Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

La chica danesa
La chica danesa

The danish girl (2015) * Gran Bretaña / USA / Alemania / Dinamarca / Bélgica

Duración: 120 min.

Música: Alexandre Desplat

Fotografía: Danny Cohen

Guión: Lucinda Coxon (Novela: David Ebershoff)

Dirección: Tom Hooper

Intérpretes: Eddie Redmayne (Einar Wegener / Lili Elbe), Alicia Vikander (Gerda Wegener), Matthias Schoenaerts (Hans Axgil), Ben Whishaw (Henrik Sandahl), Amber Heard (Ulla Paulson), Sebastian Koch (Dr. Kurt Warnekros), Pip Torrens (Dr. Jens Hexler), Nicholas Woodeson (Dr. Buson), Emerald Fennell (Elsa), Adrian Schiller (Rasmussen), Henry Pettigrew (Niels).

Copenhague, 1926. Gerda Wegener acude a una exposición de cuadros de su esposo, Einar Wegener al que escucha que alaban como el mejor paisajista de Dinamarca, preguntándole si no le gustaría pintar como él, algo que la ofende, ya que ella es también pintora, aunque está feliz por él, pues lo ama.

A la mañana siguiente cuando lo despierta él acaba convenciéndola para hacer el amor.

Einar colabora además realizando pinturas para las escenografías teatrales, yendo al teatro a revisar la pintura del decorado de una escena de tormenta, encontrándose allí con Ulla Paulson, una bailarina que es amiga suya y de Gerda, a la que le dice que además así le deja espacio a esta para trabajar sin distracciones.

Mientras él no está Gerda realiza el retrato de un prohombre de la ciudad, del que sabe que le causa molestias que Einar lo vea posar.

Gracias a Einar consigue una entrevista con el galerista Rasmussen, al que muestra su obra, aunque este observa que todo lo que hace son retratos, señalándole que exponer eso no beneficiaría a ninguno de los dos, asegurándole que si da con el tema adecuado podría ser una gran pintora.

Pero se enfada por tener que arrastrarse de ese modo y le pide que no vuelva a hablarle a Rasmussen de ella, pues no quiere que la ayuden solo porque es su mujer.

Está terminando uno de sus retratos en el que Ulla le sirve de modelo, y como no llega, le pide a Einar que pose sustituyéndola, pues va demasiado retrasada, por lo que le hace ponerse las medias y los zapatos de bailarina, colocándose por encima el vestido de bailarina, pues necesita ver cómo cae la falda, y aunque se resiste acaba aceptando.

Cuando finalmente llega su amiga no puede evitar reírse al verlo así, diciendo que lo llamará Lili.

Acuden con Ulla a una fiesta donde Einar recuerda que conoció a Gerda cuando salía de la academia al fijarse en sus tobillos, aunque era demasiado tímido, por lo que fue ella la que se dirigió a él y lo conquistó.

Luego en casa Einar recuerda que ella era muy desvergonzada cuando se conocieron, diciendo Gerda que sigue siéndolo mientras lo acaricia, observando que bajo su camisa lleva puesto el camisón que se puso ella el día anterior y cuyo tacto le fascinó, haciendo el amor con él puesto, deseosos de conseguir concebir un hijo.

Cuando Gerda se despierta por la mañana comienza a hacer un retrato de él dormido.

Pronto tendrá lugar el baile de los artistas, afirmando Einar que no desea ir para seguir hablando de su trabajo como artista, proponiéndole Gerda ir, pero con él disfrazado de mujer, pues así podrá divertirse sin tener que interpretase a sí mismo.

Gerda le ayuda a maquillarse y a vestirse, poniéndole una peluca, tras lo que le propone que pose así para ella, pues desea dibujarlo como Lili, aunque no desea que parezca una zorra, diciéndole él que la culpa es suya.

Llegado el día de la fiesta acuden tal como acordaron, con Einar disfrazado de mujer, presentándolo como Lili, una prima de Einar, aunque no se atreve a hablar para no descubrirse, mostrándose como una mujer muy tímida.

