Te cuento la película Te cuento la película
Portada Películas Años Directores Novedades
Green Book
Green Book

Green Book (2018) * USA / China

          También conocida como:
                    - "Green Book: Una amistad sin fronteras" (Hispanoamérica)

Duración: 130 min.

Música: Kris Bowers

Fotografía: Sean Porter

Guion: Peter Farrelly, Brian Hayes Currie, Nick Vallelonga

Dirección: Peter Farrelly

Intérpretes: Viggo Mortensen (Frank Vallelonga / "Tony Lip"), Mahershala Ali (Donald Shirley / "Don"), Linda Cardellini (Dolores Vallelonga), Dimiter Marinov (Oleg), Mike Hatton (George)

Nueva York. 1962

Sábado por la noche en el Copacabana, con el local lleno.

Entre los asistentes, está Gio Loscudo, que da generosas propinas, advierte a la chica del guardarropa que guarde su sombrero con especial cuidado.

Tony, uno de los camareros que lo escuchó, le da un billete a la chica para que le entregue el sombrero de Loscudo.

Luego debe echar a la calle a un cliente camorrista al que golpea con saña.

Más tarde escucha cómo Loscudo asegura que prenderá fuego al club si no aparece su sombrero mientras fuera colocan un cartel indicando que cerrarán por reforma durante noviembre y diciembre, lo que lleva a Tony a pensar que tendrá que volver a conducir camiones de la basura.

Le entrega luego a Loscudo el sombrero que dice, encontró y que no fue culpa de la chica que se lo guardó y que dio una paliza al que se lo llevó.

Loscudo le ofrece una buena propina y le obliga a cogerlo y le dice que a partir de ese momento puede llamarlo Gio.

El Bronx, Nueva York

Tony coloca un cubo sobre la boca de incendios para que no le multen al llegar a su casa, yendo a ver a sus hijos, que duermen, antes de acostarse junto a su esposa.

Cuando despierta ve su padre, a su suegro, a sus hermanos y cuñados viendo un partido de béisbol, diciéndole su suegro que no debe dormir mientras su hija esté sola, viendo que hay una pareja de obreros negros cambiando un trozo de suelo mohoso, diciendo él que no sabía que le iban a enviar negros.

Cuando estos se marchan Tony tira a la basura los vasos donde bebieron antes, aunque luego su mujer los recupera.

En el bar, Fat Paulie le reta a un concurso de comer perritos calientes, apostando 50 dólares, contándole a Dolores, al llegar a casa que Paulie comió 24, perritos, pero él comió 26 y ganó, lo que es una suerte, pues deben pagar el alquiler el lunes.

Recibe una llamada en que le dicen que hay un médico que busca un conductor, acudiendo al día siguiente al edificio del Carnegie Hall, ya que el doctor vive encima.

Entra en un lujoso despacho donde destacan dos enormes colmillos de elefante, y donde poco después le recibe un hombre negro con una lujosa túnica que se sienta en una especie de trono y que se presenta como el doctor Donald Shirley, que le aclara que no es doctor en medicina, sino músico y va a comenzar una gira por el sur y que le pregunta si tiene algún problema en trabajar para un hombre negro, diciéndole que no.

Cuando le cuenta que está casado y tiene dos hijos, él le dice que no cree que sea un trabajo adecuado para un hombre casado, ya que estarán fuera ocho semanas seguidas, hasta Navidad y piensa que no querrá estar tanto tiempo lejos de su familia, diciéndole él que depende de lo que le paguen.

Le aclara que le pagará 100 dólares por semana más alojamiento y comida, aunque le advierte que no quiere solo a un chófer. Quiere a alguien capaz de manejar su itinerario y ser su ayudante personal, que le lave la ropa y le limpie los zapatos, levantándose en ese momento diciendo que no va a planchar ni a limpiarle los zapatos. Que él le llevaría y se aseguraría de que en el camino no hubiera problemas, que en el sur profundo los habrá, y le pide 125 dólares por semana.

