Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Kamikaze
Kamikaze

España (2013) *

Duración: 92 min.

Música: Manel Santisteban

Fotografía: Miguel Ángel Amoedo

Guión: Álex Pina e Iván Escobar

Dirección: Álex Pina

Intérpretes: Álex García (Slatan), Eduardo Blanco (Eugene), Verónica Echegui (Anunciación / Nancy), Carmen Machi (Lola), Leticia Dolera (Natalia), Héctor Alterio (anciano), Ivan Massagué (Camilo), Anton Yakovlev (Huvlav), Karol Wisniewsky (Andrey), Ajai Jethi (Terrorista).



LUNES

El joven Slatan llega a una nave donde hay varias personas entre las que se encuentra otro joven con un chaleco cargado de explosivos, poniéndose él también uno, señalando su líder que solo podrá ir uno al día siguiente, tocándole, tras el lanzamiento de una moneda ese honor a Slatan.

MARTES

Al día siguiente Slatan llega al aeropuerto recordando las palabras de su líder cuando le explicaba que no debía tener miedo pues el escáner no detectará los explosivos y que debe hacer detonar la bomba durante el despegue sobre el núcleo urbano, con los depósitos del avión llenos.

Le explicaron también que los elementos metálicos se encuentran en sus objetos personales y la forma de explosionarlas, montando el dispositivo en el baño mientras recuerda que le explicaron que la mezcla de explosivos es muy inestable y que puede estallar con la humedad, por lo que no debe beber ni sudar.

Le recordaron también que debía ser amable y comportarse como un pasajero normal, viendo cómo en el aeropuerto se le acerca un niño, Álex, del que su madre le dice que solo tiene un 6% de audición, viendo además a un anciano que hace un truco al pequeño, y luego a una pareja que discute en que la chica discute con su novio primero, para luego amenazarle con suicidarse si no va con ella.

Recuerda las palabras de su líder diciéndole que su nombre se estudiará en las escuelas y todo Karadjistan le admirará.

Finalmente, mientras llaman para embarcar recuerda las últimas palabras de su líder diciendo que Rusia ofendió el honor de su pueblo y aniquiló sus esperanzas, antes de entonar el himno de lucha de su país.

Una vez embarcan, la chica que se sienta a su lado le pide que le cambie el sitio, ya que se acaba de casar y la pusieron separada de su marido, aunque es el compañero de asiento de este, Eugene, un comerciante argentino de calzado quien se ofrece para cambiarle el sitio, sentándose él junto a Slatan.

La pareja le cuenta a Eugene que van a pasar la luna de miel en el Caribe, después de dos años viviendo en Rusia.

Y de pronto ordenan parar los motores, subiendo varias personas a bordo, lo que hace temer a Slatan que lo hagan por él, comprobando que el problema es que, debido al temporal se ha cancelado el vuelo, por lo que les anuncian que les alojarán en un hotel, aunque, debido al gran número de cancelaciones está alejado.

En la radio de su habitación suena la canción rusa Kalinka y como no puede apagarla la arranca, escondiendo luego el chaleco bajo el colchón antes de comprobar que debe compartir habitación con Eugene, que le explica que vende zapatos, yendo de hecho él siempre con zapatos de mujeres porque su lema es que son tan cómodos que hasta un hombre puede utilizarlos, haciendo que Slatan se asuste al ver que lanza su enorme maleta sobre los explosivos, moviéndose luego él sobre los muelles.

Por la noche, y mientras Eugene ronca a su lado, y tras comprobar que sus pies están llenos de callos, llama a sus jefes, que le piden que cuelgue para que no los localicen.

MIÉRCOLES

La nevada ha arreciado y deben seguir en el hotel, por lo que Slatan baja para pedir una habitación individual, aunque le dicen que no las hay, viendo que se acercan unos policías ante lo que decide ocultarse en el baño, donde poco antes entró Nancy, la chica que amenazaba con suicidarse y a la que vio comprando cuchillas de afeitar, escuchándola llorar y viendo que caen unas gotas de sangre, presintiéndolo ella al otro lado de la puerta, por lo que deja caer la cuchilla, saliendo Slatan del baño sin decir nada y yendo al comedor a desayunar, siendo llamado por Eugene para que se siente a su lado, donde ve que todos los de la mesa ríe escuchando cómo Natalia, la joven recién casada insulta a los de su agencia de viajes ante las dificultades que le ponen para anular su viaje.

Eugene le pregunta a Lola, la mujer de los tres niños el motivo de su estancia en Rusia, explicándole ella que fue al entierro de su marido.

