música: Gabriel Yared

Fotografía: John Seale

Guión: Anthony Minghella (N.: Patricia Highsmith)

Dirección: Anthony Minghella

Intérpretes: Matt Damon (Tom Ripley), Gwyneth Paltrow (Marge Sherwood), Jude Law (Dickie Greenleaf), Cate Blanchett (Meredith Logue), Philip Seymour Hoffman (Freddie Miles), Jack Davenport (Peter Smith-Kingsley), James Rebhorn (Herbert Greenleaf), Sergio Rubini (Inspector Roverini).

Tom Ripley se dice a sí mismo que si pudiera lo borraría todo, empezando por una americana prestada con el escudo de Princeton con la que acompañaba al piano a una chica que cantaba en una fiesta, sustituyendo al dueño de la chaqueta.

Al ver el escudo de su chaqueta Herbert Grrenleaf, propietario de unos grandes astilleros, y su esposa, asistentes a la fiesta se dirigen a él preguntándole si conoce a su hijo de Dickie, que era del curso del 56 como él, haciéndose pasar por amigo suyo, contándole sus padres que Dickie vive en Mongibello, un pueblecito italiano, siendo un apasionado del saxo y del jazz, mientras su novia, Marge, trata de escribir un libro.

Viendo en él a un joven sensato, Greenleaf le propone que le ayude a convencer a su hijo para que regrese a América, pagándole él el viaje y una compensación de 1.000 dólres, lo que Ripley acepta deseoso de dejar su trabajo en los lavabos del teatro.

Antes de salir de viaje Ripley empieza a estudiar jazz para reconocer a ciegas a los intérpretes más importantes, consiguiendo así dominarlo antes de salir hacia Italia en el crucero Cunard, amigos personales de los Greenleaf, en donde coincide con Meredith Logue, ante la que se hace pasar por Dickie Greenleaf.

Una vez en Italia, Ripley se las ingenia para hacerse el encontradizo en la playa, llamando a Dickie por su nombre y asegurando recordarlo de Princeton, tras lo que les cuenta a él y a su novia que se encuentra de paso, invitándolo ellos a comer.

Y Ripley se persona para hacerlo un día a sabiendas de que Dickie no está, siendo totalmente encantador con Marge y ganándose su simpatía.

Cuando regresa Dickie, Ripley le muestra lo polifacético que es imitando a la perfección la voz de su padre, confesándole que este lo contrató para convencerle de que regresara a Estados Unidos.

Pero Dickie se muestra inflexible en su deseo de no regresar, por lo que Tom debe resignarse a regresar, aunque cuando acude a despedirse de su nuevo amigo hace que le caigan varios discos de jazz, ganándose definitivamente el aprecio de Dickie, y más cuando este asegura adorar a Charlie Parker , "Bird", que es el nombre de su barco, decidiendo invitarlo a viajar con él a un club de jazz de Nápoles en el que Dickie toca y canta, invitando a Tom a subir al escenario con ellos.

Tras ello le acoge en su casa, y decide aprovecharse de su padre y quedarse con el dinero de su asignación para comprarse un coche, aunque Marge prefiere una nevera.

Realizan un viaje a Roma, donde Dickie le presenta a su amigo Freddie Miles, con el que Dickie se marcha a un club dejando a Ripley solo.

Un día, mientras acuden a la procesión que se realiza durante la fiesta local, ven cómo los lugareños sacan a la virgen del agua, apareciendo flotando sobre esta una mujer muerta, mostrándose Dickie muy disgustado.

Poco después le confiesa a Ripley que la mujer estaba embarazada de él y que le pidió dinero y él se negó a dárselo, por lo que piensa que su muerte es culpa suya.

Poco después llega una carta del Sr. Greenleaf, dando por roto su trato, por lo que Ripley deberá regresar a América, aunque antes su amigo lo lleva al festival de jazz de San Remo, donde salen juntos a navegar, expresándole entonces su deseo de vivir juntos, ante lo que Dickie, que comienza a sentirse agobiado por él le confiesa que va a casarse con Marge.

