Bienvenidos a mi página de resúmenes

Imitación a la vida

Imitation of life (1959) * USA

          También conocida como:
                    - "Imitación de la vida" (Hispanoamérica)

Duración: 124 min.

Música: Frank Skinner, Sammy Fain

Fotografía: Russell Metty

Guion: : Eleanore Griffin, Allan Scott (Novela: Fannie Hurst)

Dirección: Douglas Sirk

Intérpretes: Lana Turner (Lora Meredith), Juanita Moore (Annie Johnson), John Gavin (Steve Archer), Sandra Dee (Susie Adolescente), Susan Kohner (Sarah Jane 18 años), Robert Alda (Allen Loomis), Dan O'Herlihy (David Edwards), Karin Dicker (Sarah Jane 8 años), Terry Burnham (Susie 6 años), Troy Donahue (Frankie).

Una mujer busca entre la abarrotada playa de Coney Island a su hija Susie, que se le perdió, sugiriéndole un fotógrafo que deambula por la playa que le pregunte a un policía.

La niña, Susie, se ha hecho amiga de otra niña, Sarah Jane y una mujer de color les da un perrito caliente mientras esperan la aparición de la madre, que se produce poco después, cuando la acompaña un policía hasta el lugar.

Tras darle las gracias a la mujer que la recogió, que se presenta como Annie Johnson, Lora Meredith pretende llevarse a la niña que le pide que le permita seguir jugando con su nueva amiga.

Lora le explica a Annie que le gustaría tener una persona que pudiera cuidar de Susie, ofreciéndose Annie a trabajar a su servicio, aunque ella no quiere que deje de cuidar a la otra niña, Sarah Jane por irse con ella, que además no puede pagarle.

Pero Annie le dice que no hace falta que le pague. Trabajará como interna y compatibilizará su trabajo con el cuidado de la pequeña Sarah Jane, que, aunque es blanca, le dice, es hija suya, indicando que el padre de la niña era prácticamente blanco y que las abandonó antes de que naciera la niña.

Mientras ellas hablan las niñas se divierten molestando a la gente. Dejan al descubierto a una pareja que se ocultaba tras una sombrilla para besarse o colocan un bote de cerveza sobre la tipa de un hombre que está durmiendo para ver cómo sube y baja.

Sigue divertido sus travesuras, e incluso hace fotografías, el hombre que le aconsejó hablar con la policía, que le da la razón al hombre gordo con sus quejas al indicar que la madre no solo ha maleducado a la hija, sino que incluso la ha perdido.

Pero luego las niñas le piden que les envíe la foto, dándole Susie su dirección al fotógrafo, aunque Sarah Jane no tiene ninguna dirección donde recibirla, por lo que Lora, al verlas tan apuradas deja que vayan con ellas esa noche, pues la mujer dice que no le dan trabajo por tener una hija y no desea separarse de ella.

Las niñas se divierten jugando juntas hasta que Susie le da a Sarah una muñeca negra, que esta rechaza y dice que no quiere vivir allí, pues siempre les toca estar en la parte de atrás.

Cuando se levanta, Lora ve que Annie le ha lavado la ropa y preparado el desayuno, aunque no sabe de dónde sacó los huevos, indicando Annie que se los dejó el lechero, indicando Lora que hace varias semanas no le encarga nada al lechero por falta de dinero y se los dejaría pensando que tiene criada y eso indica que le va mejor.

Llaman al teléfono, que coge Annie, preguntando Lora si es el casero, aunque esta le indica que se trata de una agencia de modelos.

Lora se pone muy contenta, pues es la primera oferta que ha tenido tras ir a todas partes buscando trabajo, debiendo pedirle a Annie que se quede mientras va a la entrevista con Susie.

Consigue así hacer un anuncio de desinfectantes para perros.

Annie le pide que le deje quedarse, pues su casa será mejor que los sitios donde estuvieron antes.

Lora sigue yendo a las agencias de Broadway y llega con los pies destrozados.

Un día, al llegar, llaman al telefonillo. Se trata de Steve Archer, que va a llevarles la foto.

