Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Intolerancia

Intolerance (1916) * USA

Duración: 180 min.

Fotografía: G. W. Bitzer

Guión: David Wark Griffith, Tod Browning, Anita Loos (Intertítulos), Hettie Grey Baker (Intertítulos), Mary H. O'Connor (Intertítulos)

Dirección: David Wark Griffith

Intérpretes: Lilian Gish (mujer que mece la cuna).

América. 1914: Mae Marsh (Querida), Robert Harron (Chico), Vera Lewis (Mary T. Jenkins), Fred Turner (Padre de Querida), Miriam Cooper (La Chica sin amigos), Walter Long (El Mosquetero del Barrio), Sam de Grasse (Jenkins), Tom Wilson (Policía vecino de Querida).

Galilea. Año 27: Howard Gaye (El Nazareno), Lillian Langdon (Maria), Olga Grey (Adúltera), Günther von Ritzau (Fariseo), Erich von Stroheim (Fariseo).

París. 1572: Margery Wilson (Ojos Marrones), Eugene Pallette (Prosper Latour), Josephine Crowell (Catalina de Medicis), Frank Bennett (Carlos IX), A. D. Sears (Mercenario).

Babilonia. 539 a.C.: Alfred Paget (Príncipe Baltasar), Constance Talmadge (Chica de la Montaña), Elmer Clifton (Rapsoda), Seena Owen (Princesa Amada), Tully Marshall (Gran Sacerdote de Bel), Carl Stockdale (Rey Nabónido).


Existen numerosos ejemplos de cómo el odio y la intolerancia se han enfrentado a la caridad y al amor a lo largo del tiempo.


América. 1914. En una ciudad del Oeste, un grupo de damas se alía para tratar de reformar a la humanidad, y, necesitadas de fondos tratan de atraer para su causa a Mary T. Jenkins, hermana de un rico industrial, ya en el declive de su vida, y que viendo bailar a los jóvenes se da cuenta de que ella ha perdido ya su juventud.

En la misma ciudad vive Querida, la joven hija de uno de los obreros de los Jenkins, la cual vive feliz pese a que su padre solo gana 2,75 dólares al día.


Antigua Jerusalén. En Caná de Galilea, los Fariseos rezan dando gracias a Dios por ser mejores que los demás, obligando a que todos paren su trabajo mientras ellos rezan.


1572. París durante el reinado de Carlos IX, su madre Catalina de Médicis influía en todas las decisiones, no tolerando la actuación de los hugonotes (protestantes franceses), liderados por el Gran Almirante Colligny, mucho mejor partido para suceder a Carlos IX en el trono que su primo, el afeminado Duque de Anjou.

Pese a ello tratan de mantener las formas permitiendo la boda entre Marguerite de Valois, hermana del rey, y Enrique de Navarra, importante dirigente hugonote.

Ojos Marrones, es una joven perteneciente a una familia de hugonotes a punto de comprometerse con Prosper Latour, el hombre al que ama.


Año 539 a.C. Babilona dominaba el mundo con su cultura, por lo que muchos pueblos ansiaban su conquista.

El Gran Sacerdote de Bel-Marduk, dios supremo de Babilonia observa con preocupación cómo va perdiendo privilegios frente a la diosa Ishtar tras la proclamación por parte del príncipe Baltasar de la libertad religiosa.

Allí, frente a la gran puerta de Ingmur Bel se concentran los mercaderes, tratando el Rapsoda, agente del Gran Sacerdote de Bel de atraer a la gente hacia su religión, quedándose prendado de una joven que está allí, la Chica de la Montaña, una muchacha rebelde que no obedece a nadie, lo que lleva a su hermano a llevarla ante el primer tribunal de justicia conocido, que funcionaba según las normas proclamadas por el Código de Hammurabi, destinado a proteger al débil del poderoso.

El juez ordena que la joven sea enviada al mercado del matrimonio, en el que el dinero pagado por las chicas guapas se destinaba a las otras chicas casaderas para ayudarles a encontrar un buen marido.

Allí sacan a subasta a la Chica de la Montaña, que debido a sus rudos modales no consigue que nadie puje por ella, ni aun ofreciendo un tercio de una mina de plata.

Mientras se procede a la subasta llega Baltasar, que ante los ruegos de la muchacha le entrega un sello con el que podrá ser libre para elegir casarse o no.

Tras recuperar su libertad el Rapsoda trata de conquistarla de nuevo, ante lo que la chica le dice que no desea estar con un afeminado, sino con un duro soldado.

Durante una visita efectuada por Baltasar al templo de la diosa Luna, es visto por la Chica de la Montaña, que lo considera su héroe, enfrentándose por él al Gran Sacerdote del Templo al escuchar que conspira contra él.

La afrenta al Gran Sacerdote hace que este ordene que la azoten con una cadena de hierro hasta la muerte, salvándola de nuevo el príncipe que le recuerda al Gran Sacerdote que carece de poder para emitir condenas.


La señorita Jenkins accede a financiar a las reformistas.

