Bienvenidos a mi página de resúmenes

Es por tu bien

España (2017) *

Duración: 93 min.

Música: Javier Rodero

Fotografía: Miguel P. Gilaberte

Guion: Manuel Burque y Josep Gatell

Dirección: Carlos Theron

Intérpretes: Javier Cámara (Jesús / "Chus"), José Coronado (Arturo), Roberto Álamo (Hipólito / "Poli"), Pilar Castro (Isabel), María Pujalte (Olga), Carmen Ruiz (Alicia), Silvia Alonso (Valentina), Georgina Amorós (Marta), Andrea Ros (Sarai), Miki Esparbé (Alejandro / "Álex"), Luis Mottola (Ernesto), Miguel Bernardeau (Dani), Luis Callejo (Joaquín), Manolo Solo (Juan), Mari Paz Sayago (Mª. Carmen).

Elegantemente vestido, Arturo pronuncia un emocionante discurso, asegurando que está viviendo el tercer día más feliz de su vida tras el nacimiento de su hija Valentina y el de su entrada en su bufete, donde conoció a Agustín, uno de sus mejores abogados, que está seguro le va a proporcionar la vida que se merece, y con el que espera le den pronto el cuarto día más feliz de su vida, teniendo un niño.

Contemplan el discurso, que es un ensayo, sus cuñados Jesús y Poli, diciendo el primero que espera que su Marta tenga tanta suerte como Valentina, diciéndole tras ello a Poli que el próximo será él, pues le han dicho que Sarai tiene un noviete, aunque se calla al ver que Arturo le hace gestos para que se calle.

Van tras ello a la iglesia, donde están ya el resto de invitados y donde Alicia, la madre de Sarai la interroga sobre su novio, asegurándole que no le importaría aunque fuera una chica, preguntándole también su padre, aunque ella le dice que no tiene novio.

Jesús, por su parte, sorprende a Marta, a la que llama Agente Scully, y al que esta llama Agente Mulder, besándose con un motorista con chándal.

Arturo lleva a su hija hacia la iglesia cuando para de pronto un coche destartalado, con un muchacho y con pinta de activista revolucionario que le dice a Valentina que la quiere más que nada en este mundo y que le pide que no se case.

Ella le entrega entonces el ramo de novia a su padre, le da un beso y le pide que la perdone, marchándose con el chico en su coche.

Cuando se abre la puerta de la iglesia Marta comienza a tocar el chelo y todos se vuelven para ver a la novia, aunque entra el padrino solo para desconcierto de todos.

Unos días más tarde, Jesús y su mujer reciben a una profesora alemana que estudia la posibilidad de dar una beca a su hija para su disciplinado conservatorio, diciendo sus padres que Marta es muy disciplinada, obediente y obtiene unas notas magníficas, aunque mientras hablan entran en casa Marta y Dani, su novio, que lleva a su enorme perro, llevando puesta Marta, la chaqueta del chándal del macarrilla, con el que, dice, se va a su habitación a estudiar, aunque al momento se escucha música a todo trapo, por lo que la alemana se marcha sin mediar palabra.

En la obra donde trabaja, Poli comenta con sus compañeros que sospecha que su hija tiene novio y no se lo quiere contar, diciéndole sus compañeros que si no lo hace es porque el chico debe ser un pieza.

Arturo está en una tumbona frente a la piscina desaliñado cuando llega su hija y le dice que la vida no se acaba por una boda fallida y que ella está con Álex y deben aceptarlo.

Acepta salir a comer con su hija y con Álex, contrastando el pulcro aspecto de él con su banderita española en la corbata incluida, con el descuido de Álex y sus rastas.

Durante la comida, cuenta que se conocieron en un juicio donde él era el acusado por quemar una foto del rey tras una manifestación.

Arturo le recuerda que el rey evitó un golpe de estado y gracias a él hubo una constitución, criticando Álex el régimen del 78, criticando la reforma laboral, concluyendo Arturo que quizá piense que es mejor el régimen de Venezuela.

Álex se abre entonces la chaqueta mostrando la A de Anarquía en su camiseta, provocando el enfado de Arturo, que no soporta a Álex.