Lora le dice que ha sido muy amable acordándose de las niñas, señalando Steve que le pareció un bonito gesto lo que hizo por Annie y por su hija.

Le muestra una fotografía que hizo aquel día, de ella en lo alto de la pasarela cuando buscaba a su hija, contándole ella que es viuda y actriz y cree en los sueños.

Él le dice que sus huesos son perfectos y su cámara se enamoraría de ellos, y la invita a cenar, pidiéndole ella que la invite a comer a Rodney's, un bar pequeño para actores en paro.

Él se muestra extrañado de que haya empezado tarde, contándole ella que su marido era director de teatro y en su pueblo tenían una compañía profesional.

Ahorro lo suficiente para llegar a New York donde trata de probar suerte.

Coinciden en el restaurante con una actriz le dice que va a haber un casting para una obra de Tennessee Williams, por lo que sale corriendo hacia la agencia que lo realiza pese a que no se apuntó, pese a lo cual hace creer a la recepcionista que fue un error suyo, haciéndose pasar por amiga de un director teatral, diciéndole el agente, Allen Loomis, que el reparto de la obra está ya completo, aunque la invita a una fiesta esa noche, donde, le dice, habrá mucha gente importante, aunque antes dice que quiere hablar con su amigo el director, debiendo reconocer que no existe.

Pese a todo, Loomis le dice que lo ha hecho muy bien. Ha mentido, como todas las actrices, y eso es todo un mérito, pues la creyó.

Quedan para ir a cenar, aunque cuando acude a la agencia, ve que está vacía, y él dice tener que firmar unos documentos, invitándola a una copa y pidiéndole que se pruebe un vestido de visón con el que irán juntos a la fiesta.

Trata tras ello de besarla diciéndole que es muy guapa, y cuando ella le rechaza, dice que además decente.

Él le dice que tiene cualidades. Le dice que irá a todas las fiestas con nuevo vestuario pagado por él y si hace todo lo que le dice conseguirá su objetivo, aunque para ello tendrá que dormir con el club de dramaturgos si desean hacerlo con ella o tendrá que posar desnuda si algún pintor desea pintarla a cambio de un papel muy pequeño, pero si lo hace, conseguirá olvidar su idealismo.

Ella le dice que llegará, pero a su manera y se marcha.

Entretanto, en su casa, Annie le echa una mano con un trabajo que consiguió de cartas escritas a mano, ayudándole Steve, al que le cuenta que consiguió un acuerdo con el casero, que les descontará 10 dólares cada mes por limpiar ella el portal dos veces a la semana y además le planchará las camisas mientras las niñas están en el colegio.

Lora regresa a su casa abatida, aunque miente y les dice que estuvo en el Estudio 21 y conoció a mucha gente, si bien finalmente reconoce que mintió y se echa a llorar, contándole a Steve que fue horrible, pues la trataron como una cualquiera, pese a lo cual él la apoya y le pide que mantenga vivo su sueño por el teatro, que ella dice haber perdido esa noche, tras ver las cosas como realmente son.

Antes de acostarse va al cuarto de su hija y ve que tiene una venda en la muñeca, contándole Annie que en el colegio un niño dijo que la sangre de los negros es diferente a la de los blancos, y para demostrar que era falsa se hicieron un corte cada una.

Cercana la Navidad, Annie acude al colegio para llevarle a su hija unas botas, aunque la profesora le dice que su hija debe estar en otra clase, pues en la suya no hay ninguna chica de color, escondiéndose Sarah Jane tras un libro para que no la vea, pese a lo cual lo hace y la descubre ante todos sus compañeros, ante lo que Sarah Jane reacciona marchándose del colegio corriendo.

Su madre le pregunta por qué no lo dijo, pues no debe avergonzarse de lo que es, maldiciendo la niña y preguntando por qué tuvo que ser ella su madre.

Susie que estaba enferma no fue a clase y cuando llegan a casa Annie explica lo ocurrido, diciéndole Lora que ellas no le dan ninguna importancia al color de la piel y la quieren igual, pese a lo que la niña dice que no volverá a ese colegio.