Shirley le dice que cuando pidió a su discográfica un chófer su nombre surgió varias veces por su capacidad para solucionar los problemas.

Augie, un mafioso, le dice que le puede dar trabajo mientras esté el club cerrado, aunque Tony le dice que no lo necesita, pues tiene ahorros.

Pero acude después a una casa de empeños para conseguir 50 dólares por su reloj.

Le cuenta a su mujer lo lujoso de su casa y el que le recibiera sentado en una especie de trono y vestido como el rey de una tribu.

Le despierta una llamada de Shirley, que le dice que desea hablar con su esposa, a la que le pregunta si le importaría que se llevara a su marido, y que le pagaría lo que pidió.

El día de la partida aparecen dos encargados de la discográfica, que le entregan la mitad del sueldo acordado, diciendo que le darán el resto al final de la gira, pese que a él le gustaría cobrar todas las semanas, diciendo ellos que necesitan garantías de que acabará el trabajo y que si el señor Shirley se pierde alguna de sus actuaciones, no cobrará el resto del dinero.

Le entregan luego, las llaves del Cadillac y un libro, el" Libro verde del motorista negro", donde figuran los lugares donde puede hospedarse la gente de color en el sur.

Antes de salir Dolores le pide que le escriba siempre que pueda, aunque él le dice que no sabe escribir y le da vergüenza, diciéndole ella que es más barato que llamar, dándole antes de marcharse él el sobre del dinero para que lo meta en el banco.

Va a buscarlo, viendo que allí esperan otros dos músicos, un chelo y un contrabajo que forman trío con Shirley.

Shirley le indica, una vez en ruta, que lo primero que debe hacer al llegar a una ciudad es asegurarse de que el piano sea un Steinway, según lo acordado en su contrato y de que haya una botella de Cutty Sark en su cuarto.

Tony le dice que ha visto que la última actuación es el 23 de diciembre en Birmingham, y le pregunta si podrían salir pronto al día siguiente para llegar a casa para Nochebuena.

Tony fuma y come en el coche, pidiéndole el doctor que no fume y que no hable tanto, aunque no para de hacerlo pese a ello, contando cosas tan peregrinas como que cuando estuvo en el ejército conoció a un tipo de Pittsburgh que decía que allí todas las mujeres tenían el pecho enorme, algo que al doctor le parece absurdo.

Ve también cómo Tony para junto a la carretera para hacer pis y se lleva la cartera.

PITTSBURGH. PENNSYLVANIA

Desde su habitación del hotel puede observar en otro balcón al Doctor Shirley tomando su whisky y abajo a sus dos compañeros de terceto con chicas.

Al día siguiente le entrega una importante cantidad de dinero para gastos, aunque le pide que guarde los recibos.

Le advierte que asistirán a muchos actos antes y después de los conciertos a los que acudirán las personas más ricas y cultas del país y le gustaría que depurase su acento, para lo que, le dice, le enseñará algunas técnicas, pidiéndole también que no sea ordinario, aunque a Tony no le importa lo que piensen de él.

Shirley le indica que, como su nombre es complicado le presentará como Tony Valle, diciendo él que si tienen problema que le llamen Tony Lip, como le conocen todos, algo que Shirley considera vulgar, por lo que Tony le dice que entonces le llamen Vallelonga, si es cierto que son tan inteligentes y cultos, y que si no les gusta, se quedará fuera, algo que Shirley considera sensato.

Acuden en efecto a una mansión, donde harán su primera actuación, quedándose Tony afuera con el resto de los chóferes, escuchando por la ventana cómo le presentan, señalando que dio su primer concierto a los 3 años y que con 18 debutó con los Boston Pops, teniendo doctorados en psicología, música y artes litúrgicas, habiendo actuado en la Casa Blanca dos veces en los últimos 14 meses, y presenta al Don Shirley Trío.

