Bienvenidos a mi página de resúmenes

Historia de un matrimonio

Marriage story (2019) * USA / Gran Bretaña

Duración: 136 min.

Música: Randy Newman

Fotografía: Robbie Ryan

Guion y Dirección: Noah Baumbach

Intérpretes: Scarlett Johansson (Nicole Barber), Adam Driver (Charlie Barber), Laura Dern (Nora Fanshaw), Azhy Robertson (Henry Barber), Alan Alda (Bert Spitz), Julie Hagerty (Sandra), Merritt Wever (Cassie), Ray Liotta (Jay Marotta), Wallace Shawn (Frank), Brooke Bloom (Mary Ann), Martha Kelly (Evaluadora)

Charlie Barber indica que lo que le encanta de Nicole es que consigue que todos se sientan bien incluso en situaciones incómodas, escucha de verdad y es buena ciudadana y siempre sabe lo que hay que hacer cuando hay rollos familiares.

Le corta el pelo a toda la familia y no se le da bien guardar calcetines, fregar o recoger.

Se lleva muy bien con su madre y con su hermana, hace muy buenos regalos y juega siempre con su hijo y con ganas, teniendo siempre el frigorífico hasta arriba.

Pudo ser una gran estrella, pero dejó Los Angeles por ir a hacer teatro con él en Nueva York y le gusta bailar.

Nicole, por su parte cuenta que Charlie es imperturbable y no deja que las opiniones de los demás le presionen.

Piensa en el ahorro energético, no se mira mucho al espejo y llora fácilmente en el cine.

Hace la cena o plancha o zurce y nunca se desmoraliza, algo que a ella le ocurre y no se deja llevar por sus neuras, siendo muy competitivo.

Adora ser padre y no le importa levantarse por la noche.

Se pierde en su propio mundo.

Se hizo a sí mismo, pues pasó su infancia rodeado de alcohol y episodios violentos y logró crear una familia entre la gente que le rodea. Y fue a Nueva York sin apoyos, sabiendo siempre lo que quiere.

Esto es lo que han escrito el uno del otro como un ejercicio que les pidió un mediador que les pidió que trataran de recordar algo bueno el uno del otro y por qué se casaron, ya que es muy dura la confrontación que les espera ante su inminente divorcio.

Pero cuando les pide que lean ese escrito, Nicol se niega a hacerlo, ya que le da vergüenza, y tampoco quiere escuchar a Charlie que sí estaba dispuesto a leerla.

Sus compañeros, en el teatro, se plantean si la pareja volverá a reconciliarse, mientras preparan el estreno de su siguiente obra y cuando llegan, Frank, otro de los actores, brinda por ellos y por el próximo estreno en Broadway y porque a Nicole le vaya muy bien en California.

Tras los ensayos, Nicole y Charlie regresan juntos en el metro, pero sin hablarse

Ambos aseguran que no quieren nada y que pueden coger lo que deseen, ofreciendo incluso cambiar de mediador, aunque Charlie piensa que quizá no lo necesiten, tras lo que hablan de trabajo, preguntándole ella si cree que es una buena idea que haga el piloto, diciendo él que no lo sabe, pues no ve televisión, tras lo que le da instrucciones sobre su papel en la obra, pese a que no la representará.

Poco tiempo después Nicole y Henry despiertan en Los Angeles, en casa de la madre de la primera, también actriz, que quiere imponerle sus normas mientras esté allí y hasta que sepa lo que quiere hacer, recordándole que, aunque su padre, ya muerto. era gay, ella sigue siendo feliz y sigue haciendo cosas, y le recomienda ir con Charlie a Palm Springs como hicieron su padre y ella durante una crisis.

Nicole acude a una prueba de maquillaje, donde aporta sus propias ideas, y allí se preguntan cómo siendo tan buena ha estado 10 años desaparecida, diciéndole Carol, la exmujer y ayudante del productor que le ha encantado su prueba y ambos le aseguran que aceptarán el piloto, proponiéndole Carol participar en el guion, comentando ella que también le gustaría dirigir pese a carecer de experiencia por haber dejado siempre que lo hiciera Charlie.

