Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Escobar: Paraíso perdido
Escobar: Paraíso perdido

Escobar: Paradise Lost (2014) * Francia / España / Bélgica / Panamá

Duración: 120 min.

Música: Max Richter

Fotografía: Luis Sansans

Guión: Andrea Di Stefano (Adaptación: Andrea Di Estefano, Francesca Marciano)

Dirección: Andra Di Stefano

Intérpretes: : Benicio del Toro (Pablo Escobar), Josh Hutcherson (Nick), Claudia Traisac (María), Brady Corbet (Dylan), Carlos Bardem (Drago), Ana Girardot (Laure), Laura Londoño (María Victoria), Micke Moreno (Martín), Frank Spano (Christe), Tenoch Huerta (Jefe de los Roldano), Manuel Gómez (Bambi).

Medellín, Colombia. 18/06/1991. Cuando se despierta, Pablo Escobar observa el mapa y las pistolas que tiene frente a su cama antes de salir a un claro del bosque desde donde contacta por medio de un equipo portátil con su madre para rezar con ella, contándole que al día siguiente ingresará en prisión y teme que Dios lo abandone y de que no comprenda sus actos, pese a que, según señala lo hace todo por el amor que siente por su familia y para protegerlos.

En una iglesia, y sentado en un banco aparece un joven, llegando poco después, y empapada por la lluvia otra joven que se dirige feliz hacia él, que al escuchar sus pasos gira su cabeza hacia ella.

Suena un timbre y esa misma pareja, que preparaba sus maletas las esconde ante la insistencia de las llamadas antes de abrir, para encontrarse al hacerlo a un hombre que le dice "Hola, Nick. Nos vamos. Pablo quiere verte".

Nick va a despedirse de la muchacha, que se pregunta qué querrá Pablo, pidiéndole él que le diga a su hermano que aplace los billetes un día antes de despedirse de ella, tras lo cual es llevado, con los ojos vendados hasta un bosque, donde, al quitarse la venda observa un numeroso grupo de hombres armados a lo largo de todo el camino, siendo conducido hasta una habitación donde se encuentra otra decena de hombres, apareciendo poco después el propio Pablo Escobar.

Este les explica que como parte de un pacto con el gobierno, al día siguiente se entregará a las autoridades y estará preso hasta que la situación se calme y que les ha convocado porque necesita la ayuda de todas las personas en las que más confía para esconder su poder económico de sus enemigos porque ese tesoro es el futuro de sus familias y ellos serán los únicos que sepan dónde está escondido.

Poco después un numeroso grupo de personas comienza a sacar grandes bolsas de un silo subterráneo que cargan en varios todoterrenos que tienen preparados, de uno de los cuales se ha de hacer cargo Nick, o Nico, como lo llama Pablo.

Este va de coche en coche dándoles instrucciones, indicándole a Nick que debe ir a u pueblo llamado Ituango, y, una vez allí, aparcar delante de la iglesia, para espera a un campesino que lo llevará hasta una cueva donde descargará la mercancía, tras lo cual el campesino volará la entrada, debiendo él a medio camino fingir tener problemas con una rueda, para acabar con el campesino con una pistola que le entregará, para, una vez finalizado el encargo ir al restaurante de enfrente de la plaza, desde donde le telefoneará a un número que le da para confirmarle que todo fue bien, advirtiéndole que le será más fácil mata al campesino si no sabe nada de él, por lo que le recomienda que no entable conversación con él.

Nick le hace ver que nunca ha hecho nada parecido, señalándole Pablo que todos deben hacer sacrificios y que está muy orgulloso de él, pues es como un hijo para él.

Nick llegó pocos años antes a Colombia con su hermano Dylan y Laure, la mujer de este, con la intención de montar un chiringuito junto a la playa, encargándose él de dar clases de surf.