Escucha parte del concierto y el virtuosismo del músico, pero luego se une al resto de conductores para jugar a los dados, ganando a todos.

Cuando lo ve, Donald le dice que si necesita dinero debe pedírselo, diciéndole Tony que es más divertido ganarlo y asegurándole que nunca pierde ni a los dados ni a las cartas.

Shirley le dice que es indigno, protestando y diciéndole que todos los chóferes lo hacían, recordándole Shirley que los demás no podían elegir entre estar dentro o fuera.

OHIO

Tony le escribe una carta a Dolores, diciéndole que está bien y que come sobre todo hamburguesas. Que vio al doctor Shirley tocando el piano y que no toca como un hombre de color, sino mejor que Liberace y que es como un genio que siempre está pensando, pero no parece divertido.

Tony escucha la radio, asombrándose de que Don no conozca a Little Richard.

Le pregunta de dónde sale su apodo de Tony el Labios, diciendo que no es el labios, sino Lip, un mote que le pusieron de niño sus amigos, porque decían que tenía un pico de oro y se le daba bien convencer a la gente para que hiciera cosas que no querían.

Ve que tampoco conoce a Chubby Checker ni siquiera a Aretha Franklin, no entendiendo que no conozca la música de su gente.

Paran en una gasolinera para comprar tabaco, y venden piedras al peso, guardándose Tony una de jade que estaba en el suelo, aunque lo ve Oleg, que se lo cuenta a Shirley.

Cuando le dice que sabe lo que ha hecho, Tony le dice que solo cogió una piedra del suelo por si le daba suerte, insistiendo Don en que la devuelva y le pague, aunque él dice que no piensa pagar por una piedra encontrada en el suelo, pese a lo cual le obliga a hacerlo.

HANOVER. INDIANA

Tony acude al teatro, observando el piano lleno de basura y que no es un Steinway, y le recuerda al encargado su contrato, diciendo el hombre que los morenitos tocan lo que les pongan, diciendo él que está lleno de basura y es malo e insiste en que le consiga un Steinway limpio, respondiéndole el hombre que no debe haber ni dos Steinway en todo el estado, diciéndole Tony que entonces debe darse prisa.

El hombre le insulta y le llama bola de grasa, ante lo que Tony reacciona dándole un puñetazo para sorpresa de Oleg y de George.

Pero esa noche Shirley tiene un Steinway.

Tony le cuenta a Dolores en su siguiente carta lo que ha comido y que la banda toca en locales muy elegantes y se está llevando bien con el Dr. Shirley, aunque a veces se pone triste y por eso bebe demasiado y le dice que no sabía lo bonito que es el país y además en el campo no hay apenas tráfico.

KENTUCKY

Tras actuar en Cedar Rapids, Iowa, continúan su viaje hacia Kentucky, preguntándole Tony a Shirley si tiene familia, contándole que tiene un hermano en alguna parte con el que se veían de cuando en cuando, pero con el que perdió el contacto debido a sus continuos viajes, diciéndole que también se resintió su matrimonio por ellos, descubriendo así que estuvo casado, diciéndole Don que no supo compatibilizar música y matrimonio.

Pasan de pronto por un Kentucky Fried Chicken, lo que le hace mucha gracia a Tony, al estar en Kentucky y decide parar para comprar pollo que luego come en el coche.

Mientras Tony lo alaba, Shirley le asegura no haber comido pollo frito en su vida, algo que le resulta increíble, pues está convencido de que las gachas y las berzas les encantan a los negros, pues los cocineros se las hacían en el ejército.

Don le dice que tiene una visión muy limitada de él al pensar que a todos los negros les gusta la misma música y comida.

Le da un trozo de pollo, pero Don le dice que prefiere no manchar su manta de grasa, aunque Tony insiste hasta obligarle a cogerlo y a comerlo pese a que no concibe comer con las manos, animándose incluso tira los huesos por la ventanilla, aunque cuando Tony tira el vaso, Shirley le hace dar marcha atrás para recogerlo.