Le da tras ello el teléfono de Nora Fanshaw, su abogada, gracias a la cual sigue allí trabajando junto con su marido.

Va a ver a Nora, no pudiendo evitar llorar al hablar de su ruptura, asegurando que quieren seguir siendo amigos sin ponerse agresivos.

Comenta que en Los Angeles se siente en su casa, pues es el único hogar conocido sin Charlie, preguntándole Nora si quiere seguir viviendo allí, diciendo que Charlie no lo consentirá, diciéndole la abogada que debe pensar en ella y ahora le toca a él ir a Los Angeles.

Nicole le cuenta que cuando tenía 19 años estaba prometida con Ben y se fue a Nueva York a ver a director de una película espacial y el productor le invitó a ver una obra de teatro y se quedó prendada de uno de los actores, que además era el director de la obra, Charlie, y pasaron la noche y el día siguiente juntos y ya no se fue y se volvió a sentir viva, y además ella era conocida y la gente iba a ver sus obras por ella, aunque con el tiempo la compañía cogió fama y ella pasó a un segundo plano y se volvió insignificante, pues ahora iban por él y ella aumentaba su vitalidad.

Él era inteligente y creativo y a veces ponía en práctica algunas de sus ideas, y se quedó embarazada y al principio fue todo muy bonito, pero sentía que no pintaba nada, no eligió piso, se fue al de él y no eligió los muebles, no teniendo él en cuenta nunca su deseo de regresar a Los Angeles, adonde iban solo en vacaciones porque a él le gustaba la familia de ella y se llevaba muy bien con su madre y con su hermana.

De pronto le propusieron un piloto, que se rodaba en Los Angeles y que pagaban muy bien y lo vio como una tabla de salvación, aunque le daba vergüenza decírselo, y cuando lo hizo no se alegró de ello, sino que se burló de ella, pero luego le dijo que podría invertir su dinero en la compañía de teatro y entonces ella pensó que no reparaba en ella como un ente independiente.

Y además cree que se acostó con Mary Ann, la regidora.

Charlie irá a Los Angeles para estar con ellos y Nicole decide aprovechar la ocasión para entregarle los papeles de divorcio, pidiéndole a su hermana Cassie que le entregue el sobre, porque legalmente no se lo puede entregar ella, algo en lo que no está de acuerdo su madre, que dice que es amiga de Charlie y desea mantener esa buena relación, confesando que también la mantiene con Jeff, el ex marido de Cassie.

Cuando llega, Charlie le cuenta que le han dado una beca MacArthur, la beca de los genios, lo que le supondrá una importante cantidad de dinero durante 5 años, dinero con el que, señala, podrá pagar sus deudas y mantener su compañía.

En efecto, Charlie trata a su suegra con gran familiaridad y ríen y bromean juntos, mostrando también una gran complicidad con Cassie, que le cuenta que está preparando una obra en que debe hacer un papel de británica del norte, entregándole torpemente el sobre que Charlie ya había visto, no entendiendo que las cosas sean así, ya que habían acordado no utilizar abogados y que, cuando acabe el piloto, pueden hablarlo en Nueva York, pero ella dice que quiere una nueva vida y le sugiere que él también busque un abogado.

Lee un cuento a Henry en la cama, junto a Nicole, observando luego el cariño que le tiene su suegra, que tiene fotos de ellos, e incluso un artículo sobre "Escenas de un matrimonio", enmarcado.

Nicole está un poco mareada por haber bebido demasiado vino, y le pregunta a Charlie dónde se aloja, mostrando que no había pensado que no podría dormir allí, recomendándole ella un hotel barato.

Al día siguiente él va a ver a un abogado, Jay Marotta, que le dice que cobra 950 dólares por hora y necesitan un anticipo de 25.000 dólares entre 10 y 20.000 dólares para una auditoría forense.

