Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Hatari
¡Hatari!

Hatari! (1961) * USA

Duración: 157 min.

Música: Henri Mancini

Fotografía: Russell Harlan

Guión: Leigh Brackett (Historia: Harrry Kurnitz)

Dirección: Howard Hawks

Intérpretes: John Wayne (Sean Mercer), Hardy Krüger (Kurt Müller), Elsa Martinelli (Anna Maria D'Alessandro / "Dallas"), Red Buttons ("Pockets"), Gérard Blain (Charles Maurey / "Chips"), Bruce Cabot as Little Wolf ("El Indio"), Michèle Girardon (Brandy de la Court), Valentin de Vargas (Luis Francisco Garcia Lopez), Eduard Franz (Dr. Sanderson).

Una furgoneta persigue a un rinoceronte que corre a gran velocidad a través de la jungla de Tanzania, mientras por el otro flanco va otro coche que lo empuja hacia la furgoneta en la que Sean Mercer, sentado en un sillón acoplado al guardabarros, trata de cazarlo con un lazo atado a una pértiga.

Pero de pronto el animal se vuelve hacia el coche y hiere con su cuerno a uno de sus ocupantes, al que llaman Indio, por lo que deben abandonar la cacería para llevarlo hasta el hospital de Arusha, pues el torniquete que le hicieron no responde.

El conductor de la furgoneta, "Pockets", un antiguo taxista de Brooklyn, y Kurt, que fue piloto de Fórmula Uno hasta que un grave accidente le obligó a retirarse, avanzan a toda prisa hacia el hospital del que les separan 5 horas, mientras algunos de los nativos cantan en la parte de atrás de la camioneta.

Kurt para en el campamento para recoger a Brandy, hija del anterior encargado de la misión que se ocupa de cazar animales para los más importantes zoos del mundo para que vaya con ellos, preguntando si le ocurrió lo mismo que a su padre, que también murió durante la captura de un rinoceronte.

Todos esperan impacientes en el hospital las noticias del doctor que atiende al Indio, acercándose a ellos mientras esperan un francés, Charles Maurey, que se ofrece para ocupar el puesto del Indio, lo que provoca el enfado de sus amigos, acabando Kurt por golpearlo.

Poco después el Dr. Sanderson les informa de que el Indio está mal, encontrándose además con que carecen de sangre del grupo AB que es la que tiene él, escuchándose entonces la risa de Maurey que casualmente tiene ese tipo de sangre, que se muestra dispuesto a donar, aunque para ello hace que Kurt se lo pida por favor, ofreciéndole tras ello Sean el empleo.

Más tranquilos esperan en el bar las noticias, recibiendo poco después una llamada del Dr. Sanderson informándoles de que todo fue bien, bebiendo para celebrarlo y llegando algún tiempo después borrachos y cantando al campamento.

Y cuando Sean va a acostarse encuentra su cama ocupada por una mujer que se presenta como Anna Maria D'Alessandro, sorprendiéndolos mientras hablan también Pockets, y todos los demás, que, borrachos como están no entienden qué hace allí esa mujer, aunque la dejan que siga durmiendo allí mientras se van a dormir, dejando las explicaciones para el día siguiente..

Y cuando se despiertan se encuentran con una resaca terrible, apareciendo mientras desayunan Brandy con un equipaje que encontró lleno de cámaras y objetivos profesionales que deduces es de la muchacha que duermen en la habitación de Sean.

Pockets se acuerda entonces de aquel Indio recibió la carta de un fotógrafo de un zoo de Suiza y tratan de encontrar su carta, recordando que todos dieron por hecho que el fotógrafo era un hombre.

Aparece entonces la muchacha, que se presenta ante todos, a quienes les indica que pueden llamarla Dallas, y que reconoce a Kurt, al que vio en Le Mans, donde trabajaba como fotógrafo, y que fue testigo de su accidente.

Sean no parece muy dispuesto a permitirle quedarse ya que ni sabe disparar ni ha ido de caza nunca ni conoce África, afirmando él no tener tiempo para cuidar de una novata, aunque ella le entrega una carta del director del zoo de Basilea, dispuesto a comprarle muchos animales, aunque desean fotos de su captura, por lo que no le quedará más remedio que llevarla.

