Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Fanny Pelopaja

España / Francia (1984) *

Duración: 100 min.

Música: Manuel Camp

Fotografía: Juan Amorós

Guión: Vicente Aranda (N.: Andreu Martín)

Dirección: Vicente Aranda

Intérpretes: Fanny Cottençon (Estefanía Sánchez / "Fanny Pelopaja"), Bruno Cremer (Andrés Gallego), Francisco Algora (Julián el Ronco), Berta Cabré (La Nena), Ian Sera (Manuel "el Gato"), Paca Gabaldón (Socióloga), Eduardo MacGregor (Calvo), Joaquim Cardona (Pérez).

Una socióloga recuerda su accidentado encuentro con Estefanía Sánchez, más conocida como Fanny Pelopaja, cuando entró a robar en su coche, y sus posteriores y fugaces encuentros.

Fanny trabajaba en una gasolinera cuando recibió la llamada de Julián "el Ronco", un antiguo socio que la estuvo buscando desde que supo que había salido de la cárcel, y que le habla de Andrés Gallego, afirmando saber dónde trabaja, transformando su desinterés inicial en un deseo de obtener más información.

Esa llamada hace que Fanny decida pedir el finiquito y abandonar su trabajo, cogiendo un autobús hacia Barcelona, recordando durante su viaje su primer encuentro con el "Gallego".

La cogió cuando robaba en una tienda, llevándola al servicio de seguridad de esta, y aunque paga lo robado el policía decide llevarla a comisaría.

Durante el camino le dice que lleva tras sus pasos bastante tiempo, conociendo también a su marido, el "Gato", ingresado en prisión, y que antes de ello escondió en un zulo un importante arsenal de armas de asalto que Gallego desea encontrar, como lo desean también algunos de sus colegas que le dieron una paliza para obligarle a confesar del lugar del escondite, que no contó pese a que debido a la paliza acabó en el hospital.

Tras ello Gallego le propone un trato a Fanny. No la encerrará si acepta acostarse con él, a lo que ella accede, diciéndole que se verán el jueves siguiente en el mismo lugar, diciéndole que la conoció seis meses antes, cuando ella le disparó durante el asalto a una sucursal bancaria, y que en aquella ocasión se salvó porque en vez de dispararle le dio el alto.

Gallego está dispuesto a ayudarla a liberar a su marido a cambio de que ella le rebele el escondite de las armas.

Antes de separarse ella le hace un chupetón en el cuello para que no pueda acostarse con su mujer.

Fanny acude al hospital a ver a su marido, llevando una pistola escondida en su vagina, para una vez con él subirse sobre él en su cama como si quisieran hacer el amor, sacando entonces Manuel la pistola y matando a los dos policías que lo custodiaban.

Ya libres, Fanny va a ver a Gallego para pedirle que le consiga droga para Manuel, ya que tiene un mono muy fuerte, y a cambio le rebelará el escondite de las armas.

Gallego les ayuda, yendo con ellos hasta la casa de las afueras donde se ocultan, viendo cómo Manuel le dice a Fanny que desea acostarse con ella, ante lo que se indigna y los espía descubriendo que él no consigue hacer nada.

Pese a ello no desea compartir a Fanny, lo cual es percibido por Manuel, que le dice a ella que Gallego no desea realmente las armas, sino a ella, a la que pide que no lo deje.

Gallego saca entonces su arma y acaba con Manuel disparando a su cabeza, tras lo que le pide a Fanny que se marche, reaccionando ella corriendo para coger una pistola, aunque no podrá hacer nada ante él.

Detenida, el Gallego le pide que declare que lo mató para defenderse de él y que no lo matara como a los otros dos policías y que ella trató de convencerlo de que se entregara, lo que hará que su condena por ayudarlo a escapar sea leve.

Pero Fanny se niega a seguir sus indicaciones diciéndole que no volverá con él y que cuando salga lo matará. Dice que contará lo que le hizo a Manuel y que le da asco, ante lo que él reacciona golpeándola brutalmente con la culata de su pistola hasta romperle todos los dientes, debiendo utilizar desde entonces una prótesis.

Una vez en Barcelona acude al Molino para encontrar a Julián, al que le cuenta que pasó tres años en la cárcel.

Julián por su parte le cuenta que es representante y novio de "la Nena", la hermana de Manolo, que actúa en el Molino.

