Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Ismael
Ismael

España (2013) *

Duración: 111 min.

Música: Javier Limón

Fotografía: Xavi Giménez

Guión: Verónica Fernández, Marcelo Figueras y Marcelo Piñeyro

Dirección: Marcelo Piñeyro

Intérpretes: Larsson do Amaral (Ismael), Mario Casas (Félix Ambrós), Belén Rueda (Nora), Sergi López (Jordi), Ella Kweku (Alika), Juan Diego Botto (Luis), Mikel Iglesias (Chino).

Ismael Tchou, 10 años y de madre africana, coge el AVE en Atocha rumbo a Barcelona, diciéndole a la azafata cuando pasa que su madre está en el baño, llegando así a Barcelona Sants donde baja, sin que tampoco allí le esté esperando nadie.

Llega hasta un edificio, y una vez allí se sienta en las escaleras a esperar mientras utiliza un inhalador.

Poco después llega una mujer hasta uno de los pisos cercanos a la escalera, y el niño llama a la puerta, preguntando por Félix Ambrós, y cuando la mujer le pregunta qué desea, dice que quiere verlo porque es su padre, respondiéndole la mujer que eso no puede ser, pues el Ambrós que vivía allí es muy joven y es blanco, mostrándole entonces el pequeño una carta escrita por Félix en cuyo remite figura dicha dirección.

Félix, visiblemente cojo, ignora la llamada de su madre y comienza a dar clases a un grupo de adolescentes con problemas de conducta, a los que les propone realizar un trabajo consistente en un proyecto para tratar de cambiar su imagen negativa, para lo que deberán realizar una grabación que servirá para estudios en el futuro, a la que la mayoría de los alumnos se niega, pues aunque desean hacer que desaparezca su imagen negativa, no quieren dar pena.

Félix le entrega la cámara a uno de los alumnos al que llama "Chino" y le pide que se encargue él de grabar lo que desee y que trate de sorprender a todos con algo que nadie se espere de ellos.

Nora, la madre de Félix intenta contactar con él inútilmente mientras le enseña a Ismael un álbum con fotos de su padre, preguntándole al niño si la idea fue solo suya y si su madre sabe lo que ha hecho, a lo que este responde negativamente, afirmando que lo único que desea es conocer a su padre.

Cuando Alika, la madre del niño recibe una llamada de Nora diciéndole que es la madre de Félix y que Ismael está con él, ella reacciona con estupefacción preguntándole qué hace con su hijo, debiendo ella explicarle que el niño fue por su propia voluntad hasta su casa porque era la dirección que tenía.

Cuando habla con el niño se muestra preocupada y enfadada, diciéndole al niño que podría haberle ocurrido algo, y que eso debía haberlo hecho con ella, a lo que el niño responde que se lo pidió muchas veces pero ella nunca le hizo caso.

Alika le dice que quiere que le devuelva a su hijo, ante lo que Nora se ofrece a llevarlo al siguiente tren, aunque le muestra su preocupación porque pueda escaparse de nuevo y volver a intentarlo, por lo que le dice a la mujer que lo llevará a conocer a su padre, pues cree que eso significa mucho para él.

Pero de camino Nora pasa por el restaurante que regenta, donde están con los preparativos de una boda, pidiéndole a la encargada que se ocupe de todo en las siguientes 4 horas, ante el pánico de esta a no saber hacerlo bien.

En Madrid, cuando Luis llega a su casa se ofrece para acompañar a Alika, hasta Barcelona para recoger a Ismael, preguntándose ella cómo pudo dar con Félix, pues en Internet vienen varias personas con ese nombre, aunque tras rebuscar posteriormente entre sus cosas se da cuenta de que el niño ha cogido la carta que ella guardaba entre sus recuerdos.

Durante el viaje finalmente recibe la llamada de Félix, al que le habla de Ismael, el niño que afirma ser hijo suyo y de Alika, y con el que, le dice, está yendo hasta el pueblo de Girona en que vive para ir a verlo, preguntando él de inmediato por Alika.

Alika sale de viaje con Luis, que le dice que se ha puesto muy guapa, aunque ella le dice que el padre de Ismael es él.

