Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Gorilas en la niebla

Gorillas in the Mist (1988) * USA / Alemania

Duración: 129 Min.

Música: Maurice Jarre

Fotografía: John Seale

Guión: Anna Hamilton Phelan (Historia: Anna Hamilton Phelan, Tab Murphy / N.: Dian Fossey / Artículo: Harold T.P. Hayes)

Dirección: Michael Apted

Intérpretes: Sigourney Weaver (Dian Fossey), Bryan Brown (Bob Campbell), Julie Harris (Roz Carr), John Omirah Miluwi (Sembagare), Iain Cuthbertson (Dr. Louis Leakey), Constantin Alexandrov (Van Vecten), Waigwa Wachira (Mukara), Iain Glen (Brendan), David Lansbury (Larry), Maggie O'Neill (Kim).

Tras ofrecer sus servicios como voluntaria al doctor Louis Leaky, para confeccionar un censo de gorilas de montaña, Dian Fossey llega en 1966 al Congo, donde consigue los servicios de un rastreador, Sembagare, que siempre la acompañará fielmente.

Comprenderá muy pronto que las cosas no van a ser tan fáciles como esperaba, cuando, tras una larga e infructuosa búsqueda, y tras conseguir finalmente contactar con los gorilas, es expulsada del país, en situación de guerra civil.

Continuará su labor, en Ruanda, donde establecerá su campamento a más de 3.000 metros sobre el nivel del mar.

Allí, para espantar a los nativos, se hará pasar por bruja, tratando así de preservar la vida de los gorilas de los supersticiosos habitantes.

Dos años más tarde llega al lugar un reportero gráfico del National Geographic, Bob Campbell, ya que la sociedad a la que pertenece financia el centro Karisoke y piensan que la difusión de las noticias ayudarán a preservar el mundo de los gorilas.

Inmediatamente surge entre Bob y Dian una historia de amor que queda interrumpida cuando la revista para la que trabaja le envía a realizar otro reportaje en otro lugar y él decide realizarlo.

Ella no comprende que haya nada por encima del interés por los gorilas y, pese a que él pidió el divorcio, ella no desea saber nada más de él.

Entre medias Dian debe luchar contra los cazadores furtivos, quitando las trampas que tienden a los animales, y tratando de evitar que los codiciosos zoos del mundo se los lleven tras pagar al gobierno ruandés por ello.

La fundación le impone para seguir financiando su tarea que enseñe a algunos estudiantes su trabajo, y, aunque en un principio le parece bien, piensa que no se dedican con el suficiente empeño y entusiasmo a su trabajo y también discute por ello.

No podrá evitar algunas matanzas, y, algunas ventas. Pero su compromiso con los gorilas es tal que tras una de esas matanzas de los pigmeos, y tras capturar a los culpables simula el ahorcamiento de uno de ellos para asustarlos, quemando además sus cabañas.

Su lucha duró muchos años, pero se granjeó numerosos enemigos, uno de los cuales acabó con su vida en 1985, tras casi 20 años de lucha que supusieron la salvación de la especie.

Calificación: 3