Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Gravity

Gravity (2013) * USA / Gran Bretaña

Duración: 90 min.

Música: Steven Price

Fotografía: Emmanuel Lubezki

Guión: Jonás Cuarón y Alfonso Cuarón

Dirección: Alfonso Cuarón

Intérpretes: Sandra Bullock (Dra. Ryan Stone), George Clooney (Matt Kowalski).

A 600 Km. De la Tierra, donde la vida es imposible, Matt Kowalski flota libremente gracias a una mochila propulsora experimental alrededor del transbordador espacial Explorer mientras observa cómo cerca de él varios compañeros trabajan tratando de reparar una tarjeta de comunicaciones defectuosa.

Mientras realiza su paseo espacial, Kowalski cuenta algunas anécdotas, como lo ocurrido en 1996, cuando durante su primera experiencia espacial se pasó 6 semanas lanzándole besos a su mujer cada vez que pasaba sobre Texas, para encontrarse tras aterrizar con que ella se había marchado con un abogado, por lo que tras recoger todas sus cosas se marchó a Tijuana.

Desde Huston, donde están en permanente contacto con ellos le recuerdan que ya conocían la anécdota, impidiéndole que cuente otra y asegurándole que le echarán de menos ante su próxima jubilación, lamentando que no podrá superar el récord de paseos espaciales de Anatoly Solovyev.

Shariff, uno de sus compañeros, consigue activar el telescopio Hubble, siendo felicitado por ello, pero la Dra. Stone no consigue que, pese a haber reemplazado y reiniciado la tarjeta llegue ningún dato a Huston, sin que su examen visual sirva para detectar el problema por lo que deberán examinar el panel de comunicaciones, que deberá desmontar, agradeciéndole desde Huston su paciencia y su colaboración, ya que el motivo de su estancia en el espacio es conseguir instalar en el Hubble um sistema de su invención.

Kowalski ayudará a Stone a retirar el panel cuando reciben la información de que los rusos lanzaron un misil para destruir uno de sus antiguos satélites originando una nube de restos que orbitan a 32.000 km. por hora aunque no están en su trayectoria.

Mientras colaboran Stone le cuenta a Kowalski que se ha preparado durante 6 meses para la misión, consistente en colocar un sistema de escaneado que ella ideó para usos hospitalarios y que es un prototipo que usarán para el escaneo de la Tierra, contándole que además de la magnífica visión de la tierra que tienen, lo que más le gusta de estar en el espacio es el silencio.

Cuando Kowalski se dispone a contar otra de sus anécdotas, reciben un aviso de que deben abortar la misión e iniciar una evacuación de emergencia, pues los restos del satélite soviético provocaron una colisión en cadena al chocar contra otros satélites, acabando con la mayoría de ellos, cuyos restos se precipitan hacia su posición, haciéndolo a tal velocidad que de inmediato comienzan a llegar hasta ellos restos de los satélites destrozados golpeando al Explorer y acabando con Shariff, mientras Stone queda aislada en el brazo de la nave desde el que estaba realizando sus reparaciones, que pronto se separará de la nave, pidiéndole Kowalski que se suelte para no ser arrastrada junto con los demás restos.

Finalmente consigue soltarse, saliendo lanzada, y perdiendo entonces Kowalski el contacto visual con ella, que gira sin parar y sin encontrar ningún punto para poder indicar su posición, al sentir además que se ahoga y no puede respirar, hasta que al conseguir volver a hacerlo y ve la estación internacional como referencia parece que nadie la escucha, aunque cuando la situación parece ya totalmente desesperada de nuevo escucha la voz del teniente Kowalski, que le pide que encienda su linterna para que pueda verla, consiguiendo así que él pueda acercarse, pidiéndole que no respire tan deprisa, pues consume demasiado oxígeno quedándole muy poco.

Kowalski la fija a él mediante un cable., con el que podrá arrastrarla, moviéndose gracias a sus propulsores, regresando juntos hasta el transbordador hasta que llevan el cadáver de Shariff, al que observa le falta buena parte de la cara.

