Te cuento la película Te cuento la película
Portada Películas Años Directores Novedades
El viaje de Nisha
El viaje de Nisha

Hva vil folk si aka (2017) * Noruega, Alemania, Suecia, Francia, Dinamarca

          También conocida como:
                    - "¿Qué dirá la gente?" (Colombia)

Duración: 106 min.

Música: Lorenz Dangel, Martin Pedersen

Fotografía: Nadim Carlsen

Guion y Dirección: Iram Haq

Intérpretes: Maria Mozhdah (Nisha), Adil Hussain (Mirza), Ekavali Khanna (Madre Najma), Rohit Suresh Saraf (Amir), Ali Arfan (Asif), Sheeba Chaddha (Tía), Jannat Zubair Rahmani (Salima), Lalit Parimoo (Tío), Isak Lie Harr (Daniel), Nokokure Dahl (Emily).

Nisha corre por la noche, de regreso a su casa, a la que consigue llegar justo cuando su padre, tras pasar por las habitaciones de sus hermanos, se asoma a la suya para comprobar que está en la cama, como esperaba.

A Nisha le gusta Daniel, que la acompaña hacia su casa, aunque, cuando se acercan a su casa y al ver a una vecina, le dice que debe marcharse.

Su madre la regaña por su forma de vestir, cubriéndola para que no muestre su ombligo.

Llega a la tienda de su padre y lo felicita y le entrega la caja de pastas, presumiendo de su hija ante sus clientes, diciendo que llegará a ser una gran doctora, abogada o ingeniera.

Contento y orgulloso de ella, le da dinero, con el que puede ir con sus amigos a comprar patatas y bebidas e incluso prueba un pitillo, aunque acaba tosiendo, pues no sabe hacerlo.

Cuando llega a casa su padre está celebrando el cumpleaños con sus amigos y familia y baila cuando suena su canción preferida, diciendo su mujer que Mirza dejó su país, pero no sus costumbres y acaba bailando toda la familia, aunque cuando se quedan solos le reprocha que les hiciera bailar delante de todos, pues, piensa, que todos hablarán de ellos y les criticarán.

Entretanto Nisha queda con sus amigos a la 1'30 a espaldas de sus padres.

Va a bailar con sus amigos en la discoteca y luego va con Daniel a su casa, subiendo él por el balcón y abriéndole ella la ventana de su habitación.

Dentro bromean, preguntándole ella si les preguntó ya a sus padres si puede casarse con él, cuando de pronto comienza a sonar su teléfono, haciendo que su padre se despierte, y al ver al chico se abalanza sobre él y le da un puñetazo y lo golpea repetidamente mientras abronca a su hija por dejarlo entrar en su casa.

El incidente provoca que comparezca ante los servicios sociales, diciendo Nisha que la culpa fue suya, indicándole la psicóloga que no lo es, pues su padre no puede pegar a nadie y que ella no hizo nada malo, y que la cosa no acabó peor gracias a que el vecino llamó a la policía, aunque ella insiste en que hizo una tontería, aunque le insisten en que no fue así y que cuando se siente a hablar con su padre, todo irá mejor.

Nisha está en acogida allí y la visita su amiga.

Vuelve a verse con el magullado Daniel, que asegura que si su padre vuelve a pegarle, lo matará, haciendo que ella se sienta mal y le diga que no puede seguir con eso y se marcha, cortando la incipiente relación.

Se celebra una reunión con su padre ante una mediadora, indicando aquel que quieren a Nisha, pero que si desea volver a casa debe cumplir unas condiciones, que le expresa en un escrito, diciendo ella sin leerlas que le parecen bien si le dejan volver a casa, observando la mediadora que se trata de un contrato de matrimonio en que expresa que si quiere volver debe casarse con su novio y leer el documento, aunque ella expresa que ya rompió con su novio, diciéndole a su padre que no se llegaron a acostar, aunque él no la cree y no entiende que no quiera casarse con él y le dice que no quiere una hija como ella.

Otros miembros de la comunidad paquistaní le manifiestan al padre su inquietud por cómo influirá y afectará a otros chicos, pues si le pasan el incidente, lo harán también los demás, por lo que lo animan a imponerle un castigo ejemplar.

Un día la llama su madre y le pide que regrese a casa, pues la echan de menos, y le dice que lo resolverán juntas.

Deseosa de hacerlo, decide ir a su casa, pese a que todavía queda poco tiempo para el próximo encuentro y a que la psicóloga le recomienda que espere a este.

Van a recogerla su padre y su hermano.

En el coche, y tras un incómodo silencio, su padre le pregunta si se paró a pensar en las consecuencias de sus actos y en el honor de la familia, pues todos se ríen de ellos, y familiares y amigos dejaron de comprar en la tienda.