Durante una de sus paradas el niño echa una moneda en una máquina, pero esta no le da zumo, por lo que le pide al encargado del bar que le devuelva su moneda, no haciéndole caso al niño hasta que interviene Nora, que deberá enfrentarse a él por sus comentarios racistas, cogiéndose el niño orgulloso tras ello de su mano.

Durante el viaje, Nora le cuenta a su nieto que Félix tuvo un accidente de moto, tras el cual dejó la arquitectura para dedicarse a la enseñanza.

Cuando finalmente llegan a la dirección que Félix le dio, se encuentra con que lo que hay es un pequeño hotel, donde no encuentran a Félix, sino a Jordi, el dueño del hotel que les dice que Félix utiliza su dirección para la correspondencia, pero que no vive allí, ofreciéndose no obstante para acompañarlos hasta su casa.

Confuso ante lo inesperado de la noticia de que tiene un hijo y de que va a conocerlo, Félix acude a una tienda para comprarle un regalo, siendo allí abordado por el Chino, uno de sus alumnos que quiere pedirle que le ayude, pues la policía busca a uno de sus colegas y tiene miedo de que lo encuentren, pidiéndole que les ayude y hable con la policía, asegurando él que no serviría de nada.

Jordi acompaña a Nora y a su nieto a través de la playa hasta un lugar de difícil acceso, donde Félix tiene su casa llegando el niño agotado y nervioso, debiendo utilizar su inhalador.

Nora se dirige a él entonces y le pide que no utilice el inhalador, que lo que debe hacer es relajarse, pues lo que le falla no son los pulmones, sino su cabeza, consiguiendo que, en efecto comience a respirar bien sin necesidad de inhalaciones.

Ismael lo fotografía todo, diciendo que es para poder recordar de mayor ese día.

Por fin llega Félix a su casa, escondiéndose Ismael al escucharlo por miedo a loq eu le pueda esperar, aunque Félix lo descubre de inmediato y le hace salir, dándole entonces la mano como saludo.

Fuera Nora habla con Leire, la encargada, afirmando que irá enseguida.

Jordi se acerca para despedirla lamentando que se vaya tan pronto, viendo ella en sus palabras un reproche, por lo que trata de justificarse diciendo que no puede dejar su negocio, haciéndole ver él que su hijo la necesita.

Nora escucha a su hijo y a su nieto mientras hablan, contándole que solo sabía de él que se llamaba Félix y que vivía en Barcelona.

Le cuenta que cuando su madre se enfada con él Luis, su padre lo defiende y le deja jugar con los videojuegos frente a su madre, afirmando él que su madre tiene razón, provocando el enfado de su madre al escucharlo.

Nora se queda enganchada a un hierro y al soltarse se cae y se hace daño en un tobillo.

Le dice que si sigue hablando así con el niño no conseguirá conectar con él, a lo que Félx le dice que ella no puede darle lecciones de cómo hablar con un niño, pues nunca supo hablar con él, respondiéndole su madre que apenas tiene 30 minutos para ganárselo antes de que llegue su madre para llevárselo.

Al escuchar que va a ir Alika, Félix se pone nervioso, aunque al ver los nervios de su hijo le propone llevarse el niño hasta Barcelona y entregarlo allí, aunque poco después afirma que se le está hinchando el tobillo y no va a poder conducir, para quedarse más tiempo al ver a s hijo agobiado.

Luis le dice a Alika que ha pensado que deben pasar la noche en Barcelona tras la paliza del viaje.

Félix lleva a su madre al médico para que le vean el tobillo, afirmando este que no tiene más que el golpe, aunque ella afirma que tiene un esguince.

Por el camino se encuentra a sus alumnos que van grabando rincones del pueblo, diciéndoles que escondan a su amigo bien.

Debe recordarle a su madre que es profesor de dibujo y de arte y no un trabajador social.

Se acercan a comer a casa de Jordi, encargándose ella del cordero que este estaba preparando, explicándole allí el niño a Nora que Félix no le mira a los ojos.