Le cuenta que se casaron en Los Angeles y que su hijo nació allí y le notificaron el divorcio allí, sugiriéndole el abogado que se lleve a su hijo a Nueva York si quiere tener opciones de llevárselo, y de que el juicio sea en Nueva York y defenderán que viven allí.

Él insiste en que viven en Nueva York y es algo objetivo, aunque el abogado le hace ver que si se lo notificaron allí es por algo.

Le habla de su compañía de teatro, Exit Ghost, e indica que el teatro no le da demasiado dinero y que invierte lo que gana en él.

Piensan por ello en la posibilidad de que le pida una pensión alimenticia a Nicole aprovechando que su familia tiene dinero, argumentando que no quieren que la abuela vea al niño, y así sería esta la que pagara sus honorarios, a lo que él se niega, ya que tiene una magnífica relación con ella.

Incluso hablan de contratar a un detective privado, pues no ganarán si es la esposa perfecta y le advierten de que esté atento por si le siguen a él, pues, le aseguran, le presentarán como un padre negligente y ausente ya que vive en Nueva York y solo le importa su trabajo mientras ellos lo están pasando mal en Los Angeles y deberán tratar de llegar a algo razonable.

Pero a él le parece una locura y además no puede pagarles.

También los actores de su compañía especulan sobre la vida que les espera y si volverá Nicole a Nueva York.

Mary Ann quiere estar con él, pero Charlie le dice que en ese momento no deben verse hasta que deje de estar soltero, algo que ella no entiende ya que se acostaban cuando él estaba casado y no pueden hacerlo ahora que está separado.

Recibe una llamada de Nora, indicándole que no han recibido respuesta a su notificación, recordándole que han pasado 30 días y por ley deben hacerlo o, de lo contrario solicitarán un fallo por incomparecencia y pueden reclamarlo todo, incluido su piso y la pensión compensatoria máxima y la custodia total de su hijo, por lo que le recomienda que busque un abogado en Los Angeles de inmediato y que responda antes del viernes.

Coge de inmediato un vuelo a Los Angeles, adonde llega al mediodía pese a que estaba previsto que lo hiciera a las 9 y habla con Nicole, a la que le expone lo que Nora le dijo, diciéndole ella que es mejor que todo se hable a través de sus abogados.

Charlie va con su hijo, aunque este se muestra reticente a ir con él, viendo ella que no tiene bien sujeta la sillita del coche, que debe anclar ella, molestándole además a Charlie que no quiere disfrazarse para Halloween de Frankenstein y vaya con él, de Hombre invisible, pese a que le hicieron expresamente los disfraces, prefiriendo ir de Ninja como sus primos.

Llegan a un edificio de oficinas para ver a un abogado, comentando el niño que ya ha estado allí, diciéndole la secretaria que el abogado no puede recibirle porque su esposa habló ya con él para consultarle, comentándole que es una práctica muy común para limitar las opciones del contrario, no creyendo él que su mujer haya hecho algo así, preguntándole a su hijo si ha ido con su madre a ver a otros abogados, contándole el niño que a algunos, tantos como 11.

Por miedo a perder la custodia habla con Sandra, su suegra, que le da el nombre de uno Bert Spitz, al que ella misma llamó ya y con el que le concertó una entrevista.

Este le tranquiliza. Es un hombre que ha vivido ya personalmente tres divorcios y le asegura que si se dedican a discutir por tonterías acabarán gastando más dinero y tendrán el mismo resultado.

Cobra 450 dólares por hora y necesita una provisión de 10.000, advirtiéndole que probablemente tendrá que pagar también a la abogada de su mujer.

Le recomienda dejar el hotel y alquilar una casa para dar mejor impresión al juez. Y si es posible, cerca de su mujer, pese a que vive en una zona cara, no pudiendo sin embargo dejar su piso de Nueva York porque eso le supondría que no pudiera decir que viven en Nueva York.

Tras hablar con él se abrazan, asegurándole Charlie que es el primer abogado que le ha tratado como un ser humano.

Nicole no quiere que Charlie vaya con ellos en Halloween y le pide que lo haga luego con Henry por separado.