La propia Annie se pregunta cómo podrá explicarle a su hija que ha nacido para sufrir.

Llega Steve muy contento, pues consiguió vender la foto de la lata de cerveza sobre la tripa del hombre gordo de la playa para un anuncio de cervezas, habiendo sido además contratado por la empresa para el departamento de publicidad.

Steve le lleva un regalo de Navidad y ella le dice que no ha podido comprarle nada, diciéndole él que el mejor regalo que puede hacerle es aceptar casarse con él.

Pero Lora le dice que pese a todo sigue amando el teatro, diciéndole él que solo la ha hecho sufrir, pero ella dice que es muy ambiciosa, aunque también reconoce que lo quiere a él, por lo que se besan.

Mientras lo hacen suena el teléfono, indicando Annie que es Loomis, que le dice que está con un amigo, el dramaturgo David Edwards que vio su foto en el anuncio del San Bernardo y creó vislumbrar algo especial en la misma y desea por ello ofrecerle un pequeño papel en una de sus obras, por la que le darán 250 dólares.

Steve le pide que no vaya, e incluso llega a ordenarle que no lo haga, aunque ella le dice que no tiene derecho a tanto y va a recoger el libreto, señalándole que quiere conseguir algo que él no comprende, insistiendo él en que lo que persigue no es real, a lo que ella le responde que por lo menos persigue algo, y no como esa lata en una barriga y le echa en cara que se haya rendido y no persiga sus sueños de trabajar para el museo de arte, mientras que ella puede conseguir lo que siempre deseó, advirtiéndole Steve que si decide seguir él no estará para recoger sus pedazos, asegurando ella que no le importará que sea así.

A la vuelta ella lee su libreto cuando llama Steve para desearles Feliz Navidad, aunque ella no se pone.

Lora comienza los ensayos, aunque el director no encuentra en ella el tono deseado, pues se trata de una escena de alta comedia, asegurando ella que nadie podría hacer esa escena del modo que desean, asegurándole a Edwards que no puede entender que un dramaturgo tan brillante como él haya escrito algo así.

El dramaturgo, que ya no pensaba contar con ella la llama y le dice que hace mucho tiempo que nadie le criticaba, preguntándole qué haría con esa escena, diciendo ella que la quitaría entera y las frases importantes se las daría a Amy, otro personaje, preguntándole el dramaturgo si podría interpretar a Amy.

El estreno de la obra, "Stopover", es un éxito y el público la aclama, llamando ella a su casa para contarles que le fue muy bien y está muy contenta, estando Steve viéndola.

Todos los implicados esperan las críticas que son muy favorables, destacando el Times el nacimiento de una nueva estrella, Lora Meredith.

Cuando se queda a solas con Edwards, este le augura que tendrán muchas más noches como esa, diciéndole ella que siempre a su lado, confesándole él su amor, aunque le advierte que siempre se enamora de sus actrices, tras lo que se besan apasionadamente,

En 1948 estrenan "Summer madness", encadenándose tras este un éxito cada año, mientras la cara de Lora es ya muy conocida, apareciendo en numerosas portadas.

En 1958 estrenan "Born to laught", pero ella no parece feliz y le pide a David que la excuse en la fiesta a la que va, aunque él le dice que su presencia es imprescindible, no dejándole opción.

Lora piensa que David no para nunca para no darse cuenta de lo triste que se siente.

Ella dice a Annie que ha conseguido aquello por lo que luchó y ahora se da cuenta de que no merecía la pena, pues hay algo que no tiene. David quiere casarse con ella, pero ella no le quiere, aunque cree que le conviene y que sería lo mejor para Susie.

Ahora estrenan una nueva y elegante caso y Susie va a un colegio carísimo, señalando Lora que su hija tendrá todo lo que ella no tuvo, aunque Annie le cuenta que le escribe cartas diciendo que la echa de menos.

Annie sufre mareos y los médicos le piden que descanse, aunque no desea hacerlo.

