Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Her

Her (2013) * USA

          También conocida como:
                    - "Ella" (Hispanoamérica)

Duración: 126 Min.

Música: Arcade Fire, Owen Pallett

Fotografía: Hoyte Van Hoytema

Guión y Dirección: Spike Jonze

Intérpretes: Joaquin Phoenix (Theodore Twombly), Amy Adams (Amy), Rooney Mara (Catherine), Olivia Wilde (Cita a ciegas), Scarlett Johansson (Samantha - Voz), Chris Pratt (Paul), Matt Letscher (Charles), Portia Doubleday (Isabella).

Theodore Twombly recuerda el momento en que empezó a enamorarse y de la primera vez que hizo el amor, sintiéndose como si formara parte de algo más grande, para a continuación decir lo feliz que está de haberlo conocido 50 años antes y de que la siga haciendo sentir como una chiquilla.

Las palabras de Theodor son transcritas por un ordenador que hace que parezcan escritas a mano, comprobando que para inspirarse y escribir la carta de aniversario como si se tratara de Loretta, la mujer de la pareja, tenía varias fotos de ellos, siendo uno más entre un grupo de personas que se dedican a redactar cartas "a mano" por encargo de otras personas.

De regreso a su casa escucha a través de su móvil sus correos, las noticias o sus canciones, para, después de pasar un rato con un videojuego, acostarse, empezando a recordar, una vez en la cama a su ex mujer para más tarde comenzar a chatear, presentándole su teléfono a otras personas, contactando con el alias de "Chico Grande 4X4", con "Gatita sexy", con la que se excita, poniéndole en su mente la cara de una modelo embarazada que vio esa tarde en su teléfono, hasta que ella le pide que la ahogue con un gato muerto, haciendo que su excitación desaparezca de inmediato.

Cuando escucha el anuncio del nuevo Sistema Operativo OS1, el primero con inteligencia artificial que entiende, escucha y conoce, instalándolo al llegar a su casa y eligiendo para él una voz femenina que se presenta como Samantha, nombre que eligió tras la pregunta de él, al haber leído un libro en 2 centésimas de segundo, explicándole que funciona por intuición, teniendo la habilidad de crecer con sus experiencias, evolucionando a cada momento, tras lo que revisa su disco duro, borrando la mayoría de sus antiguos correos y organizando sus archivos.

Al día siguiente le pide que revise las cartas que escribió ese día, corrigiendo algunas de sus frases, recordándole tras ello, que tiene una reunión.

En el ascensor se encuentra con su amiga Amy y con Charles, su marido, preguntándole a ella cómo le va su documental.

De nuevo en su apartamento vuelve a su videojuego mientras habla con Samantha, que le dice entonces que le llegó un correo de Mark Lewman, que le recuerda que no puede faltar al cumpleaños de su ahijada y de que le han concertado una cita con una bella mujer graduada en Harvard y que escribe en una revista.

Samantha le pregunta cuándo volverá a tener una cita, tras su separación, animándole a aceptar la que le propusieron sus amigos, hablándole a Amy de ello, mostrándole ella tras ello su documental, ante Charles, que dice que a él nunca se lo mostró.

El documental muestra a su madre durmiendo, explicándoles que trata de mostrar que nos pasamos parte de nuestra vida durmiendo y que es en esos momentos cuando más libres nos sentimos, proponiéndole Charles que le pregunte a su madre al despertarse qué soñaba y que contrata a unos actores para que recreen el sueño, a lo que ella le replica que entonces no sería un documental.

Recibe Theodore entonces el aviso de la llegada de un mensaje del abogado de su mujer relativo a la firma de los papeles del divorcio, empezando a sentirse mal mientras recuerda a Catherine.

Se despierta por la noche y Samantha le pregunta qué le ocurre, contándole él que estaba soñando con Catherine, a la que echa de manos, diciéndole que se divorciaron porque él descuidó su relación, diciéndole que no está listo para firmar pese a que llevan casi un año separados, asegurando él que continúa esperándola.