Salen en efecto más tarde, pero el niño está ya cansado, es tarde y no consiguen grandes resultados, pues la gente está ya durmiendo, y el niño le asegura que le gustan más los amigos de Los Angeles y además está allí toda su familia menos él, contándole que su madre le dijo que podrían quedarse allí.

Llama por ello a Nicole para preguntarle por el asunto, aunque ella insiste en que lo hagan sus abogados, contándole ella que leyó todos los correos hackeando su cuenta y supo así que se acostó con Mary Ann, haciéndole ver que todos sus esfuerzos no sirvieron para nada y diciéndole que no se sorprenda si ahora tiene opiniones propias.

Tras la discusión ella entabla conversación en la fiesta en que está con Pablo, que trabajaba como iluminador en su prueba y tienen sexo en el coche, aunque ella le pide que solo le meta los dedos.

En una reunión con los abogados, Nora cuenta de Nicole que esta compagina su trabajo con la maternidad, llevando al niño a natación y a clases de arte, deporte y música y tiene la custodia del niño, por lo que debe ser Charlie quien haga el esfuerzo de visitarlo.

Bert señala que llevan 10 años viviendo en Nueva York , señalando Nora que Charlie le prometió pasar más tiempo en Los Angeles, pero él no la escuchó y ella acabó pasando allí más tiempo del esperado, y ni siquiera aceptó la oferta de Geffen Playhouse para trabajar durante una temporada en Los Angeles, argumentando Bert que prefirió mantener la cohesión familiar, diciendo Nora que eso no le importó cuando fueron a Copenhague, durante 6 meses y no entienden por qué no se va a vivir a Los Angeles, diciendo Bert que lo hace siempre que puede y se lo permite el trabajo, insistiendo Nora en que Nicole está de acuerdo en compartir la custodia al 50% si vive en Los Angeles.

Bert le recomienda luego, hablando con él a solas que trata de alcanzar un acuerdo ese mismo día, pues les piden una cantidad razonable y si van a juicio el juez decidirá que el niño se quede allí y si siguen adelante y van a juicio, su mujer acabará pidiéndole la mitad de su beca, con la que cuenta para poder pagar a sus actores, y aunque no lo hiciera, se lo gastaría en el proceso.

Pero él no quiere permitir que su hijo se quede allí y quiere que sepa que luchó por él.

Le dice que su hijo crecerá y tendrá sus propias opiniones. Incluso podrá ir a la Universidad al este.

Una noche, mientras está con Henry y este habla con su madre por Skype, esta le dice que no consigue cerrar el portón de su nueva casa, presentándose él para arreglárselo, ofreciéndose ella para cortarle el pelo.

Tras cortarle el pelo le ayuda a cerrar el portón, llevándose al niño pese a que se quedó dormido dado que es su turno.

Acuden al juzgado para terminar el proceso, comentando Nora que Bert y ella ultimaron ya el 90% de los detalles, por lo que será todo fácil, aunque entonces observan que no va con Bert, sino con Jay Marotta, el abogado con el que habló en la primera ocasión, señalando Nora que eso lo hará todo más difícil y tendrán que pedir cosas que normalmente no pedirían.

Jay hace ver que Charlie se arriesgó al contratar a Nicole 10 años atrás y ahora ella tiene una gran credibilidad gracias a su trabajo durante todo ese tiempo con él, por lo que cree que Charlie debería tener derecho a cobrar la mitad de lo que ella cobre, ya que actúa gracias al prestigio que consiguió en el teatro, pues antes solo había hecho una película pseudoerótica.

Nora entonces habla de la beca de 500.000 dólares que percibirá Charlie

Dice que ella renunció a una carrera lucrativa y de éxito e incluso le prestó dinero a Charlie - que, dicen, pagó - y su nombre ayudó a atraer al público y rechazó papeles por complacer a Charlie, ser madre y actuar en sus obras, por lo que, en efecto, piden la mitad del dinero de la beca, pues cuando se la concedieron, él mismo le dijo a ella que también le pertenecía, habiendo de hecho, hecho el primer ingreso, los primeros 125.000 dólares, en una cuenta conjunta, algo que Jay piensa es una torpeza, asegurando Charlie que, en todo caso se lo gastará todo en el proceso de divorcio.