Deben prepararse para partir, aunque Dallas les pide tiempo para cambiarse, marchándose todos, excepto Pockets, que se queda a esperarla, ayudándole este con sus bolsas pese a que Sean le dijo antes que no lo hiciera para no mimarla.

Poco después aparece la muchacha, aun en bragas, terminando de vestirse en el camión, haciendo que Pockets se despiste y tenga un pequeño choque.

La caravana avanza y avistan a un grupo de jirafas, aunque el terreno es complicado, habiendo algunos barrancos.

Dallas pide ir en la parte de detrás del camión, junto a los nativos, comprobando lo complicado que es, pues cae con las primeras irregularidades del terreno varias veces, sin lograr levantarse antes de volver a caer.

Finalmente se decide por una de las jirafas y le echan el lazo, aunque este se le escurre y deben empezar de nuevo.

Reinician el trabajo buscando otra jirafa, mientras estas corren asustadas por el ruido de los motores, consiguiendo echarle el lazo a una, que finalmente logran capturar.

Recuerdan que la anterior jirafa que cogieron tenía el cuello demasiado largo y no cabía por el túnel del ferrocarril, por lo que tuvieron que soltarla.

A su regreso al campamento, Dallas reconoce estar molida, aunque también habérselo pasado muy bien, diciéndoles que si no están contentos con ella se marchará y podrán olvidarse de la carta.

Ya en su habitación, Dallas comienza a bañarse cuando de pronto descubre que hay observándola un puma que le lame las piernas, apareciendo Pockets al escucharla gritar y espantando él al animal, quedando ella muy agradecida hasta que aparece también Sean, que le hace ver que el animal es totalmente inofensivo y que Pockets trató de hacerse el interesante al espantarla.

Poco después Dallas juega fuera con el animal cuando se acerca Sean que le dice que decidieron entre todos que si lo desea puede quedarse.

Y poco después Pockets admite ante ella que todo fue una broma, pues a él le dan miedo casi todos los animales, diciéndole ella que le pareció apasionante la aventura de ese día pese a estar totalmente magullada.

Le pregunta pos sus compañeros, contándole Pockets que Luis, el mexicano era torero y que el Indio y él se dedican a cuidar de Sean.

Le pregunta tras ello por qué a Sean no le gustan las mujeres, respondiéndole Pockets que sí le gustan, pero que cree que causan problemas debido a que estuvo a punto de casarse con una mujer y la llevó allí.

Descubrió entonces que ella odiaba todo aquello y que además quería llevárselo de allí, y como no lo consiguió se marchó.

Pockets le pregunta tras ello si Sean la trató bien, respondiendo ella que no, a lo que Pockets le responde que eso es bueno, pues si la tratase bien no tendría nada que hacer, pues Sean no quiere profundizar para no volver a quemarse y por ello es duro con ella, aunque le pide que no haga que se ponga de mal humor.

Poco después Dallas toca el piano acompañándola Pockets con su armónica.

Reciben tras ello una llamada en la que le explican que el Indio estará bien en tres o cuatro días, aprovechando Sean para preguntar por el francés, que no ha aparecido aun, y que le cuentan que se fue del hospital tras pedirle 15 libras al Indio.

Y justo en aquel momento aparece el francés en el campamento, al que interrogan cuando llega y el cual dice que necesitaba el dinero que le pidió al Indio para recoger su rifle del armero.

Sean desea comprobar que es tan buen tirador como dice y le somete a una prueba de tiro, en la que competirá con Kurt, y aunque este es muy bueno, Charles, al que Sean apoda "Chips", es más rápido, por lo que lo acogerán en el equipo, aunque él antes de integrarse decide devolverle a Kurt el puñetazo del día anterior.

Con Chips integrado en el equipo parten para una nueva misión, debiendo parar en una aldea de nativos masái para recoger agua, para enfriar el motor.