A la vuelta de la cena, Arturo dice que va a darse un baño, aunque lo que hace es fumar a escondidas, bebiendo y comiendo la comida basura que esconde allí, tomándose además una pastilla que le dio Isabel para dormir.

Ante las hermanas de su mujer, dice que el novio de su hija es un perroflauta, diciendo Olga que el de su hija es un nini, que es peor, y Alicia que peor es no saber nada, pues solo sabe que es fotógrafo.

Olga propone malmeter para obligarlas a dejarlos, aunque luego dice que es broma.

Pero Arturo toma nota de ello y va a ver a Jesús y a Poli, que están preparando la barbacoa en su jardín y les dice que deben asustarlos y malmeter, confesándole a Poli que su hija también tiene novio, y él es el único que no lo sabe, debiendo colaborar, aunque Jesús les dice que sus hijas están muy bien educadas y no pasará nada.

Pero unos días más tarde les llaman del colegio porque Marta insultó a un profesor y llamó Chewbacca a la profesora de canto, diciéndole que la expulsarán si vuelve a repetirse, debiendo pedirle perdón a la profesora.

Poli acude al bar donde trabaja su hija y le lleva un oso gigante como regalo de cumpleaños, encontrándose de pronto en el bar con un tipo, Ernesto, un argentino que fue compañero suyo en el colegio y recuerda que se llevaba a todas de calle.

Ernesto le cuenta que es fotógrafo y recuerda que nunca le gustó el compromiso y le cuenta que está saliendo con una chica que es más joven.

Poco después Ernesto sale volando del bar lanzado por Poli, que vuelve a pegarle una vez fuera mientras lo llama pervertido tras comprender que es el novio de Sarai.

Arturo recibe una llamada de Valentina desde una manifestación, debiendo acudir como abogado para sacar a Álex de la cárcel.

En su casa Poli discute con su mujer, pues llama pederasta al novio de su hija, pidiéndole ella que se calme y que cuente hasta 10 como le dijo el psicólogo.

Jesús también discute con Olga, pues ella le dice que él quiere seguir siendo amigo de su hija y a ella le toca siempre ser la mala.

Tras la charla va a hablar con Marta, que le dice que siente lo del colegio, pareciendo que nada ha sucedido y que todo vuelve a estar como antes.

Pero tras ello escribe a sus cuñados preguntando si sigue en pie la proposición del día anterior, estando todos de acuerdo, aunque ocultándoselo a sus mujeres, quedando para hablar el domingo en la barbacoa.

Poli dice que deben empezar por el pederasta, mientras Arturo quiere empezar por el perroflauta, mostrándoles la foto de Álex, ocurriéndosele a Jesús una idea. Hacer un montaje con Photoshop, poniendo a Álex junto a una mujer en bikini.

Luego vigilan a Dani, al que ven fumando porros y vendiendo droga, y le llaman haciéndose pasar por el tío de un chico de la clase de Marta que está enamorado de ella, y que le ofrece 500 Euros para que la deje y evite una paliza, aunque les cuelga.

Con máscaras de mono uno, y de Pocoyo el otro, van a verlo y le dan el sobre con el dinero para que deje de ver a Marta.

Poli piensa que Ernesto, siendo argentino y fotógrafo artístico se acostará con todas las modelos, por lo que les bastaría con pillarle con una de sus amantes.

Siguiéndolo, ven cómo se besa con una mujer de pelo azul, por lo que Poli se lanza hacia él dispuesto a darle una paliza, aunque cuando está a punto de pegarle le para la mujer del pelo azul, que ve que es Sarai, que se enfada mucho con él, que ve cómo sus cuñados se marchan sin esperarle para evitar que les vean sus hijas.

Por la noche Sarai prepara sus maletas para marcharse, mientras Alicia le dice a Poli que lleva dos años aguantando sus pérdidas de control y le quiere y aceptó por ello ir a terapia con él, por lo que le pide que se esfuerce por llevarse bien con el novio de su hija o será ella la que deje de contar hasta 10.

