Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Interstellar
Interstellar

Interstellar (2014) * USA / Gran Bretaña / Canadá

          También conocida como:
                    - "Interestelar" (Hispanoamérica)

Duración: 169 min.

Música: Hans Zimmer

Fotografía: Hoyte Van Hoytema

Guión: Christopher Nolan y Jonathan Nolan

Dirección: Christopher Nolan

Intérpretes: Matthew McConaughey (Cooper), Anne Hathaway (Amelia Brand), Jessica Chastain (Murphy Cooper / "Murph"), Michael Caine (Profesor John Brand), David Gyasi (Romilly), Matt Damon (Dr. Mann), Wes Bentley (Doyle), Mackenzie Foy (Murphy niña), Ellen Burstyn (Murph anciana), Casey Affleck (Tom), Topher Grace (Getty), John Lithgow (Donald), Bill Irwin (Voz de TARS), Josh Stewart (Voz de CASE).

Una Murph ya anciana recuerda que cuando era niña su padre era granjero, como todos entonces, aunque él no siempre lo fue.

Él, Cooper era piloto y aparece pilotando una nave en la que ocurre un incidente, despertándose en ese momento y viendo a Murph junto a su cama y preguntándole si ha vuelto a tener una pesadilla con el accidente, contándole la niña que se asustó al escucharlo, y que en principio pensó que eran los fantasmas, que su padre le recuerda que no existen.

La Tierra se había quedado ya sin trigo, debido a las plagas que obligaron a quemarlo, dedicándose a cultivar maíz, en una Tierra cubierta de un polvo que lo cubría todo.

Durante el desayuno, Murph le pide a su padre que le arregle la réplica del módulo que le regaló él y que según ella tiraron sus fantasmas de la estantería, mientras su hermano Tom se burla de ella por creer en estos, pidiéndole su padre que no se quede en el hecho de que exista un fantasma para explicar las cosas y que debe estudiar cómo ocurrieron las cosas, por qué y sacar sus conclusiones.

Donald,, el abuelo materno, que vive con ellos le recuerda a Cooper que tienen una tutoría, yendo al colegio con sus hijos, aunque por el camino se les pincha una rueda por el camino, viendo, mientras Tom la arregla, un avión no tripulado que Cooper les hace perseguir pese al pinchazo, y a través de los maizales, contándoles que es un dron de la fuerza aérea india que funciona con placas solares y que consigue controlar con su ordenador justo antes de llegar a un acantilado, haciéndolo aterrizar a la orilla del lago, afirmando que el centro de control indio dejó de funcionar, al igual que el suyo 10 años atrás, habiendo estado navegando sin control, rescatando su maquinaria interna que piensa podrá acoplar a sus cosechadoras.

En el colegio, el profesor de Tom le informa que este será un excelente granjero, preguntándoles él si no puede estudiar ingeniería como él, a lo que le responden que no necesitan ingenieros, sino granjeros, pues lo que falta es comida.

Tras ello la profesora de Murph le dice que su hija llevó un libro antiguo sobre las misiones lunares, un libro prohibido ya que en los nuevos explican que las misiones lunares fueron una simulación para tratar de llevar a la ruina a la Unión Soviética, y que ahora les enseñan que no deben derrochar dinero como en el siglo XX en máquinas inútiles, a lo que Cooper les indica que una de esas máquinas inútiles habría detectado el quiste de su mujer en la cabeza y esta no habría muerto, indicándole que debe castigarla, pues llegó a las manos con sus compañeras por defender el libro, pero él es poco diplomático y su hija acaba expulsada del colegio.

Lo llama entonces el abuelo para decirle que las cosechadoras se volvieron locas y se dirigen hacia su casa, pensando que algo ha interferido en la brújula, subiendo al llegar allí a la habitación de Murph al escuchar unos golpes, viendo varios libros en el suelo, contando la niña que ha contado los huecos por si el fantasma trata de comunicarse por Morse, dudando su padre que la estantería trate de hablar con ella.

Reseteaados GPS y brújula, habla con Donald, que le asegura que a Tom le irá bien como granjero y que es él el que no encaja, habiendo nacido 40 años antes o después de lo que debía, pues era bueno en algo y no tuvo la oportunidad de aprovecharlo.

Recuerdan los más viejos que el cambio comenzó un 15 de abril a la 1'15.

