Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Habla, Mudita

España (1973)

Duración: 88 min.

Música: Luis de Pablo

Fotografía: Luis Cuadrado

Guión: Manuel Gutiérrez Aragón y José Luis García Sánchez

Dirección: Manuel Gutiérrez Aragón

Intérpretes: José Luis López Vázquez (Don Ramiro), Kiti Manver (Sordomuda), Francisco Algora (Hermano sordomudo), Francisco Guijar (Ramiro), Hanna Axman (Carlota), Manuel Guitian (Castelar), Marisa Porcel (Eleuteria), María de la Riva (Abuela de la muda), Vicente Roca (Sánchez), Pedrín Fernández (Eleuterio), Rosa de Alba (Rosita).

Ramiro y su familia son los últimos clientes de un parador de la sierra que alargó la temporada por ellos, y que ya debería llevar cerrado varias semanas.

Ramiro es escritor y estudioso de la comunicación, y trata de aprovechar su estancia en la montaña para estudiar a los pájaros y en especial al cárabo, a punto de desaparecer de la península, para lo que sube cada día a un refugio en la montaña.

Pero un día, mientras está en la montaña se queda dormido y al despertar, la niebla es tan espesa, que acaba perdido, por lo que decide seguir a una vaca que lo lleva hasta una casa donde no parece haber nadie.

Finalmente ve a una joven muda, invitándolo la abuela de la muchacha a tomar unas sopas de ajo, que le sientan mal porque no le va bien el picante.

Tras ello la muchacha lo acompaña al refugio y le hace tocar la flauta - aunque no suena -, bailando para él, lo que contrasta con su frialdad al acabar con el último cárabo de España.

Al día siguiente la ve pastoreando el ganado junto a otro joven también mudo, que le indicarán es hermano de la muchacha.

Llegado el fin de las vacaciones su familia regresa a Madrid, pero él, pretextando motivos de salud decide quedarse unos días más, que pasará en el refugio al cerrarse ya el parador.

Fascinado por la muchacha tratará de enseñarle a hablar, acudiendo ella cada día al refugio, consiguiendo que Ramiro le dé una moneda cada vez que consigue que haga lo que le manda, mientras el hermano de ella ronda alrededor tratando de fabricar una escopeta con tuberías para matarlo.

Cuando se queja de lo desaliñada que va y de lo mal que huele, ella aparece un día muy arreglada con su vestido de domingo y pintada. Come con él, y como se muestra muy aplicada él le dice que le pida lo que quiera, cogiendo ella la radio, que es lo que más le fascina, ante la decepción de él que la abofetea y la echa del refugio.

De vuelta a su casa la chica se encuentra con su hermano que la viola, aunque en su casa creen que fue Ramiro quien lo hizo.

Llegado el sábado, su hijo acude a buscarlo encontrándose con su negativa, huyendo hacia la montaña para evitar que le obliguen a volver.

Va tras ello a casa de la muda, escuchando cómo esta chapurrea algunas palabras para su alegría, aunque en la casa le reciben como un canalla y lo golpean, ante lo que él, en vez de defenderse se queda tirado bajo la lluvia, debiendo ser la muchacha, quien a escondidas lo recoja y le ayude a refugiarse y a entrar en calor, durmiendo en un viejo autobús.

Allí los encuentra el hermano de la chica, que, celoso del forastero y tras haber fabricado su arma dispara contra él, aunque lo único que consigue es acabar con una vaca.

Entretanto la noticia de la violación de la muchacha, desaparecida corre por el pueblo y todos los lugareños acuden a buscarlo para tomarse la justicia por su mano.

También llega el hijo de Ramiro y toda la familia, que ven cómo este trata de defenderse del linchamiento subiendo al techo del autocar tratando de defenderse de la multitud.

Finalmente su hijo y sus amigos conseguirán llevárselo con ellos evitando la ira de la multitud, huyendo hacia Madrid observados con tristeza por la muchacha, a cuyo encuentro sale su hermano, dispuesto a ser alumno de ella como ella lo fue de Ramiro para gustarle.

Calificación: 2