En el bufete, Valentina va a ver a su padre, que está con Agustín, llevando la foto que le enviaron de su novio con una chica en la playa, y que le dice que es un fotomontaje que parece hecho por un niño de tres años y podría acusar a su autor de suplantación de identidad, acoso, vulneración del derecho al honor y la intimidad, calumnias…, acusando a Agustín de ser el autor, diciéndole que lo que ha hecho es muy rastrero y que si se vuelve a meter en su vida de esa forma lo denunciará.

Y cuando Agustín trata de defenderse ve cómo Arturo también lo acusa.

Jesús llega contento a su casa y le prepara una merienda a su hija, aunque cuando llega al cuarto de Marta a quien encuentra es a su mujer consolando a Dani, contándole a Jesús que el muchacho parece que está siempre enfadado porque murió su abuelo al que estaba muy unido, pero que es un buen chico, y le muestra el regalo que le ha llevado para Marta, un bolso de marca, que Jesús deduce que le ha debido costar por lo menos 1.000 Euros. Los que les dieron ellos.

Valentina y Álex llegan a su casa, llevando él unas pastas y yendo este más arreglado. Les dice a sus padres que empezaron con mal pie porque él tiene un carácter difícil, pero que desea arreglarlo porque quiere mucho a Valentina y por ella quiere que se lleven bien, tras lo que le tiende la mano a Arturo, anunciando Valentina tras el apretón que se van a casar, diciendo Arturo que eso no concuerda con sus ideas, señalando Álex que lo hace porque está enamorado de Valentina, proponiendo Alicia hablar con el padre Gabriel, aunque le aclaran que quieren una boda pequeña y por lo civil.

Arturo dice que si se casan deben hacerlo como Dios manda, ante lo que Álex dice que intenta llevarse bien, pero que no le dejan, ante lo que Alicia dice que lo importante es que se casen y así estará todo solucionado cuando tengan hijos, ante lo que Valentina y Álex se miran, lo que Arturo interpreta como que está ya embarazada y se emociona, aclarándole Álex que no van a tener ningún hijo ni piensan tenerlo nunca por las crisis, las guerras, las faltas de recursos que es condenarlos a un futuro de miseria y acaban discutiendo, ante lo que Arturo vuelve al baño.

También Poli intenta un acercamiento a su hija, yendo a la inauguración de la exposición de fotos de Ernesto llamada Epidermis, aunque para él, "si eso es arte mis cojones son claveles", descubriendo en la foto de un desnudo de espaldas, el tatuaje de su hija.

Ernesto explica ante todos que su exposición es el resultado de meses de estudio de la desnudez y la sexualidad femenina asegurando haber explorado milímetro a milímetro los cuerpos que se exponen, que no esconden secretos para él, tras lo que presenta a su musa, Sarai, asegurando ella de forma picara que estuvieron trabajando la mayor parte del tiempo.

Ernesto señala que su exposición recorrerá América y le pide a Sarai delante de todos que le acompañe en esa aventura, diciéndole ella que sí, tras lo que se besan.

Alicia le pide a Poli que cuente hasta 10, saliendo este de la sala para ir a una construcción cercana donde coge un martillo y destroza contando hasta 5 un panel, contando deprisa los otros 5.

Jesús y Olga son convocados de nuevo por el director del instituto, que les muestra en esta ocasión una bolsa con marihuana, que Jesús asegura no puede ser de su hija pese a que lo encontraron en su taquilla y pese a que Marta reconoce que es suya, afirmando Jesús que encubre a alguien y que la están utilizando de mula, algo que ella niega.

El director les dice que no avisará a la policía, pero van a expulsar a su hija una semana.

Fuera, Marta confiesa que es de su novio, pero que no puede denunciarlo, diciéndole Jesús que es un traficante y que acabarán en una cárcel turca luchando con un cuchillo por un trozo de pan, ante lo que ella le dice que ojalá, pues allí tendría más libertad que en su casa.

