Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

La burla del diablo

Beat the devil (1953) * USA / Gran Bretaña / Italia

Duración: 89 min.

Música: Franco Mannino

Fotografía: Oswald Morris

Guión: Truman Capote, John Huston (N: James Helvick)

Dirección: John Huston

Intérpretes: Humphrey Bogart (Billy Dannreuther), Jennifer Jones (Gwendolen Chelm), Gina Lollobrigida (Maria Dannreuther), Peter Lorre (Julius O'Hara), Robert Morley (Peterson), Edward Underdown (Harry Chelm), Ivor Barnard (Jack Ross), Marco Tulli (Ravello), Bernard Lee (Jack Clayton), Saro Urzì (Capitán del Nyanga).

Un matrimonio inglés, Harry y Gwendolen Chelm esperan en un puerto italiano al Nyanga, el barco que ha de llevarles a un país africano.

En el mismo pueblo está el matrimonio de Billy y Maria Dannreuther, que esperan el mismo barco junto con tres socios capitalistas, el británico Peterson, el italiano Ravello y el chileno O'Hara, que pretenden hacerse con terrenos a punto de ser subastados y que Dannreuther, que es quien aporta los contactos, sabe que contienen uranio.

Durante la espera este lee en el periódico la noticia del asesinato en Londres de Paul Vanmeer, un alto funcionario de la oficina colonial, lo que enseguida relaciona con sus socios que, temiendo que este pudiera avisar sobre sus pretensiones dejaron allí al Mayor Ross, un hombre que trabaja para ellos, y que él cree que es el asesino.

Durante su espera, Dannreuther entabla conversación con los Chelm, a los que invita a cenar esa noche, junto con su esposa, comprobando que Gwendolen es guapa, pero muy simple y que tiene una imaginación desbordante, lo que le lleva a concluir que el grupo de Dannreuther son médicos que van a experimentar con los nativos africanos.

La rotura de la bomba de aceite, - aunque todos sospechan que es por la permanente borrachera del capitán - hará que la partida del barco se demore.

Durante la espera Dannreuther invita a los Chelm a conocer el país, aunque una repentina enfermedad de Harry hace que solo pueda acudir Gwendolen a la que Billy acaba seduciendo.

Gwendolen le cuenta que su marido va a hacerse cargo de una plantación de café heredada, aunque confidencialmente le explica a Billy que lo que le interesa no es el café, sino el hecho de que en esos terrenos haya uranio.

Posteriormente trata de sonsacarla Peterson, ya que O'Hara escuchó la conversación que esta mantuvo con Dannreuther, aunque a este lo que le dice es que Harry va a estudiar el pecado en la aun virgen África.

Y de pronto Peterson cambia de estrategia. Decide adelantar su viaje en avión, por temor a que Dannreuther les traicione, aunque no llegarán al aeropuerto, pues de camino al mismo su coche acaba despeñándose y cayendo al mar sin que ellos fueran dentro, ya que iban empujando el coche cuesta arriba y al llegar la bajada se les fue.

Peterson le recrimina entonces a Dannreuther que estuviera negociando a sus espaldas con la esposa de Chelm, ante lo cual este se burla de él, afirmando que si conocieran a la Sra. Chelm sabría que todo es fruto de su desbordante imaginación.

Los viajeros de un autobús que vieron el coche cayendo al mar lo cuentan al llegar a la ciudad, creyendo todos que Peterson y Dannreuther murieron, noticia que Gwendolen, enamorada de Billy recibe llorando.

Ravello y O'Hara, más prácticos tratan de conseguir un nuevo socio, hablando con Chelm.

Pronto se darán cuenta de su error cuando, a la vez que reaparecen Dannreuther y Peterson, llegan noticias desde Londres de que los Chelm carecen de fortuna alguna.

Solucionada la avería, el barco se dispone a partir, pidiéndole Gwendolen a Billy que huya con ella, a lo que él se niega, ya que necesita el dinero.

Entretanto sus socios, tras comprobar que Chelm carece de propiedades empiezan a temer que se trate de un policía, por lo que le roban el maletín, para comprobar que no lleva nada de interés y que es un tipo sin importancia alguna - de hecho Gwendolen reconoce ante Billy que Harry es hijo de un posadero sin fortuna alguna.

Pero Chelm se indigna al ver que le quitaron su maletín, por lo que los denuncia ante el capitán, que, dado que se lo devolvieron le resta importancia, ante lo que Chelm amenaza con denunciarlos al gobernador, ya que conoce sus intenciones.

Maria trata de persuadirlo para que se olvide de la denuncia diciendo que se ha enamorado de él y teme que lo maten como a Vanmeer.

Durante la travesía falla la bomba de aceite, por lo que se quedan sin electricidad, aprestándose Chelm a repararla, aunque poco después de hacerlo estalla el motor.

Durante el periodo de confusión siguiente el Mayor trata de acabar con Chelm, evitándolo Dannreuther, que le salva la vida, aunque, harto de él, el capitán decide atarla para que no pueda escapar.

Pero el barco comienza a hundirse y son evacuados a los botes salvavidas, comprobando que Chelm logró liberarse de las ataduras y huyó lanzándose al mar.

Poco después llegan a la costa los que subieron al bote, dándose cuenta al bajarse de que están en un país árabe, siendo de inmediato detenidos por un grupo de soldados.

Llevados ante el jefe de la tribu que los detuvo, este los interroga, momento aprovechado por Dannreuther para tratar de huir siendo nuevamente capturado, si bien se gana la simpatía de su "anfitrión" cuando le dice que es amigo de Rita Hayworth, a la que el jefe adora, y acabará por convencerlo de que podrá obtener una importante suma si accede a liberarlos a cambio de un rescate que pagará Peterson, y del que cada uno de ellos dos se llevará la mitad.

Consigue así la libertad del grupo y un barco con el que llegarán a su destino donde les espera un agente de Scotland Yard para interrogarlos sobre la muerte de Vanmeer.

Y cuando el agente se dispone a cerrar el caso sin haber conseguido avance alguno, Gwendolen lo cuenta todo. Acusa al Mayor Ross de ser el asesino que buscan, contándole además la verdad sobre sus negocios, por lo que Peterson, Ravello y O'Hara son encarcelados.

Poco después Gwendolen recibe un cable de Chelm que le informa de que está vivo, que está dispuesto a perdonarla, y que procedió a comprar los terrenos del uranio, no pudiendo Dannreuther evitar reír a carcajadas al ver cómo se burló de ellos el diablo.

Calificación: 3