Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Expediente Warren: El caso Enfield
Expediente Warren: El caso Enfield

The conjuring 2 (2016) * USA / Canadá

          También conocida como:
                    - "El conjuro 2" (Hispanoamérica)

Duración: 133 Min.

Música: Joseph Bishara

Fotografía: Don Burgess

Guion: Chad Hayes y Carey Hayes, James Wan, David Leslie Johnson

Dirección: James Wan

Intérpretes: Patrick Wilson (Ed Warren), Vera Farmiga (Lorraine Warren), Madison Wolfe (Janet Hodgson), Frances O'Connor (Peggy Hodgson), Lauren Esposito (Margaret Hodgson), Benjamin Haigh (Billy Hodgson), Patrick McAuley (Johnny Hodgson), Simon McBurney (Maurice Grosse), Maria Doyle Kennedy (Peggy Nottingham), Simon Delaney (Vic Nottingham), Franka Potente (Anita Gregory).

Lorraine Warren afirma que casi nada nos asusta, pero el recuerdo de este caso sigue inquietándole

Amityville, New York, 1976.

Dos meses antes de su intervención la familia Lutz se fue de la casa en mitad de la noche asegurando que la casa estaba embrujada, pidiéndoles la iglesia ayuda para confirmar la existencia actividad paranormal.

Se reúnen en la casa con los Lutz, casa en la que un año antes Ronald DeFeo había asesinado a toda su familia asegurando haberlo hecho bajo la influencia de algo demoniaco para realizar una sesión de espiritismo.

Ella nota una presencia extraña y aunque sentada entre los demás, se ve a sí misma recorriendo la casa.

Sube hasta una habitación donde ve sentada en la cama a una mujer, y a su lado un hombre asesinado, repitiendo ella los actos de Ronald, viendo cómo la mujer le pregunta qué hizo, disparándole a continuación a ella, tras lo que acude a otra habitación donde acaba con dos chicos y finalmente a una niña en otra habitación.

Llora tras ello horrorizado como si se hubiera dado cuenta de lo que hizo.

El espectro de uno de los niños sale corriendo y ella lo sigue, y aunque Ed trata de hacerla volver al verla moverse inquieta, ella sigue al niño diciendo que quiere enseñárselo, yendo con él hasta el sótano, donde aparecen cuatro de los asesinados, viendo al quitar una sábana que cubría un espejo la imagen en el mismo de un espectro vestido de monja que le aprieta el cuello, y luego la figura de un hombre que muere, gritando asustada, por lo que Ed la saca del trance, asegurando ella entonces que no quiere volver a estar nunca tan cerca del infierno.

Poco después surgió en Inglaterra, en Enfield, otro caso que requirió a los Warren

Allí dos niñas de 11 años, Janet Hodgson y su amiga Camilla encienden un cigarrillo a escondidas, siendo sorprendidas por una profesora.

Es 1977. En Green Street, Peggy Hodgson pasa por un mal momento, pues su marido lleva tres meses sin pasarles la manutención y tienen problemas para pagar el alquiler, y para mantener a sus cuatro hijos, Janet, su hermana mayor Margaret y sus hermanos pequeños Johnny y Billy, que además tiene un problema de tartamudez.

Peggy abronca a Janet porque le llamó la directora para contarle que la pilló fumando, no creyéndola cuando ella le asegura que ella no fumó.

Ya en la habitación que comparte con ella, Janet le muestra a Margaret un tablero de ouija que hizo con Camilla y jugando convocan a los espíritus, aunque sin resultado, no respondiéndole ninguno a la pregunta de si va a volver su padre, por lo que decepcionada deja el tablero debajo de la cama.

Por la noche Janet se despierta en el suelo del salón junto a un sillón, escuchando Margaret cómo llaman a la puerta no viendo a nadie cuando abre, aunque piensa que fue Janet pese a que esta le dice que no fue ella.