El Ronco le informa que tras golpearla de forma tan brutal Andrés fue expulsado de la policía y estuvo durante algún tiempo en un psiquiátrico, encontrando finalmente trabajo como guardia de seguridad encargándose de vigilar un furgón blindado, teniendo Julián la idea de vengarse de él llevándose además varios millones.

Para su plan necesitan armas y Julián cree que ella sabe dónde las escondía Manolo.

A su salida del molino ve a una pareja adinerada que discute en su coche - la socióloga y su novio - ella a punta de navaja les roba además del dinero y las joyas, su coche, con el que se va a vigilar al Gallego y sus rutas.

Julián, que había ideado el golpe le presenta a Fanny al grupo de colegas con el que pensaba realizar el golpe, aunque a ella no le gustan, pues tienen pinta de macarras, por lo que decide encargarse ella de buscar a los hombres adecuados.

Llama a una antigua colega y le pide que le busque a tres tipos serios y formales, viendo al salir de la cabina cómo la para una mujer, la socióloga a la que atracó la noche anterior, que le entrega una tarjeta y le pide que la llame, aunque ella la rompe.

Va a comer a casa de Julián, el cual se sorprende al saber que la Nena sabía el lugar donde se escondían las armas, pero que no se lo dijo hasta tener el permiso de Fanny, rebelándoles que el zulo está en un huerto que cultivan la Nena y un grupo de amigos vegetarianos.

Finalmente entran en contacto con los socios que les buscó su amiga Rosa a los que les cuentan su plan de asaltar el furgón blindado.

Eligió un día de puente para que haya menos tráfico y en plena luz del día y al disponer de CETMES pueden emplearlos contra el blindado.

El día previsto simulan estar realizando una obra en una callejuela por la que pasa el furgón cada día, y cuando, en efecto, este entra en la calle, tras un camión, cortan el tráfico para que no pueda pasar ningún otro coche, estando para ello uno de sus socios disfrazado de guardia de tráfico.

Y de pronto el camión que precede al furgón se para en medio de la calle, obligando a hacer lo mismo al furgón, tras lo cual se sitúa Julián con un toro mecánico con el que iza el furgón hasta introducirlo en el camión, llevándolo luego hasta el medio de un bosque cercano a Olesa.

Los guardias del camión se comunican con sus superiores que les indican que deben refugiarse en la caja blindada y permanecer en ella sin abrir bajo ningún concepto.

Una vez en el bosque se ponen máscaras anti gas antes de disparar contra el blindado, abriendo un boquete por el que lanzan varias bombas de humo, obligando así a los guardias de seguridad a salir para evitar ahogarse, atándolos a un árbol a cada uno de ellos y haciéndose con el dinero, aunque antes de marcharse Fanny se acerca a Gallego rompiéndole la boca con la culata de la pistola, ante el asombro de sus socios, que no entienden la necesidad del ataque cuando todo había ido bien.

Al contar el dinero se dan cuenta de que hay mucho más de lo que esperaban, habiendo cerca de 20 millones, por lo que, tras repartirse el dinero se separan.

La noticia del asalto hace que los policías encargados de la investigación vean en el caso cierta concomitancia con lo que Gallego le hizo a Fanny cuando era policía, por lo que deciden ir a interrogarlo, aunque no les cuenta nada.

Se dedica a hacer él sus propias pesquisas, informándole un antiguo compañero de los miembros de la antigua banda de Fanny y su novio, comprobando que de todos ellos solo está libre Julián, que además es novio de la hermana del Gato, obteniendo su dirección y presentándose allí.

Detendrá a la Nena cuando salía de casa con las maletas cargadas con el dinero y la obliga a subir de nuevo hasta su casa

Allí golpea brutalmente a Julián, que se niega a hablar, obligando tras ello a desnudarse a la Nena a la que amenaza con violar con su pistola hasta obligar a Julián a confesarle el paradero de Fanny, que se aloja en el mismo hotel y en la misma habitación donde se acostaba con él en el pasado.

Tras acabar con la pareja, y sin tocar el dinero, Gallego se dirige al hotel, donde Fanny le esperaba, segura de que aparecería.

Se apuntan mutuamente con una pistola.

Poco después varios coches policiales llegan al hotel, donde encuentran a la pareja desnudos en la cama, con Gallego encima de ella y con una navaja clavada en su espalda, mientras que Fanny no se mueve ni habla pese a estar ilesa.

La socióloga recuerda que Fanny fue a parar al mismo psiquiátrico en el que estuvo internado Gallego, sin hablar ni hacer otra cosa que ver cómo pasa el tiempo asomada a una ventana.

Calificación: 3