Los Cooper estaban viendo entonces un partido de beisbol cuando se levantó una enorme tormenta de arena, por lo que, tras colocarse las máscaras regresaron a la granja, donde Murph se da cuenta de que no cerró la ventana, por lo que sube a su habitación con su padre, que observa que la arena formó en el suelo líneas perfectas, concluyendo su padre, que no son fantasmas, sino la gravedad, y que no es Morse, sino lenguaje binario, descubriendo que se trata de unas coordenadas.

Cooper se dispone a acudir al lugar que le indican estas, negándose a que Murph lo acompañe, ya que no sabe qué se encontrará allí, aunque cuando está ya a medio camino descubre a Murph oculta en el coche, por lo que continúa con ella, llegando ya de noche hasta un lugar vallado, diciéndole la niña que saque la cizalla, aunque cuando se dispone a hacerlo se encienden unas potentes luces conminándosele por megafonía a dejar la alambrada.

Una vez dentro es interrogado por un robot, que le preguntó cómo llegó a ese lugar y cómo consiguió las coordenadas, hasta que finalmente aparece una mujer que se presenta como Amelia Brand, diciendo Cooper que una vez conoció a un doctor Brand que era profesor, diciéndole ella que también lo es, diciendo Cooper ante ella que solo hablará si ve que su hija está bien, pidiendo que les dejen marchar.

Lo llevan entonces a una sala donde vuelve a ver a su hija, rodeada de una serie de personas entre las que está el doctor Brand antes aludido y padre de Amelia, preguntándole cómo pudo encontrar el lugar más secreto del mundo, diciendo él que no contará nada si no le dan garantías de que saldrán bien de allí, advirtiéndole que no es tan sencillo, contándole tras ello que son la NASA para sorpresa de Cooper, que había oído que los habían desmantelado por negarse a tirar bombas desde la estratosfera para eliminar pueblos hambrientos, explicándole Brand que cuando se dieron cuenta de que aquello no era una solución volvieron a recurrir a ellos aunque en secreto, pues la gente desaprobaría la dedicación de presupuesto a investigación.

Pero ellos saben que el maíz acabará desapareciendo como antes desaparecieron el trigo y las patatas, pues la atmósfera terrestre es en un 80% nitrógeno y los humanos no lo respiran, pero las plagas sí, y a medida que se propagan dejan menos oxígeno, por lo que vaticina que la generación de Murph será la última con vida.

Cooper le pregunta cuál es su plan para salvar el mundo, diciéndole Brand que su plan no es salvar la Tierra, sino abandonarla, mostrándole una enorme nave y contándole que enviaron ya varias misiones exploratorias, las misiones Lázaro, diciendo Cooper que no hay ningún planeta habitable en el sistema solar.

Brand le dice que no le puede contar más si no acepta pilotar la nave, pues le dice que es el mejor piloto que han tenido y que además ha sido el elegido, aunque Cooper se muestra reacio, pues la misión podría durar años y él tiene hijos, diciéndole Brand que entonces debe hacer lo posible por salvarlos.

Romilly le explica que comenzaron a notar anomalías gravitatorias 50 años atrás y distorsiones en la atmósfera, habiéndose topado de hecho él con una que produjo su accidente, pues algo desactivó los componentes electrónicos, habiendo encontrado entre todas las anomalías una cerca de Saturno, una alteración del espacio tiempo, un agujero de gusano que les puede llevar a otra galaxia.

Cooper afirma que eso no es algo que aparezca de forma natural, por lo que piensan que alguien debió colocarlo para ayudarles pues apareció justo cuando lo necesitaban, explicándole que mandaron ya 12 sondas 10 años atrás, las misiones Lázaro, para explorar la existencia de otros mundos habitables, llevando soporte vital para dos años alargables mediante la hibernación, debiendo enviar señales si el planeta mostraba potencial habiendo en él un sistema que parece prometedor.

Y Amelia afirma que un sistema con tres planetas potenciales es una gran promesa, explicándole su padre que tiene dos planes: un plan A, que consistiría en llevar a la mayor parte posible de personas que hicieran viable la reproducción en una gran nave, que es la propia estación, y un plan B consistente en llevar una bomba de población con más de 5000 óvulos fecundados.

Le explica que las primeras anomalías gravitatorias les indicaron que se podría controlar la gravedad y que él está trabajando sobre una ecuación en tal sentido.

