Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

F.E.N.

España (1979) *

Duración: 114 min.

Música: Carlos Viziello

Fotografía: Teodoro Escamilla

Guión: Antonio Hernández, Avelino Hernández, Caryl Churchill

Dirección: Antonio Hernández

Intérpretes: Héctor Alterio (Alfredo), José Luis López Vázquez (Domingo), Joaquín Hinojosa (Octavio), José María Muñoz (Paco), Luis Politti (Jesús), Laura Cepeda (Lola), Mary Carrillo (Sonsoles), May Heatherly (Maruja).

Octavio y Francisco dirigen un colegio religioso con unos particulares alumnos a los que tratan con disciplina férrea. Tales alumnos, Alfredo Domingo y Jesús son tres personas ya mayores a los que hacen correr y estudiar como si fueran niños, a los que vigilan mientras se duchan y a los que castigan con saña.

Pese a ser ellos los verdaderos sacerdotes, Alfredo, Domingo y Jesús deben obedecer a Octavio y Francisco que son quienes llevan las sotanas, y que someten a los curas a la venganza de los dos antiguos alumnos, debiendo acatar, pese a su desagrado, todas las órdenes que les dan estos, siguiendo los mismos métodos que ellos padecieron de niños y que, a los ojos de personas ya mayores parecen más crueles.

Ante la impuesta disciplina, y pese a su edad, cada uno rebela su auténtica personalidad, de modo que Domingo asume lo que le mandan sin rechistar, mientras que Alfredo, tiene una actitud, aunque conciliadora, menos rebelde que la de Jesús, que considera absurda la situación y se rebela constantemente, aunque lo reducen sin gran dificultad gracias a la fuerza física.

Lola, la cocinera, se exhibe sin pudor ante los sacerdotes cuando les sirve el desayuno, lo que los desconcierta más, y, aunque Jesús trata de hacerla entrar en razón ella reacciona contra él, harta también de sus exigencias.

Un cuarto sacerdote, que no acataba los mandatos de los alumnos permanece totalmente encerrado, lo que impone miedo a los otros sacerdotes, que aunque a disgustos van cediendo ante todo lo que les piden.

Serán testigos además de que cómo el débil padre Domingo deja que uno de los alumnos lo acaricie, mostrando su tendencia homosexual.

Durante su estancia reciben la visita de uno de los benefactores de la institución y a toda su familia y - incluido el hijo, que fue compañero de ellos y su esposa- y comerán con ellos. Para evitar ser reconocido, Francisco se hace pasar por un enfermo mental en estado casi vegetativo que les obsequia con su violenta actitud que solo se calma cuando besa el pecho de Lola. Y les dan además porros para fumar a los invitados.

Octavio reciben además a una mujer que desea confesarse y empieza a anotar sus pecados y a hacerle preguntas tan íntimas, que esta se siente incómoda y acaba marchándose.

El sacerdote encerrado les informa de que hay un arma escondida y los encerrados tratan de hacerse con ella, aunque serán descubiertos, disponiendo desde ese momento los exalumnos de la fuerza física y de la de la escopeta.

Finalmente, y en un ritual pagano celebrado en la capilla del colegio les hacen una representación en que aparece Lola desnuda y con todo el cuerpo pintado, provocando la ira de los sacerdotes ante el sacrilegio, recordándoles Octavio que mayor sacrilegio fue la educación que ellos les impusieron.

Tras ello, y ante el inminente regreso del resto de los sacerdotes, Octavio y Francisco dan por finalizada su venganza, y tras encerrar a los sacerdotes y a Lola se marchan.

Unos días después los sacerdotes vuelven a ocupar sus antiguos puestos y todo vuelve a la ¿normalidad?.

Calificación: 2