Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Fuga de cerebros

España (2009) *

Duración: 104 min.

Música: Manel Santisteban

Fotografía: Sergio Delgado

Guión: Curro Velázquez y Álex Pina

Dirección: Fernando González Molina

Intérpretes: Mario Casas (Emilio Carbajosa), Alberto Amarilla (Chuli), Amaia Salamanca (Natalia), Canco Rodríguez (Cabra), Gorka Lasaosa (Ruedas), Pablo Penedo (Corneto), Sarah Mühlhause (Claudia Smith), Álex Angulo (Cecilio), Asunción Balaguer (Abuela Emilio), Joan Dalmau (Abuelo Emilio), David Fernández (Loren), José Luis Gil (Manuel), Fernando Guillén (Abuelo Natalia), Loles León (Rita), Mariano Peña (Julián), Antonio Resines (Padre Natalia).

Emilio Carbajosa pasó toda su niñez con prótesis, primero en las piernas, por lo que le llamaban Forrest Gump, siendo después "el Alambres" por las bucales, y Robocop cuando le colocaron un collarín, y una espaldera.

Eso le impidió declararse a Natalia, el amor de su vida, trabando amistad con los tipos más raros del instituto, como el Chuli, que pese a su ceguera se creía tan normal que se ponía muy chulito. O el Cabra, un gitano que compagina el instituto con la tómbola de la familia. O Corneto, que tiene consejos para todos menos para sí mismo. Y el Ruedas, un inválido siempre con ganas de pelea.

Y cuando el último día de curso, ya sin prótesis decide declararse, a Natalia se entera de que a ella le han concedido una beca para estudiar Medicina en Oxford.

Entonces sus amigos deciden ayudarle y viajarán con el a Oxford tras falsificar el Cabra sus notas, los certificados y las becas.

Una vez en la universidad, Natalia le propone preparar juntos un trabajo sobre los pulmones, decidiendo, para hacer méritos, llevar un pulmón real que tratarán de robar en la morgue donde se quedan encerrados, lo que le impide acudir a la cita, despertándose al día siguiente en la camilla en que se había escondido, ante toda su clase, siéndole practicado un tracto rectal, y librándose de que le abran con un bisturí gracias al timbre del fin de clase.

Con el aula vacía, y antes de vestirse, trata de recuperar un colgante que se le cayó junto al cadáver de al lado, siendo sorprendido mientras lo busca, por Natalia, que piensa que es un necrófilo y que estaba haciendo el amor con un cadáver.

Para tratar de que olvide esa imagen, deciden hacerlo pasar por un héroe. Deberá salvar para ello a Natalia de un peligro creado por ellos mismos, para lo que contratan al Potro, un antiguo boxeador sonado que tratará a atracarla, aunque finalmente este traba amistad con ella, al ver que es española, y que ve el ataque de Emilio como una salvajada injustificada.

Su siguiente plan es tratar de darle celos, para lo que contratan los servicios de una prostituta negra, que se hará pasar por su novia, y que descubrirán demasiado tarde que es en realidad un hombre, y que además Natalia lo conoce y lo sabe.

A pesar de todo, Natalia lo invita a cenar, aunque, junto a su familia. Y el padre y el abuelo de Natalia, psiquiatras, lo interrogan sobre su necrofilia, dándose cuenta que no es necrófilo y de que todo lo que hace es para tratar de conquistarla.

Esa noche el Chuli cena con la chica de la megafonía de cuya voz se enamoró, pero a la que abandona tras enterarse de que es ciega, mientras que el Ruedas, que había conseguido también una cita con una chica coja es abandonado por esta al mostrarse insensible ante otro paralítico para no desvelar su minusvalía ante la muchacha.

Emilio decide volver a España, recordando a sus amigos que son unos fracasados incapaces de asumir sus defectos, pidiendo a Corneto que asuma su homosexualidad.

Antes de marcharse acude a megafonía y le cuenta a Angelical que Chuli, la quiere, pero teme la relación, contándole también que está enamorado desde niño de Natalia, y habla de lo importantes que son sus amigos, siendo todo ello retransmitido accidentalmente.

Sus amigos y Natalia van a la estación en un autobús de dos pisos conducido por Chuli. Y aunque Emilio se marcha, finalmente tirará del freno de emergencia justo cuando Natalia también corría hacia el tren, produciéndose finalmente el esperado encuentro entre los dos.

Calificación: 1