Le recuerda lo que él y su madre tuvieron que pasar por ella, atravesando Europa, lo que les supuso estar arrestados en Alemania, y tuvo que aceptar los trabajos que los noruegos rechazaban para que ellos tuvieran una vida mejor y tuvieran una educación y que si vive como los idiotas occidentales se volverá loca y la soledad acabará con ella.

De pronto, ella se da cuenta de que no están yendo a casa y pregunta a dónde van, no respondiéndole su padre ni Asif. Diciéndole finalmente su padre que de viaje, pidiéndole a su hermano que la ayude, aunque no le dice nada.

Trata de pedir ayuda por teléfono, pero su padre la descubre y se lo tira por la ventana.

Suben a un ferry y siguen hacia el aeropuerto, aprovechando una parada en un semáforo para bajarse del coche, aunque Asif la vuelve a atrapar.

Poco después su hermano los deja en el aeropuerto para desesperación de su hermana, que ve cómo embarcan hacia Islamabad.

Desde allí cogen un autobús lleno donde unas mujeres les acosan tratando de que les compren huevos.

Llegan finalmente a la casa familiar donde está la abuela y sus tías y primas a las que no conoce.

Mientras comen, su hermana le dice que lo tienen todo listo ya, sin que nadie le responda a Nisha sobre qué es lo que tienen listo, viendo cómo su padre se prepara para marcharse, diciéndoles que les enviará 20.000 rupias más al mes para que la cuiden, aunque ella no siente ningún deseo de abrazarle y de despedirse pese a sus ruegos.

Todo es nuevo para ella, que debe acostumbrarse a unas costumbres que no son las suyas, como dormir en el suelo, junto a su prima, viendo cómo por la noche se va la luz y debe taparse bien para que no le piquen los mosquitos del dengue.

Solo su prima pequeña, Salima parece feliz de tenerla allí y le dice que ella le enseñará todo, desde hacer pan, a bailar como Rihanna.

Pero no está dispuesta a soportar esa situación, por lo que, mientras todos duermen, decide escaparse, recorriendo las callejuelas vacías, perdida y sin saber a dónde dirigirse hasta que ve a unos hombres jugando a las cartas y debe huir de ellos, por lo que, perdida y asustada decide regresar, viendo cómo la está esperando su tía que le advierte que el aeropuerto está a 350 kilómetros de allí.

Sale al mercado con su tía, ahora con el pañuelo en la cabeza, y aprende, en efecto a amasar para hacer el pan, pero sin mostrarse receptiva, por lo que su tía le dice que es una insolente y le pregunta si sus padres no le enseñaron modales.

Pronto tendrá que fregar de rodillas el suelo

Pero no desiste en su empeño de salir de allí y busca en el armario de su tía su pasaporte, descubriendo que guarda un teléfono.

La descubre su prima que la lleva a la azotea para que vea cómo vuelan las cometas, viendo cómo se fija en ella uno de los chicos.

A la hora de la oración ella se niega a bajar, tratando de aprovechar para llamar por teléfono, que, descubre que no tiene batería.

Un día se despista de su tía en el mercado para entrar en un locutorio para acceder a Internet y ponerse en contacto con sus amigas, cogiéndola su tía por los pelos cuando la encuentra y encerrándola, gritando por la ventana que quiere salir.

Habla con ella su tío, que le dice que si no se porta bien, su padre la casará con un granjero de un pueblo perdido y ordeñará vacas el resto de su vida, tras lo que le entrega su pasaporte y una caja de cerillas, tras lo que lo hace arder y le dice que a partir de ese momento será su hija.

8 meses después

Nisha acude a su nuevo colegio como una alumna más, aunque sus compañeras se sienten extrañadas de que esté en Pakistán si no hizo, como afirma, nada con un chico, diciendo que ha ido para aprender la cultura de sus padres.

Ya acude a los rezos y aprendió a cocinar.

Pero sigue siendo infeliz, aunque ve cómo Amir, su primo trata de acercarse a ella y parece interesado en lo que le pasa y trata de comprenderla.

Cuando el calor aprieta, suben a dormir en la azotea, donde ve cómo su abuela critica al marido de su mujer al que le dice que es un inútil.

Poco a poco comienza a enamorarse de su primo, con el que sale en la moto, y con el que se dan las manos a escondidas y acaban besándose en la azotea.

Se compra un piercing para la nariz en el mercadillo con él y con su prima.

Por la noche escapan juntos de casa y la lleva hasta un lugar donde pueden besarse ya sin que pueda interrumpirlos la familia, aunque mientras lo hacen aparecen unos policías que lo golpean a él y le preguntan a ella dónde vive, diciéndoles que es de Noruega.

Los policías le piden a ella que se desnude mientras uno de ellos la graba y le dice que van a enseñar las fotos a su familia, pidiéndole a Amir que le toque los pechos mientras los graban y le piden que se los chupe.

Al día siguiente los llevan a su casa acusándola de ser una desvergonzada que mancilló su honor y les dicen a sus tíos que tienen fotos de los dos desnudos, y les piden 20.000 rupias, amenazándolos si no se las dan con publicarlas en Internet.

