Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Jane Eyre

Jane Eyre (2011) * Gran Bretaña / USA

Duración: 120 Min.

Música: Dario Marianelli

Fotografía: Adriano Goldman

Guión: Moira Buffini (N.: Charlotte Brontë)

Dirección: Cary Fukunaga

Intérpretes: Mia Wasikowska (Jane Eyre), Michael Fassbender (Edward Rochester), Jamie Bell (John Rivers), Judi Dench (Sra. Fairfax), Sally Hawkins (Sra. Reed), Imogen Poots (Blanche Ingram), Sophie Ward (Lady Ingram), Holliday Grainger (Diana Rivers), Tamzin Merchant (Mary Rivers), Romy Settbon Moore (Adele).

Una mujer vaga por el campo, entre la lluvia y la tormenta. A punto de desfallecer llega hasta una mansión, perdiendo el conocimiento al llegar a esta, siendo descubierta por uno de sus dueños, el sacerdote John Rivers, que con sus hermanas la acogen y cuidan.

Allí recuerda su infancia, cuando, tras morir su madre fue acogida por un hermano de esta, siendo enviada a la muerte de este, por su esposa al internado de Lowood, donde hay una férrea disciplina y donde el párroco les pide a las demás niñas que la aparten de su trato y no hablen con ella.

Pese a ello traba amistad con otra niña, Helen, que poco después muere de pulmonía.

Acogida por John y sus hermanas, él le consigue trabajo en una escuela rural.

Recuerda que salió de Lowood tras ser contratada por la señora Fairfax, ama de llaves de Thornfield, para trabajar como institutriz de Adèle, una niña francesa acogida por el dueño de la mansión, Edward Rochester.

Pero allí, y pese a la mejora de su vida, acaba angustiada por tanta tranquilidad.

Un día, al ir al pueblo se topa en el bosque con un hombre cuyo caballo se asusta al verla y se cae, torciéndose un tobillo.

De vuelta a la mansión se da cuenta de que se trata de su patrón, el señor Rochester, que alaba los avances de Adèle aunque se muestra altivo.

Una noche se despierta al escuchar unos extraños ruidos, comprobando que hay un incendio en la habitación de Rochester al que despierta, salvándole la vida.

Pero al día siguiente, y pese a haber insinuado que se siente atraído por ella, Rochester abandona de nuevo la mansión.

Regresa algún tiempo después acompañado por varios amigos, entre los que se encuentra Blanche Ingram, que, la señora Fairfax cree que será pronto su esposa.

Lo visita también un amigo, el señor Mason, que esa noche aparece herido por una mujer, debiendo Jane ayudar a Rochester para evitar que lo vean los demás invitados.

Un día Jane recibe una carta en la que le informan de que ha muerto su primo John y su tía, la señora Reed sufrió un infarto, por lo que acude a visitarla, enterándose allí de que tiene otro tío, John Eyre, que vive en Madeira y que, al carecer de otros familiares deseaba adoptarla, contestando su tía a su carta indicándole que Jane había muerto.

De vuelta a Thornfield le manifiesta a Rochester su deseo de marcharse ya que parece que él va a casarse con la señorita Ingram. Pero entonces él le pide que no lo abandone, pues con quien de verdad desea casarse es con ella.

Jane escribe entonces a su tío John poniéndole al día de su verdadera situación.

La boda se celebrará pronto. Pero durante la ceremonia aparece un hombre que afirma que Edward, pues está ya casado, pues contrajo matrimonio en Jamaica con Bertha Mason, la hermana de su amigo y que esta aun vive.

Malograda la boda, Edward confiesa la verdad, mostrándoles a todos la habitación de la casa donde oculta a Bertha, una mujer trastornada que trata de agredirlos.

Le cuenta a Jane que el suyo fue un matrimonio de conveniencia dado que Bertha era una rica heredera y que cuando enloqueció decidió encerrarla en su casa para evitar que pasara el resto de su vida en un manicomio, pero que su matrimonio no significa nada, por lo que le pide que se quede y que vivan como un matrimonio, a lo que ella se niega, huyendo de casa esa noche.

Un anuncio en un diario visto por el párroco le hace ponerse en contacto con un abogado que le informa que murió su tío de Madeira y que ha heredado 20.000 libras.

A pesar de ello Jane no deja a los Rivers. Repartirá con ellos su herencia, pidiendo que la acepten como si fuera una hermana, si bien John no se conforma con ese papel, y, a punto de partir hacia la India como misionero le pide que se case con él y que lo acompañe.

Ella acepta ir con él, pero rechaza su propuesta de matrimonio.

Tras el rechazo de John, Jane regresa a Thornfield, descubriendo que la mansión ardió, informándole la señora Fairfax que finalmente Bertha consiguió su objetivo, y, aunque Edward consiguió salvarlos a todos, no pudo hacerlo con Bertha, que subió hasta lo alto de la mansión para lanzarse desde allí al vacío.

Encontrará a Edward en el campo con su perro, descubriendo que se quedó ciego debido al incendio, aunque ahora libre, podrá casarse finalmente con ella.

Calificación: 3