David le pregunta a Lora si ha leído ya su nueva obra, diciéndole ella que sí y que es fantástica, pero piensa que no debe hacer otra comedia y ha pensado que le convendría hacer la nueva obra de Stewart, un drama, y ella desea hacer ese papel, pues desea vivir una experiencia nueva.

David le dice que si desea fracasar, lo haga, pero sabe que ha escrito la obra pensando en ella y es lo más divertido que ha hecho y le dice que sabe que sin ella no se estrenará, lanzando el libreto al fuego, aunque ella le dice a Annie que es un gesto teatral, pues nunca hace menos de 6 copias.

En el estreno, que es un éxito, David reconoce ante el productor que estaba equivocado, pero rechaza ir a la fiesta posterior al estreno, en el que nuevamente está Steve, que pasa a saludarla con otra mujer, Louis Morgan, mostrándose feliz de volver a ver a su viejo amigo después de 10 años, invitándolos a ir a su casa a esperar las críticas.

Allí Annie lo prepara todo mientras Susie dice que está contenta de que haya estrenado ya, porque así podrá dedicarle más tiempo antes de su graduación.

Todos se alegran de la vuelta de Steve, Annie, Susie y Sarah Jane, invitándolo Lora a que las acompañe a pasar el domingo en el campo en familia.

En la terraza ven una estrella fugaz, pidiendo Susie el deseo de estar como esa noche todos juntos, diciendo su madre que hará algo para conseguirlo, pues no hará otra obra hasta dentro de mucho tiempo.

El domingo salen en efecto al campo, todos menos Sarah Jane, que está enferma, aunque en cuanto se marchan se levanta y se viste

Steve le explica que es vicepresidente de una fábrica de cervezas, aunque sigue haciendo fotos e intenta exponerlas, diciéndole que lo dejará cuando lo tenga todo arreglado, pues no desea seguir haciendo algo que no le apetece y desea irse y dar la vuelta al mundo.

Ella asegura que hacía muchos años que no se sentía tan feliz junto a alguien, reconociendo él que no ha podido olvidarla, por lo que se besan.

Lora le dice que tendrá que romper algunos compromisos, para lo que deberá hablar con Loomis, aunque cuando este la llama olvida todos sus propósitos, pues le dice que hay un prestigioso director cinematográfico, Amarico Bellucci interesado en que ella interprete a Rena, un papel maravilloso, y para ello deberá ir a Italia.

Entretanto llega Sarah Jane, que había fingido su enfermedad para poder salir, contándole a Susie que ha estado con su novio, al que conoció en una heladería.

Susie le pregunta si es de color, contándole ella que es blanco y si descubre lo suyo, ella se suicidará, pues no desea tener que entrar por las puertas traseras ni sentirse inferior y desea tener oportunidades.

Susie se queja de que nunca le haya contado eso, pero ella le dice que ahora tiene novio y quiere casarse con ella y no desea que conozca a su madre, pues desea parecer para él lo que él cree que es.

Al ver que sus propósitos no eran serios, Steve se despide fríamente de Lora diciéndole que no cree que pueda verla antes de su viaje a Italia, proponiéndole ella verse allí, aunque él dice que tendrá su película y no lo necesitará, aunque sí irá a la graduación de Susan.

Lora le pide a Sarah que ayude a su madre, pero ella dice que tiene que salir, preguntando Lora si es con el chófer de los vecinos que parece interesado en ella.

Annie por su parte anima a su hija a ir a la fiesta de la iglesia, pues le haría muy feliz saber que sale con buenos chicos, diciéndole ella que esos buenos chicos son conductores de autobús y chóferes.

Annie no se siente bien y desea discutir, y le pide a Sarah Jane que le eche una mano, apareciendo esta ante los amigos de Lora con la bandeja en la cabeza y hablando como los antiguos esclavos, lo que hace que Lora se enfade y le pregunte qué le pasa, diciendo que su madre está tan ansiosa en que sea negra que se ha comportado como quería que lo hiciera.