Al día siguiente Peggy baja al sótano, donde tiene la lavadora con su vecina, quejándose por no poder contar con Richard, viendo cómo además falla una tubería que las empapa.

En Estados Unidos, los Warren, ya muy famosos acuden a un programa televisivo donde deben enfrentarse a contertulios que opinan que el caso de Amityville es una patraña montada por los Lutz para conseguir dinero, lo que indigna a Ed, pues ponen en duda la clarividencia de Lorraine.

Para ayudar a Billy, Janet le hace cantar la canción del hombre retorcido, mientras hacen girar el zoótropo en el que este sale representado.

Por la noche, Billy se despierta y va a beber agua, viendo desde la ventana de la cocina cómo se mueve el columpio de fuera como si hubiera alguien en él.

Entretanto Margaret tiene una pesadilla y Margaret la escucha, pareciendo que habla con alguien que con voz ronca le dice que esa es su casa y que va a jugar con Billy y que ella sobra allí y que le partirá el cuello a su madre y a Billy.

Margaret piensa que fue todo una pesadilla y la hace acostarse de nuevo y descansar, aunque vuelve a levantarse y la escucha decir que se aleje de Billy, mientras con la otra voz dice que esa es su casa.

Margaret asustada enciende la luz y no ve a nadie, aunque no se atreve a apagarla cuando Janet regresa a su cama.

Entretanto Billy regresa de beber agua a su cuarto y tropieza con un camión de bomberos de juguete cuya sirena comienza a sonar, enviándolo hacia la tienda india que tiene al final del pasillo que mira varias veces con recelo, viendo cuando ya se va a acostar cómo el camión de bomberos vuelve a su cuarto pese a que lo había apagado.

Vuelve a enviarlo hacia la tienda india y ve que vuelve hacia él, escuchando un gemido muy alto, por lo que corre despavorido hacia la cama de su madre a la que dice que hay alguien en su tienda india, acompañándolo ella hasta allí para mostrarle que no es así.

Pero escucha entonces un ruido abajo y baja a investigar, viendo en la mecedora del salón a Margaret, que se ha levantado sonámbula otra vez, observando su madre que está ardiendo con mucha fiebre.

Debido a ello, al día siguiente Janet no va a clase y se queda viendo la televisión mientras fuera llueve a mares, observando de pronto cómo los canales empiezan a cambiarse solos sin que ella toque el mando, que de pronto no encuentra.

Recibe una llamada de su madre, observando mientras habla con ella que el mando está en el sillón que se balancea, por lo que se asusta.

Vuelve a cambiar de canal inquieta, aunque de pronto se pierde la emisión, por lo que se levanta y golpea la tele viendo que el mando cae del sillón donde estaba antes y se le aparece un hombre que grita "¡Mi casa!" asustándola.

Entretanto, en América, al levantarse Lorraine observa que no está su marido, al que encuentra en el estudio pintando un cuadro, explicándole que tuvo una pesadilla que no se le quitaba de la cabeza y se levantó a pintarlo. El mismo ser espectral que Lorraine vio en sus anteriores visiones, pidiéndole Lorraine que no aceptar nuevos casos de momento, prefiriendo dedicarse solo a las conferencias.

La siguiente noche Judit se ata para no levantarse sonámbula, pese a lo cual vuelve a despertarse en el suelo y vuelve a escuchar los golpes en la puerta, aunque Margaret, que se durmió con los cascos esta vez no los escucha.

Judit se dirige a la puerta y llama a su madre, pero no ve a nadie, y al observar que la luz no funciona coge una linterna que enfoca hacia la tienda india donde no ve nada.

Baja luego al piso de abajo y ve que el sillón balancín moviéndose, por lo que vuelve a la habitación, colocando una silla en la puerta para que nadie pueda abrir y se acuesta, aunque enseguida se da cuenta de que la silla está junto a su cama y la puerta abierta, por lo que enfoca con la linterna sin ver nada, tras lo que se esconde bajo las sábanas, escuchando ruidos que asemejan pisadas, aterrada, tras lo que la sábana sale volando y grita despertando a Margaret.