Siguen tras ello a un grupo de cebras y tratan de cazar alguna, haciéndolo esta vez Sean con un lazo como si fuera un vaquero, pese a les cuesta subirla con gran dificultad al camión.

De regreso al campamento, Chips ayuda a Brandy a bañar a la hiena, fijándose en ello Kurt, que le hace ver a Sean que Brandy no es ya una niña y que Chips, de hecho no la mira como si lo fuera, diciéndole Sean a Kurt que no le deje el campo libre, pues sabe que a él también la atrae.

Finalmente el Indio llega al campamento en camilla, poniéndole Sean al día de lo ocurrido, pidiéndole el Indio que se olvide del rinoceronte durante esa temporada, pues cayó ya un joven belga, el padre de Brandy, y él, por lo que cree que hay una especie de maldición y es mejor dejarlo, ante lo que Sean se compromete a dejarlo para el final, dedicándose antes a realizar el resto de los pedidos.

Sean y Chips observan a Brandy besando a Kurt, que luego le explica al primero que se trataba de un beso de agradecimiento por un regalo.

Su siguiente objetivo será un antílope antes de preparar una salida de 5 días para tratar de cazar búfalos, ya que tienen un pedido de tres.

En su camino llegan hasta una población donde un gran elefante ha sido abatido por el guardabosques debido a que los atacó.

Aparece entonces su cría, a la que Sean está dispuesto a matar, pues hambriento y sin madre será pasto de los depredadores, negándose Dallas a abandonarlo y poniendo a toda le expedición, excepto Sean a su favor, debiendo comprar cabras en cantidad suficiente para conseguir leche para alimentarlo, aunque en su siguiente parada las cabras se les escapan y deben correr tras ellas, no teniendo tampoco demasiada idea de cómo ordeñarlas.

Ni esta tarea ni la de darle comida al elefante es fácil pese a que inventan varios métodos, consiguiendo finalmente Dallas dárselo con la mano.

En el campamento tienen la costumbre de que cuando Brandy va a bañarse alguien vigila para que no le ocurra nada mientras lo hace, echando a suertes quién debe hacerlo cada vez, aunque ahora ya convertida en una mujer Sean dice -falseando los resultados - que le tocó a él, porque sigue viéndola como una niña.

Pockets vuelve a hablar con Dallas, que vuelve a recordarle que Sean no empezará nada, y que tendrá que ser ella quien lo haga.

Dallas decide entonces ir a hablar con él, y tras darle las gracias por dejar que se quedara y que se quedara con el elefante, diciéndole ella que es la primera vez que le ha visto ser amable con ella.

Tras ello le pregunta cómo le gusta besar respondiendo él que esa pregunta es una tontería, siendo entonces ella quien se lanza a besarlo, haciéndole de varios modos y consiguiendo que él pierda su resistencia cuando lo besa suavemente, siendo así descubiertos por Pockets que iba a avisarle de que habían visto huellas de leopardo cerca, y que ya que necesitan uno grande deberían ponerse en marcha.

Preparan para ello un cebo para el animal en un árbol al que sube, colándose él solo en una jaula que cierran.

Tras ello deben partir a la caza de los búfalos, algo que a priori parecía más sencillo de lo que en realidad es, pues aunque consiguen atarlo, el animal consigue soltarse y embiste la otra furgoneta, debiendo seguirlo de nuevo, aprovechando su cansancio para capturarlo, resistiéndose mucho la bestia a entrar en el cajón aunque finalmente lo consiguen.

De vuelta deben atravesar el río, donde el coche de Kurt queda atrapado, debiendo ser remolcados, acabando Chips con un cocodrilo que se acercaba a Kurt amenazante.

Y esa noche acompañarán Kurt y Chips a Brandy durante su baño, pues ninguno se fía del otro.

Alguien deja la jaula de los avestruces abierta y estas escapan, debiendo tratar de devolverlas a la jaula, lo cual es complicado, provocando la tarea la risa de todos al ver que estas atacan a quienes tratan de capturarlas y obligarlas a entrar.