Lora le pregunta por qué quiere herirlas a su madre y a ella, respondiéndole que no desea ser diferente, preguntando Lora si alguien en esa casa la ha tratado como si fuera diferente, pidiéndole que no les vuelva a hacer eso a ellas ni a sí misma.

Se va de casa tras ello para salir con Frankie, que llega tarde y al que le dice que tiene problemas en casa y le propone irse a Jersey.

Pero él le pregunta si es verdad que su madre es negra, pues todo el mundo murmura a sus espaldas, diciendo ella que no, aunque Frankie la abofetea y la abandona.

Finalmente Lora decide no irse a Italia para no perderse la graduación de Susie.

También Annie desea enviar a su hija a la universidad con lo que ha ahorrado, habiendo también ahorrado dinero para su entierro al que espera acudan sus amigos.

Lora le dice que no sabía que tuviera amigos, pues nunca lleva a nadie, diciéndole Annie que pertenece a la iglesia baptista y a una institución de caridad, diciéndole Lora que nunca se lo había dicho, a lo que Annie le responde que nunca se lo había preguntado.

Les interrumpe Susie diciendo que ha llegado Sarah Jane con heridas.

Annie le pregunta qué le pasó y quién lo hizo, confesando Susie que fue su novio, lo que las sorprende, pues no sabían que tuviera, contándole a su madre que le pegó porque ella no deja de decir a todo el mundo que es su hija y lo estropeó todo.

Lora, indignada, le dice que no consiente que hable así a su madre, diciéndole Annie que eso le ha pasado por mentir, a lo que le responde que no habría pasado si ella no estuviera cerca.

Llega el día de la graduación, estando feliz Susie de tener con ella a su madre, a la que le pregunta si se arrepiente de haber renunciado a la película, a lo que Lora le responde que solo se arrepiente de no haber podido llevarle su regalo, pues es muy grande, diciéndole que es un caballo.

Llega luego Steve llevando a Annie, que le dice que Sarah Jane está mejor y le desea toda la suerte del mundo.

Steve se sorprende de ver allí a Lora, aunque justo entonces Annie le da una carta de Bellucci, que dice que la esperará, pero deberá irse en dos semanas a Italia, algo que a Susie le parece muy poco, aunque acaba aceptando.

Le pide a Steve que cuide de Susie mientras ella está fuera, aceptando este el encargo, por lo que comienzan a pasar juntos mucho tiempo practicando la equitación o saliendo a cenar y bailar, asegurando Susie que él es la única persona que la toma en serio, por lo que le dice que está enamorada, aunque todavía no desea contarle de quién, y le confiesa que a veces se siente muy sola.

En casa Annie le dice que debería salir con chicos de su edad.

Por otro lado, está feliz, porque Sarah Jane trabaja en una biblioteca, aunque al ver su carta ve un membrete de Harry's Club y decide llamar a la biblioteca para hablar con su hija, que le dijo tener turno de noche, diciéndole su interlocutor de que allí no hay nadie con ese nombre.

Annie decide coger un taxi y va hasta el Harry's Club, un pub donde pregunta por Sarah Jane, aunque le dicen nunca escucharon ese nombre, aunque ve a su hija en el escenario cantando una canción de forma muy sensual, viendo cuando acaba cómo un hombre le pregunta si tiene novia, ante lo que Annie, que se había colado interrumpe el flirteo pidiéndole que se vista y salga de allí.

El hombre le pregunta a Sarah Jane quién es ese espantajo, diciendo ella que no la había visto en su vida, pidiéndole Annie que deje de mentir, pues ella se llama Judie Brown, por lo que le pide que la eche, insistiendo Annie en que se trata de su hija y si no deja que se vaya con ella a casa lo denunciará.

El dueño le pide a Annie que se vaya y le asegura que va a despedir a su hija.

Annie la espera a la salida y le dice que si se enteran en la escuela de magisterio de que ha estado trabajando en un sitio así no la admitirán, diciéndole Sarah Jane que no irá jamás a una escuela de magisterio para negros, ante lo que su madre le dice que puede estudiar otra cosa si quiere, pero Sarah Jane se aleja sin querer escucharla.

