Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Empieza el espectáculo

All that jazz (1979) * USA

          También conocida como:
                    - "All that jazz" (Argentina / México)
                    - "El show debe continuar" (Perú)
                    - "El show debe seguir" (Uruguay)

Duración: 123 min.

Música: Ralph Burns

Fotografía: Giuseppe Rotunno

Guion: Robert Alan Aurthur, Bob Fosse

Dirección: Bob Fosse

Intérpretes: Roy Scheider (Joe Gideon), Jessica Lange (Angelique), Ann Reinking (Katie Jagger), Leland Palmer (Audrey Paris), Cliff Gorman (Davis Newman), Ben Vereen (O'Connor Flood), Erzsébet Földi (Michelle Gideon), Michael Tolan (Dr. Ballinger), Max Wright (Joshua Penn), William LeMassena (Jonesy Hecht), Chris Chase (Leslie Perry), Deborah Geffner (Victoria Porter), John Lithgow (Lucas Sergeant).

Tras tomarse sus antiácidos y sus anfetaminas, Joseph Gideon sale al escenario.

Lo vemos como un funambulista mientras afirma que estar en el alambre es vivir, y el resto es esperar mientras es observado por Angelique, una mujer completamente vestida de blanco, que representa a la muerte, para, tras caer sobre la red afirmar que "empieza la función"

Asiste tras ello a una audición en la que elegirá a los bailarines para su próximo espectáculo en Broadway, observado por el productor, sus ayudantes y por Audrey, su ex mujer que está con su Michelle, la hija de ambos.

Elige finalmente a las bailarinas, entre las que incluye a Victoria Porter, una mujer con poco oído, pero con unas piernas muy largas, preguntándole a Audrey si le parece bien la elección, comunicando en ese momento a su hija que no podrá llevársela ese fin de semana pese a habérselo prometido porque tiene trabajo.

Mientras se cambia en su camerino habla de nuevo con la mujer de blanco debiendo reconocer que bebe, fuma mucho y toma anfetas, acostándose también con muchas mujeres, reconociendo que destrozó su matrimonio porque engañó a su mujer siempre que tuvo ocasión.

Recuerda también a su madre, alegre y sexy, y a su padre, un embustero tramposo y mujeriego.

Paralelamente, Joe se dedica a montar su última película, sobre la vida de un monologuista, siendo la parte que están montando una en la que habla sobre la muerte, riéndose de un libro que trata sobre el tema hablando de las fases por las que pasan los que saben que van a morir: cólera, negación, pacto, depresión y aceptación.

Ya en su casa recibe la visita de Victoria Porter, con la que se acuesta, pese a que previamente, cuando ella le preguntó si creía que llegaría a ser una estrella del cine, en un ataque de franqueza, él le dijo que no.

A la mañana siguiente son sorprendidos en la cama por Katie, su novia, a la que se le olvidó llamarla.

También habla con Angelique la madre de Joe, que le dice que él siempre estuvo fascinado por ella, recordando que siempre fue un buen chico, y que pese a haberse criado en cabarets y clubs no se fijaba en las chicas desnudas por las que vivía rodeado y se concentraba en sus estudios hasta que le tocaba salir al escenario, donde actuaba como el rey del zapateado

Katie, también actriz y bailarina, le informa que debe salir durante 6 meses de gira con su obra, mostrándose dolida por la indiferencia que muestra ante la noticia, por lo que, para darle celos llama a otro hombre para quedar a cenar con él.

Joe se lo toma mal, pues aunque él se acuesta con numerosas mujeres, le dice, que siempre vuelve con ella.

Finalmente consigue que él le pida que no salga de gira.

Los productores de su película se muestran molestos con él ya que el rodaje se demoró más de lo previstos y llevan ya más de 7 meses de montaje en vez de los 4 pactados, siendo el sobrecoste de 2 millones y medio.

En los ensayos Victoria no termina de dar la talla, por lo que está a punto de abandonar y llora al verse incapaz de conseguir lo que él le pide, aunque él le pide que se quede y lo siga intentando seguro de que tiene capacidad para mejorar, viendo cómo sus esfuerzos finalmente se ven recompensados y sus ensayos le sirven para ser una buena bailarina, recibiendo un beso de Joe como recompensa.

Joe debe pasar un examen médico para el seguro, pasándolo sin problemas ante un médico que al igual que él le atiende con un cigarrillo en la boca y tosiendo.

Ante Audrey, a la que supervisa mientras esta ensaya se queja de que el montaje de una de las canciones no le gusta, acusándola a ella de haberse embarcado en la obra para permitir que ella pueda hacer el papel de una joven de 24 años, diciéndole ella que si lo hace es por acallar su mala conciencia por todas sus infidelidades.

Pero al final de la parece de pronto inspirado.

Poco después les mostrará los cambios introducidos, uno de los cuales es un número lleno de erotismo, lo que hace que los productores se preocupen por haber perdido el público familiar, aunque Audrey se siente fascinada asegurando que es lo mejor que ha hecho nunca.

Pero se siente insatisfecho con el montaje de su película y piensa en volver a empezar desde cero.