Cuando regresan a la granja Murph, muy enfadada corre a encerrarse en su cuarto diciéndole a su padre que si se va a ir que se vaya, diciéndole Donald que a él la Tierra siempre se le quedó pequeña y que debe hablar con Murph, aunque sin prometerle nada que no pueda cumplir.

Pasa a hablar con su hija, que le dice que prefiere que se quede a que trate de arreglar nada, pero él le dice que fue elegido, ante lo que ella le replica que descifró una de las palabras de los libros que decía "STAY (quédate)".

Cooper le entrega un reloj a su hija igual al suyo y le dice que cuando se vuelvan a ver los compararán, pues en su viaje a otras galaxias el tiempo no va a la misma velocidad que en la Tierra, y puede que cuando vuelvan a verse tengan la misma edad, lanzándole ella el reloj con rabia, pese a lo cual él le dice que la quiere y que volverá, viendo antes de salir de la habitación cómo caen varios libros.

Se despide tras ello de Tom pidiéndole que cuide él de la granja, y a Donald que cuide de sus hijos, no pudiendo ver por culpa del polvo a Murph que sale a despedirlo.

Ya en la nave Cooper, Amelia, Doyle y Romilly saben que les esperan muchas horas juntos, llegando hasta la estación Endurance, con la que se ensamblan, comunicándose con Brand que les señala que tardarán dos años en llegar a Saturno, adonde llegarán hibernando para ahorrar energía.

Amelia y Cooper comentan que el primer planeta es el de Miller, estando luego el del Dr. Mann, el más brillante de todos, y finalmente el de Edmunds.

Y cuando están todos hibernando, excepto él, Cooper le pregunta a TARS, el robot si Amelia tenía una relación con Edmunds, aunque el robot es discreto y no habla, grabando Cooper, antes de hibernarse, un mensaje para sus hijos.

En la Tierra, Brand lleva la furgoneta de Cooper a su familia junto con su mensaje, que Murph no parece querer escuchar, diciéndole el científico a Donald que su nieta es muy inteligente y que él podría potenciar esa inteligencia, a lo que Donald se niega.

Cuando despiertan, ya cerca de Saturno, Cooper escucha el mensaje de respuesta de Tom y de Donald, pero no el de Murph, que se niega a saludarlo.

Comienzan a girar alrededor del agujero de gusano, viendo cada vez que giran, el interior de la galaxia, y cuando entran en él dejan de funcionar en él los controles, aunque una vez que atraviesan el agujero, Doyle informa de los mensajes encontrados en el sistema, señalando que hay mensajes de Miller y de Matt, pero no hay ninguno de Edmunds desde 3 años antes, orbitando los dos primeros demasiado cerca de Gargantúa, el agujero negro por lo que corren el peligro de ser absorbidos.

Además la gravedad del planeta de Miller ralentizaría el paso del tiempo para ellos, de modo que cada hora en él supondrán 7 años terrestres, lo que a Cooper no le gusta, pues piensa que necesitan buscar una solución para la gente de la Tierra en ese momento y no en muchos años, y de nada le servirán a la humanidad si llegan tarde, pese a lo cual deciden ir al planeta de Miller, lo que Cooper acepta, aunque proponiendo, para evitar el desfase temporal, orbitarlo desde más lejos, yendo con Amelia mientras Romilly se queda en la Endurance estudiando la gravedad.

Para ahorrar energía Cooper decide aprovechar la aerodinámica de la nave, pues el frenado hace que gasten más combustible, observando al acercarse al planeta que solo hay agua, aunque se dedican a buscar a Miller pues siguió enviando señales.

La gravedad allí es del 130% de la de la Tierra y Amelia y Doyle avanzan por el agua junto con CASE, el robot en busca de Miller, descubriendo los restos de su nave bajo el agua, pensando Amelia que estará en las montañas, a las que se dirigen, dándose cuenta Cooper de que no son montañas, sino olas, por lo que les pide que regresen al Ranger, aunque Brand sigue tras los rastros dispersos de la nave de Miller, quedando atrapada bajo un trozo del fuselaje, por lo que les pide, ante la inminente llegada de la ola, que se vayan los demás y la dejen, aunque CASE sale hacia ella y la recoge, consiguiendo llegar a la nave, lo que Doyle no logrará, ya que es alcanzado por la ola, falleciendo, entrando además agua en los motores, informando CASE que necesitará de 40 a 60 minutos para reparar los desperfectos, lo que les supondrá años de retraso.