Ve cómo un joven se acerca a ella a pedirle que baile, aunque no se atreve.

Poco después se acerca otro más atrevido, Henrik, que se sienta a su lado y le pregunta si es periodista o poetisa, aunque ella no se atreve a hablar por temor a que la descubra por la voz, y aunque se marcha, Henrik la sigue, ante lo que le dice que ha ido acompañada por la mujer de su primo Einar, diciéndole Henrik que él dice que piensa que Einar es mejor como pintor de lo que la mayoría cree.

Tras ganárselo así la retiene fuera del salón diciéndole que la ha observado y piensa que tal vez sea como él, pidiéndole que lo acompañe hasta otra estancia donde podrán estar solos.

Le dice que le ha gustado porque ella es diferente de las demás, pues es tradicional, diciendo ella que es provinciana, pues es nueva en la ciudad, señalando Henrik que ante ella tiene la sensación de que debería pedirle permiso antes de besarla, ofreciéndose a llevarla a casa.

Einar trata de excusarse, pero Henrik le coge la cara y la besa, siendo así sorprendidos por Gerda.

Le dice a Henrik que no le había pedido permiso, señalando este que no quería arriesgarse a un no.

Justo al ver a Gerda Einar tiene una hemorragia nasal y debe llevárselo de regreso.

Al día siguiente Gerda le pregunta cómo está, preguntándole él, cómo fue todo en la fiesta, y si Lili se divirtió, como si fuera cierto que son personas diferentes.

Ella le dice que cree que lo mejor es que Lili no vuelva a aparecer y le pregunta si Henrik sabía que era él cuando lo besó.

Él dice que hubo un momento en que solo era Lili y Henrik supo intuirlo, recordándole ella que era solo un juego, a lo que él le responde que de pronto algo cambió, diciéndole ella que deben detenerlo y señalando él que lo intentará.

A partir de ese momento empieza a tener jaquecas.

Vuelve al teatro donde actúa Ulla y se desnuda, y tras esconder su miembro entre las piernas mientras se observa en el espejo como si fuera una mujer, se viste con ropa de mujer del teatro, yendo tras ello a ver de nuevo a Henrik, con el que tiene una cita.

Gerda entretanto pinta impulsivamente en su casa y cuando regresa Einar le dice que creía que no volvería, observando este que su mujer ha empezado a pintar a Lili.

Con la pintura de este se presenta ante Rasmussen, que le dice que para esos cuadros sí podría haber mercado, por lo que le pide que se los deje.

A partir de ese momento Einar vuelve a ver a Henrik habitualmente como Lili, aunque al primero no le gusta mentir, por lo que le pide que le cuente lo suyo a Gerda, aunque él dice sentirse incapaz.

Pero cuando Henrik quiere ir más allá diciendo que la desea, se asusta y se marcha.

Cuando vuelve a casa, Gerda encuentra a Einar vestido como Lili y llorando.

Le confiesa que se ha estado viendo con Henrik y le dice que pensó que tal vez lo sabía, algo que ella niega, tras lo que le pregunta si está enamorado de Henrik, asegurando que solo la quiere a ella, aunque ella le pregunta si han ido más allá, lo que niega.

Gerda le pregunta también si tuvo alguna aventura antes, reconociendo él que hubo un hombre cuando era todavía muy pequeño, su amigo Hans, con el que su padre se enfadó al sorprenderlos, dándole un puñetazo a su amigo.

Einar se siente mal incluso físicamente llevándole sus hemorragias nasales, que se repiten cada mes, al médico.

El doctor dice ser un especialista en lo suyo y le dice que probablemente debe tener un desequilibrio químico que tiene cura, sometiéndolo a una radiación.

Pero cuando se despierta le dice al médico que ha hecho daño a Lili, y el médico le dice a Gerda que persiste su desequilibrio aberrante y le dice que su marido es un demente.

En su siguiente visita a Rasmussen, este le dice a Gerda que ha vendido los cuadros de Lili y hay tal interés en el tema que pueden montar una exposición y que hay una galería de París que quiere representarla.

