Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Flores rotas

Broken flowers (2005) * USA / Francia

Duración: 106 Min.

Música: Mulatu Astatke

Fotografía: Frederick Elmes

Guión y Dirección: Jim Jarmusch

Intérpretes: Bill Murray (Don Johnston), Jeffrey Wright (Winston), Sharon Stone (Laura Daniels Miller), Frances Conroy (Dora Anderson), Jessica Lange (Carmen Markowski), Tilda Swinton (Penny), Julie Delpy (Sherry), Christopher McDonald (Ron Anderson), Alexis Dziena (Lolita Miller), Chloë Sevigny (Asistente de Carmen), Mark Webber (Chico).

Sherry le dice a su pareja, Don Johnston que no desea seguir pareciendo su amante durante toda su vida, ni llegar a vieja junto a un Don Juan caduco, por lo que lo abandona.

Justo cuando se va llega entre su correo una carta de color rosa y cuando Winston, su vecino, le pide que le ayude con el ordenador, le lee la carta en la que una antigua novia le informa que se ha puesto en contacto con él después de casi 20 años sin verse, porque cuando se rompió su relación se dio cuenta de que estaba embarazada y tiene un hijo de 19 años que ha iniciado un viaje para buscarlo.

Winston, que sueña con ser detective y al que le encantan las novelas policiacas recurre a menudo a Don cuando tiene algún problema con su ordenador ya que sabe que su vecino, pese a no tener ningún ordenador en su casa hizo su fortuna con ellos.

E inmediatamente Winston ve en la carta, que llegó sin firma ni remitente un apasionante caso que desea investigar, pidiéndole para ello a Don que le haga un listado con todas las novias de aquella época.

Don se niega a hacer caso a las peticiones de Don, pese a lo cual va cumpliéndolas una a una y entregándole a Don un listado de 5 mujeres entre las que estaría la que con más probabilidad puede ser la madre de su supuesto hijo.

Y en muy poco tiempo le pasará a Don un completísimo informe con los domicilios de todas ellas, habiéndole preparado un itinerario detallado de viaje para visitarlas, incluyendo mapas y reservas de vuelos y coches de alquiler, informándole también que una de ellas, Michelle, falleció en un accidente automovilístico.

Todo lo tendrá preparado al detalle, indicándole que debe regalarles a cada una de ellas un ramo de flores de color rosa, viajando en clase turista y alquilándole coches de gama media, entregándole incluso un disco con la música que debe poner durante el viaje y recomendándole que busque una máquina con cinta roja, para poder comparar la letra.

La primera mujer de su lista es Laura Daniels Miller y al llegar a su casa es recibida por su hija Lolita, una joven desinhibida que lleva tan solo una cortísima bata rosa.

Mientras ella va a hablar por teléfono echa un vistazo al salón donde hay numerosas fotografías de un piloto automovilístico.

Entre las cosas de color rosa ve un teléfono móvil que comienza a sonar. Aparece entonces Lolita, totalmente desnuda a recogerlo, sin ningún pudor.

Molesto con la situación decide marcharse, aunque al salir a la calle llega un coche del que baja Laura, que se muestra feliz de volver a verlo y lo invita a cenar con ellas.

Durante la cena le cuenta que se quedó viuda cuando su marido murió en una bola de fuego en la pista y que se dedica a organizar armarios, coordinando incluso colores.

Esa noche dormirá con ella y, aunque descubre multitud de casa rosas en su casa no encontrará ninguna pista que le indique que puede ser la madre de su supuesto hijo.

Su siguiente visita le lleva a una elegante pero fría urbanización, donde vuelve a ver a Dora, que le explica que ella y su marido Ron venden terrenos con paisaje y casas de diseño prefabricadas, entregándole su tarjeta, que es de color rosa.

Mientras está con ella llega Ron, que lo invita a cenar, aunque la conversación es poco fluida y tan fría como la propia casa, aunque tienen ocasión de recordar la época hippy de Dora, que es cuando él la conoció, observando cómo han cambiado.

Don les pregunta si tienen hijos, respondiéndole Ron que él deseó siempre tenerlos, pero que ella siempre se negó.

Su siguiente objetivo es Carmen Markowski, leyendo en un letrero al llegar que es "comunicadora de animales", dado que tiene muchos clientes, Don debe esperarla, observando que ha escrito varios libros sobre el lenguaje animal.

Cuando finalmente hablan él le recuerda que cuando estuvieron juntos su pasión era la de ser abogada, diciéndole ella que así era y que tuvo éxito en su campo, pero que su vida personal no era satisfactoria, excepto en lo que se refería a su perro, Winston, tras cuya muerte se dio cuenta de que podía comunicarse con los animales.

Carmen parece reacia a contar nada sobre sí misma, contándole tan solo que no está casada, aunque lo estuvo, teniendo una hija de 16 años, negándose a volver a quedar con él con más tiempo, devolviéndole antes de irse la secretaria de Carmen, y probablemente su pareja, el ramo que había llevado.

Reanuda su viaje entre bellos bosques, aunque acaba perdido, consiguiendo llegar finalmente hasta un lugar apartado donde vive en condiciones precarias, y teniendo como vecinos a varios moteros, Penny.

Esta no se muestra en absoluto feliz con su visita. Don le recuerda que fue ella quien lo dejó, y como no la ve muy receptiva, le pregunta directamente si tiene hijos, ante lo que ella reacciona violentamente, y los amigos de ella va a ver que le ha ocurrido reteniéndolo uno de ellos mientras los otros hablan dentro con ella.

Durante esos breves instantes Don observa que hay una máquina de escribir de color rosa tirada fuera de la casa, habiendo también una moto del mismo color.

Cuando los amigos de Penny salen tras hablar con ella le dicen que ha sido muy grosero con ella hiriendo sus sentimientos, tras lo cual uno de ellos lo golpea.

Se despierta en medio de un campo embarrado junto a su coche, con un ojo morado.

Su siguiente parada es en una floristería donde compra un ramo de flores, curándole la muchacha la herida.

Poco después deja el ramo en la tumba de Michelle Pepe, tras lo que emprende el regreso a su casa.

Cuando llega observa en la terminal del aeropuerto a un muchacho en chándal, al que se queda mirando.

Irá a ver a Winston, al que le entrega el informe de lo ocurrido durante su viaje, mostrándole además una carta que encontró en su casa, de color de rosa y que le escribió Sherry, por lo que sospecha que quizá fue ella quien le escribió, sospechando que quizá fue todo una trampa de ella o del propio Winston.

Cuando sale del bar donde estuvo con Winston observa que fuera está el muchacho que la noche anterior estaba en el aeropuerto, dirigiéndose a él e invitándolo a comer.

El muchacho accede, aunque se niega a comer dentro del bar, observando Don mientras come que el muchacho tiene una cinta de color rosa atada en su mochila.

Don y el muchacho hablan y parecen entenderse hasta que el primero le dice que sabe que piensa que es su padre, momento en que el muchacho le dice que está loco y sale corriendo, y aunque él sale corriendo tras él no logra alcanzarlo.

En medio de la calle se queda mirándolo mientras a su lado pasa un coche, observándolo desde el mismo un joven, quedándose al alejarse este, Don, solo en medio de la carretera.

Calificación: 3