Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Extraterrestre

España (2011) *

Duración: 90 min.

Música: Jorge Magaz

Fotografía: Jon D. Domínguez

Guión y Dirección: Nacho Vigalondo

Intérpretes: Michelle Jenner (Julia), Julián Villagrán (Julio), Carlos Areces (Ángel), Raúl Cimas (Carlos), Miguel Noguera (Presentador).

Julio se despierta una mañana con una terrible resaca en un apartamento desconocido junto a una chica desconocida y sin recordar nada.

La chica parece deseosa de que se marche, aunque él va buscando excusas para retrasarlo, pidiéndole primero un café y luego que le deje llamar por teléfono, ya que él, dice no tener cobertura, comprobando enseguida que tampoco ella la tiene, no funcionando tampoco el fijo.

Luego observan que las calles están vacías y que tampoco funciona la televisión ni hay Internet, escuchando en la radio un mensaje del Ministerio de Defensa pidiendo que contacten con el servicio de emergencias para organizar su evacuación, observando tras ello desde la ventana un extraño objeto volante que grabarán con el video para verlo mejor con el zoom, observando que mide kilómetros.

De pronto Julio se da cuenta de que hay alguien en su puerta y al abrir se encuentran a Ángel, el vecino, dándose cuenta de inmediato de que este está enamorado de Julia, y que por ello no se ha marchado como hizo la mayoría de la gente.

Él les informa de la evacuación y de que hay al menos 30 naves extraterrestres.

Por la noche Julio trata de acostarse con Julia, pero esta prefiere irse a dormir al salón, despertando a la mañana siguiente a Julio de forma brusca y pidiéndole que vaya al baño y se lave, escuchando este desde allí la voz de otro hombre, encontrándose al salir con Carlos, el novio de Julia, que afirma haber llegado andando desde El Escorial, presentándole ella a Julio como un individuo que vio desde la ventana y al que le dio refugio.

Julio, que trabaja como diseñador y vive en una habitación alquilada en casa de unos amigos de sus padres, le explicó a Julia el día anterior que había diseñado una carroza en forma de taza, y se la dibujó, tomando Carlos su dibujo por un extraño vehículo de los extraterrestres.

La llegada de Carlos hace que Julio se plantee marcharse, aunque este se lo impide, y cenarán esa noche los tres junto con Ángel el vecino pesado, al que, en un momento en que se quedan solos Julio le dice que se le nota en la cara la envidia por el hecho de que él sí se acostara con Julia, no pudiendo hacerlo él, pese a desearlo.

Tras ello Ángel amenaza a Julia con contárselo todo a Carlos si no lo hace ella, pese a que ella afirma que no pasó nada, decidiendo tras lo ocurrido Julia poner a Julio en la calle pese a que él asegura que no haberle contado nada a Ángel.

Una vez en la calle, Julio se lleva el coche de Ángel a un descampado, regresando a la mañana siguiente a casa de Julia con varias bolsas de comida para desesperación de ella.

Y para que Carlos no se entere de su infidelidad deciden hacerle creer que Ángel es un extraterrestre infiltrado dispuesto a crear discordia, por lo que Carlos, que posee una imaginación desbordante y cree en las conspiraciones decide colaborar con Julio para expulsar a Ángel de su casa, atándolo y amordazándolo para que no pueda contar nada.

A partir de ese momento deciden que ninguno de ellos saldrá solo a la calle y que lo harán los tres juntos, organizando salidas para buscar las cosas necesarias, utilizando para ello las rutas más seguras según Carlos.

Pero durante la convivencia Julio ha visto reafirmada la atracción que siente por Julia, la cual termina sintiéndose también atraída por él, por lo que, tras alguna intentona fallida por la aparición de Carlos, acaban acostándose, ignorando si ya lo hicieron la primera noche, ya que ninguno logra recordar nada de entonces.

Entretanto otro grupo de personas que decidió permanecer en la ciudad comienza a emitir por televisión las escasas noticias de que disponen, acabando siendo más interesantes las discusiones entre ellos que las noticias en sí.

Una mañana, cuando se despiertan, comprueban que Carlos no está en casa, y como acordaron que ninguno saldría solo, y, aunque afirma que solo fue a la terraza para buscar una antena, Carlos decide acatar sus propias normas y se marcha sin oponer resistencia alguna, viviendo desde ese momento Julio y Julia ya sin injerencias.

O eso creían, porque de pronto comienzan a entrar pelotas por las ventanas en las que han escrito "Julia folla con Julio", comprobando que el autor de los hechos es Ángel, que se ha trasladado al edificio de enfrente, desde el que despliega una enorme pancarta con el mismo mensaje, que él además repite con un megáfono.

Reciben una llamada de Carlos que les pide que observen desde la ventana, viendo entonces una explosión provocada por él, diciéndoles que, igual que ese, puede hacer volar la casa de Julio, donde colocó varias bombas para forzarlo a devolverle sus libros y apuntes.

Carlos, ya totalmente convencido de la existencia de infiltrados, y seguro de que los de la emisora de televisión lo son, asalta su edificio y, tras entregarle guías telefónicas, obliga al presentador a darle los nombres de los infiltrados ante la pantalla, nombres que el presentador lee al azar para evitar que aquel loco acabe con él.

Entonces Julio decide aprovechar la locura de Carlos para librarse de Ángel. Para ello coloca en su edificio lo que parece una bomba, y le muestra lo que hará si no sale de allí. Y para demostrarle que van en serio obligan a Carlos a volar la casa de Julio, tal como había amenazado, ante lo que Ángel finalmente se asusta y sale, siendo abordado por Julio, que, tras maniatarlo lo deja encerrado en su coche.

Pero su mentira para evitar que Carlos se enterara de la verdad ha ido demasiado lejos y deciden contarle la verdad, por lo que decide liberar a Ángel y pedirle disculpas, aunque la actitud de este hace que Julio se arrepienta y lo lleve hasta la zona vallada por los militares, bajo la nave espacial.

Al verse allí ángel finalmente declina su actitud y humildemente le suplica a Julio que le permita marcharse, tras imaginarse de pronto que este es un extraterrestre y que lo ha llevado hasta allí para subirlo a su nave.

Reconoce que pese a ser consciente de que sobraba nunca quiso marcharse, pero que ahora está dispuesto a hacerlo, tras comprender que si Julio ha venido hasta la tierra por su amor hacia Julia, él debe retirarse, pues no puede ofrecerle algo similar.

Decidido a hacer que todo vuelva a su cauce Julio graba un video para Julia, tras lo cual va a buscar la carroza que diseñó en forma de taza y con ella va hasta la emisora donde Carlos se ha atrincherado.

Este, al ver el vehículo espacial le lanza varios cócteles molotov haciéndolo arder, yendo a hablar con Carlos, ante el que reconoce ser un infiltrado, convenciéndolo de que lo echó del piso para tener acceso a sus apuntes y sus libros para saber más sobre los humanos.

Le pide tras ello que regrese con Julia, pues ella le ama, quedándose él en el edificio mientras Carlos regresa junto a Julia, la cual entretanto ve el video donde Julio le cuenta sus intenciones, confesándole además que la ama.

Satisfecho por haber hecho lo correcto librará de sus ataduras al presentador televisivo, al que le cuenta todo lo ocurrido y la facilidad con la que engañó a Carlos y a Ángel, influidos por la mera presencia de las naves extraterrestres en el cielo.

Calificación: 1