LOUISVILLE. KENTUCKY

Llegan a un motel para personas de color, un lugar que a Tony le parece inapropiado para Shirley yendo él a otro motel en la misma calle.

Esa noche le va a buscar George, diciéndole que Don tiene problemas, pues le estaban pegando en un bar.

Cuando llegan, lo encuentran magullado y ven como un grupo de hombres se burlan de él y parecen dispuestos a no dejarlo, diciéndoles Tony que lo dejen y se lo llevarán, pues no quieren problemas.

Pero uno de los tipos saca una navaja y asegura que no lo dejarán, echando Tony mano a su bolsillo de atrás como si llevara un arma encima.

El camarero saca entonces una escopeta asegurando que no dejará que eso pase en su local y pidiendo a los gamberros que dejen a Shirley.

Una vez fuera, Tony le regaña por haber salido a beber teniendo whisky en su habitación, diciéndole el músico que lo mismo le habría ocurrido en el barrio de Tony.

Continúan su camino y Shirley le va proponiendo trabalenguas para que aprenda a pronunciar.

El coche empieza de pronto a soltar humo y deben parar junto a una plantación, viendo cómo los negros miran con curiosidad al chófer y cómo un blanco le abre la puerta a un negro y trabaja para él.

RALEIGH. CAROLINA DEL NORTE

Son recibidos en una enorme mansión y por la noche son invitados a una cena, indicando el anfitrión que preguntaron al servicio para que dijeran qué podría gustarle y prepararon un menú en su honor, observando que le han hecho pollo frito casero.

Actúan luego tras la cena, haciendo un receso para ir al servicio, diciéndole el dueño de la casa que debe acudir a una letrina que está fuera y que es para la gente de color, indicando él que antes de usarlo preferiría regresar a su motel, pese a que le llevaría media hora, indicándole su anfitrión que no les importa esperar.

Regresa por ello al motel, diciéndole Tony que puede hacer pis en el bosque, a lo que le responde que no es un animal.

Tony se ofende cuando Don le dice que los blancos hacen las reglas, diciendo Tony que tiene que ver más con los judíos de su barrio que con los paletos del sur.

Tras el concierto, le dice a George que no puede entender cómo Don es tan amble con los hombres que le trataron de ese modo.

Ellos le dicen que debe controlarse, pues les quedan todavía muchos conciertos y se volverán a dar situaciones feas, explicándole Oleg que Don podría haberse quedado en el norte cobrando el triple y con todos alabándolo, y pidió hacer esa gira, .

Al día siguiente, y mientras comen en un área de servicio, Don ve a Tony escribiendo una carta a su mujer, llena de tachones y le dice que parece una nota de secuestro y le pide que se la deje leer, viendo que, además de faltas de ortografía, le habla de sus comidas y de que lavó los calcetines y lamenta no haber llevado la plancha.

Le dice que así quiere decirle que la echa de menos, preguntándole Don por qué no se lo dice, y decide dictarle lo que debe escribir.

Le dice que si piensa en ella recuerda las preciosas llanuras de Iowa. Que la distancia que les separa le parte el alma y que el tiempo y las experiencias vividas sin ella no tienen sentido.

Le dice que enamorarse de ella fue lo más fácil que hizo en la vida y que es lo único que le importa y la querrá el resto de la vida.

MACON. GEORGIA

Se paran a observar unos trajes en un escaparate y anima a Don a comprárselo.

Una vez dentro, el vendedor se dirige a Tony, y le entrega el traje para probárselo, pero cuando se lo pasa a Don, el vendedor le dice que él no puede probárselo, aunque se lo puede comprar y luego se lo ajustarían, ante lo que deciden marcharse.

Tony recibe mientras lava su camisa una llamada de un agente de la policía de Macon.

