Te cuento la película Te cuento la película
Portada Películas Años Directores Novedades
Infiltrado en el KKKlan
Infiltrado en el KKKlan

BlacKKKlansman (2018) * USA

          También conocida como:
                    - "El infiltrado del KKKlan" (Hispanoamérica)

Duración: 128 min.

Música: Terence Blanchard

Fotografía: Chayse Irvin

Guion: Spike Lee, Kevin Willmott, David Rabinowitz, Charlie Wachtel (Libro: Ron Stallworth)

Dirección: Spike Lee

Intérpretes: John David Washington (Ron Stallworth), Adam Driver (Flip Zimmerman), Laura Harrier (Patrice Dumas), Topher Grace (David Duke), Corey Hawkins (Stokely Carmichael), Paul Walter Hauser (Ivanhoe), Jasper Pääkkönen (Felix Kendrickson), Ryan Eggold (Walter Breachway), Ashlie Atkinson (Connie Kendrickson), Harry Belafonte (Jerome Turner), Fred Weller (Andy Landers)

Comienza con la escena de "Lo que el viento se llevó" en la estación de trenes de Atlanta con Scarlett avanzando entre ingentes filas de soldados confederados heridos y muertos que se apilan, apareciendo en primer plano una bandera confederada hecha jirones.

La bandera confederada aparece tras el Dr. Kennebrew Beauregard, que ensaya un discurso racista en que afirma que su país está siendo atacado, pues viven en una época marcada por la integración y el mestizaje y se queja de la sentencia que obligó a la escuela de secundaria de Little Rock, en Arkansas que obligó a los niños blancos a ir al colegio con una raza inferior, convirtiendo a América en una nación sin pedigrí.

Y asegura que tenían una buena vida hasta que los Martin Luther "Kong" atacaron sus sagrados valores, haciendo que sus hijos se mezclaran con esos simios cochinos y embusteros deseosos de equipararse a los blancos. Esos violadores y asesinos que codician la virginal y pura carne de la mujer blanca y se valen de un ejército foráneo del norte de agitadores, para derrocar el reinado de la raza blanca creado por Dios, siendo todo una conspiración judía internacional.

Ron Stallworth se presenta al llamamiento que se hace a las minorías para unirse al cuerpo de policía de Colorado Springs en 1972.

Le entrevista el Jefe Bridges y por un político de color, acabando por ser el primer policía negro de la ciudad y debe ser un ejemplo, por lo que le recuerdan que si le llaman negrata debe estar dispuesto a poner la otra mejilla.

Su primer destino es el archivo, donde debe aguantar a varios compañeros que, cada vez que le piden una ficha, le piden, si es negro, que les dé la del mono.

Él solicita que le dejen trabajar como agente infiltrado, aunque como novato no lo tienen en consideración, hasta que un día recibe una llamada del jefe Bridges porque tiene trabajo para él en la división de narcóticos.

Su primera misión será acudir como infiltrado al mitin que dará Stokely Carmichael, uno de los líderes de los Panteras Negras, que temen que radicalice a los negros de Colorado, debiendo estudiar la reacción que provoca en el público.

Con micrófonos ocultos acude al acto, dirigiéndose a un grupo de asistentes al llamar su atención Patrice Dumas, que le dice que el conferenciante ha ido invitado por el sindicato de estudiantes negros, del que ella es la presidenta, contándole que Carmichael se cambió el nombre por el de Kwame Ture tras viajar a África

Ture les conmina a unirse y luchar contra el racismo pues los policías blancos y racistas los matan como perros en las calles, por lo que deben tomar represalias, prefiriendo que maten a un policía racista, que a un vietnamita, pues lo harían con razón.

Terminan coreando "todo el poder para el pueblo".

Al final va a saludarle y le pregunta si cree que la guerra entre negros y blancos es inevitable, diciéndole que se busque un arma, porque la revolución está en marcha.

A la salida vuelve a hablar con Patrice, que dice que va a acompañar a Kwame, pero que pueden verse luego en un pub.