Y de pronto aparece Dallas, acompañada del pequeño elefante, al que llama Timber, y otro elefante del mismo tamaño, para asombro de Sean, aunque ella le dice que contrató a un nativo para que compre más cabras y los alimente, dedicándose a bañarlos ella.

Brandy baila para Kurt y Chips, sus dos admiradores, descubriendo Dallas a Pockets mirándola también, acercándose a él y diciéndole que sabe que está enamorado de Brandy por su forma de mirarla.

Él lo niega en un principio, aunque luego lo reconoce y le pregunta a la muchacha qué puede hacer, ante lo que Dallas le pregunta si sabe bailar, y como él le dice que sí, entran en la sala donde Brandy baila, haciéndolo ellos también ante lo que Brandy deja de bailar para mirarlos a ellos, sorprendida de ver que Pockets lo hace tan bien, pasándole Dallas el relevo, y haciendo un cambio de pareja.

Un día, y mientras revela sus fotos, Dallas es avisada de que tiene una visita del pueblo Waarusha, la tribu local, que le honra dedicándole una canción en agradecimiento por haber salvado a los pequeños elefantes.

Tras una ceremonia con bailes y cantos la rodean y se la llevan con ellos, vistiéndola con su ropa y pintándola de negro, adoptándola, pese a su resistencia, como uno de ellos, a la que llaman Mama Tembo ("madre de los elefantes"), aunque no les permite que le corten el pelo como ellos deseaban, haciendo que baile con ellos.

Tras la ceremonia Sean va a visitarla en su cuarto, encontrándola llena de crema en la cara para tratar de quitarse la pintura, lo que hace que se enfade por haberla descubierto así, pese a que él la alaba por lo bien que estuvo ese día y la besa, manchándose él también la cara de crema, siendo de nuevo sorprendidos por Pockets que les llevaba la cena, y que de la impresión se le cae.

Al día siguiente continúan su tarea yendo a cazar bisontes, pinchando una de las ruedas del coche de Kurt, que, debido a la velocidad acaba volcando, dislocándose él un hombro, y teniendo Chips dolores en su pierna.

Deben volver remolcando el coche con el camión, comentando durante el viaje Sean que, aunque creía que Brandy estaría enamorada de uno de los dos jóvenes heridos, apenas les hizo caso, lo que alegra a Pockets que ve aun posibilidades.

Una vez en el campamento, Sean le pide a Pockets que, dado que Kurt y Chips están heridos, le eche una mano con los animales, ante lo que Pockets, que está convencido de que no les gusta a los animales se sube a la empalizada de la que acaba cayendo, ante lo que Brandy corre asustada a ayudarle, y Pockets, viendo que se preocupa por él finge estar más dolorido de lo que está, corriendo ella a prepararle la cama y cuidándolo luego poniéndole hielos muy preocupada por él, dándose cuenta Chips y Kurt de que ella apenas se preocupó por ellos y cuida con mimo a Pockets.

Cuando al día siguiente Dallas va a visitar a los elefantes se encuentra con que uno está fuera de la empalizada, preguntándose cómo lo hizo hasta descubrir que no salió, pues los dos están dentro, y es un tercero, preguntándose cómo se lo dirá a Sean, que lo descubre él mismo apareciendo en ese momento y quejándose de que tengan una guardería de elefantes, aunque no pone objeción a quedarse con ese tercero.

Pockets ha dedicado tiempo y esfuerzo a preparar una trampa para monos, para lo que pidió materiales como redes y cohetes, uno de los cuales explota estando a punto de provocar una catástrofe, consiguiendo pese a todo Pockets lo dejen seguir con su invento, ya que Sean le prometió que le dejaría fabricarlo sin interferencias, asegurándoles que con él podrán capturar a los monos sin peligro pues tienen enormes dientes y pueden ser peligrosos.

Entretanto el resto del equipo prepara equipos de protección para evitar ser atacado.

Un día antes de la cacería, Pockets sale con los Waarushi y asustan a cerca de 500 monos a los que obligan a refugiarse en un enorme árbol, tras lo que regresa al campamento y les informa de dónde están y de que al día siguiente lanzará una red por encima del árbol bajo la que quedarán atrapados, debiendo ellos cazarlos.

