Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Focus
Focus

Focus (2014) * USA / Argentina

          También conocida como:
                    - "Focus: Maestros de la estafa" (Hispanoamérica)

Duración: 105 min.

Música: Nick Urata

Fotografía: Xavier Grobet

Guión y Dirección: Glenn Ficarra y John Requa

Intérpretes: Will Smith (Nicky), Margot Robbie (Jess), Adrian Martinez (Farhad), Gerald McRaney (Owens), Rodrigo Santoro (Garriga), BD Wong (Liyuan), Brennan Brown (Horst), Robert Taylor (McEwen), Dotan Bonen (Gordon), Griff Furst (Gareth), Stephanie Honoré (Janice).

Un hombre, Nick, llama a reservar mesa en un restaurante, donde le dicen que no hay mesas disponibles, llamando un minuto después desde otro teléfono.

Y poco después Nick está cenando en una mesa para él solo en ese restaurante, acercándosele entonces una chica que le pide que se haga pasar por su novio para quitarse de encima a un hombre que trataba de ligar con ella con en la barra.

Tras presentarse como Jess, charlan animadamente, viendo la chica cómo el chef del restaurante se dirige a él como si fuera un famoso colega.

A la hora de despedirse, ella dice que se aloja en el hotel, subiendo juntos a la habitación, donde empiezan los escarceos, cuando de pronto entra en la habitación un hombre que ella dice es su marido, el cual saca un arma dispuesto a acabar con él, afirmando que ha estado en la cárcel, pese a lo cual Nick no parece impresionado, diciéndole por el contrario, que si supiera lo que le iba a hacer a su mujer lo mataría, pidiéndole de hecho que lo haga, pues le harían un favor, ya que tiene cáncer.

La chica se da cuenta entonces de que los ha pillado, pese a lo cual le pide la cartera amenazando con darle un tiro si no lo hace.

La chica le pregunta cuándo la pilló y él señala que cuando vio cómo le quitaba la cartera al tipo del bar, y que subió por curiosidad y porque le gustan las tetas, pero que deberían haber esperado a que él estuviera sin pantalones y saliera corriendo.

Más tarde, y ya en la calle él la espera y le dice que es muy mala para querer dedicarse al mundo del timo, pues la lleva persiguiendo un rato sin que lo haya visto.

Le cuenta que ya su abuelo era timador y su padre el gancho, hasta que un día los pillaron, estando rodeados de gente armada, por lo que la única salida que tenían para demostrar que no estaban compinchados era que uno matara al otro y su padre tuvo que dispararle a su abuelo.

Ella le pide que le enseñe los trucos del oficio, y aunque en principio él se niega, luego le enseña varios trucos, diciéndole que lo importante es captar la atención, mostrándole que tiene su anillo y su reloj, señalando él que el cerebro humano es lento, dándole tras ello la cartera.

Le dice que piensa con las manos y lo que debe hacer es entrar en la cabeza de la víctima, mostrándole cómo si él se mira la mano ella la mira también, y si mira a la cara, ella hará lo mismo, y si la toca por un lado, le roba por el otro, incluso el bolso.

Algún tiempo después, Nicky viaja a Nueva Orleans, donde Horst, uno de sus colaboradores le muestra un local diáfano, que tiene fibra de calidad militar, donde montarán su oficina durante la gran final de fútbol americano.

Antes acude a las carreras, donde aparece Jess, que le dice que consiguió encontrarlo pese a la dificultad y contándole que sabe quiénes eran su padre y su abuelo y que lo llaman Mellow, pidiéndole que la incluya en su equipo, aunque él no parece dispuesto a ello, aunque cuando le presenta a Horst él dice que Nicky le dijo que aparecería.

La hacen vestirse de forma despampanante para asegurarse de que nadie le mire a las manos y le explican su estrategia: uno hace de sombra, otro bloquea y Horst fija el objetivo indicando dónde lleva este la cartera, así, si se tira de la solapa con dos dedos es el bolsillo delantero, si tres, el interior, si es de tipo fuelle se rasca la nariz, si son los bolsillos del traje mueve la cabeza.

Empiezan tras ello a trabajar consiguiendo entre la multitud robar carteras, relojes y joyas, mostrando Jess su gran habilidad, por lo que la admiten en el grupo.