Su tía la obliga a llamar a su padre para decirle lo que hizo, y, aunque trata de explicarse y decir que no hizo nada malo, y que ella y Amir solo se besaron, su tía le cuenta que sedujo a Amir y lo obligó a acostarse con ella, por lo que le pide que vuelva para llevarse a su hija cuanto antes.

La impotencia hace que tenga un ataque de rabia y empiece a tirar cosas, por lo que acaba abofeteada por su tía.

Mirza regresa en efecto a Pakistán para recogerla, aunque antes trata de convencer a su hermana para que su hijo y ella se casen, a lo que su hermana se niega, diciendo por su parte Amir, que hará lo que sus padres piensen que es mejor.

De regreso, al aeropuerto, Mirza le pide al conductor que pare para comer algo en un paraje donde no hay nada, llevando a Nisha hasta un precipicio, desde donde le pide que salte, pues le ha arruinado la vida, llorando ella aterrada pidiéndole que no lo haga.

Al llegar a Noruega, ve cerca de su casa a sus antiguos amigos, aunque no es capaz ni de saludarlos.

Su madre, al verla, solo le pregunta si se puso un piercing.

Luego, mientras comen, le dice que le van a dar una nueva oportunidad, pero que debe demostrar que pueden confiar en ella, aunque le advierten que si se vuelve a escapar o la ven con otro chico no podrán ya soportarlo, prometiendo ella obedecer.

El hermano se plantea estudiar medicina pese a lo difícil que es entrar, diciendo su madre que si lo consigue les respetarán.

Reciben una llamada de Emily, su mejor amiga, pero su madre responde que Nisha no está allí, no abriéndole ni dejando que diga nada cuando la llama desde la calle gritando.

Su madre le dice que no quiere verla hablando por teléfono, lamentando no haberse quedado en Pakistán, pues así no les habría pasado nada.

Su hermano dice que Nisha podría estudiar en casa, pero los de servicios sociales sospecharían, por lo que propone mejor cambiarla de colegio, debiendo su padre llevarla y recogerla cada día.

Compartirá además habitación con Ameena, su hermana pequeña, que es la única que no está contra ella y está contenta de tenerla de nuevo.

Su padre la acompaña hasta su clase y le dice que la esperará afuera a la hora de salir, aunque un día su madre le lleva una carta de los servicios sociales, aunque ella niega haberles llamado en los que les convocan, para una reunión, pidiéndole su madre que se comporte, compareciendo los padres y Asif.

Ella les dice que está muy bien y les cuenta que volvió a Pakistán voluntariamente para conocer la cultura de sus padres.

Pero en servicios sociales tienen conocimiento de que envió a Emily un mensaje diciendo lo contrario, pidiéndoles a los padres que les dejen hablar con Nisha a solas.

Le piden entonces que cuente la verdad, diciendo que escribió el mensaje cuando estaba enfadada, pero que luego se integró bien.

Le recuerdan que en el mensaje contaba que la secuestraron, la encerraron y le pegaron.

Ella dice que estaba enfadada y exageró, pero que luego se acostumbró a aquella vida.

A la salida su madre se siente muy enfadada con ella, pues dice que todos les miran mal y ya nadie les invita a sus bodas y le dice que ojalá no hubiera nacido.

Un día, cuando regresa a casa del colegio ve que tienen la visita de unos amigos de la familia, conectando a través de Skype con Adnan, sobrino y primo de los invitados.

Le preguntan a Nisha si le gustaría vivir en Canadá.

La tía, les cuenta que Adnan encontró trabajo de médico y quieren que se case ya, y piensan que la boda les irá bien a las dos familias.

Mirza dice que su hija es muy lista y que estaría encantada de estudiar en Canadá e incluso trabajar, aunque la tía del muchacho asegura que no necesita estudiar ni trabajar, pues Adnan tiene un buen trabajo y gana mucho dinero y ella estará muy ocupada con los niños y con el hogar.

Mirza se queda muy serio a partir de ese momento.

Adnan les dice que está de acuerdo y le preguntan a Nisha, que asiente con la cabeza.

Su madre les dice a los familiares de Adnan que están muy felices y que les han ayudado mucho, diciendo el tío de Adnan que la familia está para ayudarse y que tras la boda cesarán los cotilleos.

La madre se muestra feliz, pues, dice, se cumplieron sus sueños, ya que su hijo y su yerno serán médicos.

Por la noche, y cuando ya su padre se asomó para comprobar que estaba acostada, se viste y escapa por la ventana, descolgándose por el balcón sin que su hermana, que la ve marcharse diga nada.

Una vez en la calle se gira y mira hacia su casa, viendo en la ventana a su padre, mirándola, pero sin hacer nada por detenerla, pareciendo satisfecho con la fuga, tras haber comprobado la vida que le esperaba desaprovechando su talento.

Calificación: 3
Te cuento la película