Las camas empiezan entonces a moverse y gritan ambas, despertando a su madre, mostrándole Janet a esta un mordisco en el cuello.

La madre piensa que se trata del miedo que tienen tras haber estado jugando con el tablero de ouija que rompe, pidiendo a sus hijos que regresen a la cama, viendo entonces cómo un mueble se mueve solo hacia la puerta, por lo que aterrados salen corriendo en medio de la noche a casa de los Nottingham, sus vecinos.

Estos avisan a la policía, que al llegar escucha ruidos que parecen provenir de detrás de la pared, observando entonces cómo una silla se desliza por la habitación, por lo que asustados deciden dar por finalizada la investigación, asegurando no poder hacer nada.

Un día, mientras Lorraine y su hija Judy están en el salón, ve cómo su hija se va al pasillo, observando al fondo del mismo a la monja que pintó su padre y que ella vio en sus sueños, siguiéndola hasta el despacho donde está el cuadro de Ed.

Enciende la luz que hay junto a este, y esta se apaga al momento sola.

Trata de salir del despacho, pero se cierran puertas y ventanas, viendo caminar una sombra que se funde con el cuadro del que sobresalen unas manos que cogen el cuadro que se lanza contra ella, que le pregunta quién es.

Tiene entonces una visión, la misma que tuvo en Amityville, aunque esta vez ve al hombre que muere, que no es otro que Ed, que le dice, "lo siento Lorraine" y ve cómo muere empalado al caer sobre los restos de un árbol en punta.

Los programas informativos ingleses informan sobre los sucesos en casa de los Hodgson, intentando hablar con Peggy, dice que no quiere airear su vida en la tele, diciéndole el periodista que quizá sería mejor que diera su versión de la historia.

Aparecen en efecto en televisión, donde varios testigos afirman haber visto a Janet volando o unas piezas de Lego o la agente que vio desplazarse la silla, antes de presentar a Maurice Grosse, que trabaja en la Sociedad e Investigación Psíquica que afirma que el número de fenómenos documentados es abrumador, algo que rebate Anita Gregory, parapsicóloga de la Politécnica del Norte que piensa que son cosas que se le ocurrieron a los niños.

El periodista entrevista a las dos hermanas, Janet y Margaret, afirmando la primera que todo fue peor desde que Grosse empezó a hacer preguntas.

El periodista propone preguntar directamente al espíritu, observando cómo Janet empieza a mostrarse rara y a realizar extraños sonidos mientras las luces se apagan, pidiendo con una voz de hombre que dejen de llamarla Janet, pidiéndoles que se marchen, pues esa es su casa, diciéndoles que se llama Bill Wilkins, de 72 años, contando que se quedó ciego y tuvo una hemorragia sentado en el sillón de la esquina, asegurando haber ido porque le gusta oírlas gritar.

Cuando la madre le pide que les deje en paz, él le pide que se calle, volviendo tras ello Janet en sí.

La casa de los espíritus es portada en todos los tabloides, mientras que sus habitantes se instalan en casa de sus vecinos, los Nottingham, durmiendo juntos en su salón.

Pero una noche el zoótropo vuelve a ponerse solo en marcha. Billy se despierta y abre la puerta de la casa pensando que el perro de los Nottingham, Baron, quiere salir, pero al hacerlo el perro se convierte en el hombre retorcido de su zoótropo, que lo persigue, por lo que grita, despertándolos a todos, oyendo la voz del hombre retorcido recitando su poema, aunque tras sus sombras quien aparece con su voz es Janet, que se fija en la verja que hay frente a la chimenea y al gritar hace que salga volando hacia un mueble y que todas las bombillas exploten, tras lo que la niña cae al suelo convulsionando.