Observan al llegar que los daños son catastróficos, pese a lo cual tratan de ver si queda algún superviviente, comprobando que todos fallecieron.

Carentes de comunicaciones y con sólo un 5% del oxígeno, Kowalski informa a Stone que su objetivo es llegar a la estación internacional para, una vez allí utilizar su nave Soyuz para regresar a la Tierra, disponiendo de solo 90 minutos antes de que los restos de basura espacial lleguen de nuevo a ellos.

Mientras se dirigen a la misma él trata de calmarla haciéndole observar el bonito amanecer, preguntándole a ella dónde vive, diciéndole ella que en Illinois, calculando él que allí deben ser las 8 de la tarde, por lo que le pregunta qué estaría haciendo allí a esa hora un día normal, a lo que ella le responde que estaría escuchando la radio de su coche mientras conduce sin ningún objetivo.

Le dice a Kowalski que deje de arrastrarla, porque es un lastre para él, aunque en vez de ello él continúa preguntándole por su vida, contándole que no está casada y que nadie la espera ni está pensando en ella en la Tierra, pues tuvo una hija, pero esta se resbaló mientras jugaba en el patio de su colegio y se golpeó la cabeza, falleciendo con solo 4 años.

Ella iba conduciendo cuando le contaron la noticia, y eso es lo que hace desde entonces cuando no está trabajando.

Observa que su oxígeno está al 1%, aunque les faltan ya solo 5 minutos para llegar a su objetivo, observando entonces Kowalski que la estación fue abandonada, faltando una de las Soyuz, estando la otra casi inutilizable, pues desplegó su paracaídas, pese a lo cual no pueden ya regresar, pues a su mochila le queda ya muy poco combustible.

Consiguen llegar finalmente hasta la estación, aunque ya sin combustible, golpeándose contra la misma perdiendo ella el control y no pudiendo sujetarse a nada, aunque finalmente se enrollan unos cables de su pierna consiguiendo evitar alejarse de su objetivo, aunque Kowalski, ya sin combustible no puede acercarse a ella comprendiendo que supone un lastre para ella, ya que la está arrastrando y si continúan unidos acabarán por perecer ambos.

Como Stone se niega a separarse de él tendrá que ser el propio Kowalski quien tome la decisión de hacerlo, viendo cómo tras ello se aleja a la deriva, aunque le sigue dando instrucciones para que encuentre la exclusa y entre en la estación, diciéndole que debe tras ello, y dado el mal estado de la Soyuz, acercarse con ella hasta la estación china.

Pese a carecer ya de Oxígeno, y a punto de perder el conocimiento Stone consigue entrar en la estación, donde se quita la escafandra, pudiendo finalmente respirar, aunque tras recorrer la nave comprueba que los daños en la misma son numerosos, y aunque trata de contactar con Kowalski a través de la radio de la estación, no lo consigue.

Observa entonces cómo se ha originado un fuego en la estación y trata de apagarlo, aunque solo consigue golpearse propulsado hacia atrás por la fuerza del retroceso del extintor.

Mientras el fuego se propaga ella se introduce en la Soyuz, y, aunque poco antes le comentó a Kowalski que cada vez que pilotó la Soyuz en el simulador se estrelló, lee las instrucciones e inicia el proceso de desacoplamiento y despegue, consiguiendo que el módulo se desacople, aunque entonces el paracaídas que sujeta el módulo, cuyos cables son de acero la hacen regresar una y otra vez hacia la estación como si se tratara de un yoyó, por lo que debe tomar la determinación de salir al exterior y desatornillar los cables, observando cuando le queda el último que se acercan de nuevo los restos de la basura espacial, pese a lo cual consigue soltar el último anclaje y evitando que la arrastren los restos de los meteoritos, pudiendo tras ello dirigirse hacia la estación china, si bien pronto comprobará, desesperada que carece de combustible para poder hacerlo.