Cuando llega más tarde a este le cuenta a Ron que les pararon los policías, habiendo sido Landers quien lo hizo y se aprovechó de su prevalencia para tocarla a ella.

En la reunión del día siguiente, y ante su jefe, defiende a los que acudieron, que jaleaban y aplaudían cada palabra del líder, aunque, asegura, nadie habló de revolución, aunque le recuerdan que les dijo al auditorio que debían prepararse para una guerra racial, diciendo él que cree que era algo retórico.

Se queja tras ello de lo que les ocurrió a Patrice y a Kwame.

Tras esa actuación, Ron pasará al departamento de investigación, donde trabajará con Flip Zimmerman y Jimmy Creek.

Mientras espera llamadas, lee un anuncio en el periódico local del Ku Klux Klan y decide llamar y solicita que le envíen folletos con información.

Poco después le llama Walter Breachway, el líder local, escuchándole sus compañeros decir que odia a negros, judíos, hispanos, irlandeses, italianos y chinos, pero sobre todo a los negros, pues uno de ellos sobeteó a su inmaculada hermana blanca, diciéndole Walter que es el hombre que buscan y que podrán verse el viernes.

Solo cuando cuelga se da cuenta de que ha dado su nombre real, diciéndoles luego el sargento que no acudan a la cita, aunque el jefe les indica que pueden seguir el contacto, para lo que Flip debe hacerse pasar por él para el encuentro, debiendo para ello quitarse la estrella de David que lleva al cuello y ensayar con su compañero para que no sean incoherentes sus historias, incluidos sus gustos, debiendo incluso tratar de hablar igual.

En el lugar acordado para el encuentro le espera Felix Kendrickson, que lo llevará a la reunión en su coche por motivos de seguridad, aunque les sigue Ron.

Felix le indica que debe hablar de la "Organización", y no hablar directamente del Klan.

De pronto, Kendrickson se da cuenta de que les sigue un "zulú" y le pide a Flip que coja un arma recortada que tiene oculta en el coche y que le pide que cargue, debiendo Ron ir más despacio para evitar problemas.

Llegan a un salón de billar, donde puede conocer a Walter, que le dice que le gustó lo que hablaron por teléfono y le presenta a otros miembros del Klan, como Ivanhoe, un joven con pocas luces y borracho.

Él muestra su odio hacia los negros, que, dice, les están invadiendo y les pregunta qué actividades realizan, contándole Ivanhoe que queman cruces y hacen marchas y que la van a liar bien gorda, insinuando que van a volar algo, aunque Walter le dice que no son nada violentos.

Felix le pregunta si no será un secreta, pues hace muchas preguntas.

Rellenar tras ello el formulario para pasar a formar parte del Klan, y que enviarán a la central para su aprobación, hablándole de las tasas estatal y local, en la que no van incluidas túnicas y capirotes, preguntándole Felix, que no parece confiar del todo en él si es judío, recordándole que estos mataron a Cristo, mostrándose él ofendido.

En comisaría, Flip se muestra convencido de que se trata tan solo de unos fanfarrones, mientras que Ron cree que puede tratarse de amenazas reales, pidiéndoles el sargento Trapp que averigüen si tienen capacidad para hacer algo grave.

Vuelve a salir con Patrice, que habla de los policías como "puercos", diciendo él que no todos los policías son racistas, preguntándole ella si es un puerco, diciendo él que se dedica a la construcción.

Ella le pregunta por qué fue al mitin, y si está a favor de la liberación del pueblo negro, quejándose él de que siempre tengan que hablar de política y le regala un colgante.

Cuando Ron vuelve a contactar telefónicamente con Walter este le dice que tiene la voz distinta por teléfono, diciendo que tiene alergia, citándole para el sábado en casa de Felix, donde podrá conocer al resto de la organización.

Habla tras ello con Trapp, que trata de abrirle los ojos, indicándole que el Klan está dejando el antiguo estilo violento para llegar al gran público y que el llamado gran mago del Klan, David Duke, el director nacional está tratando de escalar en política y para ello están cambiado el discurso violento para sembrar el odio de otro modo, hablando de discriminación positiva, inmigración, delincuencia, reforma fiscal, para que la gente vaya asimilándolo hasta que llegue el momento en que un presidente les represente, algo que Ron cree imposible, diciéndole el sargento que para ser de color es muy ingenuo.