Tom, que no puede ya ocultar que se siente atraído por Dickie le dice que está seguro de que él siente lo mismo, ante lo que Dickie le dice que en realidad está harto de él, tras haberse dado cuenta de que Ripley es un completo farsante, que cree que no fue a Princeton y que ni siquiera le gustaba el jazz.

Discuten y acaban peleándose, golpeando Ripley a Dickie con un remo, ante lo que Dickie se abalanza sobre él, defendiéndose Ripley volviendo a golpearlo, acabando finalmente con él con ensañamiento, tras lo que procede a hundir la barca con el cadáver dentro.

De vuelta al hotel el conserje le confunde con Greenleaf se le ocurre la idea de hacerse pasar por él, para lo que practica su firma y pone su fotografía en el pasaporte de él, instalándose en su pensión.

Va a ver a Marge y le dice que Dickie decidió quedarse unos días en Roma, aunque le lleva "de su parte", un regalo. Su perfume preferido, señalándole que parece desear instalarse durante bastante tiempo en Roma, pues le pidió que empaquetara su ropa y su saxo y se lo enviara a Roma, ante el desconcierto de su novia, que no entiende que haga eso tras haberle propuesto ir a vivir juntos.

A partir de ese momento vivirá como Greenleaf, aunque manteniendo su habitación, a la que hace llamadas para simular que este sigue vivo, logrando sacar sin problemas una importante cantidad del banco.

Un día se reencuentra con Meredith Logue, que le dice que ha conocido a Freddie, que le habló mucho de él y de Marge, "su novia", a la que él le dice que ha dejado, comenzando a salir juntos, yendo con ella a la ópera, en la que, durante el descanso coincide con Marge, que ha acudido junto con Peter Smith-Kingsley, un amigo que también conoce a Meredith por lo que debe tratar de evitar que los vean juntos, por lo que tras el descanso le pide salir y pasear en un coche de caballos pese al frío, porque tiene algo que contarle.

Meredith se muestra muy enamorada de él, que reacciona fríamente excusándose con que aun se acuerda de Margue, aunque quedan al día siguiente en un café de la Plaza de España, donde previamente había quedado con Marge a la misma hora, para despedirse a la luz del día.

El hecho de que Peter conozca a Meredith le servirá para que hablen entre ellos, contándole Meredith que la noche anterior estuvo con Dickie en la ópera, y contándole a Marge lo que le dijo de que aun la quería a ella y su deseo de volver a estar juntos y su cita allí, aunque como llega tarde y ante la presencia de Marge decide marcharse sin esperarlo.

Poco después aparecerá Ripley ante Marge y Peter, habiendo conseguido hacerles creer que Dickie continúa vivo.

Y entonces aparece Freddie que espera ver a Dickie y que se muestra extrañado de que su amigo se hospede en un apartamento tan ostentoso para su gusto, observando cómo Ripley viste como aquel.

Cuando se marcha habla con la portera que le dice que Dickie sí está en el apartamento y que estuvo escuchándolo tocar el piano todo el día. Entonces mira hacia arriba y al ver a Ripley lo saluda. "Hola, Dickie", ante lo que Freddie regresa al apartamento donde Tom lo golpea en la cabeza con un busto hasta matarlo, llevándolo al llegar la noche hasta su coche fingiendo que está borracho.

Al día siguiente Ripley recibe la visita del inspector Roverini de la policía que creyéndolo Dickie Greenleaf desea interrogarlo tras la aparición del cadáver de Freddie, pues saben que pasó con él la tarde.

Extrañada de no encontrar nunca a Dickie, aparece también Marge, entrando en un peligroso juego para tratar de evitar que los policías lo descubran ante ella.

Y ante el acoso policial, y el de Marge, Ripley decide marcharse a Venecia, una ciudad que ansiaba conocer, esperando poder cumplir allí con su obligación de prestar declaración ante la policía, que lo había citado, evitando así que sea Roverini, quien lo interrogue y descubra su verdadera identidad.