Acude al YMCA (Young Men's Christian Association), donde ve a Shirley desnudo junto a otro joven y le recomiendan que llame a un abogado, pues les pillaron juntos.

Trata de convencerles de que le permitan irse, tras lo que les indica que les hará un regalo como agradecimiento. Un "donativo" para la policía, para que se compren un elegante traje, consiguiendo gracias a su pico de oro y al soborno, que les dejen marcharse.

Pero Don no está contento, pues lo trataron mal y él les recompensó, diciendo él que le contrataron para asegurarse de que estuviera en su concierto al día siguiente y no cómo hacerlo, y además si se supiera cómo le encontraron acabaría con su reputación, aunque Don le dice que no lo ha hecho por filantropía, sino porque si falla a un concierto no le pagan, pese a lo cual Tony le dice que debía estarle agradecido.

MEMPHIS. TENNESSEE

Al llegar al hotel Tony se encuentra con dos amigos, que le ven abriendo la puerta al músico negro y que dicen les envió Brooklyn para hacerse cargo de un asunto.

Hablan en italiano y le preguntan si trabaja para Don porque perdió una puesta y le dicen que si necesitaba trabajo debió hablar con ellos, y de hecho les iría bien esa semana y le pagarían el doble de lo que esté ganando, quedan esa tarde en el bar para hablar.

Don debe maquillarse para disimular las heridas de su cara.

Tony lo encuentra en su puerta cuando se dispone a bajar al bar y le dice que antes de que acepte su oferta deben hablar.

Le dice que, como está haciendo un gran trabajo, está dispuesto a ofrecerle el puesto de director de giras, por lo que tendrá más responsabilidades y un aumento de sueldo.

Pero Tony le dice que no lo desea. Que acordaron 125 dólares a la semana más gastos y que no piensa irse y que bajaba a decírselo a sus amigos,

Don le dice tras ello que siente lo de la noche anterior, diciéndole él que no tiene importancia, pues lleva toda la vida trabajando en clubs de Nueva York.

Hablan más tarde y le pregunta dónde aprendió a tocar así, contándole que su madre le enseñó a tocar en una espineta y en cuanto aprendió a andar comenzaron a viajar por el norte de Florida por parroquias y salones de actos, viéndolo tocar un hombre que consiguió que le aceptaran en el conservatorio de Leningrado, donde le enseñaron a tocar música clásica, aunque su discográfica quería que hiciera carrera en la música popular porque no creían que el público aceptara a un pianista negro tocando música clásica.

Tony sigue escribiendo cartas románticas a su mujer con la ayuda de Don.

Al recibirlas Dolores se las lee a toda la familia, que se queda fascinada.

Después de actuar en Little Rock, Arkansas, siguen su gira hacia Luisiana mientras, en Nueva York, Dolores y sus hijos preparan el árbol de Navidad.

JACKSON. MISSISSIPPI

Tras actuar en Baton Rouge, y en Tupelo, en Mississippi, siguen su viaje bajo una fortísima lluvia, y de noche, por lo que Tony apenas puede ver, mientras en la parte de detrás, Don duerme, siendo detenidos por un coche policial.

Tony les cuenta que están perdidos, pero en vez de recibir ayuda, le piden los papeles y que salga del coche, preguntándole por qué conduce él, y les cuenta que Shirley es su jefe, diciéndole que este puede estar en la calle de noche, pues hay toque de queda, obligando a Shirley a salir del coche a Don pese a la lluvia.

Le pregunta qué clase de nombre es Vallelonga, respondiéndole que es italiano, diciéndole el policía que entiende por qué conduce él, pues es medio negro.

Tony le da un puñetazo al policía, y acaban en prisión.

Allí, Don pregunta de qué le acusan a él, pues no hizo nada, pero no le hacen caso, diciendo que no pueden retenerlo sin motivo y pidiendo que le permitan hablar con su abogado, dejándole finalmente hacerlo aunque ponen en duda que tenga abogado.