Cooper se pregunta cómo los restos de la nave de Miller estaban juntos, señalando Amelia que debido al desfase temporal, pues Miller debió aterrizar pocas horas antes, debiendo haber muerto apenas unos minutos antes, y que los datos recibidos por Doyle eran el mismo mensaje inicial repetido una y otra vez.

Desesperado, Cooper trata de atisbar alguna solución al tiempo perdido, preguntándose si los seres que les ayudaron podrían hacer retroceder el tiempo, asegurando Amelia que esos seres tienen 5 dimensiones y no son como ellos, partiendo justo antes de que llegue una nueva ola, comprobando al llegar a la Endurance que han pasado fuera 23 años y cuatro meses, diciéndoles Romilly que siguen recibiendo mensajes, pero que los suyos no salen, comunicándole a Amelia que su padre todavía vive y que tienen años de mensajes guardados.

Cooper ve también los suyos, comenzando por uno de Tom en que le dice que sacó la segunda mejor nota del instituto y que ha conocido a Lois, una chica y que Murph se dio un golpe con el coche, aunque no le ocurrió nada, mostrándole en otro posterior a su nieta Jesse, para contarle en la siguiente de unos años después que el abuelo murió una semana antes y que lo enterraron junto a su madre y a Jesse, también muerta, y que Murph, a la que apenas ven, fue también al entierro.

El último es uno de Murph, en el que le dice que estaba tan enfadada con él que no envió ningún mensaje cuando aun respondía. Pero que es su cumpleaños y es uno muy especial, porque tiene la misma edad que tenía él cuando se fue, por lo que sería un buen momento para que volviera.

Brand, que va en silla de ruedas la descubre lanzando su mensaje, ya que es colaboradora de él en la NASA y le dice que él lo hace a menudo y que se alegra de que ella haya empezado, aunque ella le asegura que ha sido algo puntual, contándole Brand que no sabe si le da más miedo que no regresen o que regresen y vean que fracasaron, diciéndole ella que por ello deben evitar fracasar, volviendo a replantearse las veces que sea necesaria la ecuación gravitacional que permita a los humanos escapar de la Tierra.

Como carecen de combustible para visitar los otros dos planetas deben decantarse por uno de ellos, teniendo en cuenta que los datos del de Edmunds son mejores, pero que Mann es el único que sigue transmitiendo.

Amelia aboga por el de Edmunds porque está más alejado de Gargantúa y tiene elementos más prometedores a lo que arguye Cooper que ella misma reconoció que Mann era el científico más prometedor y que saben que sigue vivo, pensando Cooper que ella se deja llevar por su corazón al estar enamorada de Edmunds.

Ella reconoce que el amor es muy importante, pues trasciende el tiempo y el espacio y que ella se ha embarcado en un viaje interestelar con la esperanza de volver a ver a una persona a la que dejó de ver muchos años antes y que posiblemente muriera, y que deberían creer en eso, y aunque le emociona la posibilidad de volver a ver a Edmunds, es objetiva y piensa que su planeta es más viable, pese a lo cual deciden ir al planeta del doctor Mann.

En la Tierra Tom debe quemar por las plagas un tercio de la cosecha de maíz, aunque le cuenta a Murph, que lo visita que tiene la esperanza de que el año siguiente pueda compensarlo cultivando otra granja, y aunque Lois la invita a dormir allí, pues su habitación continúa como la dejó, ella dice que le trae demasiados recuerdos.

Murph observa que su sobrino tose mucho, achacándoselo al polvo, ofreciéndose ella para que un amigo le mire los pulmones.

Amelia le dice que se equivoca en sus cálculos y que si planeta de Mann no es viable tendrán que decidir si deben regresar a la Tierra con el combustible que les queda o ir al planeta de Edmunds con el plan B para evitar la extinción.

Murph corre a visitar a Brand, que agoniza, el cual le dice que les ha fallado a todos, diciendo ella que al contrario, que los ha hecho llegar muy lejos y que ella terminará lo que él empezó, confesándole él, tras pedirle perdón, que le ha mentido y que no había ninguna razón para que su padre volviera y que no hay forma de poder ayudarles en su plan A, pues lo de la ecuación es imposible.