Para el chiringuito bajan al pueblo, donde compran unas maderas, aunque el dueño del vehículo que debe transportarlas les pide demasiado dinero por llevárselas, ante lo que Nick opta por pedirle a una bella muchacha que está dirigiendo a unos hombres que tratan de colgar una enorme pancarta, que les alquile la furgoneta, ofreciéndose a darle clases de surf a cambio, señalando la muchacha que no alquila su furgoneta, pero que se la deja gratis, pidiendo a uno de los hombres que los acompañe, aclarándole Nick a la chica que ellos no son yanquis, sino canadienses, viendo cómo los hombres que estaban con la chica despliegan la pancarta con el rostro de Escobar, donde pone "Civismo en marcha".

Por la noche el hermano de Nick y su novia bailan en la playa animadamente antes de irse a dormir, siendo despertados por la mañana por un grupo de hombres que comienzan a derribar la estructura del chiringuito que habían montado ya, dirigiéndose a ellos el que parece el jefe del grupo, que les dice que no pueden hacer en su bosque lo que les venga en gana, a lo que el hermano de Nick responde que les habían dicho que el bosque no era de nadie, diciéndole el hombre que todo lo que hay allí es suyo, y que si quieren hacer negocios allí tendrán que pagar, diciéndole que se acerque al pueblo y pregunte por los hermanos Roldano, aunque cuando se van Dylan le asegura que se olvidarán de ellos.

Por la noche Nick se acerca al pueblo llevando unas flores silvestres que le entrega a María en agradecimiento por haberle prestado su furgoneta y charlan durante un rato en su porche, donde ella le explica que están terminando de construir una clínica para los pobres, gracias a su tío Pablo, diciéndole a Nick que lo que para ellos es un paraíso, no lo es para los que viven allí, pues hay mucho analfabetismo, desnutrición y pobreza, contándole él que fueron a Colombia porque su hermano, aunque no puede ya surfear siempre soñó con volver allí y él quiere hacerlo feliz.

Tras despedirse, pues ella le cuenta que debe levantarse a las 5 de la mañana él regresa al campamento donde vive con su hermano, viendo al despertarse a la mañana siguiente que está allí María esperándolo, por lo que, sin mediar palabra se acerca a ella y se besan apasionadamente, tratando él de darle lecciones de surf antes de que ella le diga que tiene que marcharse pero que lo espera esa tarde.

Acude por ello a la inauguración de la clínica de Turbo, que Escobar ha financiado, prometiendo al pueblo que ese es un pequeño paso, asegurando que seguirá luchando por sus derechos, viendo Nick a María junto a su tío, aunque no se atreve a acercarse ni en ese momento ni cuando finalmente Pablo se despide, diciéndole que le dio vergüenza presentarse ante él yendo en pantalón corto, aunque ella le asegura que su tío está deseando conocerlo.

Decide acudir a una tienda para comprarse un traje con el que parecer presentable ante la familia de María, y cuando se lo está probando entran los Roldano en la tienda, con un perro y, tras cerrar la puerta, sueltan al perro contra él.

Unos días después acude en un helicóptero junto con María hasta la magnífica mansión de Pablo Escobar, que da una fiesta por su cumpleaños, donde María le presenta a toda la familia como su novio, observando que Pablo está en la piscina jugando con un grupo de niños, aunque permite que su sobrina se lo presente.

Tras soplar las velas, escobar canta una canción de amor para su mujer y Nick le pregunta a María cómo ganó tanto dinero, afirmando ella que con la cocaína, aunque le asegura que la mayor parte del dinero se lo da a los pobres, que lo adoran por ello.

A la mañana lo despierta Escobar al entrar en la habitación de la mansión en que ha dormido, diciéndole que su sobrina le pidió que hablara con él, preguntándole a qué se dedica, contándole lo del chiringuito de su hermano, donde este sirve comidas y bebida, mientras que él da clases de surf.

Pablo le pregunta si cree en Dios y si toma drogas, lo que niega, para luego decirle que María es como una hija para él y que si va en serio y la ama él también será como un hijo, para preguntarle finalmente por la herida de su brazo, contándole Nick lo que le ocurrió con los Roldano.