Fuertemente protegidos, llegan todos al día siguiente hasta el árbol en que están los monos refugiados mientras Pockets se dispone a poner en funcionamiento su invento, que, pese a su incredulidad ven que funciona, cubriendo una red, lanzada gracias a un cohete el árbol, debiendo luego entrar ellos a recogerlos, metiéndolos en cajas y luego soltándolos en el camión.

Por la noche Pockets llora mientras los demás beben, triste porque debido al miedo se tapó los ojos y no pudo ver su invento en funcionamiento.

A la mañana siguiente, Sean observa que Dallas sale con los tres elefantes dispuestas a llevarlos a bañarse en la charca, saliendo tras ella para protegerla, observándola desde lejos mientras los elefantes retozan en el agua, regañándola tras ello por haber salido sin armas hacia una charca que es a la que van a beber todos los animales del entorno, que podrían haberla atacado, escuchándose entonces los rugidos de unos elefantes adultos, observando que se dirige hacia ellos una manada que podrían ser los abuelos de los pequeños y que parecen amenazadores, debiendo ahuyentarlos Sean con su arma.

Conseguida la mayoría de los animales, deben plantearse de nuevo el reto de conseguir un rinoceronte pese al gafe que el Indio afirma tienen, decidiendo ir con coche más alto.

Serán ellos los sorprendidos por el animal que los embiste, y que seguirá haciéndolo mientras ellos lo persiguen, hasta conseguir finalmente atarlo y tensar entre los dos las cuerdas hasta que consiguen doblegarlo y hacer que caiga, aunque cuando ya parece dominado, se suelta, debiendo volver a empezar aprovechando el cansancio del animal que vuelve a embestirlos una y otra vez, pese a lo cual consiguen volver a echarle el lazo y derribarlo de nuevo.

Conseguidos todos los animales llega el fin de temporada que acabará cuando lleguen los animales a Mombasa y los carguen en el barco.

Sean le pregunta a Kurt qué hará hasta la temporada siguiente y este le dice que ha recibido una oferta para probar un nuevo coche y que Chips le acompañará pues tienen una amiga común en París, reconociendo Sean ante él que Dallas le gusta.

Pockets acude a ver si Dallas está lista para ir a la ciudad y la encuentra triste, diciendo ella que las cosas no van demasiado bien, pues cree que la anterior novia de Sean siempre se interpone entre ellos, pues él siempre teme que sea igual que ella, no teniendo ganas de ir a celebrarlo, por lo que Sean trata de convencerla, encontrándola llorando y pidiéndole que se marche, lo que él hace, no entendiendo qué le hizo.

Cuando tras la fiesta del día anterior Sean se levanta, se queja de que los elefantes no le dejan dormir, preguntándose si no les ha dado de comer Dallas, recibiendo la noticia de que esta se marchó tras dejar una carta a Pockets despidiéndose.

Sean reconoce que no quería que se fuera, pero que tampoco le pidió que se quedara, y, dispuesto a encontrarla viaja hasta Arusha, llevándose a Timber, que saben que gracias a su olfato los ayudará a encontrarla.

El Indio llama a la policía para que no le permitan coger un avión, acusándola de haber robado el banco de Inglaterra.

Parten tras ello todos hacia la ciudad y tratan de encontrarla, siguiendo a Timber cuando capta su olor, colándose en una tienda en la que en efecto está Dallas, que trata de esconderse, aunque el elefante la sigue, llegando también los otros dos elefantes que siguieron a la caravana.

La chica corre, pero el elefante la sigue junto a Sean y Pockets, y tras estos los otros elefantes y con estos, Kurt, Chips y Brandy, hasta conseguir alcanzarla.

Esa noche, de nuevo en el campamento, Sean se encuentra a Dallas en su cama, donde parece podrán finalmente culminar su amor, aunque, como siempre que están juntos entra Pockets, borracho, y cuando finalmente consigue echarlo de allí entran los tres pequeños elefantes que tratan de subir a la cama y la rompen.

Calificación: 3