Entretanto los trabajadores del molino de Jenkins celebran su tercer baile anual, donde Querida se divierte al igual que el resto de los trabajadores ante la preocupación de Jenkins, que se disgusta al ver que pese a ser ya las 10 de la noche sus trabajadores siguen bailando en vez de estar descansando para poder rendir al día siguiente.

Necesitada cada vez de más dinero, la señorita Jenkins se lo pide a su hermano, que opta por recortar en un 10% los salarios de todos sus trabajadores, lo que hace que estos se rebelen iniciando una huelga, en la que deben enfrentarse a otras personas hambrientas dispuestas a ocupar sus puestos por menos dinero, debiendo intervenir la guardia nacional.

Aunque estos disparan con balas de fogueo, no sucede lo mismo con las de los guardias de Jenkins, que acaban con un buen número de obreros, entre los que se encuentra el padre de Chico, viéndose muchas familias, como la de este, o la de Querida a buscar otro empleo en la gran ciudad cercana, aunque tampoco Chico encuentra allí trabajo, robándole la cartera a un hombre borracho.

Querida, sigue soñando despierta pese a las dificultades, mientras en su mismo barrio vive otra emigrante, una chica que perdió a todas sus amistades y que se plantea trabajar para el Mosquetero, una banda criminal a la que ahora pertenece Chico.

Este se fija un día en Querida cuando la ve en la calle tratando de imitar el sensual caminar de una mujer a la que vio que todos los hombres admiraban, sintiéndose atraído por ello y tratando de besarla, apareciendo entonces el padre de la muchacha para defenderla.

Pero no podrá seguir haciéndolo durante demasiado tiempo, pues, incapaz de adaptarse a las duras condiciones laborales, acaba muriendo.


En Caná de Galilea Jesús y su madre acuden a una boda en la que los novios acaban sintiéndose humillados cuando se les acaba el vino, pidiéndole María a su hijo que los ayude, realizando Jesús su primer milagro al transformar el agua en vino, permitiendo así que la fiesta continúe.


En París Ojos Marrones y su familia ignoran la conspiración contra ellos, viendo cómo un mercenario, que se siente atraído por ella le confiesa su amor.


Querida comienza a salir con Chico, pasando un agradable día juntos en Coney Island, aunque al final del día, cuando él va a dejarla en su casa ella se niega a dejarle pasar, tal como le prometió a su padre y a la Virgen, ante lo que él reacciona diciéndole que no volverá a verla, aunque luego cambia de opinión y le propone matrimonio, ante lo que ella le abre la puerta para darle un beso de buenas noches.

Entre tanto las reformistas, convertidas en la principal fuerza de la ciudad obligan a cerrar todos los bailes y prohíben la bebida, ignorando que en vez de vino y cerveza, la gente comienza a beber licores más fuertes que destilan en sus casas.

Chico por su parte, reformado por amor, decide dejar su vida delictiva, para lo que le devuelve su pistola al Mosquetero, que no quiere que esto suceda, por lo que discuten y Chico lo golpea, ante lo que su anterior jefe le tiende una trampa.

Un grupo de hombres lo golpea y esconden en su ropa una cartera robada, apareciendo de inmediato la policía que lo acusa del robo, acabando encarcelado.


En Galilea los fariseos acechan a Jesús y le ponen a prueba llevando ante él a una mujer sorprendida en adulterio a la que desean aplicar la ley de Moisés, que ordena lapidarlas, ante lo que Jesús reacciona diciendo que el que esté libre de pecado tire la primera piedra, desapareciendo todos y dejando libre a la mujer.


En Babilonia el Gran Sacerdote de Bel sale a la calle buscando notoriedad y profetizando la caída de Babilonia por el culto a Ishtar.

Medos y Persas, con la ayuda de etíopes se preparan, bajo el mando de Ciro, para atacar babilonia en confabulación con los sacerdotes de Bel

Poco después Ciro se dirige con sus numerosas tropas hacia las murallas de la ciudad defendidas con catapultas, aceite hirviendo y por arqueros, entre los que está la Chica de la Montaña, dispuesta a defender a su amado príncipe.

Ciro se presenta ante las enormes murallas de Babilonia llevando altas torres con las que logran llegar hasta lo alto de las murallas, siendo la lucha encarnizada, y aunque consiguen derribar algunas de las torres, el resultado no es muy favorable, aunque todo mejora al día siguiente, cuando sacan una máquina que lanza fuego contra las torres, consiguiendo finalmente vencer a las tropas enemigas.


La Fundación Jenkins empieza a preocuparse por los niños y tras conocer el caso de Querida, ahora madre, pero con su marido encarcelado la investigan, viendo que se dispone a darle whisky, un remedio popular, contra el resfriado, por lo que, estudiado su caso obtienen una orden para quitarle el niño.

El Mosquetero aprovecha dicha circunstancia para acercarse a Querida con la promesa de conseguir recuperar a su hijo.