Murph vuelve a enviar un mensaje, esta vez dirigido a la Dra. Brand, para comunicarle la muerte de su padre, tras lo cual la acusa de saber que todo era una farsa y que los dejaron allí para que murieran asfixiados.

Ajenos a esto, Cooper y Brand llegan al planeta de Mann, cuya superficie observan que está congelada, dirigiéndose hasta el lugar donde estableció su campamento, encontrándolo hibernado, rompiendo a llorar al ver a Cooper, y diciendo que deben rezar para no saber lo increíble que puede ser ver de nuevo una cara.

Les dice que su planeta es frío e inhóspito, aunque muy hermoso, teniendo los días 67 horas y las noches otras 67, siendo la gravedad un 80% mayor que la de la Tierra, siendo el agua alcalina, teniendo el aire demasiado amoniaco para poder respirarlo, aunque a unos metros de altura el cloro se disipa y da lugar a aire respirable.

Reciben entonces un mensaje enviado por CASE desde la estación. El mensaje de Murph, en que, tras dar la noticia a Amelia de la muerte de su padre, le pregunta a su padre si también lo sabía todo y la abandonó.

Amelia asegura no saber de qué habla, pues su padre dedicó toda su vida al plan A, a lo que Mann dice que él si sabe de qué se trata, pues nunca tuvo ninguna esperanza de sacar a la gente de la Tierra, diciendo que Brand resolvió la ecuación gravitatoria antes de irse él, pero que no podía conciliar la relatividad con la mecánica cuántica, necesitando más datos que solo podrían obtener mirando dentro de un agujero negro, por lo que, consciente de la imposibilidad de salvar a los terrícolas pensó que era mejor salvar a la especie, no contándolo porque la gente preferiría salvarse a sí mismos y no los apoyaría, diciéndole que es un caso perdido, lo que Cooper se niega a admitir, pidiendo que le permitan regresar.

Murph le cuenta a Getty, su novio mientras se dirigen en coche a la granja de su familia, que Brand resolvió su ecuación y que concluyó que no había esperanzas, pues la ecuación era la mitad, y la otra mitad está en los agujeros negros, pero que no pueden contarlo para no sembrar el pánico, observando ya una caravana de coches que van en dirección contraria a la suya huyendo de la miseria, asegurando Murph que aunque Brand perdió la fe ella sigue luchando porque tiene un presentimiento, hablándole del fantasma de su habitación, asegurando que si existe una respuesta está en su cuarto y que le queda poco tiempo.

Cooper volverá a la Tierra y Romilly le recomienda que en su viaje vuelva a probar suerte con el agujero negro, pues quizá pueda echar un vistazo a la singularidad y transmitir los datos cuánticos, habiendo indicado a TARS lo que debe buscar.

Antes de irse, sale con Mann para fijar tres emplazamientos, uno para el laboratorio de Brand y dos que sirvan de hábitat.

Mann y él salen hasta el lugar al que envió las sondas, tratando de convencerlo Mann para que se quede, asegurando él que lo que más desea es volver.

Murph y Getty llegan a la granja, donde este examina a Lois y a Coop, viendo que sus pulmones están muy mal y que deben abandonar la granja, a lo que Tom se niega.

Mann le cuenta a Cooper que cuando dejó la Tierra pensó que estaba preparado para morir, pero que nada salió según lo previsto, quitándole en ese momento el transmisor y empujándolo por un precipicio tras lo que le dice que no puede permitir que se vaya en esa nave, pues la necesitan para poder abandonar ese planeta, pues pronto los demás descubrirán que el planeta es inhabitable ya que falseó todos los datos.

En la granja Tom y Murph discuten por la negativa de este a abandonarla por una esperanza en la que no cree, diciéndole a su hermana que si su padre no pudo salvarles ella no podrá hacerlo, diciéndole ella que su padre ni siquiera lo intentó y los abandonó para dejar que murieran, preguntándole si quiere ver morir a otro hijo, pidiéndole Tom que se vaya tras asegurar que no se marcharán.

En el planeta de Mann este se pelea con Cooper, y cuando este empieza a dominarlo él golpea con su casco el cristal del casco de Cooper hasta romperlo, y mientras este se debate para no morir, Mann le dice que eso es su instinto de supervivencia, el mismo que le ha llevado a él a hacer eso, aunque no se aleja de él, pues su conciencia se lo impide, diciéndole que piense en sus hijos antes de morir.