Al día siguiente llega Lora de Italia, encontrando a Annie echa un mar de lágrimas debido a una carta de Sarah Jane en la que le dice que, si la quiere, la deje. Que piense que ha muerto o que nunca nació, pues desea vivir su vida a su manera.

Annie acepta su decisión, aunque desea saber dónde está para poder ayudarla si la necesita, por lo que le pide que hable con Steve, que hablará con un detective que les informa de que ahora trabaja como chica de conjunto en el Moulin Rouge de Hollywood, decidiendo ella viajar en avión para visitarla por última vez.

Acude al Moulin Rouge, viendo que entre las coristas, que actúan para un público selecto, está su hija.

Acude a su camerino donde le pregunta si es feliz, respondiendo que es otra persona y es blanca, por lo que le pide que si se cruzan en la calle, no la salude, diciéndole Annie que así lo hará, aunque le pide que si necesita algo y no sabe dónde encontrarla que hable con Lora y le pide que le deje abrazarla una vez más, tras lo que se asegura que nada hará que deje de quererla, marchándose cuando aparece una compañera a la que le dice que ha ido a verla porque la cuidaba de pequeña.

Mientras Lora y Steve acuden a un pase privado de la película, Susie se queda a cuidar a Annie, que está enferma, contándole mientras la cuida que ha pasado todo el verano con Steve y se ha enamorado de él, aunque Annie cree que como una niña.

Pero no es así, y por eso Susie se queda muy decepcionada cuando ve desde la ventana cómo Steve besa a su madre, que cuando entra corre a hablar con ella para contarle que le ha propuesto a Steve que se casen.

Al día siguiente Lora le confía a Annie, que cuando le contó lo de la boda a Susie se quedó parada, algo que le extrañó, pues creía que se alegraría, y le pregunta a Annie si sabe qué le pasa, contándole Annie que se ha enamorado de Steve, aunque no cree que él lo sepa.

Lora decide ir a hablar con Susie, que le dice que se ha enterado, diciéndole Susie que se ha debido enterar nuevamente por Annie, de algo, como siempre, pues la que ha sido una madre para ella ha sido Annie, pues ella nunca tuvo tiempo para ella.

Le muestra tras ello una instancia para la universidad de Denver, asegurándole que cuando esté lejos no lo echará de menos.

Lora le dice que ha tenido todo, señalando su hija que todo menos su amor y a sí misma y que no es extraño que lo de Steve se lo haya contado Annie.

Lora le dice que si Steve se interpone entre ambos dejará de verlo, diciéndole su hija que debe dejar de actuar como si estuviera en el teatro.

Steve come con Lora y dice no poder olvidar la imagen de Susie en la estación, pues le pareció más mayor al despedirla y se pregunta cuándo decidió ir a la universidad y tan lejos, pues nunca se lo había comentado.

El mayordomo les avisa entonces de que Annie está muy mal, llamando al doctor y a un sacerdote, pidiéndole a Lora que no llore y que cuando se hayan pagado todas sus facturas le entreguen todo lo que sobre a Sarah Jane, pidiéndole a Steve que la busque.

Les pide que le digan también que fue egoísta y la quiso demasiado, pero no quiso crearle problemas.

Se acuerda de sus amigos y del antiguo lechero que fue comprensivo con el retraso en el pago de las facturas y ella siempre le envió algo por Navidad en nombre de las dos.

Celebrarán un lujoso funeral, tal como ella deseaba, donde una mujer canta en su honor, acudiendo mucha gente, ya que era muy querida.

Acabado el oficio religioso aparece de pronto Sarah Jane llorando y abalanzándose sobre el ataúd, ya en un coche de caballos, pidiendo perdón y asegurando que la quería que la mató pese a que la quería mucho.

Una banda precede al lujoso cortejo fúnebre, contemplado por muchas personas que le muestran sus respetos a la fallecida, yendo detrás en el coche Steve, Lora, Susie y Sarah Jane abrazándose las tres mujeres mientras lloran por Annie.

Calificación: 3