El medico recomienda que reciba tratamiento por perversión, por lo que ella le pide que le acompañe a París, y así evitará que le entreguen a las autoridades para ese tratamiento.

Viajan finalmente a París, donde sus cuadros tienen gran aceptación, estando sus admiradores deseosos de conocer a la modelo.

Gerda intenta acostarse con él, aunque Einar no acepta su propuesta.

Ella le pide que pose para ella como hacían cuando estudiaban, aunque él no desea hacerlo, diciendo ella que lo echa de menos y echa de menos que trabaje a su lado, aunque él ya no pinta, pues dice que no recuerda el paisaje.

Einar pasea por París yendo a un local de peep-show, observando tras un cristal a una mujer que se desnuda para él, aunque en vez de excitarse lo que hace es imitar sus sensuales movimientos.

Gerda visita a Hans Axgil, aunque este le advierte que no representa arte contemporáneo, lo que ella ya sabe, diciéndole que acude a él como amigo de la infancia de su marido, Einar, que le contó que una vez se besaron.

Le cuenta que Einar ha perdido el rumbo y no trabaja, por lo que cree necesita un amigo que le represente y como en París no conocen a nadie ha recurrido a él.

Cuando Hans acepta, le dice a Einar que irá a visitarle un nuevo marchante, contándole que se trata de Hans, que le recuerda con enorme cariño.

Queda con Hans en un restaurante, aunque Einar no comparece, por lo que van luego hasta su apartamento, aunque cuando llegan allí a quien encuentran es a Lili, que le dice es prima de Einar y se conocieron de niños, hablando de cosas que vivieron de niños, aunque como si se las hubiera contado su primo, acabando por llorar.

Hans le pide que le deje ayudar a Einar, aunque Gerda le pide que se vaya.

Cuando se va Gerda dice que cree que no lo ha notado porque se retiró a tiempo.

Esa noche Einar le pide a Gerda que le deje un camisón para dormir.

Einar sale a comprar vestidos nuevos de mujer, recordándole Gerda a su vuelta que no tienen mucho dinero, proponiéndole él posar de nuevo para ella, ahora ya como Lili siempre.

Sus nuevos cuadros son un éxito y a su presentación acude, entre los numerosos invitados, Hans, al que ella invitó, el cual a su vez la invita a cenar, aunque ella lo rechaza, diciendo que sigue siendo la esposa de Einar.

Triste por la situación pese al éxito se marcha de la fiesta y aunque llueve se sienta en la calle a llorar.

Luego le reprocha que no la acompañara diciendo que antes iban siempre juntos, recordándole él que eso lo hacía Einar, diciendo ella que necesita a Einar, su marido y le pregunta si puede hacerlo volver, diciendo este que no.

Vuelve a ver a Hans y se besan, aunque ella no desea seguir adelante y se marcha.

Cuando regresa a casa encuentra a Einar vestido como hombre, aunque le dice que cree que no puede darle lo que quiere y que no sabe si podrán seguir así.

Ulla, que les visita en París le habla de un doctor del hospital de mujeres de Dresde que trata casos como el de Einar.

Él le dice que la quiere y desea hallar una respuesta, yendo a la biblioteca donde lee un libro que habla sobre los hombres anormales.

De regreso, y al ir por un parque se dirigen a él dos hombres que le preguntan si es chico o chica. Viéndose acosado por ellos, golpea a uno de los acosadores, tras lo cual le dan entre ambos una fuerte paliza.

Herido, acude a ver a Hans, diciéndole que no desea que Gerda lo vea así.

Le explica que cada mañana se despierta pensando en ser Einar todo el día, aunque no lo consigue y a veces piensa matar a Einar, aunque no lo hace para no acabar con Lili.

Visita tras ello a varios médicos tratando de encontrar una respuesta, recibiendo todo tipo de ideas absurdas, estando uno de ellos a punto de enviarlo a un manicomio, al determinar que es esquizofrénico, debiendo escapar para evitarlo.

Gerda le dice que Lili está acabando con su salud y le dice que ningún médico puede ayudarle, aunque lo intentarán una vez más con el doctor del que les habló Ulla.