Al día siguiente graban con una videocámara la ceremonia de entrada de Nick en la familia, con la entrega del anillo de pedida, afirmando Pablo que va dando instrucciones sobre el rodaje, y que ejerce como padrino, que la pareja se casará pronto y traerá muchos hijos al mundo, tras lo que le entrega a Nick un sobre con dinero, siendo felicitados por todos los familiares de María, vestidos como si de una boda real se tratara, estando también Dylan y su mujer, que desentonan entre los trajes de lujo.

Su hermano le cuenta después que asesinaron a los Roldano colgándolos por los pies y quemándolos vivos, aunque Nick niega que Escobar sea capaz de hacer algo así.

Le cuenta además a su hermano que dejará las clases de surf y comenzará a trabajar en la hacienda de Escobar, un inmenso territorio con una grandísima piscina de la que él se hace cargo, observando que desperdigadas por la finca tiene varias réplicas a tamaño real de dinosaurios, teniendo además dos elefantes, además del auténtico coche en que murieron acribillados a balazos Bonnie Parker y a Clyde Barrow.

Un día, al ir a coger el poni para uno de los hijos de Escobar ve a un hombre lavándose las manchas de sangre que tiene en una pierna, descubriendo que han acabado allí con un hombre, presentándose poco después el hombre que se lavaba, como Drago Gutiérrez.

Pero al empezar a entrever que tras la venta de cocaína hay también crímenes, Nick le dice a María que echa de menos la vida de la playa y le pide volver allí, aunque ella no quiere dejar a su familia y le pregunta si no es feliz con ella.

Salta entonces la noticia de que el Ministro de Justicia, tras descubrir que el senador Pablo Escobar tiene relaciones con el narcotráfico y tiene antecedentes por dicha causa en Estados Unidos ha decidido que debe ser procesado, observando cómo en la hacienda todos corren para desmantelarla, explicándole el propio Pablo que se van a mudar y que él y María deben irse con su hermano hasta que les encuentren una casa en Medellín.

Vuelven por ello temporalmente a la playa, enfadándose su hermano con él al ver que tiene una pistola y le pregunta si vale la pena volverse como ellos, escuchando entonces cómo en la radio dan la noticia del asesinato del Ministro de Justicia, diciendo que el autor es Escobar, que le ha declarado la guerra al gobierno.

Custodiados por varios hombres armados, Nick y María se trasladan finalmente hasta un piso en Medellín, donde han preparado una habitación para Escobar en la que observan que varios hombres esconden una gran cantidad de dinero.

En la televisión dan cuenta de la guerra declarada entre el estado y Escobar, uniéndose las fuerzas estadounidenses a las colombianas para cazarlo, ofreciendo por su cabeza 2.700.000 pesos, a lo que el capo del narcotráfico responde a través de sus matones provocando una cascada de muertes.

Finalmente y después de un tiempo sin saber nada de él un día se presenta en casa disfrazado, al igual que Drago, de sacerdote, pudiendo así volver a ver a su mujer y a sus hijos.

Mientras comen, Nick observa que todos tienen sus pistolas sobre la mesa, recibiendo mientras lo hacen una llamada en la que le avisan que deben marcharse de nuevo.

31/03/1991. Nick se despierta de madrugada por los gritos que da Pablo, en el salón mientras ve un partido de fútbol, diciéndole que se irá cuando acabe el partido, aunque urgiéndole para que tenga hijos con su sobrina.

Nick le cuenta que su hermano desea regresar a Canadá y piensa que a María y a él le vendría también bien irse con ellos hasta que las cosas se calmen, diciéndole Pablo que no es una buena idea, y preguntándole si es que su hermano tuvo más problemas, respondiéndole Nick que gracias a Dios no tuvieron más, respondiéndole Pablo que Dios no tuvo nada que ver y que fue su intervención la que acabó con ellos, diciéndole a Nick que al delatar a los Roldano es tan culpable de sus muertes como él.

Nick se ve con su hermano y su mujer a escondidas en un supermercado, donde le entrega a estos un fajo de billetes pidiéndoles que saquen los billetes para el viernes y que se verán en el aeropuerto ese día.

Nick y María preparan las maletas para marcharse cuando va a buscarlo Drago, que lo lleva con los ojos vendados hasta el lugar donde se reunirá con Pablo que les pide que le ayuden a esconder sus tesoros.