Llega entonces Nancy, que explica que se cortó con un frasco de colonia.

Tras salir, se le acerca Nancy, a la que él le explica que si de verdad desea suicidarse debe cortarse las venas en vertical y bañarse en agua tibia.

Tras ello Slatan regresa a su habitación donde encuentra a los hijos mayores de Lola, que poco antes le había dejado a su bebé para ir a buscarlos, saltando sobre su cama, por lo que decide esconder los explosivos bajo unas tablas del suelo.

Por la noche el anciano argentino y Eugene cantan para los demás clientes del hotel, pidiendo tras ello que salga alguien más, pidiéndole al "ruso" que salga él, y para animarlo empiezan a cantar ellos Kalinka, esperando que les siga, aunque lo único que consiguen es hacerle recordar los bombardeos sufridos por su país, antes de irse a dormir viendo en las noticias cómo se prevé un recrudecimiento del temporal, por lo que decide salir esa noche, preguntando dónde hay una cabina, ante lo que le dicen que están a 30 grados bajo cero y el pueblo más cercano está a 9 kilómetros.

Entretanto en el bar solo quedan Nancy y Lola, que consiguió que el anciano argentino se quedara con sus hijos, estando las dos muy borrachas, preguntándole Nancy a Lola qué la llevó a Rusia, ante lo que esta le muestra un video de su boda con un ruso al que conoció en Torrevieja y del que le cuenta que siempre estaba borracho y que los maltrataba a ella y a sus hijos, estando Álex sordo por ello, haciéndole ver que sabe que ella no se cortó con un frasco de colonia.

Slatan va pese a todo hasta la población siguiente, observando que no funciona el teléfono público, por lo que se cuela en una vivienda, donde está a punto de ser descubierto por culpa de un perro, al que su dueño golpea cruelmente para callarlo.

Slatan llama a sus jefes diciéndoles que si no le dicen nada acabará con los que están en el hotel, aunque el objetivo sea menor.

JUEVES

Amanece cuando Slatan llega al hotel, perseguido por el perro de la casa desde la que llamó, que descubre que está herido.

Entre la colonia castellana solo Natalia parece inquieta con Slatan, aunque Eugene lo defiende, piensa que Slatan tiene una tragedia dentro que le impide dormir.

Y mientras hablan aparece Slatan dispuesto a inmolarse, levantando el puño mientras grita: por Karadjistan, y cuando se dispone a inmolarse llega una llamada en la que le dicen que el plan continúa, debiendo hacerse pasar entretanto por un viajero más.

Cuando cuelga Eugene, seguido de sus compañeros se levanta y levantan su copa en señal de brindis por Karadjistan, sintiéndose por primera vez Slatan cómodo.

Descubren entonces que los hijos de Lola le pegaron los piojos, lavándole Nancy la cabeza y cortándole el pelo y tiñéndoselo.

Nancy se entretiene cantando y le dice a Slatan que siempre encontró gente que le aconsejara que no se suicidara, pero nadie que le aconsejara cómo hacerlo sin dolor.

Mientras Natalia sigue peleándose con los de la agencia, Camilo se divierte jugando con los hijos de Lola en la nieve y esta y Eugene descienden por la nieve en un trineo del que acaban cayendo, chocando Eugene con sus partes contra un árbol.

Slatan regresa a su habitación para observar que por la ventana abierta se ha colado la nieve empapando sus explosivos, que trata de secar, siendo así sorprendido por Eugene, al que le contó que era representante de medicamentos y al que le explica que debe dar calor a los medicamentos que son muy importantes, y así con mantas eléctricas, calefactores y secadores, colaborando todos consiguen secar el explosivo.

Eugene le muestra a Lola su calzado y le cuenta que está divorciado, contándole ella que había decidido fugarse, y justo el día antes de hacerlo su marido sufrió un infarto, acompañándola poco después él a tirar las cenizas, si bien se les cae el bote donde van envasadas hasta el río, sin que a ella le importe lo más mínimo.

Por la noche todos juegan al bingo contentos hasta que llega Camilo de jugar con su cometa y Natalia le echa en cara que esté todo el día jugando mientras ella se pelea con la agencia y le dice que es un crío, a lo que él le dice que no le interesa crecer si es para estar todo el día amargado como ella.

Tras ello se les ocurre que Slatan les haga un gulash, ante lo que finalmente él estalla y les explica que no es ruso, y que Rusia oprimió a su pueblo y tras años de bloqueo carecen de hospitales y de medicinas, siendo bombardeados, muriendo su hijo.