Ron vigila desde el coche la llegada de Flip a casa de Felix, donde está reunido un nutrido grupo de personas a las que podrá conocer Flip, observando cómo Connie, la mujer de Felix es también muy radical, aunque su marido la echa de la reunión.

Mientras hablan de la próxima cruz que quemarán, Felix le baja al sótano y le muestra su colección de armas, a una de las cuales llama "matajudíos", tras lo que indica que deben asegurarse de que él no es judío, y, aunque Walter dice que no es necesario, y que no debe ofenderlo, pues pierden amigos, Felix dice que deben cumplir las normas y pasar la prueba del detector de mentiras.

Mientras lo prepara, Felix le dice que cree que el holocausto nunca existió, mientras que Flip le dice que él cree, por el contrario que el holocausto fue algo fantástico.

Cuando Felix le pide que le enseñe su pene, Flip le insinúa que es maricón.

Fuera, asustado, Ron que lo escucha todo, sale del coche para evitar que le ocurra algo a su compañero y lanza una piedra contra el cristal de la cocina y sale corriendo.

El grito de Connie, asustada, y el estruendo de la ruptura los pone a todos en alerta y salen corriendo tras Ron, haciéndolo Felix con la pistola con la que trataba de obligar a Flip a que se sometiera al polígrafo, con la que dispara, arrancándole Flip el arma de las manos para ser él quien dispare hacia el coche de su compañero, aunque sin puntería, evitando así tener que pasar el polígrafo.

Flip le dice a Ron que no quiere jugarse la vida para evitar unas fogatas, no entendiendo Ron por qué no quiere implicarse, diciéndole Flip que para él no se trata de una cruzada, que es solo trabajo.

Ron llama al Klan nacional, siendo atendido para su sorpresa por el propio David Duke, al que le dice que está ansioso por participar en los actos de su comunidad, para lo que necesita su carnet, diciéndole Duke que se encargará de que se le apruebe enseguida.

Entretanto, en la comisaría, Landers sigue molestando a Ron, que adivina que fue él quien detuvo a Kwame Ture, y le cuentan sus compañeros que mató a un chico negro pretextando que iba armado, aunque no era cierto.

Flip acude con los miembros del Klan a practicar tiro, viendo a algunos que le dicen que son militares, aunque no le dicen qué hacen allí.

En su siguiente encuentro con Patrice hablan de sus preferencias con los nuevos héroes del cine negros, y los policías de estas películas, comentando él qué podría haber un negro intentando solucionar las cosas desde dentro de la policía, diciendo ella que eso no es posible, pues son el enemigo.

Cuando llegan al apartamento de Ron, alguien llama a la puerta, y cuando abren ven a Felix al otro lado de la puerta, diciéndoles que se equivocó de puerta.

Pero en la siguiente reunión del Klan, Felix le dice a Flip que tiene un gemelo. Buscó su nombre en la guía y fue a su casa, diciendo Flip que su número no está en la guía.

Pero Felix vio que en esa casa estaba en la casa la chica del sindicato de estudiantes que logró cierta notoriedad tras denunciar a la policía.

Le llega el carnet de caballero del Ku Klux Klan y Flip cuenta que no fue educado como judío y que era algo que nunca había pensado y en lo que ahora no deja de pensar.

Un día el vecindario de Patrice aparece empapelado con pasquines del Klan. Ron le dice que es en represalia por haber denunciado a la policía.

Mientras esperan para la colocación de la cruz intimidatoria en el barrio, Flip habla con Ivanhoe que le habla de cómo la incendian, diciéndole Flip que ha vuelto por segunda vez de Vietnam, aprovechando para preguntarle si entre ellos hay gente del ejército, preguntándole Ivanhoe si sabe algo de explosivos, diciendo que lo suficiente para montar una explosión.

Finalmente no pueden colocar la cruz al haber fuerte vigilancia policial.