Olga le dice cuando se quedan solos que es normal que un adolescente dé de vez en cuando un disgusto y que todo el mundo se ha fumado algún porro, asegurando Jesús que él no, pero que ve que ella sí y que se ha casado con Pablo Escobar, diciéndole Olga que Marta se ha sacrificado para darle una oportunidad a su novio que está muy triste por la muerte de su abuelo, aunque Jesús está convencido de que esa historia es un invento para dominarlas.

Durante la barbacoa del siguiente domingo las primas se divierten en la piscina con sus novios, y las mujeres también ríen mientras sus maridos están lejos, encargándose Ernesto de la barbacoa, aunque luego ellos critican que quemó la carne, recordando además Poli que se va a llevar 3 meses a su hija por Sudamérica donde están todos salidos, señalando Arturo que al menos así no verá cómo la destruyen.

Lamentan que esas ratas se hayan instalado en sus casas, señalando Jesús que frente a esas ratas no bastan las trampas, necesitan veneno.

Valentina se prepara su nuevo vestido de boda mientras que Sarai prepara su maleta para viajar a Sudamérica y Marta vuelve a clase.

Para llevar a cabo su plan de exterminio, los tres cuñados se reúnen en la habitación de un motel, señalando Poli que se siente ridículo como si le estuviese poniendo los cuernos a Alicia, por lo que cuando llaman a la puerta se esconde en el baño.

Reciben a Jazmín, que les dice que si son dos les saldrá más caro, debiendo aclararle que no es para ellos, sino para seducir a otro y que ellos lo fotografiarán, y cuando ella amenaza con irse, y le suplican les pide 500 Euros, ante lo que Poli sale escandalizado, sale de la habitación, haciendo que ella se asuste más y les pida 1.000 Euros.

Acuden tras ello al centro social para ver a Álex, al que encuentran rodeado de niños con los que juega y que le quieren mucho.

Arturo le explica que ha ido a hablar con él porque el día de la barbacoa no pudieron hacerlo, aunque Álex le recuerda que no le dirigió la palabra, indicando Arturo que quiere enterrar el hacha de guerra y a tomarse una copa antes de la boda del día siguiente.

Le hacen beber echándole pastillas en la bebida y cuando ya no se tiene le llevan a la estación de autobuses y le suben a uno que va hacia Bucarest, asegurando Álex antes de caer en su asiento, que es un suegro cojonudo, dándole ellos una pastilla más y quitándole el móvil.

Tras ello les queda solo solucionar lo del "nini". Para este tenderán otra trampa, yendo a un bar donde comprarán droga que meterán en la taquilla de Dani para que lo expulsen del instituto.

En el bar, al que les mandó un amigo de Arturo, concejal, Jesús pide medio kilo de cocaína, adivinando el camello que nunca compraron droga, pues nadie tiene medio kilo de cocaína en su casa, pues valdría 30.000 Euros, por lo que finalmente piden 10 gramos, que Poli decide probar para ver si está adulterada, aunque nunca la había probado ni sabe cómo debería estar, durmiéndosele la lengua.

Al día siguiente, mientras se preparan todos para la boda, Valentina le da las gracias a su padre por aceptar a Álex asegurando que será un día inolvidable.

Pero Álex se despierta en ese momento a 20 kilómetros de Montpellier y poco después Valentina sale llorando del juzgado donde Álex, lógicamente no se presentó, lo que ella no puede entender.

Las mujeres les interrogan para que confiesen si tuvieron algo que ver, lo que ellos niegan, afirmando Valentina que ha sido el karma por haber dejado plantado a Agustín y por ser una caprichosa y una mala persona.

Jesús descubre a Marta fumándose un porro con su novio, debiendo sujetarlo Poli.

Al día siguiente van los tres cuñados al instituto de San Blas, donde estudia Dani, ocultándose en el baño cuando salen todos los chicos, empezando a dudar Arturo de su estrategia, ya que le impactó ver a su hija desesperada el día anterior y piensa cómo puede sentirse Marta si meten a su novio en un reformatorio y les dice que él ya la fastidió, pero que ellos están a tiempo de evitarlo.

Pero Jesús no quiere dejarlo, ante lo que Arturo le dice que es un pesado que no le cae bien a nadie y que sus videos, de los que tanto presume, son una mierda.