Un sacerdote visita a los Warren y les muestra la grabación que hizo el equipo de televisión en la casa y les pide que viajen a Londres durante tres días para tratar de investigar si se trata de un fraude.

Pero Lorraine no desea acudir, señalando Ed que nunca se negaron a ayudar, explicándole Lorraine que tuvo una visión en Amityville, la misma que tuvo 7 años atrás, y en ambas presintió su muerte y el monstruo de su cuadro es real y si siguen con ello él morirá, pues es una advertencia.

Pero él piensa que es visión debió ser una señal y que a lo mejor ella está destinada a impedirla, convenciéndola para ir a Inglaterra, aunque haciéndole prometer a él que actuarán solo como observadores y que ante la menor señal de peligro se marcharán.

Recibidos por Peggy, les dice que ya no utilizan el cuarto de Janet, que mantienen cerrado con un candado y en la que levitó, que mantienen llena de cruces que les dieron los vecinos, aunque aseguran, no sirvió de nada.

Lorraine habla con Judit, sentadas ambas en el columpio, contándole la primera que a su edad fue al hospital y vio un ángel, pidiéndole que se abra y confíe.

Judit le cuenta que está muy cansada, pero que antes le dejaban dormir en la enfermería del colegio. Pero ahora la gente le tiene miedo y no tiene amigos ni tiene dónde ir.

Les informan que, en efecto Bill Wilkins murió en el sillón donde aparecía Janet.

Ed afirma ante Peggy que los entes negativos se aprovechan de la angustia emocional, reconociendo esta que están mal desde que se fue el marido.

Lorraine le pregunta a Janet si sabe cuándo va a hablar la voz, asegurando esta que la voz no viene de dentro, sino como de detrás, como si la utilizara y que le dice cosas que solo puede oír ella, contándole que le ha dicho que quiere hacer daño a Lorraine.

Reunidos con Grosse la hacen sentarse en el sillón en que murió Wilkins, poniéndole agua en la boca para poder demostrar que no es ella quien habla, aunque Judit asegura que el espíritu no hablará con ellos si la están mirando, por lo que proponen darse la vuelta de espaldas, volviendo la niña a llenarse la boca de agua.

Ed convoca a Bill y le pide que hable, observando que el cuarto se oscurece y cuando se manifiesta le dice que sabe que su padre le llamaba Edward, lo que Ed niega.

Cuando le preguntan por qué no deja en paz a esa familia, dice que esa es su casa y que volvió para encontrar a su familia, pero que ya no están allí.

Ed le pide que se despida para ir al cielo, aunque Bill dice que no cree en el cielo, y cuando le muestra su cruz le escuchan hacer extraños ruido mientras parece ahogarse.

Cuando vuelve la luz y todo se acaba, Janet suelta el agua que tenía en su boca, pese a lo cual Lorraine afirma que no percibe ninguna presencia.

Se quedan a dormir allí, volviendo Janet a atarse mientras se acuesta con su madre a la que vuelve a decirle que no fumó en el colegio, que solo sujetaba el cigarrillo para hacerse la chulita, diciéndole su madre que siente no haberla creído.

Esa noche Janet se despierta levitando en el techo y grita pidiendo socorro mientras ve a Bill Wilkins sentado en el sillón del salón y luego subiendo las escaleras mientras silba.

Atraviesa entonces el techo, para acabar de nuevo en su habitación, donde las cruces comienzan a moverse y a ponerse boca arriba mientras Bill la ataca.

Sus gritos despiertan a Peggy, que acude al cuarto de Janet para ayudarla, aunque no puede abrir la puerta debido a que la cerró con un candado, entreviendo al monstruo sin poder hacer nada, aunque sus gritos despiertan a los Warren.

Cuando finalmente consiguen abrir la puerta ven a Janet enrollada en la cortina de la ventana asfixiándose, pero no ven a nadie.