Felix comienza a vigilar y a seguir a Patrice.

Entretanto, Ron vuelve a hablar con Duke por teléfono, el cual le dice que no odian a los negros, que solo quieren que estén con los suyos, pues él tuvo una niñera negra y cuando murió lo sintió como si fuese algo de la familia.

Ron le dice que a los buenos negros, que se les coge cariño, como a los perros.

Duke le informa que viajará a Colorado Springs para su iniciación.

Walter está preocupado, pues Felix tiene más adeptos, por lo que ve difícil ganar las votaciones y no puede permitir que sea Felix quien mande, por lo que le dice a Ron que necesitan a alguien elocuente con verdaderas dotes de liderazgo y preparado como él, que se excusa diciendo que no puede estar completamente a su servicio, ya que su padre está enfermo y debe viajar a menudo a El Paso.

Pese a ello, en la siguiente reunión, Walter dice que necesitan a alguien con nuevas ideas y que por eso desea dejar el puesto de presidente y propone a Ron como candidato, lo que provoca las protestas de Felix, que dice que acaban de conocerlo, aunque Walter le dice que Duke también lo apoya, debiendo Ron volver a decir que no está disponible al 100%, pues tiene a su padre enfermo en Dallas y tiene que estar yendo y viniendo, provocando la estupefacción de Walter al que le dijo que era en El Paso, debiendo decir que se equivocó pues para en Dallas camino de El Paso.

En su siguiente charla con Duke, Ron le pregunta si no tiene miedo de que algún día lo llame un negro haciéndose pasar por blanco, asegurando Duke que él sabe distinguir muy bien a los negros por su forma de hablar y nota por ejemplo que él es un blanco de raza aria pura por su forma de hablar, no pudiendo sujetar la risa Trapp, al escucharlo.

Recibe tras ello una llamada de Felix para una reunión en su casa, pidiéndole que no se lo diga a Walter.

Una vez allí le dicen que, aprovechando la próxima visita de Duke, van a realizar una actuación contundente el siguiente domingo, entregándole una pistola a Flip.

Connie se muestra feliz con Felix de ver que van a ver cumplido su sueño de dejar libre su país primero de los negros y después de los judíos.

Stallworth se reúne con un miembro del F.B.I. al que entrega un listado con los miembros locales del Klan, y que están muy interesados en las investigaciones de Ron porque hay dos son miembros del NORAD, que deberían velar por la seguridad y le informa de que desapareció material explosivo de Fort Carson, aunque no les ayudarán, diciéndole que, de hecho su conversación no existió.

Con la información obtenida, Ron le pide a Patrice que no acuda a la manifestación, pues el Klan planea un atentado, preguntándole ella si es un puerco, confesándole que es un agente infiltrado y está investigando al Klan, debiendo confesar que la noche en que se conocieron también estaba de servicio.

Pero ella no acepta su trabajo y le dice que los esclavos negros también decían que ese era su trabajo.

Felix le llama para decirle que se canceló la manifestación y que ya le avisarán, planteando Flip detenerlos por posesión de armas, algo que Ron cree es un delito menor y deben esperar para tener algo más sólido.

Aparece entonces el jefe Bridges para decirle a Ron que tiene la misión de proteger a Duke en su visita, como escolta, pues hay amenazas de atentado contra él, que lo cree innecesario, diciendo Flip además que Duke conoce la voz de Ron y puede cargarse toda la investigación, aunque no consigue que le releven.

En casa de Felix, este, junto con Connie e Ivanhoe hablan con otro miembro del Klan recién llegado tras salir de la cárcel, llamado Walker, que les ha llevado el explosivo desaparecido en Fort Carson, C4, que planean lleve Connie en su bolso y lo coloque en algún lugar donde pueda provocar el mayor daño posible, durante la reunión del Sindicado de Estudiantes Negros (BSU) con el anciano Jerome Turner.

Paralelamente, Ron se presenta, cambiando su voz, ante Duke, al que Walter recibió como anfitrión, como su escolta, para su estupefacción.