Van tras ello al aeropuerto, que hierve de gente y donde Nicky se pone a chillarle, momento que aprovechan sus compinches, para, mientras la gente les mira para cambiar y robar bolsas de viaje.

Le muestra luego cómo en cada mesa de cada casino hay un estafador y en cada hotel alguien que trata de atraer a un casado como hizo ella cuando lo conoció y le muestra cómo se roban tarjetas cuya banda copian para luego devolverlas sin que se enteren de la extracción, evitando así que se las anulen.

Observa luego cómo uno de sus colaboradores, Farhad quita una duplicadora de un cajero gracias a la cual ha podido copiar la banda magnética y las pulsaciones y con ellas el PIN, preguntándole a Nicky cuando sube a su coche si se acuesta con ella.

La lleva tras ello a la central donde trabajan unas 30 personas, llevándose cada uno de los que trabajan allí un porcentaje tras cubrir sobornos y fianzas, vendiendo los datos del cajero a un tipo de Singapur.

Jess le pregunta entonces por el gran golpe, diciéndole él que eso no existe y es una fantasía, que lo suyo es el volumen, que es más seguro, tras lo que le entrega una nueva identificación limpia, que incluye una nueva tarjeta de hotel, ofreciéndose a acercarla él, aunque finalmente le pide que coja un taxi, si bien una vez en el hotel llaman a la puerta y aparece él, acabando esa noche juntos en la cama.

Al día siguiente Jess charla con Farhad en una terraza, mostrándole este las fotos de su mujer y sus hijos, hasta que de pronto Farhad simula un ataque al corazón, provocando la curiosidad de todos los presentes que se olvidan de sus cosas, lo que aprovecha el equipo para robar a los presentes.

Poco después este reúne a todo el equipo y los felicita tras haber reunido 1.200.000 dólares, excluidos gastos y lo celebran bebiendo y bailando, dándole Horst a Nicky la bolsa con el dinero pidiéndole que no apueste.

Se van juntos al hotel, invitándola previamente a ir con él al día siguiente al partido, alabando él su rapidez en adaptarse a su trabajo, preguntándole ella por qué lo llaman Mellow, contándole que se lo puso su padre porque decía que solo había dos tipos de personas en el mundo, martillos o clavos, y que en su negocio no cabía el sentimentalismo, llamándolo Mellow por considerarlo muy blando.

Al día siguiente acuden al gran acontecimiento, el partido, confesando ella que no entiende el fútbol, por lo que él trata de que se entretenga haciendo apuestas, sencillas, como si un aficionado cogerá el perrito que le lanzan, o si otro podrá hacer la ola con su borrachera, o cuántos le mirarán el culo a una chica, momento en que se une a la apuesta un chino que está junto a ellos y que se presenta como Liyuan.

Gana Jess y Liyuan pide la revancha haciendo otra apuesta, esta vez por valor de 1.000 dólares, relativo a lances del juego, ganando Nick, por lo que el chino decide apostar 5.000 ganando esta vez él.

Tras eso le propone jugar a doble o nada, aunque Nick le dice que no desea jugar más, aunque el chino le ruega de tal manera que acepta, pues la apuesta es fácil, ya que apuesta a que anotan al saque de una falta, pero fallan y Nick pierde.

Será entonces él quien le proponga una apuesta por valor de 50.000 dólares, que pierde de nuevo, ante lo que Jess empieza a pedirle que se vayan y no siga apostando, aunque él vuelve y decide apostar 100.000, lo que Liyuan se toma a broma, pues no cree que tenga ese dinero, sacando él esa cantidad de la bolsa del grupo que llevaba con él, pese a la bronca de Jess, ganando de nuevo el chino.

Jess coge entonces la bolsa y le dice que se van, haciendo Nick caso omiso y cogiéndole la bolsa, apostando el resto del dinero, 1.100.000 a la carta más alta, pese a las protestas de Jess que le dice que también es su dinero, sacando el chino un 5 ante el alivio de Nick y Jess, que ven cómo Nick saca solo un 3, perdiéndolo todo.