Jordi se lleva al niño a jugar con él a videojuegos, dejando a Nora y a Félix solos, preguntándole ella por su hijo y por qué se lo ocultó, preguntándole él desde cuándo le importan sus cosas, asegurando que ella no sabe nada del amor, pues arruinó la vida de su padre y hubiera arruinado la suya si le hubiera dejado.

Pero un poco más tarde le cuenta que Alika era la fisioterapeuta que le cuidó tras el accidente y con la que pasó los tres mejores meses de su vida, aunque cuando ella le dijo que estaba embarazada él se asustó y ella se dio cuenta y se marchó.

Él la buscó, pero nadie le supo dar razón de ella, no pudiendo acudir a la policía debido a que ella carecía de papeles, no encontrando ni rastro de ella, no sabiendo siquiera que el niño había llegado a nacer.

Finalmente tomarán el cordero protestando Jordi porque le pusiera miel, aunque tras comerlo debe reconocer que está muy bueno, sintiéndose ya más cercano a su padre, con el que se hace varias fotos que le envía a su madre.

Jordi le cuenta a Nora que antes de tener el hotel era músico.

Félix e Ismael hablan, diciéndole a su hijo que le gustaría ser como un ordenador y poder enchufarse un USB para poder saberlo todo de él.

Cuando finalmente llegan al hotel, Alika está a punto de vomitar, decidiendo enviar a Luis a por el niño, aunque finalmente se decide a salir.

Alika va a buscar al niño, que está con Félix, al que vuelve a ver después de tantos años, asegurando él que creía que no volvería a verla. Le cuenta que la buscó, aunque Alika le dice que solo le importa su hijo y que no desea que le prometa algo que no esté dispuesto a cumplir.

Él dice que quiere conocerlo más, ante lo que ella le recuerda lo duro que fue para ella, careciendo de papeles y teniendo que criar sola a un niño, sobre todo durante los tres primeros años.

Recuperado su hijo, Luis y Alika se preparan para ir hasta Barcelona a pasar la noche, rechazando el ofrecimiento de camas de Jordi, negándose Ismael a marcharse, diciéndole que le mintió sobre su padre y que quiere conocer a su padre.

Temiendo que pueda ocurrirle algo, salen todos a buscarlo, Jordi y Nora por un lado y Félix y Alika por otro, hasta la casa de él, quedándose Luis en el hotel por si regresa allí, recibiendo poco después Félix una llamada del "Chino", que le cuenta que el niño está con él y que no deben preocuparse.

Chino se entiende bien con el pequeño al que le dice que su padre es un buen hombre que siempre ha tratado de ayudarlos.

Mientras se dirigen a buscarlo, Félix le explica a Alika que dejó la rehabilitación porque no quería que ninguna otra la tocara, diciéndole que la estuvo buscando durante tres años, yendo incluso a Nigeria, y que, cuando ya creía que la estaba olvidando empezó a verla en todas partes.

Cuando finalmente encuentran al niño Alika accede a que duerma esa noche con él, mientras ella regresa al hotel acompañada por Chino, que le explica, como antes hizo con Ismael, lo bueno que Félix ha sido para él que fue la primera persona que le dijo que era inteligente y logró que su padre retirara la denuncia.

Antes de irse le cuenta que el "Loco", como llaman a Félix está muy solo y que llegaron incluso a pensar que era maricón.

De camino a su casa Ismael le dice a su padre que no es como se imaginaba, pero que está contento porque tenía miedo de que no le gustara.

Ya en el hotel, Alika baja a cenar sola, quedándose Nora con ella para preguntarle qué pasará en el futuro, pues ella cree que Félix debería seguir viendo a Ismael, asegurándole ella que si hubiera sido por Félix Ismael no habría nacido.

Una vez en casa, Félix le entrega a Ismael el regalo que le había comprado, un oso de peluche, aunque ya sabe que al niño le gustan más los videojuegos, afirmando Ismael que él le enseñará a ser padre.

Ya en la habitación Luis le echa en cara a Alika que le mintiera diciéndole que Félix no había significado nada en su vida, y tras conocerlo y ver cómo lo miraba ha comprendido que no es cierto, diciéndole ella que no puede cambiar las cosas y que Félix es el padre biológico de Ismael, temiendo Luis que le arrebaten lo que más quiere y que ella debe decidir si quiere que siga siendo su marido y el padre de Ismael, a lo que ella no responde, por lo que Luis se marcha.