Es testigo así de cómo le presentan a Duke al supuesto "Ron Stallworth" antes de pasar a su acto de iniciación, del que dejan a Ron fuera.

Entretanto Jerome Turner habla de su experiencia a los estudiantes, recordando cómo condenaron en Waco, en mayo de 1916 a Jesse, un amigo suyo con retraso mental, de 17 años, acusado de violar y asesinar a una mujer blanca, tras solo 4 minutos de deliberación.

Tras la condena, la turba le ató una cadena al cuello y lo sacaron del juzgado, mientras que él, que trabajaba enfrente como limpiabotas tuvo que esconderse, pudiendo ver cómo lo golpearon, apuñalaron y le cortaron los testículos sin que los policías, que lo observaban hicieran nada pese a ver cómo le cortaban los dedos, siendo rociado luego con queroseno y quemado. Lo metieron en un saco y lo arrastraron por la calle y vendieron sus restos como recuerdo.

Un fotógrafo lo reflejó todo y esas fotos se vendieron como postales.

Mientras escuchan esas atrocidades, los miembros del Klan, con sus túnicas y capas permanecen reunidos, hablándoles Duke de la existencia de estudios científicos que indican que por las venas de los presentes corren genes de una raza superior, colocándose las capuchas para el acto final, que Ron puede observar escondido, pudiendo ver cómo hacen jurar a Flip que no es judío y que está a favor de un gobierno de raza blanca, tras lo que el gran mago los rocía a todos con un hisopo.

Finalizado el acto, dejan entrar a todos los familiares para celebrar la fiesta.

Entretanto Jerome Turner recuerda que por entonces se estrenó "El nacimiento de una nación", que supuso un renacimiento del Klan, pues fue un éxito de taquilla.

De hecho en ese momento los familiares y miembros del KKK ven la película felices, jaleando cada acto contra los negros, y gritando "Poder blanco".

Brindan luego por el hombre blanco mientras gritan "América primero", frente a los camareros, muchos de ellos negros que lamentan haber cogido ese trabajo.

En el sindicato, a la vez, gritan "Poder negro".

En el acto del Klan, Walker se fija en Flip y lo reconoce, diciéndole a Felix que se trata del policía que lo detuvo a él y que no se llama Ron, sino Philip Zimmerman, que Felix se da cuenta, es un apellido judío, diciéndole Walker que podría ser peor, que podría ser negro, diciendo Felix que lo es, reconociendo en el policía al verdadero Ron.

Ron se acerca a Duke y le pide que le permita sacarse una foto con él, pidiéndole a Flip que se la saque, y cuando este aprieta el botón de su Polaroid, Ron rodea con sus brazos a Ron y a su segundo, lo que provoca el enfado del líder racista, que trata de conseguir la foto y le amenaza, diciéndole Ron que si le toca le detendrá por agredir a un policía y le caerán 5 años de cárcel.

Ron observa cómo Connie se marcha de la fiesta con el bolso donde guardaron el explosivo, y decide seguirla.

Durante la comida, Felix, le dice a Flip, que cree que conoce a su amigo Walker, el cual lo llama Flip, dejando a todos extrañados, aunque son interrumpidos por un camarero que avisa a Felix de que tiene una llamada.

Ve que se trata de Connie, que le llama desde una cabina diciendo que está todo lleno de policías, pues cree que alguien debió dar el soplo, pidiéndole Felix que se tranquilice y que pasarán al plan B.

Se marcha tras ello de la fiesta acompañado por Walker y por Ivanhoe, lo que llama la atención de Flip, que está dando explicaciones de la conversación anterior, contándoles a Walter y a Duke que coincidió con Walker en la cárcel, diciéndoles que cree que se ha saltado la condicional, tras lo que se marcha, pretextando que debe ir al baño.

Ron llega al sindicato, donde pregunta por Patrice, que le dicen fue a llevar al hotel al conferenciante.

Entretanto, Connie trata de colocar el explosivo en el buzón de Patrice, aunque como no cabe y justo en ese momento llegan ella y su amiga, debe huir para que no la vean, colocando el explosivo en el coche de Patrice.

