Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

E.T., el extraterrestre

E.T.: the Extra-terrestrial (1982)* USA

Duración: 115 Min.

Música: John Williams

Fotografía: Allen Daviau

Guión: Melissa Mathison

Dirección: Steven Spielberg

Intérpretes: Henry Thomas (Elliott), Robert MacNaughton (Michael), Drew Barrymore (Gertie), Dee Wallace (Mary), Peter Coyote (Keys), K. C. Martel (Greg), Sean Frye (Steve), C. Thomas Howell (Tyler), Erika Eleniak (Niña a la que besa Elliott).

Unos extraterrestres recogen muestras de vegetación en un bosque californiano, cuando unos coches se acercan y les obligan a huir abandonando a uno de los suyos.

En las afueras de Los Ángeles unos adolescentes juegan en casa de Michael, y envían al pequeño Elliott a comprar una pizza, oyendo al regresar ruidos en el cobertizo por lo que corre asustado, ante lo que su madre, su hermano y sus amigos salen a investigar, descubriendo unas huellas que creen que son de coyotes.

Pero tras acostarse, Elliott oye ruidos de nuevo y sale, descubriendo a un extraño ser que se asusta al verlo y sale corriendo sin que nadie le crea cuando al día siguiente afirma que vio un duende, al que tratará de atraer yendo al bosque y dejando un rastro de caramelos.

Por la noche vuelve al cobertizo donde está el "duende", que le devuelve los caramelos que le dejó. Con ellos lo atraerá hasta su habitación, donde observa que imita sus movimientos.

Excitado por el hallazgo, al día siguiente simula estar enfermo y no va al cole, mostrándoles por la tarde a Michael y a la pequeña Gertie a su nuevo amigo, ante el que Gertie grita, haciéndolo también el extraterrestre, debiendo mentir a su madre para que no lo descubra.

El extraterrestre les muestra que viene del espacio haciendo girar unas bolas en el aire.

Al día siguiente, y mientras está en clase, Elliott conecta con el extraterrestre, de modo que cuando este se emborracha al tomar varias cervezas Elliott se emborracha también, soltando las ranas que iban a diseccionar los alumnos y provocando un tremendo revuelo, procediendo tras ello, y mientras el extraterrestre ve una escena de "El hombre tranquilo" en que John Wayne besa a Maureen O'Hara, a hacer Elliott lo mismo con la chica que le gusta.

Mientras su madre va a hablar con los profesores Gertie comprueba que el extraterrestre asimila las enseñanzas de Barrio Sésamo y aprende a hablar, explicándole en pocas palabras que quiere llamar a su casa, llamándolo desde ese momento E.T.

Construye con varios juguetes un dispositivo para comunicarse con su planeta y, aprovechando Halloween, Michael y Elliott sacan a E.T. disfrazado de fantasma y Elliot lo lleva con su bicicleta hasta el bosque, viendo cómo ante lo dificultoso del camino E.T. hace que su bicicleta vuele, logrando en un claro del bosque ponerse en contacto con su planeta.

Como Elliott no regresa a su casa su madre avisa a la policía, aunque finalmente aparece solo y enfermo y le pide a Michael que busque a E.T., al que encuentra casi muerto.

Ya en su casa, Michael le habla de E.T. y de la conexión de Elliott con él y de que ambos se están muriendo, viendo al intentar marcharse cómo la casa está rodeada de hombres vestidos con trajes espaciales que proceden a aislar y esterilizar la casa, donde crean una unidad médica que nada parece poder hacer por Elliott ni por E.T., hasta que este le pide a Elliott que se quede y de pronto se desvinculan y Elliott se recupera mientras E.T. muere.

Dejan entonces a Elliott a solas con él para despedirse, y entonces observa que las flores marchitas reviven y el pecho de E.T. brilla, haciéndole entender que van a ir a buscarlo.

Tras ello suben a E.T. a una furgoneta en la que Elliott y Michael se cuelan, poniéndose Michael al volante y llevándosela, para algo más tarde reunirse con sus amigos, y huyendo con sus bicis del acoso policial, aunque finalmente serán rodeados.

E.T. hará entonces que las bicis salgan volando hasta el lugar del bosque en que les espera la nave espacial, donde E.T. se despide de sus amigos y en especial de Elliott, al que le dice: "estaré aquí mismo", apuntando con su dedo brillante a su cabeza.

Calificación: 3