Jesús insiste en actuar y le pide la droga, empezando a discutir, ante lo que Arturo acaba por tirar la droga a la taza, escuchándolos el encargado de seguridad que les pide que salgan si no quieren que les diga a sus padres que fuman, viendo estupefacto que quienes salen son los supuestos maduros.

A la salida Jesús les dice enfadado que siempre trata de ser su amigo y le dan de lado y es el gilipollas de los cuñados, no cogiéndoles el teléfono cuando tratan de disculparse.

Luego se enfrenta a Dani al que encuentra en el sofá de su casa con su perro y le pide que se marche de su casa, pues no quiere verle más con su hija y que tendría que haberse marchado cuando le dio la primera oportunidad y le dio 1.000 Euros.

Tras un pequeño rifirrafe, en que Jesús le da una bofetada y Dani le empuja, es sorprendido por su hija y su mujer, que le dicen que le ha amenazado, extorsionado y pegado, siendo él quien se vaya de casa, al echarlo su mujer.

Jazmín llama al portero automático de Ernesto muy provocativa y pidiéndole que le ayude con su moto, que se le ha estropeado, aunque entonces llega Poli y le dice que quiere abortar el plan, diciéndole a Ernesto que quiere que le invite a un café y hablar.

Poli le pide que le jure que va a cuidar de su hija, no solo ahora, ni en 5 años, sino cuando ella tenga 36 y él 61 y empiece a notar los problemas de la edad, haciendo que Ernesto se lo prometa, tras lo que lo abraza y le da la bienvenida a su familia.

Llega poco después a su casa feliz, diciéndole a Alicia que debe estar orgullosa de él, pues ha solucionado lo de Ernesto y su hija, aunque no tiene tiempo de contarlo, pues aparece Sarai llorando y gritando al teléfono y diciéndole a su padre que Ernesto la ha dejado por culpa de él, que le habló de la próstata y que se va solo a Sudamérica, defendiéndose él diciéndole que solo le dio el abrazo de bienvenida a la familia, pidiéndole Sarai que deje de meterse en su vida.

Poli dice que lo va a arreglar. Que volverá a ir a su casa, aunque Alicia le pide que no deje de meterse en la vida de su hija.

Jesús decide actuar yendo a ver a los padres de Dani a los que les muestra una bolsita de cocaína que dice encontró en la mochila de su hijo, diciéndoles que no lo va a denunciar a cambio de que deje a su hija.

La madre le dice que tenían que haberlo llevado al psicólogo, y que justo cuando parecía que empezaba a salir del pozo tras la depresión por la muerte de su abuelo al que estaban muy unido hace eso.

Le cuenta su madre que Dani era un chico encantador que sacaba buenas notas y ayudaba en casa y era cariñoso, pero cuando murió su abuelo empezó a faltar a clase y a fumar porros y creían que Marta lo ayudaría, aunque ven que no.

Aparecen en ese momento Dani y Marta que se sorprende de ver allí a su padre.

El padre le pregunta a Dani qué significa la bolsa, que el chico ignora qué es, confesando Jesús que es harina y que es suya.

Dani reacciona diciendo que está loco y que hace todo para que deje a Marta, y como esta trata de defenderlo, Dani le dice que ya no puede más y le dice a Marta y a su padre que se marchen, dándole Joaquín, el padre, un puñetazo a Jesús.

Tras ello Poli y Jesús van a casa de Arturo al que le dan las gracias por dejarlos dormir allí, aunque este les pide que estén callados para ayudarle con Isabel y Valentina.

Pero cuando abren la puerta de casa salen en tromba hacia él ambas, pidiéndole que diga que no es verdad, apareciendo entonces con ella Álex, que dice que le emborracharon y le drogaron y le metieron en un autobús.

Arturo dice que se lo iba a contar todo, excusándose Valentina con Álex diciéndole que no lo sabía, pese a lo cual él se marcha, diciéndole Valentina a su padre que le odia y entonces Arturo empieza a sentirse mal y pide que llamen a una ambulancia.