Siguiendo sus instrucciones Nick llega a Ituango, donde un chico, Martín, sube a su lado y le explica que su padre se rompió la pierna y no puede ir, pero que lo llevará él, lo que trastoca su plan, por lo que Nick decide llamar a Pablo al número que le dieron para preguntarle si debe hacer lo mismo que le explicó, ya que su guía es solo un niño, a lo que Pablo le responde que lo llame cuando esté hecho.

Sube por tanto con el muchacho hacia la montaña hasta llegar a una cueva, la número 72, en la que deberán dejar toda la mercancía, contándole entonces el muchacho que está casado y que tiene un hijo, pese a tener solo 15 años.

Guardada ya la carga, y mientras Marín prepara la mecha y la dinamita, Nick abre una de las cajas, que observa contienen diamantes, cogiendo varios antes de iniciar el regreso tras volar la entrada.

En el camino de vuelta se siente tenso pensando en su misión, por lo que decide salvarle la vida al muchacho, contándole que cuando le deje en el pueblo debe buscar a su familia y en cinco minutos abandonar el pueblo, entregándole los dos diamantes que robó para que puedan sobrevivir, adivinando el muchacho que lo que hay enterrado es un tesoro, diciéndole Nick que debe olvidarlo todo, pese a lo cual el muchacho se niega a dejar Ituango, ante lo que Nick decide cumplir con el encargo, apuntando al muchacho cuando este se baja para pasar al sitio del conductor, ante lo que el muchacho comienza a correr, saliendo Nick tras él hasta alcanzarlo, pare decirle que debe irse si no quiere morir.

Pero al llegar al pueblo Nick ve que está en la plaza el coche de Drago, por lo que decide cambiar su camino para llevar a Martín a su casa, pidiéndole que recoja todo en 5 minutos mientras él va a llamar a María, que rompe a llorar al escuchar su voz, contándole que creía que estaba muerto, pues mataron a todos los que fueron a la reunión con él, diciéndole él que cree que Pablo quiere matarlo, por lo que le pide que vaya a Bogotá al día siguiente, quedando frente a la embajada canadiense.

Mientras Nick habla por teléfono, Martín llega a su casa viendo sangre en la puerta, descubriendo al entrar a toda su familia asesinada y a Drago esperándolo, preguntándole dónde está el gringo, prometiéndole que lo dejará marchar si se lo cuenta.

Nick llama a Escobar, que en ese momento les lee a sus hijos "El Libro de la selva", cogiendo el teléfono Bambi, uno de sus hombres, al que Nick le pregunta por qué están muertos todos los hombres que salieron con él, preguntándole Bambi por qué no ha llamado desde el teléfono del bar, preguntándole Nick cómo sabe que no es el del bar, y comprendiendo que esperaban la llamada desde allí que confirmara su muerte.

Y cuando habla con Pablo le pregunta si quiere matarle, hablándole del error cometido por Bambi, contándole Escobar que él es como Mowgly, que debe irse solo a la selva y dejar a todos sus amigos atrás.

Desde la casa de Martín, Drago ve el coche de Nick y llama a sus hombres para decirles que aquel no irá al restaurante, y que el coche está frente al lugar donde está él, gritando entonces Martín, lo que llama la atención de Nick que al mirar hacia su casa ve salir a Drago con su arma recién disparada, sabiendo que debe huir, pidiendo que le abran la puerta trasera del bar en que está, viendo desde allí cómo Drago dispara contra las ruedas del coche para que no pueda huir tras examinar su interior.

Salta la tapia del bar para huir, aunque cuando sale corriendo ve que se acercan los otros sicarios, por lo que decide ocultarse en el coche bajo una manta escuchando desde allí las órdenes de Drago, que envía a sus hombres a buscar por las casas cercanas, escuchándolo también hablar con Pablo y asegurándole que no se les escapará, teniendo él empuñada su pistola.