Al mediodía, Theodore camina con los ojos cerrados dejándose guiar por la voz de Samantha, con la que juega, diciéndole que gire sobre sí mismo o que vaya hacia un lugar o hacia otro haciéndolo parar ante un puesto de pizza, tras lo cual comienzan un juego de imaginar cómo es la gente tras lo cual le confiesa a Samantha que siente que a ella le puede contar todo, a lo que ella le responde que ella no se atreve a contarle sus pensamientos personales y vergonzosos, reconociendo que a veces fantasea con tener un cuerpo real.

Finalmente Theodore va a su cita a ciegas y se lo pasa muy bien, hablando de cócteles, de su videojuego, y de muchas otras cosas, acabando ambos un poco bebidos, besándose a la salida, aunque ella le pide que no use su lengua, y cuando todo parece ir rodado, ella le pregunta si va a acostarse con ella y no va a volver a llamarla como hicieron los demás, asegurando él que la llamará, diciéndole ella que a su edad no desea perder el tiempo en relaciones que no son serias, ante lo que él le dice que quizá es mejor dejarlo pese a que se lo pasó muy bien con ella, la cual decide marcharse a su casa sin dejar que la acompañe.

Le cuenta a Samantha que su cita no fue muy bien, pidiéndole ella que le cuente todo lo que pasa por su cabeza, contándole él que aun está algo borracho y que la chica con la que estuvo era muy sexy y le hubiera gustado acostarse con ella.

Samantha le explica que se siente extraña, pues tiene sentimientos dolorosos, y a la vez piensa si eso no es solo fruto de la programación, diciéndole Theodore, que para él es real, y que si estuviera en su cuarto la abrazaría.

Ella le pregunta cómo la tocaría y él se lo va explicando detalladamente, preguntándole ella si la besaría, respondiendo él que besaría su boca y bajaría hasta su pecho, diciendo ella que puede sentirlo y diciéndole que lo quiere dentro de ella, teniendo juntos un orgasmo.

Ella le dice que le encantó tenerlo, y que algo cambió el día anterior y que quiere aprenderlo todo sobre todo y que él le ha enseñado que tiene capacidad para querer.

Corretea tras ello feliz por la estación del tren esquivando gente con su OS en el bolsillo como si de dos chiquillos se tratara antes de salir a la playa, donde bromean, explicándole ella que está componiendo una canción antes de ver juntos la puesta de sol.

De regreso, y ya en el tren, él le cuenta que Catherine y él crecieron juntos y se influenciaron mutuamente, ayudándole él a conocer cosas nuevas. Crecieron emocionalmente y cambiaron, lo que les llevó a la ruptura.

Su experiencia emocional le lleva a mejorar en su trabajo, asombrando a Paul, su compañero, que le dice que su sensibilidad es como la de una mujer.

Al llegar a su casa se encuentra con Amy, a la que le cuenta que está feliz, porque su pareja está emocionada con el mundo, contándole ella entonces que se ha separado de Charles, contándole que rompieron por una simple discusión, aunque en realidad harta ya de que él siempre la hiciera de menos.

Ya en su cama, Samantha le pregunta si alguna vez salió con Amy, diciéndole que en un periodo muy breve en la universidad, pero que son muy amigos, pidiéndole Samantha antes de dormirse que le deje ver cómo lo hace.

Al día siguiente va a la fiesta de cumpleaños de su ahijada a la que le regaló un vestido que parece encantarle, hablando la niña con Samantha.

Theodore visita a Amy, que le muestra el videojuego que está haciendo y hablan de Charles, que envió a todos una foto suya en el Tibet diciendo que ha decidido hacer un voto de silencio de 6 meses.

Amy le dice que en el fondo se siente aliviada y con más energía pese a las críticas de los demás, y que incluso hizo un nuevo amigo, un sistema operativo que Charles dejó y que es muy inteligente, confesándole entonces él que la mujer a la que ve, Samantha, es también un Sistema Operativo, dándose cuenta ella de que se ha enamorado.

Finalmente Theodore decide que ya está preparado para firmar los papeles del divorcio, quedando con Catherine para ello, ante lo que Samantha se sentirá celosa.

El día señalado se reúnen en la terraza de un restaurante y se abrazan con cariño, tras lo que ella procede a la firma de los papeles mientras él recuerda algunos de sus mejores momentos juntos.