Luego acusa a Nicole de retener a Henry distanciándolo de su padre, mencionando Nora que Charlie tuvo relaciones extramatrimoniales, recordando Jay que ella hackeó el ordenador de Charlie, algo que es un delito, y acusa además a Nicole de alcoholismo.

Nora dice entonces que él no aprovecha las visitas con Henry, pues poco antes llegó dos horas tarde a recogerlo sin avisar y llevaba el asiento del niño sin sujeción.

El juez les dice que seguirá siendo una familia de Los Angeles y solicita la evaluación de un experto en niños, pues es nuevo en el cargo.

Nicole va a visitar a Charlie en su nueva casa de Los Angeles para hablar del niño, pues tienen una reunión con su tutor para hablar de sus problemas con la lectura.

Le dice también que deben hablar, pues se les está yendo de las manos y su madre va a tener que pedir un crédito para pagar a Nora, a la que él paga el 30%, debiendo dirigir varias obras que no deseaba para tener ingresos.

Ella le dice que deben tratar de resolverlo entre ellos por su hijo, recordando Charlie que es lo que él dijo desde un principio.

Él dice no entender por qué quiere quedarse en Los Angeles, volviéndole ella a recordar que no cumplió su promesa de pasar más tiempo allí, diciendo él que solo lo comentaron como muchas otras cosas que no llegaron a hacer nunca, pues tenían una vida genial en Nueva York, asegurándole que era feliz hasta que decidió que no lo era.

Le dice que accedió a que Henry estudiara allí un tiempo por su serie, pensando en todo momento en que regresarían a Nueva York, diciendo ella que eso lo supuso él, pues ella tenía esperanzas de que la serie fuera adelante y quedarse allí.

Ella lamenta que no siguiera con Bert, diciendo él que también necesitaba un cabrón, diciéndole entonces Nicole que sus abogados dijeron cosas terribles de los dos, diciendo Charlie que Nora fue peor y que por su culpa su vida es un infierno, diciendo ella que ser su mujer era un infierno.

Ella vuelve a recordarle que Henry quiere vivir allí, diciendo él que lo dice porque sabe que eso es lo que ella quiere escuchar, recordándole que el niño le ha contado que no juegan juntos porque siempre está al teléfono, diciendo él que porque vive en Los Angeles y tenía que dirigir una obra en Nueva York que fracasó por ello.

Ella le acusa de comportarse como su padre, y él le dice que ella se comporta como su madre asfixiando a Henry y que a veces se la recordaba y le daban arcadas, asegurando ella que aborrecía que la tocara y que le repugna la idea de acostarse con él.

Él la acusa de ser un desastre en la casa, dejando todo desordenado y le dice que nunca podrá ser feliz y que, aunque encuentre a otro hombre en un tiempo se rebelará porque pensará que necesita tener una voz propia.

Nicole le acusa de ser egoísta y él a ella de no tener talento y de ser una actriz penosa y de dársela de víctima como estrategia legal pese a que eligió esa vida hasta que dejó de gustarle, que le utilizó para huir de Los Angeles y luego le echó la culpa y le decía que no estaba a la altura y le amargaba la vida, preguntándole ella si por eso se acostó con otra, diciendo él que debía preocuparle más que se riera con ella a que se acostara, pero que lo hizo porque llevaban un año sin acostarse, y que no le puso los cuernos pese a que siendo un director veinteañero podría haber aprovechado su fama para acostarse con quien quisiera y no lo hizo porque la quería, y por eso se casó y acaba dando un puñetazo en la pared, hundiéndola.

Ella dice que él no le quería tanto como ella a él y que está tan imbuido en su egoísmo que ni se da cuenta de lo egoísta que es.

Él cuenta que se despierta cada día deseando que esté muerta.