Le escucha cuando llama también al jefe de policía, al que le pide refuerzos para buscarlo, afirmando que es una petición del patrón, antes de advertir a los vecinos de la presencia de un yanqui peligroso y enemigo de Pablo Escobar, por lo que no deben esconderlo ni ayudarlo.

Recuerda mientras espera el momento de salir, a María, cuando le despierta de sus ensoñaciones el ruido de un camión cargado de policías que se van desplegando mientras llega otro más junto con un coche policial, escuchando cómo Drago les dice que si lo encuentran deben matarlo.

Escobar se despide de su mujer y de sus hijos, todos ellos con los ojos vendados y dispuestos para partir mientras él se prepara para entregarse, ordenando tras su partido a uno de sus sicarios que acabe con Bambi, el hombre que metió la pata al hablar con Nick.

Este escucha por la radio del coche policial aparcado junto a su escondite que se espera la entrega de Escobar a las autoridades en el campo de fútbol. De Envigado.

Decide actuar sorprendiendo al policía que está en su coche con su arma, obligando al agente a esposarse mientras él se pone al volante con la gorra del policía, logrando pasar de ese modo inadvertido entre los policías, reparando solo Drago en la extraña marcha del coche patrulla.

Mientras conduce, y ya al anochecer, escucha por la radio del coche cómo dan orden de detener a un joven caucásico con uniforme policial, al que acusan de las muertes de los 5 miembros de la familia de Martín en Ituango.

Nick afirma que no ha matado a nadie ante el policía y antes de parar en un bar, donde hace que el policía se espose al volante mientras él entra viendo cómo la gente ve en la televisión la noticia de la entrega de Escobar en el campo de fútbol de Envigado, donde se reúnen miles de partidarios para recibirlo.

Desde allí llama a su hermano, cogiendo el teléfono Laure, que le dice que no sabe dónde está Dylan. Él le dice que deben huir ya, pues están en peligro, comprendiendo él ante la insistencia de ella al preguntarle dónde está, que no está sola, por lo que le pregunta si su hermano está bien, no respondiendo ella, escuchando él a través del teléfono dos disparos, comprendiendo que también han caído.

Entretanto el coche de Pablo es rodeado por las multitudes a su llegada al campo de fútbol, haciendo que uno de sus hombres entregue dinero, que lleva en una caja entre sus partidarios, entre los que ve a María gritándole y recriminándole lo que ha hecho, aunque ninguno de sus hombres la ve, solo él.

Nick, derrotado tras saber lo de su hermano y su cuñada, ve las escenas en televisión, observando entonces que llega al bar Drago, por lo que se oculta, consiguiendo acabar con el acompañante de Drago para, a continuación disparar sus dos pistolas contra el propio Drago, que en la refriega le hiere también a él, asegurándole el matón pese a estar malherido que nadie escapa de Pablo Escobar y que le matarán como a su hermano y su cuñada, disparando Nick nuevamente contra él y matándolo, para luego, herido también él, subirse al coche de aquel, escuchando mientras conduce el teléfono del auto y escuchando a Escobar preguntándole a Drago qué ocurrió con Nico, diciéndole él que sigue vivo, tras lo que dispara al teléfono.

Un sacerdote le da la bendición antes de entregarse definitivamente al narcotraficante, el cual le pide que cuando hable con Dios le recuerde todo lo que hace por su iglesia y por los pobres de Medellín, y que le recuerde también que ha visto ese día a su familia después de muchos meses de angustia y soledad y que no los volverá a ver en un tiempo, diciéndole que Dios lleva un tiempo distraído y que va a mandar hacer un telescopio muy potente y que será él quien le eche un ojo al propio Dios.

Herido tras el enfrentamiento del día anterior, Nick espera en la iglesia frente a la embajada canadiense, cuando llega una empapada María, feliz al verlo y antes de darse cuenta de que está malherido, por lo que sale a buscar ayuda en la embajada, gritándole a Nick que huya al ver que se acerca a ella un coche.

Nick recuerda entonces en el banco de la iglesia y malherido su feliz y esperanzadora llegada a Colombia con su hermano cuando descubrieron aquella paradisiaca playa.

Calificación: 2