Se marchan entonces cabizbajos, cuando Nick se vuelve y dice que dobla, jugándose 2 millones a una última apuesta, en la que reta al chino a elegir a un jugador cualquiera del campo y a que él adivinará el número, siendo al chino reacio, señalando Nick que en vez de él será Jess quien adivine el número, aceptando la apuesta.

Jess prefiere marcharse, pero Nick la obliga a quedarse, accediendo ella a regañadientes, y no sabiendo qué responder, ofreciéndole Liyuan la oportunidad de retirarse, lo que Nick rechaza, viendo de pronto Jess en el campo y entre los jugadores de los Rhinos a Farhad, por lo que elige su número, el 55, diciendo Liyuan "no", para repetir la palabra luego varias veces diciendo que es imposible, y no sabiendo cómo pudo adivinarlo, pese a lo cual entrega su dinero sin enfadarse.

Se marchan felices con su dinero, mientras Jess regaña a Nick por haberla sometido a esa tensión, diciéndole él que lo ha hecho muy bien, contándole que Liyuan es un jugador legendario que apuesta a todo, y al que, desde que salió del hotel estuvieron condicionándolo, viendo todo el día y por todas partes el número 55, desde el ascensor, vestíbulo, pin del portero y por todo el camino desde el hotel al estadio, además de en el tatuaje de la prostituta con la que estuvo la noche anterior, viendo también a Farhad, primero en un anuncio, luego en un coche discutiendo por el tráfico, escuchando en el hilo musical una canción que, aunque en inglés repite una palabra que en mandarín significa 5, y al no saber ella nada lo convenció, siendo ella lo que llaman el "ratoncito ciego", y que aunque calculaban que la probabilidad de que saliera bien era del 59%, era más que en Las Vegas, y que si hubiera salido mal hubiera doblado hasta ganar.

Ella lo besa entonces, y él no responde, diciéndole que lo ha hecho genial, pero para el coche y tras entregarle 80.000 dólares le dice que el trabajo terminó, pidiéndole a su chófer que la lleve al aeropuerto, llorando en el coche al no entender nada.

Tres años después en Buenos Aires Nicky asiste al entrenamiento de un piloto de Fórmula 1 al que también observan Garriga y Owens su hombre de confianza, que le dice que el hombre con el que van a tratar es un estafador y que no se fía de él, pese a lo cual Garriga se reúne con él, pues tiene fama de que se le da bien la persuasión y el engaño, preguntando por qué aceptó su oferta, a lo que Nick responde que porque se arruinó.

Garriga afirma haberse gastado 40 millones en I+D, el doble que cualquier escudería, poseyendo un algoritmo para el consumo de combustible, el EXR que todos quieren, debiendo Nicky hacerse pasar por un ingeniero suyo descontento que venderá su invento a su rival, al que realmente le dará un software falso que altera los marcadores para despistar al piloto y dar al suyo una pequeña ventaja, un tercio de segundo cada varias vueltas, algo imperceptible, advirtiéndole Owens de que no le permitirán fallos.

Su actuación empezará en la fiesta de esa noche, donde se hará notar haciendo que lo vean bebido y discutirá con él en público, llegando a tirarle la copa y a empujarlo, recibiendo a cambio un millón, más el dinero que le ofrezca McEwen.

Esa noche Nick se acerca al barman de la fiesta al que le cuenta que es alcohólico, por lo que cada vez que le pida un vodka le pondrá una copa de agua con aceituna, tras lo cual se hace notar simulando estar borracho y criticando a Garriga, si bien cuando iba a realizar su actuación ve de pronto a una resplandeciente Jess bajando las escaleras, ante lo que interrumpe su actuación.

Sale fuera donde es abordado por Jess, que le dice que está saliendo con Garriga, tratando él de disculparse por lo de Nueva Orleans, aunque ella no le da importancia, diciéndole que debe agradecérselo, pues le hizo un favor, si bien le pide que simule no conocerla, pues Rafael ignora su pasado y es además muy celoso.

El encuentro hace que Nicky trate de beber, aunque no le sirven más que agua, por lo que deben tomar los restos de copas de otros, encontrándolo Owens borracho, e indignándose con él, señalándole que no le conviene engañar ni a Garriga ni a él, pidiéndole que haga el trabajo por el que le pagaron.