Por la noche lo despierta Eugene, porque necesitan su ayuda, ya que Álex escapó al bosque y no saben dónde está, aunque él dice que no va, pues cree que el niño ya habrá muerto, ya que están a 30 bajo cero, sintiéndose muy decepcionados con él Eugene, y especialmente a Nancy.

Y mientras todos tratan de encontrar al niño, el anciano argentino se sienta junto a él el anciano argentino que le asegura que le entiende, pues él estuvo prisionero en Mauthausen donde murieron sus padres y sus cinco hermanos, y le asegura que por mucho que haya sufrido siempre habrá alguien que haya sufrido más que él.

Poco después Slatan sale como los demás a buscar a Álex, contando con la ayuda del perro yendo hacia la cantera a donde miraba el día anterior, uniéndosele Nancy hasta encontrar al niño, al que Slatan cubre con su abrigo, salvando así su vida.

Tras ello Slatan hablan con Nancy, mostrándole una foto de su hijo, que nació pese a todas las dificultades y a que su madre murió en el parto por falta de hospitales.

Tras despedirse poco después es despertado por Nancy, que se acuesta junto a él.

VIERNES

Al día siguiente cuando baja, se encuentra en la recepción a todos los clientes del hotel esperándolo para agradecerle su heroísmo, aplaudiéndole.

Reconciliada con Camilo, por la noche Natalia canta una canción picante, pidiéndole todos a Slatan que cante una canción de su país que canta el himno de su país, animándolo todos excepto los rusos, que se marchan ofendidos.

Al día siguiente llega finalmente el autobús que ha de llevarlos al aeropuerto, llegando en él el líder de Slatan que le explica que el plan sigue adelante diciéndole que su familia le espera, mostrándole fotos de sus padres, de su esposa fallecida, y de su hijo Ravil, todos fallecidos.

Se prepara para su sacrificio, subiendo todos sus nuevos amigos felices al autobús, sentándose Nancy junto a él, que la ignora, cambiándose de sitio para desconcierto de ella, que una vez en el aeropuerto se dirige, preocupada a Eugene, ya que Slatan lleva más de 20 minutos en el baño, descubriendo cuando entra a Slatan llorando junto a su chaleco, comprendiendo que es un terrorista.

Mientras Eugene trata de hacerse entender infructuosamente con la òlicía rusa, Slatan descubre que sus jefes no se fían de él y han enviado al segundo terrorista, por lo que les pide a Eugene, Nancy y el anciano argentino que no deben permitir que detone la bomba el otro terrorista, y si avisan a la policía la detonará sin dudarlo, por lo que todos van avisándose entre ellos.

El terrorista viaja entre el anciano y Natalia, yendo Slatan detrás, cambiándole el sitio Eugene a Natalia y cogiendo al bebé de Lola al que se dispone a cambiar ayudado por Nancy, orinándose el bebé sobre el terrorista, al que tratan de secar, levantándose entonces el terrorista disponiéndose a inmolarse, lo que le impide Slatan cogiéndole el brazo, siendo ayudado de inmediato por el resto de sus compañeros de viaje, luchando duramente contra Slatan y consiguiendo apretar el botón, por lo que explotará la bomba en 4 minutos.

El avión está a punto de explotar decidiendo Slatan ponerse el chaleco y avisando a las azafatas para que hagan que el avión se detenga, mientras Nancy se abraza a él no dispuesta a dejar que se vaya solo.

Los pilotos abortan el despegue, aunque debido a la gran velocidad del avión pierden el control de este, ya que la pista está congelada.

Mientras el avión avanza sin control decenas de coches policiales invaden la pista, y cuando el avión finalmente se detiene Slatan salta a la pista y comienza a correr mientras los policías le piden que se detenga apuntándolo con sus armas.

Finalmente se detiene sabiendo que va a morir con las manos sobre la cabeza, viendo entonces cómo avanza hacia él el perro que le siguió hasta el hotel. Entonces, mientras le pide al animal que se aleje empieza a correr de nuevo y se desabrocha el chaleco, siendo alcanzado por los disparos de los policías, pese a lo cual consigue lanzar el chaleco, volando él y el perro debido a la deflagración.

Se acercan hasta él todos sus nuevos amigos, acercándose entre ellos Nancy que dice que es su novia, y que le dice que si se muere le mata.

Es llevado en una camilla al hospital mientras Nancy le esperará.

SÁBADO…

Calificación: 2