En su siguiente fin de semana con Michelle, esta y Katie preparan un número de baile para él, que las contempla feliz.

Comienzan la lectura del guión, riéndose los actores a menudo con los giros de este, aunque Joe empieza a sentirse mal debiendo ser hospitalizado con un fuerte dolor en el pecho, quedando su brazo fuerte insensible.

En el hospital su médico le dice que ha tenido un fuerte ataque de angina de pecho que pueden derivar en una trombosis coronaria, advirtiéndole que si se marcha, como desea, morirá, rogándole tanto Audrey como Katie de que obedezca al doctor y se quede al menos dos o tres semanas.

Ante tal estado de cosas, el productor decide retrasar el estreno por 4 meses, aunque sabiendo lo difícil que será poner en marcha de nuevo el espectáculo y volver a reunir a un grupo igual, el productor le encarga los trabajos del montaje a otro director, Lucas Sergeant, que acepta el trabajo.

Joe comienza a mejorar por lo que deciden trasladarlo a una habitación particular donde no necesita tanta vigilancia, aunque debe seguir su reposo, algo que no hará, pues a su alrededor se montan fiestas en las que él vuelve a beber, fumar y hacer el amor, ante lo que su tensión se resiente, observando el doctor que sus cardiogramas no han mejorado, por lo que finalmente le limitan las visitas a dos personas.

Uno de sus colaboradores le informan de que su película ha sido todo un éxito, llevándole varios periódicos con las críticas positivas, e ignorando las negativas, aunque las de la influyente crítica televisiva Leslie Perry son demoledoras, sintiéndose de nuevo peor tras la misma.

Mientras le someten a nuevas pruebas, ve cómo su mujer protagoniza un número junto con los dos doctores para anunciar que se le bloquearon dos arterias.

Mientras lo preparan para su intervención y está con Katie le obliga a confesar que el martes anterior estuvo con otro hombre, ya que la llamó y no estaba en su casa, siendo improbable, ya que estaba lloviendo que estuviera con su perro.

Ella teme que tras su confesión todo acabe, aunque él le confiesa que la quiere, aunque al momento reconoce ante Angelique que solo se lo dijo por si moría durante la operación, para que ella tuviera un recuerdo agradable de él.

La productora se reúne entretanto para valorar el futuro del montaje con su compañía de seguros, ya que gastaron ya casi medio millón de dólares, informándoles los aseguradores que, tanto si Gideon se recupera y reanuda sus trabajos, como si lo hace otro director, no percibirán cantidad alguna compensatoria, pero si la función no se estrena percibirán 1 millón de dólares, obteniendo con ello unos beneficios de más de medio millón.

En un estado ya deplorable, Joe tiene una alucinación en que rueda un número musical en que actúan las tres mujeres más importantes de su vida, Audrey, Katie y Michelle en un número musical en que estas le piden que deje la bebida, las anfetaminas y las mujeres.

Aparecen en otro número sus antiguas amantes, protagonizando el siguiente número su hija que le pide que no se muera y la deje huérfana.

Joe le pide a Angelique que se marche, preguntándole a una enfermera si sigue vivo, a lo que esta le responde que sí.

Poco después despierta, mostrándole los médicos su nueva cicatriz, saliendo de cuidados intensivos.

El productor, reunido con Lucas Sergeant, le comenta que en dos meses Gideon podrá estar de nuevo en activo.

Mientras hablan, una joven actriz se acerca a Sergeant para pedirle un autógrafo, asegurándole que él es su director favorito, después de Gideon, lamentando que su montaje fuera un fracaso.

Y de pronto, Gideon, empieza a sentir dolor y se da cuenta de que algo no está bien y comienza a ver de nuevo a Angelique, ante lo cual empieza a vivir los cinco estadios expuestos por David Newman en el monólogo de su película, empezando por la negación, para llegar al pacto, la depresión, al recordar sus problemas desde que era el rey del zapateado, y la aceptación.

Mientras recuerda todo esto se escapa de su habitación y comienza a recorrer el hospital, colándose en la habitación de otra enferma, ya mayor que se queja de grandes dolores a la que besa tras decirle que es la mujer más bella del mundo, viendo cómo la mujer sonríe, olvidando por un momento sus dolores.

Cuando lo encuentran lo atan a la cama, viendo cómo lo acaricia Angelique, mientras se ve a sí mismo formando parte del show televisivo de O'Connor Flood, estando como espectadora preferente Angelique junto con todas las personas que lo querían.

Allí lo presenta como a tantos otros, aunque en este caso como un showman del montón, no muy humanitario y que nunca fue amigo de nadie en su última actuación en el escenario de la vida.

Rodeado de bailarines vestidos como si se tratara de arterias y venas Joe se va despidiendo de todos ellos al ritmo de la canción "Bye, bye, life", pasando por amantes, productores, y especialmente por Audrey y Michelle, dirigiéndose tras el gran aplauso final hacia Angelique, a la que finalmente se entrega sin oponer más resistencia, siendo interrumpidos los últimos acordes por el sonido de la cremallera de la bolsa de plástico que albergará el cadáver de Joe.

Calificación: 3