Al día siguiente los Warren se reúnen con los parapsicólogos locales, no dando Anita Gregory demasiada importancia a que lo que Janet cuenta de Wilkins sea cierto, pues es información al alcance de todo el mundo, y aunque tienen fotografías de la supuesta levitación de la niña, ya que un fotógrafo colocó una cámara en su cuarto y la disparó desde abajo, piensa que bien se podría corresponder con un salto de la muchacha, pese a lo cual Grosse no encuentra explicación a que se tele transportara a una habitación cerrada desde fuera y a su voz, si bien señalan la posible connivencia de Peggy que es la única que afirmó haber visto a Bill, asegurando Anita que están fingiendo todo para conseguir una casa nueva.

Vuelven a la casa donde Ed canta para ellos "Can't Help Falling In Love" imitando a Elvis Presley.

Durante su estancia Ed arregla el grifo de la cocina de los Hodgson, una puerta de un armario y se propone arreglar la lavadora en el sótano, pese a que este se encuentra inundado.

Mientras trata de arreglar la avería una sombra emerge tras él, siendo Peggy quien la ve, por lo que se adentra también en el sótano mientras lo ilumina con la linterna.

Peggy ve en el agua una cara y como si alguien la cogiera, mostrando al sacar el brazo un mordisco similar al de Janet, aunque poco después Ed encuentra bajo el agua una dentadura que encaja en la herida de Peggy y en la de Janet.

Mientras los chicos adornan el árbol de Navidad Janet afirma ver a Bill en la cocina jugando con los cuchillos escondido en la oscuridad.

Johnny se acerca para plantarle cara como le dijo Ed que debía hacer, observando en la cocina, donde ve los cuchillos clavados en la mesa y al arrancar uno de ellos escucha un chillido y Janet desaparece, corriendo todos al escuchar los gritos, aunque la puerta está cerrada, escuchando ruido de vajilla y de muebles corriéndose.

Cuando consiguen abrir el cuarto, encuentran la cubertería por el suelo y algunos objetos doblados, pero no ven a Janet, a la que localizan finalmente

El encargado de captar sonidos capta algo, encontrándola en el armario de los contadores, un lugar muy angosto, preguntándose cómo pudo meterse allí, mientras sale de su boca la voz de Bill, mostrándole Ed su crucifijo.

Aparece entonces Anita que les dice que tiene pruebas de que los Hodgson están fingiendo, mostrándoles una grabación echa desde fuera y en la que captó a Janet en la cocina tirando cosas y doblando la cubertería.

Al haber sido descubiertos simulando un fenómeno paranormal saben que la iglesia decidirá dejar el caso, preguntándose si la policía estaría también implicada, decidiendo Peggy al ver su escepticismo pedirles que se vayan.

Lorraine vuelve a señalar que fue incapaz de percibir algo anómalo allí, y que la única prueba que tienen es una grabación simulando un fenómeno extraño. Resistiéndose solo Maurice a pensar que no ocurrió nada y que todo fue fingido.

Los Warren son llevados por Vic a la estación.

Entretanto Margaret le pregunta a Janet si de verdad lo hizo todo ella, diciéndole Janet que Bill le dijo que les mataría a todos si no conseguía que se fueran.

Mientras lo colocan todo en el tren a Ed se le cae una cinta formando una cruz y le pide a su mujer que saque los magnetófonos y vuelven a escucharla junto con otra grabación, escuchando que el mensaje de Bill es pidiendo ayuda y diciendo que no le deja que se vaya, teniendo Lorraine al escucharlo una visión.

Va a Bill Wilkins en su butaca y le cuenta que fue en efecto a ver a su familia, pero no estaban allí, asegurando que le gustaría pero no puede, diciendo que la quiere desesperadamente y que casi la tiene.

Ella le pide que le diga cómo detenerlo, diciendo que se pone y se recibe y está ahí desde el primer aliento. No lo pides, pero te acompaña hasta la muerte.