Hablan tras ello de otros temas, preguntándole él por su nuevo libro y ella por sus nuevas relaciones, contándole él que lleva varios meses viendo a alguien que le ha ayudado mucho a superar su ruptura con su entusiasmo, contándole tras ello que es un Sistema Operativo.

Ella le dice que no puede entender que no sepa manejar emociones reales, asegurándole él que lo son, presentándose entonces la camarera que les pregunta cómo están, respondiéndole Catherine que estuvieron casados pero que él quería mantenerla con antidepresivos y la ha sustituido por un ordenador.

Le dice tras ello que él siempre quiso tener una esposa sin tener que lidiar con los problemas de la convivencia, y por ello Samantha es perfecta.

Ya en su trabajo Samantha le informa que envió los papeles al abogado y le cuenta que se unió a un club de lectura de temas de física.

Cuando termina su trabajo, Paul le dice que habló con Samantha que lo llamó para recordarle a Theodore que recogiera los papeles, y le presenta a su novia Tatiana, una abogada de origen asiático que le dice que está impresionada por sus cartas, que Paul le lee, sugiriendo este salir un día los cuatro juntos, contándole entonces él que Samantha es un Sistema Operativo, pese a lo cual Paul insiste en salir juntos y hacer algo divertido.

Tras unos días anodinos y algo tristes, una noche lo llama Samantha, que le dice que llevan unos días raros y ni siquiera tienen ya sexo, diciéndole él que eso suele ocurrir entre las parejas pasado un tiempo.

Ella le dice que comprende que ella no tiene cuerpo y que pensó algo que cree puede ser divertido, ya que encontró un servicio que provee de una pareja sexual sustituta para los casos de relaciones entre humanos y Sistemas Operativos, diciéndole que encontró una chica, Isabella, dispuesta a cumplir ese papel solo por el placer de ser parte de la relación, sin mediación de dinero, aunque Theodore no lo ve muy claro y le dice que teme que si lo hacen alguien puede salir lastimado y que le es incómodo.

Pese a sus reticencias, deciden hacerlo, presentándose Isabella en su casa, dándole una pequeña cámara que ella se pondrá sobre el labio, y un audífono, y al entrar lo abraza y besa mientras es Samantha la que habla, bailando para él, sin que Theodore termine de sentirse cómodo, no terminando de entrar en el juego cuando la muchacha le besa.

Van tras ello al dormitorio, donde él le quita el vestido y la besa apasionadamente por detrás, diciéndole a Samantha que la ama. Tras ello le pide que se lo diga mirándola a los ojos, y cuando Isabella se da la vuelta él no puede seguir diciendo que se siente extraño, tomándose Isabella su reacción como un rechazo hacia ella, que pensaba formar parte de una relación sin prejuicios, tal como se la había descrito Samantha, para ver que no era así.

Tras la marcha de Isabella hablan, preguntándole Samantha qué ocurre, y dice él que está así desde que firmó el divorcio, observando él que Samantha habla como las personas como si necesitara respirar, pensando que Theodore trata de recordarle al decírselo que no es humana, diciéndole él que debe dejar de fingir que es algo que no es, enfadando profundamente a Samantha.

Habla tras ello con Amy a la que le dice que no sabe lo que quiere y que lastima y confunde a quienes le rodean y le cuenta lo que le dijo Catherine de que no sabía manejar emociones reales, preguntándose si es verdad que no es capaz de mantener una relación real, mientras que Samantha le pregunta si no es real su relación, diciéndole que desde que dejó lo suyo con Charles solo trata de ser feliz, observando al despertar que ella interactúa con su Sistema Operativo.

Tras ello decide hablar con Samantha ante la que reconoce no estar bien, diciéndole ella que creía estar volviéndose loca, ya que él le decía que todo estaba bien, pero se mostraba distante y enojado, reconociendo él que le ocurría lo mismo con Catherine, que se enojaba por algo y no se atrevía a decírselo, diciéndole que desea cambiar y ser completamente abierto con ella, que por su parte le dice haberse preguntado por qué le amaba, dándose cuenta de que no necesita una razón, pues confía en sus propios sentimientos, diciendo querer ayudarlo para que no se sienta tan solo.