Como no puede dormir debido a los fortísimos ruidos de la caldera, Nora baja hasta el cuarto en que la tienen para tratar, sin éxito de arreglarla, siendo encontrada allí y completamente llena de grasa por Jordi, que la invita a tomar una copa y a compartir un porro, preguntándole él desde cuándo no se acuesta con nadie, haciéndole ver lo sospechoso de su actitud, fingiendo un esguince y apareciendo luego completamente lubricada ante él.

Entretanto Ismael ve en el ordenador de Félix videos de su madre y de su padre cuando se conocieron y mientras él hacía su rehabilitación, viendo que leía Moby Dick, poniéndole finalmente el nombre del protagonista a su hijo.

El niño le pregunta por qué se separaron, respondiendo Félix que por su culpa, tras lo que el niño le pregunta por qué no lo buscó, diciéndole que porque es tonto.

Mientras fuman el porro Nora se queja de que su hijo piense que arruinó la vida de su padre, no pudiendo él imaginarse lo que fue para ella aguantar durante toda su vida a un deprimido que trataba de arrastrarla y encima evitando que su hijo lo notara, algo que solo puede hacerse por amor.

Acabarán bailando llegando a besarse, aunque Nora se marcha antes de llegar a más.

En el hotel Luis fuma fuera mientras Alika ve las fotos de Félix, bajando poco después a buscar a Luis, al que encuentra en el coche, reconociendo que se ha portado como un idiota, pidiéndole ella que vuelva a dormir y que al día siguiente se irán juntos.

En el hotel Nora regresa junto a Jordi, al que encuentra frente al piano, contándole que se preparó e hizo una prueba para la Filarmónica de Londres, aunque no lo cogieron, por lo que, decepcionado se fue a beber y se emborrachó, comenzando a tocar e improvisando una canción que un amigo grabó y que acabó convirtiéndose en un gran éxito, ganando tanto dinero que pudo comprarse el hotel, y aunque intentó repetir el éxito no lo consiguió nunca más.

Al día siguiente Alika sale temprano para ir a buscar a Ismael, encontrando a Félix con su romántica carta. Se besan apasionadamente. Pero aparece Ismael.

Félix dice que no ha dejado de quererla nunca. Ella le dice que ha vivido obsesionada por él, pero que necesita a Luis y que no se negará a que lo vea, pero que no debe pensar que será el modo de conquistarla de nuevo, diciendo él que cada vez que lo mire la estará viendo.

Ella le dice que se olvide de ella, diciéndole él que para eso debe olvidar que Ismael nació, oyendo el niño la frase, por lo que sale corriendo negándose a despedirse de él.

Antes de marcharse le dice a Nora que le hubiera gustado que fuera su abuela, y que no quiere volver a ver a Félix pese a que ella le dice que está segura de que lo quiere.

Nora va a hasta el instituto para despedirse de Félix, oyendo que la policía entró a detener a Bonobo, escondido allí, habiendo una gran agitación entre los estudiantes, encontrando a su hijo discutiendo con los policías a los que acusa de haber pegado a un menor, pidiéndole a Chino que los grave para poder denunciarlos, y cuando entran más policías, Félix les pide a los alumnos que no caigan en la provocación, siendo retenido por un policía, sobre el que Nora se lanza insultándolo, acabando por ser detenido junto a Félix y al Chino.

En comisaría Nora le dice a su hijo que no tiene derecho a librar a Ismael de un padre como él, asegurándole él que no tiene ya nada que hacer, aunque su madre dice que le obligará a subir al tren si no lo hace voluntariamente.

Un día, cuando Ismael sale del colegio ve a Félix fuera, comenzando a andar muy deprisa hacia su casa sin saludarlo siquiera.

Félix lo sigue con dificultad debido a su cojera, y cuando le dice a Ismael que si va tan deprisa nunca lo alcanzará, observa cómo el niño, aunque no lo espera, comienza a caminar más despacio mientras sonríe.

Calificación: 2