Nicky se acerca entonces a Garriga y lo golpea, quejándose de cómo lo tratan, siendo detenido por Owens, que mientras lo saca le dice que se ha pasado con sus golpes.

Tirado en el suelo por dos gorilas, un hombre de McEwen se acerca a él y le lanza una tarjeta con una dirección en la que debe verse con él al día siguiente.

Se reúnen, efectivamente, pidiéndole McEwen una prueba, observando cómo Nick parece estar distraído, al estar viendo a Jess con Garriga, mirando McEwen qué le distrae señalando al ver a Jess que le encantan las putitas del paddock.

Coincide luego con ella en el bar, y le pide que se tape un poco, insistiendo ella en que simule no conocerla, aunque le pregunta por el número de la noche anterior, preguntándole si va a jugársela a Rafael, respondiéndole este que, por el contrario, trabaja para él, aunque le advierte que no es un tipo fiable.

Un día Jess sale de compras y ve cómo una señora pierde su bolso al subir al autobús, decidiendo ella, tras ver su dirección e la documentación, ir a devolvérselo, descubriendo que era una trampa de Nick para atraerla.

Hablan y ella se muestra aun enamorada de él, aunque cuando están a punto de besarse ella le dice que ha aprendido mucho desde que lo dejaron, por ejemplo a engañarlo a él, y diciéndole que está perdiendo facultades y que es muy feliz, por lo que le pide que se aleje de ella.

Al día siguiente Nick lleva a Farhab a un mercado donde sabe que estará Jess, que se pone muy contenta al verlo tomando juntos un café, diciéndole él que tiene a Nicky desquiciado y que casi no ha trabajado desde Nueva Orleans, y le dice que ha cambiado y para demostrárselo le lleva un colgante que dice Nick guardó para ella durante todo ese tiempo - y en el que ella se fijó cuando trabajaban juntos-.

Gracias a su intervención ella accede a volver a ver a Nick, que le dice que no ha trabajado casi en los últimos años y que incluso buscó a su padre, y que cuando se creía listo para volver a trabajar apareció ella, a la que le dice que ha cambiado, diciendo ella que quiere creerlo, pero que no puede hacerlo, tras lo que se va.

Pero esa noche cuando regresa a su hotel Nicky la encuentra sentada en su puerta, volviendo a acostarse, tras lo cual él le pide que se marche con él esa noche, diciendo ella que lo quiere, pero que no se fía de él.

Llega entonces Owens y ella debe esconderse, aunque él sospecha que hay alguien, debiendo ella tratar de esquivarlo, hasta salir finalmente al balcón, adonde va también Owens, que no la ve, observando luego Nick que está en otra terraza, sin entender cómo pudo llegar allí.

Se reúne con McEwen al que entrega el software, que aquel comprueba funciona, entregándole los tres millones prometidos, pagándole Garriga también por su trabajo, tras lo que queda con Jess para marcharse tal como quedaron.

Peri antes empieza a hablar con otras personas que le van dando dinero, yendo al hotel con dos bolsas cargadas de dinero a buscarla, aunque ella no está, sentándose a esperarla pese a que recibe un mensaje en el que le dicen que se vaya, pues lo descubrieron, hasta que tras llegar a la conclusión de que ella no irá decide marcharse, encontrándola en la puerta, por lo que, tras coger sus maletas se marchan.

En una farmacia, el hombre de confianza de McEwen compra diversos objetos, tras lo que tranquilamente va a un bar donde no parece inmutarse por la algarabía de la gente durante un partido, subiendo poco después a su coche, donde, tras ponerse un protector bucal, un collarín y un casco de ciclista lanza su coche a toda velocidad contra el deportivo de Nicky, al que luego encañona con una pistola sin que este, conmocionado sea capaz de reaccionar.

Poco después se encuentra en una nave atado y amordazado junto a Jess, viendo a Garriga y a Owens junto con el hombre que le detuvo, preguntándole Garriga si creía que iba a ser tan idiota como para no tener a alguien que le vigilara en el equipo de McEwen, descubriendo así que no le había entregado su falso software, sino el auténtico, por el que consiguió 3 millones, pese a lo cual en sus bolsas hay 27 millones, lo que quiere decir que se lo vendió también al resto de las escuderías.