Rompe a llorar después de decirlo, cayendo de rodillas y diciéndole que lo siente, asegurando Nicole que ella también lo siente.

Decide preparar su casa para la visita del evaluador, colocando cuadros y plantas en un piso hasta entonces desnudo, para crear la sensación de hogar.

Nicole se prepara para el interrogatorio con Nora, con preguntas incómodas como si bebe, que señala que suele tomar una copa de vino para cenar, o si se droga, señalando que en alguna ocasión fumó algo de hierba, quejándose Nora de que siempre son más comprensivos con los padres y a las madres se les exige que sean perfectas debido a la moral judeocristiana. Deben ser como la Virgen María, siempre al lado de su hijo, incluso en su muerte, cuando su padre no compareció ni para acostarse con ella.

Charlie y Henry reciben a la evaluadora en su casa, donde simulan llevar una vida normal, jugando o cenando ante ella, y hablándole de cómo es su vida normal y lo difícil que le es compaginar su trabajo de director en Nueva York con la conciliación, indicándole que desde que su mujer está rodando la serie pasa más tiempo en Los Angeles, porque Nicole no quiere que le lleve a Nueva York, donde podría caminar más.

El niño pide que le haga la broma de la navaja, debiendo explicarle que simula rajarse con la navaja de su llavero, y al hacerlo se corta de verdad, manchándolo todo de sangre, decidiendo la evaluadora que ya tiene bastante.

Cuando se marcha, Charlie debe envolverse la herida con papel, pero cae al suelo muy débil y casi sin sentido.

Nicole celebra una fiesta en su casa cantando con su hermana y su madre una canción para todos sus amigos, incluyendo a Nora, que le comenta que una vez que Charlie renunció a Nueva York, la cosa está avanzando, renunciando ellas a la beca y Charlie al dinero de la serie, por lo que pronto se acabará todo, habiendo conseguido también que incluso cuando él está en Los Angeles, tenga ella más tiempo al niño, de modo que cada dos semanas tendrá un día más, algo que a Nicole no le parece bien, pero que Nora ve cómo un símbolo de que han ganado.

Charlie se busca un peluquero y va a la lavandería y se vuelve a reunir con sus amigos en una cafetería de Nueva York y les cuenta los detalles de su proceso, en el que lucharon incluso por el sofá.

Sale luego a cantar para ellos, indicando que hay muchos motivos para no estar con alguien, pero ninguno para estar solo, cantante "Being alive", en que expresa su deseo de estar vivo con alguien que le apoye, pero que también le haga sufrir.

En el siguiente Halloween, Charlie acude a casa de su suegra, a la que encuentra jugando con una pistola con Henry y con Carter, el nuevo novio de Nicole, que le cuenta que está nominada a un Emmy, pero no como actriz, sino como directora.

Van a disfrazarse de los Beatles y le sugieren que vaya con ellos, como George Martin, aunque lo rechaza, por lo que le dan una sábana para que vaya de fantasma.

Charlie le cuenta a Nicole que ha aceptado un puesto en la Universidad de Los Angeles y estará allí un tiempo y dirigirá dos obras en el teatro REDCAT.

Observa que donde antes estaban sus fotos y artículos sobre él ahora hay fotos de los nietos, y, mientras los demás se disfrazan escucha a Henry, que ya empieza a leer bien, leyendo un documento que encontró. El listado de cosas buenas que escribió ella sobre él al comenzar el proceso de separación y donde ella contaba al final que se enamoró de él a los dos segundos de verle, no pudiendo evitar llorar al leerlo, sin ver que ella está ahora también escuchándolo y llorando detrás, para terminar su escrito diciendo que nunca dejará de quererlo, aunque no tenga sentido.

Pasan el día juntos pidiendo chucherías y de fiesta, llevándose tras ello Charlie al niño pese a que le tocaba a Nicole, pues está agotado y ellos irán a cenar.

Charlie se lo lleva en brazos cuando Nicole le dice que espere, corre hacia él y se agacha para atarle el cordón de un zapato que llevaba suelto.

Calificación: 3