Toda la familia espera en el hall del hospital, siendo informados de que ha sufrido un amago de infarto y debe quedarse 48 horas en el hospital en observación, pues tiene el colesterol como si se alimentara solo de beicon.

Esa noche deben quedarse con él sus dos cuñados, a los que Arturo ve dormitando a su lado en extrañas posturas cuando despierta.

Al día siguiente pasean con él por el hospital con el gotero hasta neonatología, donde observan con ternura a los bebés hasta que les cierran la persiana.

Entonces Arturo dice que va a recuperar a su hija, quitándose la sonda y la bata que le hace enseñar el culo.

Jesús regresa a su casa para pedirle perdón a Marta, aunque al abrir su habitación ve que no está allí y se asusta, por lo que va hasta la cancha del barrio donde está Dani jugando con sus amigos y que no le hace caso, por lo que decide cogerles el balón, contándoles Dani a sus amigos que es el tipo de la harina, tras lo que le dice que ya dejó a su hija y que le deje vivir, contándole Jesús que Marta se escapó y está asustado.

Poli también va al bar donde trabaja su hija y la saca de allí sin darle explicaciones.

Arturo por su parte acude al centro social de Álex, aunque le dicen que está en una manifestación, encontrándolo frente al Congreso, gritando "más poesía y menos policía", siendo el cabecilla de la protesta.

Poli lleva a su hija en el coche y le da todo el dinero que tenían para que vaya de viaje con Ernesto, aunque cuando llegan a su casa este está a punto de marcharse, pidiéndole al taxista al ver a Poli que arranque deprisa, viendo cómo este los sigue pidiéndole que pare, colocándose delante del taxi y obligándole a hacerlo, diciéndole a Ernesto que va en son de paz pese a que este le dice que está llamando a la policía, asustado, mostrándole Poli su mano, donde escribió lo que quería decirle porque no sabía cómo hacerlo.

Mientras grita "hagamos una hoguera con tanta madera" Alex ve a Arturo y cuando le dice "Arturo vete de aquí", todos gritan su consigna, diciéndole Arturo que van a arreglar sus diferencias como gente civilizada, pese a que Álex le dice que no es el momento.

Jesús llega con Dani a un parque, ambos asustados, viendo que está allí Marta, a la que le pregunta si está bien y dónde pasó la noche, diciéndole Marta que la deje en paz, ante lo que su padre le dice que no le vuelva a hablar así y que lo que ha hecho es muy irresponsable, pues le dio a su madre un susto de muerte, tras lo que les pide perdón, diciéndole a Dani que lo que ha hecho fue muy irresponsable y espera que algún día pueda perdonarle, abrazando tanto a su hija como a Dani.

En la manifestación un policía se acerca a Álex y lo golpea, saliendo Arturo en su defensa y diciéndole al policía que como vuelva a pegarle se la carga, siendo entonces él el golpeado, lanzándose todos los manifestantes contra la policía.

Poli le dice a su hija que ya es una mujer y que debe ser ella quien hable con Ernesto, viendo cómo poco después se besa con este, debiendo aguantar, y llamando a Alicia para decirle que ha hecho algo que le gustará mucho.

Arturo y Álex acaban juntos en el calabozo, donde el primero le dice que lo siente.

Valentina es la más sorprendida al ver a su padre detenido por haber estado en una manifestación, diciendo que ella los sacará de allí.

Mientras ella prepara el papeleo, Álex le dice a Arturo que ahora que se ha puesto en su lugar podrán ser amigos, señalando Arturo que los palos iban para él y que se los merece, pues la monarquía es el pilar básico de la sociedad, empezando a discutir de nuevo, llamando Álex retrógrado a su suegro mientras Arturo afirma que si por ellos fuera irían todos en taparrabos.

Algún tiempo después Arturo da el discurso que había preparado meses antes, diciendo que es el día más feliz de su vida y que ha comprobado que Álex y él no tienen nada en común excepto una cosa, la más importante, su hija.

Mientras se besan Sarai y Ernesto saludan desde una Tablet.

Luego, durante la celebración, Arturo le quita la cartera a Álex y le pincha los preservativos.

Calificación: 2