Don le hace ver a Tony la tontería que hizo y que ha llevado a que el policía al que pegó se lo esté pasando en grande y él esté en una celda pese a no haber hecho nada, y ello les supondrá perderse su concierto en Birmingham, diciéndole que nunca ganará siendo violento, y que lo importante es la dignidad.

Reciben entonces en la comisaría de Maryville una llamada del gobernador, tras lo que ordenan su puesta en libertad.

Tony le pregunta a quién llamó, asombrado, contándole que a Bob Kennedy, mientras pasan junto a un cartel que indica que solo puede haber blancos en la ciudad después del anochecer.

Pero a Don le parece humillante haber puesto al Fiscal General en una posición incómoda.

Tony dice que le sentó mal que le sacaran bajo la lluvia, aunque Don le hace ver que lo que le molestó fue que le llamaran negro, no siendo capaz de aguantar algo que él lleva toda la vida soportando.

Tony le dice que es más negro que él, pues sabe cómo comen, viven o hablan los de su raza y además él vive en la calle trapicheando para poder dar de comer a su familia.

Don le ordena parar y sale pese a la lluvia y comienza a andar por la carretera.

Le dice que en efecto toca para gente rica, que gracias a ello se sienten más cultos, pero que en cuanto se baja del escenario es para ellos otro negro más, y vive eso en soledad porque ni los suyos le aceptan por no ser como ellos, no siendo ni lo bastante negro, ni lo bastante blanco ni lo bastante hombre.

Como es tarde y tienen sueño, paran en el siguiente motel y comparten cuarto.

Antes de dormir Tony escribe una carta, aunque sabe que llegará él antes, aunque, dice, así se ahorrará los sellos, ofreciéndose Don a corregírsela, aunque Tony le dice que ya no lo necesita, pues ya le cogió el tranquillo, comparando a su mujer con una casa llena de luz.

Tony le aconseja que contacte con su hermano, a lo que le responde que si su hermano quiere contactar con él sabe cómo hacerlo, diciéndole Tony que no esperaría, pues el mundo está lleno de gente solitaria que no da el primer paso.

BIRMINGHAM. ALABAMA

Llegan a tiempo para participar en el concierto de Navidad, donde les recibe el gerente, que les hace pasar por la cocina hasta una despensa que le habilitaron como camerino.

Tony comienza a comer, uniéndose a él George y Oleg, con los que brinda para celebrar que van a dar su último concierto.

Oleg le cuenta que seis años antes fue Nat King Cole a actuar a la ciudad y cuando subió al escenario fue atacado por interpretar música de blancos, pese a lo cual Don decidió ir allí, asegurando que hace falta valor para cambiar los corazones.

Una vez vestido para el concierto, Don acude también al restaurante para cenar con sus compañeros, aunque cuando intenta hacerlo le impiden la entrada.

Acude Tony para ver qué ocurre, y le explican que no puede cenar en el restaurante, al ser esas las normas del club, que tiene tradiciones muy arraigadas, aunque él no entiende que no pueda cenar en el mismo lugar donde actuará 45 minutos más tarde y para la misma gente.

El gerente le indica que le llevarán algo al camerino, aunque él dice que se niega a comer en ese almacén, proponiéndole que vaya entonces a un local que está en esa misma calle, donde no tendrá problemas.

Tony anima a Don a ir al otro local para acabar su último día sin problemas, pero Don se niega y le dice al gerente que, o cena en esa sala, o no actuará esa noche.

El gerente se lleva a Tony para hablar con él, y le pide que haga entrar en razón a Shirley, y que entienda que no es un insulto personal, que allí son así las cosas, indicando él que el doctor no es de allí.

Le dice que tienen 400 invitados para ver el espectáculo, y Tony le dice que el doctor espera poder comer y que pueden hacer una excepción, contándole el gerente que cuando algún tiempo antes estuvieron allí los Boston Celtics después de ganar la liga en una gira, ni su estrella de color cenó allí.