Ve cómo vuelve a aparecer la monja monstruosa tras él y vuelve del trance con la nariz sangrando, diciéndole a Ed que el espíritu del anciano está esclavizado allí por el demonio y está siendo utilizado por este, por lo que deben regresar.

En su casa Margaret de pronto levita mientras Janet tiene una cara demoniaca, por lo que Peggy les pide a sus hijos que se marchen, quedándose ella misma fuera de la casa sin poder volver a entrar, encontrándola así los Warren bajo una intensa lluvia, habiendo llegado a la conclusión durante el trayecto hasta la casa de que deben conocer el nombre del demonio para poder expulsarlo y que deben llevar a Janet a la iglesia antes de que el espíritu la mate.

Consigue entrar Ed rompiendo un cristal, pero la ventana es bloqueada por un sofá, por lo que tratan de entrar a través del sótano, cuya puerta también está cerrada, logrando Ed entrar pese a ello, aunque la puerta se bloquea tras su paso, quedándose fuera Lorraine con Vic Nottingham, que acude a buscar un hacha, tratando luego de destrozar la puerta con ella observado por la angustiada Lorraine que teme por la vida de su marido al que le pide que le espere, aunque él prefiere no esperar, logrando acceder a la vivienda accediendo por el techo tras romper varias tablas.

Pero entonces se abre una espita en una tubería recibiendo un chorro de vapor en los ojos, dejándolo prácticamente sin visión.

Escucha música, pero apenas ve nada, dirigiéndose hacia una luz, seguido por alguien a quien no ve, siendo la música la de un coro que canta en televisión, hacia cuya luz se dirige mientras escucha a Janet, sacando su crucifijo para tratar de espantar al espíritu.

Fuera, Lorraine trata de adivinar el nombre del espíritu demoniaco y recuerda que durante la visión que tuvo en su casa le preguntó el nombre y lo anotó en su Biblia y corre a consultarla, viendo que escribió que era Valak.

Corre hacia la casa, cayendo entonces un rayo sobre el árbol de la entrada, dejando su tronco en forma afilada, tal como el instrumento en el que en sus visiones moría empalado su marido.

Este, en la casa escucha cómo empieza a girar el zoótropo con la historia del hombre

Retorcido mientras se escucha su canción, apareciendo frente al aparato el propio hombre retorcido que empieza a destrozar toda la casa.

Entretanto Lorraine se cuela por el hueco abierto por Vic al sótano y llama a Ed, mientras sube a la casa por el hueco abierto por aquel.

Ed llega hasta la habitación de Janet a la que ve frente a la ventana, observando cómo se revientan los cristales mientras la niña se acerca para lanzarse sobre el tronco.

Ed la toma en sus brazos antes de que caiga, agarrándose para evitar caer a una cortina cuyas anillas comienzan a desprenderse.

Entretanto el espíritu impide que Lorraine se acerque para ayudarle, diciéndole esta que sabe que es Valak, tras lo que empieza a rezar y le dice que le condena al infierno.

Cuando el último gancho de la cortina se rompe Lorraine consigue alcanzarlo y rescatar a su marido y a Janet.

Poco después una ambulancia atiende a Ed de sus quemaduras mientras examinan también a Janet.

Peggy se acerca a los Warren y les da las gracias por haber vuelto a ayudarlos, abrazando Janet a Ed, que le entrega su crucifijo que le dice es lo que le protegió desde que era un niño y cuando crezca le dice que encontrará a alguien que lo necesite y se lo entregará.

Se señala que el de Enfield fue uno de los casos más documentados de la historia de los poltergeist.

Peggy falleció en 2003 sentada en el sofá del salón en el mismo lugar en que murió Bill.

De regreso a su hogar Ed coloca en el cuarto donde guardan todos los objetos de los casos en que intervinieron el zoótropo.

Escucha que Lorraine ha puesto "Can't Help Falling In Love" y bailan juntos.

Calificación: 2