Llega Ron en ese momento, y le da el alto a Connie, preguntándole dónde colocó la bomba, tratando de detenerla, para lo que se lanza sobre ella, llegando justo en ese momento un coche policial que al ver a un negro atacando a una mujer blanca le dan el alto mientras Connie les dice que quiere violarla, no escuchándole cuando trata de explicarles que es policía y que ella es una terrorista y lo tiran al suelo y lo golpean.

Al ver por la ventana Patrice cómo los policías golpean a Ron sale para ayudarlo, no haciendo caso a este cuando la avisa para que vuelva a su casa.

Llegan en ese momento Felix y sus amigos, que al ver a Patrice a la puerta de su casa deciden hacer estallar la bomba, que creen que está en el buzón, apretando el botón del detonador justo cuando su coche está a la altura del de Patrice, volando ellos mismos, y tirando por el suelo, dada su potencia, a todos los de alrededor.

Llega entonces Flip, que hace que los policías suelten a Ron, que se queja de lo que ha tardado en llegar.

Unos días más tarde Ron y Patrice están a un bar cuando se les une el racista Landers, ya borracho y que alaba el buen gusto de Ron, recordándole ella el incidente del día que les detuvo con Kwame, presumiendo él de llevar muchos años manteniendo a raya a los negros de esa ciudad, asegurándole a Ron que podría darle un tiro en la cabeza por negro sin que le pase nada y que ojalá les hubiera alcanzado la bomba a ellos y no a dos buenos patriotas.

Pero entonces le muestras que le estaban grabando con micrófonos ocultos y acaban deteniéndolo, tras lo que brindan con Flip y Jimmy.

Al día siguiente todos sus compañeros le aplauden en la comisaría, pero cuando hablan con Bridges este les indica que hubo recortes y, como no parece haber amenazas reales, le pide a Ron que destruya todas las pruebas de la investigación, interrumpiendo cualquier comunicación con el KKK, pues no quieren que se conozca, haciendo que todos sientan rabia e impotencia.

Pese a lo indicado, decide hacer una última llama a David Duke, que le dice lamentar no haber podido hablar durante más tiempo, recordando él que fue una tragedia lo que ocurrió con los héroes que murieron por la causa, contándole él que Connie, además de quedarse sin marido, se enfrenta a muchos años de cárcel.

Duke recuerda con desagrado el incidente con el agente negro que le abrazó, preguntándole Ron si averiguó cómo se llamaba ese agente, diciendo él que no, poniendo entonces Ron la voz que Duke cree tienen los negros, y se ríe, tras lo que le dice que ese inspector, del que repite todos los insultos que le hicieron y anotó, es Ron Stalltworth, tras lo que lo llama racista y palurdo y le cuelga, jaleándolo sus compañeros.

Un día, estando en casa con Patrice, esta le pregunta si ya pidió su renuncia al KKK, diciendo él que sí, y le pregunta si también presentó la renuncia a su puesto de policía, diciendo él que no, pues siempre quiso ser policía.

Ella le dice que su conciencia no le deja dormir con el enemigo, recordando él que le salvó la vida.

Llaman entonces a la puerta y salen ambos, cada uno con una pistola como los héroes de las películas de actores de color, viendo a través de la ventana del fondo del pasillo una cruz llameante en una colina cercana, rodeada por miembros del Klan realizando sus rituales.

Aparecen tras ello imágenes de los disturbios de agosto de 2017 en Charlottesville, y las manifestaciones de neonazis y supremacistas blancos gritando que los judíos no les van a reemplazar y que las vidas blancas importan, y su contraste con las de los activistas del Black Lives Matter mientras Trump equipara en violencia a los dos grupos.

David Duke, antiguo gran mago y director nacional del Klan afirma que en Charlottesville se ha dado el primer paso para poder recuperar América.

El coche de un neonazi atropella a varios manifestantes pacifistas, habiendo un homenaje a Heather Heyer la mujer que murió tras ese incidente.

Aparece tras ello la bandera estadounidense al revés y se va transformando a blanco y negro.

Calificación: 3
Te cuento la película