Le ofrece 100 dólares para que convenza al doctor de que toque, preguntando Tony si cree que puede comprarle, diciéndole el gerente que no tendría un trabajo así si no se le pudiera comprar, lo que ofende a Tony, que le coge por las solapas, apareciendo entonces Don, que le pide que no siga y que si le dice él que actúe, lo hará, respondiéndole que se marchan.

El hombre les exige que cumplan su contrato, pues trajeron el Steinway desde Atlanta.

George y Tony van al restaurante que les indicaron, el Orange Bird, un local lleno de negros donde Don llama la atención con su elegante indumentaria.

La camarera le pregunta a Tony si es policía, preguntándole él si tiene pinta de irlandés, tras lo que piden la especialidad de la casa, pollo que deben comer con las manos.

Tony le dice que estuvo bien que se defendiera.

La camarera le pregunta a Don a qué se dedica, para ir tan elegante, diciendo Tony que es el mejor pianista del mundo, pidiéndole la chica que se lo demuestre, animándole Tony a hacerlo.

Sube en efecto al escenario y comienza a tocar con gran habilidad, llamando la atención de la gente, que le aplaude al terminar, subiendo tras ello el resto de la banda de jazz, con la que toca, notándosele divertido.

Salen contentos y algo borrachos, comentando Don que fue divertido y que lo haría gratis una vez al mes y que si salen ya, llegarán a tiempo de estar para Noche Buena en Nueva York.

Pero de pronto Tony saca una pistola y dispara al aire, y ve cómo salen corriendo dos hombres que les esperaban escondidos tras el coche para desvalijarlos, diciéndole al asombrado y asustado Don que nunca debió sacar un fajo de billetes en un bar, diciendo Don que estaba seguro de que llevaba pistola.

Inician su camino de regreso, pasando por la lluvia, y luego por la nieve, diciéndole Don que puede poner su piedra de la suerte en el salpicadero, sacando él la piedra que en su día no devolvió, viendo que Don lo sabía pese a habérselo ocultado.

Les para de nuevo un coche de policía y les dicen que intentan llegar a Nueva York, diciéndole el agente que llevan la rueda izquierda muy baja, observando que está pinchada, comprendiendo que se la pincharon los tipos a los que asustó.

Tras cambiar la rueda pueden continuar sin más problemas que el fuerte temporal de Nieve, por lo que se aconseja que no se use la autopista de New Jersey.

Tony le dice que no puede seguir, pues está agotado y que parará en el siguiente motel.

En su casa, Dolores prepara con las mujeres de la familia la mesa.

En el Cadillac, Don conduce mientras Tony duerme en la parte trasera, despertándolo el primero cuando llegan a su casa.

Tony lo invita a subir para presentarle a su familia, aunque Don declina la invitación.

Tony es recibido con alegría en medio de la cena.

También Donald llega a su casa, donde le espera su mayordomo, Amit, al que le pide que regrese a su casa con su familia.

Don, ya solo, observa la piedra de jade, ahora en su poder.

Tony ve que Johnny, su cuñado desempeñó, tal como le pidió, su reloj.

Le preguntan a Tony cómo le fue con el tizón, pidiendo él que no lo llame así.

Aparece de pronto Don, con una botella de champán, abrazándolo Tony, que se lo presenta a su familia, que se quedan boquiabiertos.

Don le da las gracias a Dolores por haber compartido a su marido con él y ella lo abraza y le da las gracias al oído por haber ayudado a Tony con las cartas.

El doctor Donald Shirley siguió yendo de gira, componiendo y grabando con éxito, diciendo Stravinsky de él que su virtuosismo era digno de los dioses.

Frank Vallelonga, "Tony Lip" volvió a su trabajo en el Copacabana, donde llegó a maître.

Tony y Shirley mantuvieron su amistad hasta la muerte, que tuvo lugar con pocos meses de diferencia, en 2013.

Calificación: 3
Te cuento la película