El doctor Kurt Warnekros, ante el que Einar asegura sentirse una mujer le asegura que conoció a otro hombre al que propuso operarle para convertirle en mujer, aunque no volvió a aparecer, por temor a una cirugía nueva que no se ha realizado nunca, y que le explica consiste en la extirpación del pene primero y reconstrucción de la vagina, aunque es peligroso pues puede haber complicaciones.

Les dice que sale para Dresde al día siguiente, y que puede ayudar a su marido, aunque, le advierte, tras la operación ya no será su marido.

Unos días después Gerda y Hans acompañan a Einar a la estación, reprochándole su mujer que no le deje ir con ella, respondiéndole él que ella ama a Einar y va a deshacerse de él.

Vestido de nuevo como Lili, acude a la consulta, aunque el doctor le pide que gane peso y harán la operación en una semana, pues la necesita fuerte para que no haya infecciones.

Gerda decide ir a Dresde para apoyarlo y acompañarlo durante la operación, ofreciéndose Hans a acompañarla, aunque ella lo rechaza.

Cuando llega al hospital la operación ya tuvo lugar y se encuentra con que Lili tiene grandes dolores y le administran morfina, alegrándose al verla.

Mientras convalece ella le dibuja, preguntándole Lili si volverán a Dinamarca.

Regresan a su antigua casa y Lili decide vivir totalmente como mujer, encontrando trabajo en la sección de perfumería de unos grandes almacenes, donde destaca como una gran vendedora, siendo feliz como mujer entre todas sus compañeras.

Ella comparte algunos consejos sobre cómo aplicar el perfume a los clientes, diciéndoles que cuando estaba en París, las mujeres no se aplicaban el perfume directamente. Lo lanzan al aire y luego penetran en él.

Un día se encuentra con Henrik en una terraza y le cuenta su nueva situación y que ahora es una mujer de verdad.

Empieza a escribir un diario que dice le ayuda a aclarar las ideas.

Gerda le pregunta si no le gustaría volver a pintar, diciéndole que siente curiosidad por ver lo que pintaría, aunque él insiste en que ahora es otra persona, fijándose Gerda que toma los estrógenos más frecuentemente de lo que le dijo el médico, para acelerar el proceso.

Le dice también que necesita vivir su propia vida, pues aunque le está muy agradecida por haberla cuidado, pero ahora deberían ambas vivir su vida.

Gerda llama a Hans aunque no lo encuentra.

Un día lo sorprende paseando con Henrik, contándole luego en casa que es un amigo con el que habla, pero no hay nada entre ellos porque es homosexual y le gustan los hombres y él es una mujer.

Le dice que ha decidido someterse ya a la segunda operación, pese a que Gerda trata de hacerle ver que es demasiado pronto, rogándole Lili que la acompañe a Dresde.

Una vez allí el doctor le explica que esa será más difícil que la primera operación, pues es una cirugía compleja.

Cuando Gerda deja a Lili en la clínica y regresa al hotel encuentra en recepción a Hans, que trata de tranquilizarla y le dice que todo saldrá bien.

Pero cuando se presentan en el hospital al día siguiente el doctor le dice que Lili perdió mucha sangre y tiene mucha fiebre, no siendo el pronóstico bueno.

Gerda la cuida y le coloca trapos húmedos para ayudarle a bajar la fiebre mientras Hans duerme en un banco en el pasillo de la clínica.

Al día siguiente Lili despierta algo mejor y se muestra feliz, pues dice que ya es ella misma y le pide que le lleve al jardín.

Gerda la saca en una silla de ruedas a tomar el sol, preguntándole Lili cómo ha merecido tanto amor suyo.

Le cuenta que tuvo el sueño de que era un bebé y estaba en brazos de su madre que le llamaba Lili, muriendo tras contarle esto.

Hans la lleva a conocer aquel paisaje de su niñez que Einar pintaba una y otra vez y aquellos maravillosos acantilados, llevándose el viento el pañuelo de Gerda, que sobrevuela por aquel bello paisaje.

Los diarios de Lili sirvieron de base al texto fundacional "Man into woman" de 1933.

Calificación: 2