Acude a la comisaría acompañado por Peter Smith-Kingsley, con el que coincide en Venecia y que ejercerá de intérprete, mostrándose tranquilo hasta que le informan que ha acudido a interrogarlo un policía desde Roma, aunque para su alivio no se trata de Roverini, al que relevaron de la investigación por haber dejado escapar a Greenleaf, el primer sospechoso de la muerte de Freddie.

Allí le muestran una carta aparecida en el apartamento de Greenleaf, una nota de suicidio en la que explica que ha decidido acabar con su vida al sentirse culpable de la muerte de la muchacha embarazada.

Ripley y Smith-Kingsley se harán inseparables desde ese momento.

Juntos acuden a recoger a Marge a la estación, un día antes de la llegada del señor Greenleaf, contándoles que este envió a investigar a un detective privado, Alvin MacCarron, que descubrió que Dickie cobró un cheque por valor de 1.000 dólares el día antes de desaparecer, por lo que ella no cree que se suicidara.

Ripley lleva a Marge a su casa, asombrándose ella al ver lo enorme que esta es, y preguntándose cómo puede pagarla.

Al día siguiente se entrevista con el padre de Dickie, mas proclive que Marge a creer en su voluntad de suicidarse.

Y de pronto Marge encuentra los anillos de Dickie en casa de Tom y se siente enfadada y confusa, ya que él juró que nunca se los quitaría, empezando a sospechar de Ripley, el cual trata de explicarle que las promesas de Dickie no eran como las suyas y que la engañaba constantemente.

También le dice que él estaba enamorado de ella y que Dickie le regaló los anillos, aunque ella no le cree, mirando aterrada la mano que esconde en el bolsillo del batín, que comienza a sangrarle al cortarse con la navaja de afeitar con la que pretende acabar con ella, que se ve atrapada frente a la puerta cerrada y empieza a temblar temiendo su final cuando la llegada de Peter, que tiene una llave del piso hace que la cosa no vaya a más.

Al día siguiente vuelve a ver al señor Greenleaf, con el que se encuentra una Marge que se muestra hostil hacia él y el detective MacCarron, don el que Greenleaf deja a Ripley a solas, sintiéndose este atrapado.

Pero frente a lo que esperaba, MacCarron le cuenta que Dickie estuvo a punto de matar a un chico en Princeton por una muchacha, razón por la que sus padres lo enviaron a Europa.

También le cuenta que descubrió que Ripley estuvo en Princeton, pero como afinador de pianos en el departamento de música.

Pero también comprobó que la muchacha que murió ahogada estaba embarazada, estando seguros de que fue Dickie quien acabó con Freddie, ya que al menos tres personas lo vieron subiendo al coche, y uno de ellos lo vio cambiar la matrícula, que encontraron escondida en el sótano de su casa.

Cree que Ripley fue un buen amigo y que la carta que Dickie le escribió señalaba dicha amistad, por lo que Greenleaf está dispuesto a dejarle una parte del testamento de Dickie en agradecimiento por todo lo que hizo por su hijo y por su lealtad.

Al día siguiente acude a despedir a Greenleaf y a Marge, la cual de nuevo desata su ira y lo golpea mientras le repite que sabe que fue él quien mató a Dickie.

Todo acaba bien para Ripley, que se dispone a viajar hacia Atenas acompañando a Peter, que va a dar allí un concierto, viajando juntos y felices.

Pero de pronto se encuentra con que en el barco viaja Meredith, que pese a su ruptura sigue amándolo, por lo que vuelven a besarse siendo vistos por Peter, que no entiende que le mienta.

Él reconoce que ha mentido sobre quién es porque no soporta ser un donnadie, y tras acostarse junto a él, y mientras lo escucha alabar sus cualidades, Tom acaba con él al no poder hacerlo con Meredith que viaja con su familia.

Calificación: 3