Y para tratar de que confiese cómo consiguió la información le pregunta qué tuvo Jess que ver, viendo cómo empieza a asfixiarla para obligarle a hablar, diciéndole Nicky que su informático consiguió entrar en su ordenador, lo que Garriga dice es imposible, pues su ordenador genera una nueva contraseña cada 15 minutos.

Le cuenta entonces para evitar que siga haciendo daño a Jess que fue ella quien se lo proporcionó, aunque ella no lo sabía.

Para ello se la ganó sentimentalmente aprovechando su pasado juntos, regalándole un collar que para ella significaba mucho y en el que colocó un lector de pulsaciones, por lo que cuando ella entró en su cuarto con el collar consiguió que este registrara sus pulsaciones y pudo así entrar en su ordenador suplantándole y bajándose la información, pidiéndole que deje a Jess libre, pues ella no sabía nada.

Pero ante su confesión Garriga ríe, diciendo que todo es una patraña tras lo que le quita a Jess la mordaza, confesando ella que no es la novia de Garriga y que apenas lo conoce, señalando él que ella es solo una putilla del paddock.

Él no puede dar crédito a lo que le cuentan, pues los vio juntos y besándose en varias ocasiones, respondiendo ella que él vio lo que ella quería que viera, contando Garriga que ella lo buscaba y lo calentaba, pero que nunca quiso ir a su habitación.

Nicky se muestra desconcertado y le pregunta a Jess qué pretendía, respondiendo ella que solo quería robarle a Garriga su reloj de 200.000 dólares, no pudiendo creer él que quisiera ponerlo celoso.

Viéndose sin salida, Nicky dice que dirá la verdad, pues está cansado de mentir, y quiere morir siendo sincero, o vivir diciendo mentiras tontas, como que a su mujer no le hace gorda un pantalón, que morir mintiendo.

Y cuando se dispone a hablar Owens dispara contra su pecho y se dispone a acabar con la chica, impidiéndoselo Garriga.

Mientras Nicky empieza a sangrar abundantemente, Garriga le dice a Owens que él ha creado ese problema y que él debe solucionarlo, pues él no quiere saber nada de ello.

Nicky pierde el conocimiento mientras Jess llora desconsolada sin poder hacer nada, tratando de agredir a Owens cuando este se acerca, viéndose él obligado a golpearla para evitar que le impida acercarse a Nicky, diciéndole a la chica que debe estar muy asustada pues ha comprendido que Nicky no le explicó que estaban compinchados, asegurándole que Nicky no morirá, pues le disparó como a las 11 en punto del pezón izquierdo, entre la tercera y cuarta costilla, evitando el corazón, aunque perforando el pulmón, necesitando ser tratado en 10 minutos para evitar que se ahogue en su propia sangre, tapándole la herida y sacándole la sangre que puede hacerle morir, viendo cómo Nicky vuelve en sí, echándole en cara Owens que le haya hecho disparar por una putilla del paddock, lo que tanto ella como Nicky rechazan, enfadándose Nicky cuando Owens lo llama Mellow, dándose cuenta Jess de que ese hombre es su padre.

Mientras van camino del hospital Owens se queja de la falta de confianza de Garriga, para el que llevaba trabajando 3 años, sin enterarse de que tenía un infiltrado con McEwen.

Cuando paran frente a las urgencias Owens vuelve a quejarse de que pese a haberle sacado de la calle y de haberle enseñado todos los trucos acumulados en 3 generaciones Nicky se haya convertido en una buena persona, contándole que si lo abandonó fue porque un tipo sacó una pistola en una partida de póquer en Boston y se quedó paralizado, pues solo podía pensar en su hijo, por lo que decidió marcharse y no regresar, ya que el amor mata en su negocio y no trae nada bueno, y como piensa que Nicky no es un ladrón decide llevarse él todo el dinero, despidiéndose de él hasta Navidad.

Mientras caminan hacia el hospital él dice que no sabe qué harán, diciéndole ella que se las arreglaran, pidiéndole que confíe en ella, observando mientras llegan al hospital que ella lleva puesto el reloj de Garriga.

Calificación: 2