Trata de buscar ayuda a través de la radio, aunque la única conexión que logra realizar es con un extranjero que no habla inglés, escuchando que tiene un perro.

Y aunque sabe que no le entiende le cuenta que sabe que va a morirse ese mismo día, y tiene miedo, pidiéndole que rece una oración por ella.

Poco después escucha al hombre cantando una nana a su bebé, decidiendo entonces cerrar la entrada de oxígeno y entregarse al sueño mientras escucha la lejana nana.

Y cuando comienza a perder la consciencia escucha a alguien llamando tras la escotilla que comprueba se trata de Kowalski, que abre la escotilla y entra junto a ella, para, tras abrir nuevamente los conductos de oxígeno y sentarse a su lado presumir de haber pulverizado el récord de paseos espaciales, brindando con vodka antes de decirle a ella que deben partir hacia la estación china, que se encuentra a 160 kilómetros de distancia, y ante las alegaciones de ella de que no pueden hacerlo, ya que carecen de combustible y de que ella ya intentó todo lo que se podía, recordándole él que tiene los cohetes de aterrizaje.

Él, comprendiendo lo que ella trataba de hacer le dice que la comprende y entiende que para ella sea más fácil cerrar todos los sistemas y olvidarse del mundo, pues en ese minúsculo recinto nadie puede hacerle daño, mientras que si regresa tendrá que superar la muerte de su hija.

Tras ello la anima a seguir y le dice que es la hora de volver a casa. Entonces ella mira a su lado y no ve a nadie ya.

Tras comprender que se trataba de una alucinación debida a la falta de oxígeno abre de nuevo los conductos del oxígeno, y tras haber recordado durante su alucinación que los cohetes de reentrada tienen un tanque separado

Tras estudiar el libro de instrucciones consigue separar los tres módulos de la nave, hablando de nuevo con Matt al que le pide que le diga a su hija que no va a rendirse y que está muy orgullosa de ella.

Consigue así acercarse hasta la estación y cuando su módulo empieza a perder altura sale del mismo con un extintor con el que poco a poco se va propulsando hacia la estación Cerca ya de la estación china, y cuando su módulo empieza a perder altura sale del mismo con un extintor que al apretarlo la va propulsando hacia la estación, logrando cuando ya el extintor se queda vacío asirse a una barra de la estación, logrando así llegar hasta la escotilla justo en el momento en que de nuevo los restos espaciales llegan hasta ella, observando una vez dentro que está también muy dañada, consiguiendo llegar hasta la nave, que, aunque parecida no es igual a la Soyuz y además todos los comandos están en chino, debiendo hacer varios intentos antes de dar con el botón de desacoplamiento entre los violentos vaivenes a los que los somete la basura espacial, cada vez más numerosa.

La estación espacial acaba descomponiéndose debido a los impactos comenzando a arder sus restos que se van deshaciendo a medida que van precipitándose hacia la atmósfera, estando también su módulo al rojo vivo, y desprendiéndose algunas de sus piezas, resistiendo pese a todo, aunque cuando se acerca a tierra se despliega el paracaídas ralentizando su caída hasta el agua mientras la radio comienza a funcionar de nuevo, escuchando desde Huston que detectaron su presencia y que acudirán a su rescate.

Consigue abrir la puerta tras tocar todos los botones comenzando a colarse el agua en el módulo, que comienza a hundirse a consecuencia de ello, consiguiendo salir de él una vez en el fondo, aunque el peso del traje le impide impulsarse hacia la superficie, debiendo desprenderse del mismo para poder emerger.

Una vez en la superficie descansa flotando boca arriba mientras observa en el cielo restos llegando a la atmósfera de la estación china.

Una vez en la orilla coge entre sus manos un puñado de barro feliz de poder volver a tocarlo, tras lo cual consigue ponerse de pie mientras avanza tambaleándose.

Calificación: 3