La actitud altiva de los hugonotes y una matanza realizada por estos en Nimes hace que Catalina ordene su exterminio.

Catalina reúne para ello a sus consejeros tratando de convencer al rey para que, en contra de su voluntad, acabe firmando la orden de acabar con los hugonotes.

Prosper y Ojos Marrones piensan anunciar su compromiso el día siguiente, San Bartolomé, aunque mientras cruza la ciudad hacia su negocio, Prosper ve inquietantes movimientos de tropas, siendo marcadas las casas de los hugonotes con tiza.


En Babilonia celebran la gran victoria en una sala de más de un kilómetro de longitud dando gracias a Ishtar ante la gran indignación del Gran Sacerdote de Bel, que le pide al Rapsoda que prepare los carros junto a la gran puerta para visitar a Ciro.

Este, de regreso de los preparativos, ve a la Chica de la Montaña y trata de embaucarla, contándole todo lo que sabe.

Poco después los sacerdotes atraviesan la gran puerta, custodiada por sus propios hombres, consiguiendo la Chica de la Montaña también un carro, tras robárselo al Rapsoda mientras flirteaba con ella. Y como este le dijo la contraseña para poder salir, sigue a los sacerdotes para enterarse de sus pretensiones.


El Mosquetero trata de aprovecharse de Querida, colándose en su casa cuando ella entra para buscar la dirección del lugar en que está su hijo, y tratando de forzarla, sin sospechar que su celosa amante, la chica solitaria ha ido tras él, con un arma, la que Chico le devolvió a su novio.

Este, ya libre, llega hasta su casa y derriba la puerta de una patada antes de que el Mosquetero logre sus objetivos, entablándose una pelea entre ambos, y cuando el Mosquetero se dispone a matar a Chico, su novia le dispara desde la ventana, tras lo que lanza la pistola al interior de la habitación antes de huir.

Chico encuentra el arma y la coge, siendo sorprendido con ella por la policía y juzgado por asesinato, siendo considerado culpable al haberse producido el asesinato con su pistola, ante la impericia de su novato abogado.


Poncio Pilatos ordena crucificar a Jesucristo, que carga con su cruz hacia el monte Calvario.


La condena de Chico será a muerte por ahorcamiento, ante la desesperación de Querida, que se desmaya al escucharla.


Los sacerdotes acuden al campamento de Ciro seguidos por la Chica de la Montaña.


Aprovechando la llegada del Gobernador a la ciudad, el vecino policía de Querida, acude a verlo para pedirle clemencia, aunque sin éxito.

Querida decide entonces ir a verlo ella en persona, aunque sus ruegos son inútiles.

Pero entonces su vecino observa que ha ido tras ellos la novia de Chico y se dirige a ella obligándole a confesar que es ella la autora del homicidio, aunque para entonces es ya demasiado tarde, pues el gobernador se marchó, saliendo tras él para tratar de alcanzarlo antes de que salga su tren, llegando nuevamente tarde, ante lo que le piden a un piloto de coches de carreras que está allí que les lleve hasta el tren.


La Chica de la Montaña observa desde la lejanía la llegada de los sacerdotes al campamento de Ciro, donde conspiran y decide que debe regresar para avisar de la traición.


En París, llegado el día de San Bartolomé, las tropas salen y comienzan la matanza, ante lo que Prosper, aprovechando su salvoconducto trata de llegar hasta la casa de Ojos Marrones, donde las tropas entraron ya encabezadas por el mercenario que se encaprichó de ella y que podrá aprovechar la situación.

Ojos Marrones se verá acosada por ese hombre que acaba matándola, ante lo que Prosper, que llegó demasiado tarde para salvarla, sale desconsolado con el cuerpo de su novia, disparando los soldados también contra él.


En Babilonia se celebre la última bacanal cuando llega la Chica de la Montaña, y los colaboradores de los sacerdotes de Bel tratan de evitar avise, aunque finalmente consigue llegar hasta Baltasar, al que le cuenta lo que ocurre, aunque ya demasiado tarde, pues las tropas de Ciro han entrado ya en la ciudad al dejarle los sacerdotes las puertas abiertas, saliendo a combatir los babilonios en penosas condiciones, encontrando Baltasar solo 12 guardias para defender las puertas de su palacio, a los que se une la Muchacha de la Montaña que combate valientemente hasta quedarse sin flechas, muriendo finalmente ella.

Por su parte el príncipe, deseoso de evitar la humillación de la captura opta por suicidarse, siendo así encontrado junto a su favorita por Ciro.


El coche de carreras finalmente adelanta al tren y se pone en medio de la vía obligándolo a parar, pudiendo así hacer su apelación ante el gobernador, que tras comprender que Chico es inocente le concede su indulto.

Con este se dirigen al penal para tratar de evitar que ejecuten a Chico, el cual está ya frente al patíbulo cuando la llegada de Querida con la orden logra evitarla, consiguiendo además recuperar a su hijo, siendo la felicidad completa.


El amor perfecto traerá la paz para siempre.

Calificación: 4