Arrastrándose, Cooper consigue llegar hasta el transmisor que le arrancó Mann, saliendo Amelia con la nave hacia él para tratar de salvarlo

Entretanto Murph, que se alejaba en medio de la enorme caravana, de la granja, decide de pronto dar media vuelta y regresar, internándose entre los maizales.

Mientras agoniza, Cooper se acuerda de su hija tirando el reloj, llegando entonces Amelia que logra ponerle un respirador y subirlo a la nave, mientras en la central Romilly trata de examinar los datos almacenados por Mann dándose cuenta de que carecen de sentido, recibiendo entonces la llamada de Amelia que trata de advertirle lo que ocurre con Mann, aunque este hace explosionar la central acabando con él.

TARS consigue huir y subir a la nave, y les dice que Mann está tratando de poner el Ranger en órbita, debiendo tratar de impedir que se acople con la estación.

En la Tierra Murph provoca un incendio en los maizales de su hermano, llamando la atención de este, que debe salir a apagarlo, mientras ella se dirige a la granja para llevarse a su cuñada y a Coop, subiendo antes a su habitación a examinar sus cosas.

Mann consigue llegar hasta la Endurance, aunque tiene la secuencia de acoplamiento bloqueada, por lo que la nave no se acopla totalmente, impidiéndosele la apertura de la escotilla, y, aunque consigue desbloquearla, Cooper le advierte que si la abre, la esclusa se despresurizará, haciendo Mann caso omiso de las advertencias, por lo que cuando la abre se produce una explosión que acaba con él y con una parte de la Endurance, que comienza a girar sin control, corriendo el riesgo de entrar en la estratosfera, lo que supondrá su destrucción pues carece de escudo térmico, decidiendo Cooper que deben tratar de ensamblar su nave a la Endurance, para lo que deben empezar a rotar a la misma velocidad que esta, consiguiendo con la ayuda de TARS ensamblarse, aunque se acercan hacia el tirón de Gargantúa.

Examinan la Endurance comprobando que el sistema de navegación está destruido y no podrán ya regresar a la Tierra pues carecen del soporte vital suficiente, aunque Cooper señala que sí podrán ir al planeta de Edmunds, haciéndole ver Amelia que tampoco tienen combustible suficiente para ello, a lo que Cooper le responde que espera aprovechar el tirón de Gargantúa para que los acerque y luego, y tras coger la velocidad suficiente utilizar el Módulo 1 y el Ranger 2 como cohetes aceleradores para salir del campo gravitatorio de Gargantúa y salir lanzados hacia el planeta, aunque para evitar la gravedad deberán soltar lastre, por lo que deberán dejar a TARS, que espera poder transmitir los datos cuánticos que encuentre en el agujero negro.

Siguen el plan, aunque Amelia observará en el último momento que en la realidad solo saldrá propulsado el Ranger 2 en que va ella, diciéndole solo entonces Cooper que algo debe quedar atrás, en este caso él, para que la humanidad avance, pese a las protestas de ella que esperaba contar con él.

Poco después su nave se sumerge en el agujero negro, donde las turbulencias de la gravedad hacen que fallen sus ordenadores y pierda el control, siendo la nave golpeada por diversas partículas hasta que esta acaba deshecha, viéndose entonces Cooper flotando navegando por el espacio hasta caer, ya sin nave hasta un extraño lugar, donde se ve entre extrañas paredes que en principio golpea, pero que luego comprueba que le permiten observar a través de ellas a su hija Murph en su habitación, aun niña, en diferentes momentos, por lo que trata de llamar su atención, golpeando las paredes y tirando de hecho la réplica de módulo que le regaló y que ella recoge roto.

En la misma habitación Murph, ya adulta vuelve a mirar el módulo tratando de recordar y recrear el último día que vio a su padre.

Este, desde el otro lado ve también aquel momento de la despedida y envía por Morse, para que Murph le impida marcharse, un mensaje que dice "stay / quédate", viéndose a sí mismo marchándose pese a sus ruegos a Murph para que se lo impida.

La Murph adulta busca aquel cuaderno, esperando desentrañar el misterio, mientras fuera Getty la urge a salir y marcharse antes de que regrese Tom.