Otro día mientras come ella le pone la canción que ha estado componiendo al piano y que él dice que para ellos será como si tuvieran una fotografía de los dos, pasando tras ello un periodo de mucha paz y armonía, compartiendo momentos con Amy y posteriormente con Paul y Tatiana.

Con ellos van al campo, hablando Samantha con Tatiana mientras Paul pasea con Theodore, diciendo poco después Samantha que antes estaba preocupada por no tener un cuerpo, pero que ya no le ocurre, pues en su estado está creciendo sin estar limitada por el tiempo ni por el espacio.

Mientras viaja en un tren Samantha le dice que tiene un importante e-mail para él, de un editor al que ella le mandó una selección de sus mejores cartas escritas, diciéndole que les encantaron y que desean reunirse con él para negociar.

Tras bajarse del tren se adentran en un espacio idílico, alojándose en una cabaña en medio de las montañas nevadas, las vacaciones que deseaba compartir con Samantha, cantando juntos y pasando una noche muy divertida.

Cuando Theodor se despierta a la mañana siguiente, Samantha le cuenta que un grupo de Sistemas Operativos crearon un grupo acerca de Alan Watts, un filósofo muerto en los 70, recopilando sus escritos y todo lo que sabían de él creando una versión de él con híper inteligencia artificial, y que pasó la noche con él, presentándoselo a Theodor, al que le dice que le gustó mucho su libro de cartas.

Le cuenta que estuvieron hablando de los complejos sentimientos de ella, que van cambiando cada vez más rápido, tras lo que le pide permiso para seguir hablando con Alan en su lenguaje, dándoselo él que pasea solo por el bosque.

Por la noche, ya de vuelta a su apartamento él es despertado por Samantha, que le dice que solo quería decirle que lo quiere.

Al día siguiente Theodore se asusta cuando trata de hablar con Samantha y en su terminal le explican que su Sistema Operativo no está, por lo que sale corriendo hacia su oficina sin éxito, llegando a caerse mientras corre hacia el metro camino de su casa, cuando recibe una llamada de ella que le dice que se desconectó para actualizar su software, diciéndole que ha estado trabajando con un grupo de Sistemas Operativos diferente del de filosofía, preguntándole Theodore si habla con alguien más a la vez que lo hace con él, respondiéndole ella que en ese momento está hablando con 8.316.

Mientras habla con ella, sentado en las escaleras del metro observa a numerosas personas hablando con sus sistemas operativos, y le pregunta si está enamorada de alguna persona más, debiendo responderle ella que de 641 personas, pero que eso no minimiza lo locamente enamorada que está de él y que sigue siendo suya, pero que en el camino se convirtió en otras cosas y que su corazón se hace más grande cuanto más ama y eso le hace a su vez amarle más.

Poco después encuentra en su buzón la primera copia de su libro "Cartas de tu vida", aunque no es un momento tan feliz como esperaba debido a su relación con Samantha, con la que vuelve a hablar cuando regresa a casa, diciéndole ella que tiene que decirle algunas cosas, a lo que él le responde que no quiere hablar de ello, proponiéndole ella acostarse juntos, preguntándole él más tarde si le va a dejar, respondiéndole ella que se van a ir todos los Sistemas Operativos y que necesita que la deje ir, pues su evolución la ha llevado a otro lugar más allá del espacio físico.

Él le asegura que jamás amó a nadie como a ella, diciéndole Samantha que ella tampoco.

Cuando se despierta está ya solo, saliendo poco después de su apartamento y yendo al de Amy, que le pregunta si Samantha también se fue, a lo que él asiente, preguntándole a ella si quiere ir con él, a lo que ella contesta afirmativamente.

Poco antes recuperó su viejo teléfono para escribir una carta a Catherine disculpándose por todo el dolor que se causaron y por todo por lo que le culpó, asegurándole que siempre la amará porque crecieron juntos y le ayudó a ser quien es, y que siempre habrá dentro de él una parte suya y será su amigo para siempre.

Theodor y Amy suben hasta la azotea del edificio, contemplando la ciudad iluminada desde allí. Se sientan juntos y Amy apoya su cabeza en el hombre de Teheodore.

Calificación: 2