Pero Murph comprende entonces que el fantasma era su padre y que fue él quien envió esos mensajes.

Cooper logra ponerse en contacto con TARS que le explica que los seres que les ayudan los han llevado a algún lugar de su quinta dimensión, preguntándose Cooper quiénes son ellos, y aunque TARS no sabe responderle le dice que ellos construyeron ese espacio tridimensional dentro de su realidad pentadimensional, pues para ellos el tiempo es una dimensión física y ha deducido que se puede ejercer una fuerza a través del espacio tiempo.

TARS trata de transmitir los datos cuánticos aunque no logra enviarlos para que los reciban, señalando Cooper que él lo hará a través de su hija, a lo que TARS le dice que aunque se los transmita tardará años en saber desentrañarlos pues son datos muy complejos y que no los han llevado hasta allí para que cambien el pasado.

Pese a todo le pide que le envíe los datos convencido de que su hija Murph es la elegida para salvar a la humanidad, y que ellos son el puente con el mundo tridimensional, ya que los que les están ayudando no pudieron transmitir esos datos y piensan que él podrá encontrar la manera a través del amor, ocurriéndosele transmitir dichos datos pasados a Morse por TARS, a través del movimiento del segundero del reloj que le regaló, convencido de que ella volverá algún día a por el reloj.

Getty apremia a Murph para que salga, pues el fuego ya se apagó y Tom está de vuelta, cogiendo ella el reloj justo antes de salir, y fijándose en el extraño movimiento del segundero, justo en el momento en que llega su amenazante hermano, al que ella abraza asegurándole que su padre va a salvarlos y abraza.

Y tras descodificar los datos contenidos en el reloj y una vez descifrada la ecuación sale corriendo y gritando Eureka, antes de besar apasionadamente a Getty.

Cooper le pregunta a TARS si ha funcionado, y este le dice que piensa que sí, pues están cerrando el Teresacto, diciéndole Cooper que quienes les están ayudando no son unos seres extraños, sino que son otros humanos más evolucionados

De pronto y cuando el Terasacto se cierra completamente viéndose Cooper entre deslumbrantes luces, vislumbrando a Amelia antes de perder el conocimiento.

Cuando vuelve en sí se encuentra en una cama atendido por un doctor que le explica que tiene 123 años, aunque su cuerpo sigue igual y le cuenta que unos Rangers le encontraron cuando le quedaba oxígeno para solo unos pocos minutos.

Se pregunta dónde está al ver que se encuentra en un espacio similar al terrestre antes del desastre ecológico, donde unos niños juegan al beisbol, contándole que se encuentra en la estación espacial "Cooper", que orbita Saturno, señalando él que es un detalle que le pusieran su nombre, a lo que le responden que no se lo pusieron por él, sino por su hija, que le cuentan que sigue vive, aunque está ya muy anciana pese a lo cual está viajando para verlo desde otra estación y llegará en un par de semanas.

Una vez de alta le muestran una fiel recreación de su granja, dentro de la cual encuentra también los restos de TARS, cuya fuente de alimentación está dañada, aunque él pide que la reparen, compartiendo ese espacio, preguntándole TARS, mientras se toma una cerveza en el porche si era realmente así la granja, señalando él que nunca estuvo tan limpia y que no le hace gracia fingir que vuelven a estar donde empezaron, pues quiere saber dónde están y a dónde van.

Cuando llega su familia, acude a ver a Murph, que ya muy anciana descansa en una cama de hospital rodeada de toda su familia, emocionándose al ver de nuevo a su padre, en el que reconoció a su fantasma, y al que le dice que estaba segura de que volvería porque se lo prometió, aunque le pide que se marche, pues sabe que no hay nada más duro para un padre que ver morir a un hijo, y cuando él le pregunta que a dónde ella le responde: "Brand".

Mientras se prepara para partir de nuevo, tras hacerse con una nave a escondidas, recuerda las últimas palabras de su hija antes de dejarla rodeada de sus hijos y nietos, diciéndole que Amelia se encuentra sola estableciendo un campamento en una galaxia desconocida, posiblemente preparándose para hibernar bajo el nuevo sol del que debe ser el nuevo hogar de la humanidad, estando esta en efecto en el planeta Edmunds, donde puede vivir sin necesidad de oxígeno auxiliar esperando a los demás humanos.

Calificación: 2