Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

L. A. Confidential
L. A. Confidential

L. A. Confidential (1997) * USA

          También conocida como:
                    - "Los Ángeles al desnudo" (Hispanoamérica)

Duración: 138 min.

Música: Jerry Goldsmith

Fotografía: Dante Spinotti

Guión: Brian Helgeland, Curtis Hanson (N.: James Ellroy)

Dirección: Curtis Hanson

Intérpretes: Russell Crowe (Wendell White / "Bud"), Guy Pearce (Teniente Edmund Jennings Exley), Kevin Spacey (Sargento Jack Vincennes), Kim Basinger (Lynn Bracken), James Cromwell (Capitán Dudley Liam Smith), Danny DeVito (Sid Hudgens), David Strathairn (Pierce Morehouse Patchett), Ron Rifkin (Fiscal Ellis Loew), Graham Beckel (Dick Stensland), Paul Guilfoyle (Mickey Cohen), Matt McCoy (Brett Chase), Paolo Seganti (Johnny Stompanato), Simon Baker (Matt Reynolds), Darrell Sandeen (Buzz Meeks), Amber Smith (Susan Lefferts).

Año 1952. Mientras la televisión vende la imagen de Los Ángeles como un paraíso en la tierra, en la que la policía resuelve cualquier crimen, tal como refleja la popular serie "Placa de honor", el mafioso Mickey Cohen se encarga de expandir la droga y la prostitución, secundado siempre por su guardaespaldas Johnny Stompanato.

Incapaces de conseguir implicarlo en algún delito que permita detenerlo, acabará finalmente en prisión al igual que Al Capone, por el impago de impuestos.

Entre los agentes está Agente Bud White, un eficiente policía que no tiene ningún problema en sacudirles a los detenidos para conseguir que confiesen, pero que no soporta que ningún hombre maltrate a una mujer, por lo que un día mientras patrulla y tras ver una pelea familiar acaba interviniendo para detener al maltratador tras darle una paliza y advertirle que no vuelva a tocar a la mujer.

El sargento Jack Vincennes es justamente lo contrario, habiendo conseguido ser el policía más popular del departamento gracias a sus redadas de famosos drogadictos, a los que pilla in fraganti gracias a los chivatazos que le da Sid Hudgeons, director de la revista "Hush-Hush", el cual a cambio del soplo y de una pequeña cantidad de dinero consigue estar siempre presente para fotografiar dichas redadas, siendo además Vincennes el asesor en materia policial de la serie "Badge of Honor" (Placa de honor).

Con ellos trabaja también el sargento Ed Exley, hijo de un antiguo y recordado detective, muerto en acto de servicio que aunque muy joven posee una gran ambición, habiendo aprobado el examen para teniente con la mejor nota, por lo que le pide al capitán Dudley Smith que le pongan al mando de los detectives, a lo que este se muestra reticente dado su afán en no saltarse nunca la ley para poder detener a los delincuentes, pensando el capitán que en ocasiones todo buen policía debe aportar pruebas falsas o a sacar a golpes una confesión, o incluso disparar por la espalda.

White, sin embargo no tiene problema en hacer el juego sucio, siendo él de hecho el encargado de ir a comprar el alcohol para la celebración en la comisaría de la llegada de la Navidad, quedándose impresionado por una mujer que lleva una capa negra y que se parece a Veronica Lake y que va a comprar varias cajas de licor.

Al salir de la tienda observa en un coche a una mujer que lleva la cara llena de esparadrapos, y, temiendo que sea una maltratada se acerca a su coche, del que sale un hombre que pide que los deje en paz y al que inmoviliza encontrándole una pistola, afirmando entonces el hombre, al que identifica como Lelan Meeks, que fue policía y lo llamaban Buzz, preguntándole luego a la chica si alguien le hizo daño, lo que ella niega, diciéndole la doble de Veronica Lake que no es lo que parece, por lo que accede a dejarlos marchar sin más.

Vincennes entretanto se deja fotografiar deteniendo al joven actor Matt Reynolds por posesión ilegal de marihuana gracias a un chivatazo del propio Sid que además de la fama le dará 100 dólares, encontrando entre las pruebas una tarjeta de "Fleur de Lis".

Ya en la comisaría se encuentra con la fiesta que han preparado los policías, y en la que se encuentran dos periodistas para realizar un reportaje sobre la labor policial aprovechando la Navidad.

Llegan entonces varios agentes que detuvieron a un grupo de mexicanos acusados de haber agredido a varios policías, por lo que sus compañeros, ya borrachos deciden bajar a las celdas para darles un escarmiento, siendo Dick Stensland, el compañero de White el más violento de todos, por lo que este baja para evitar que se meta en un lío, acabando por golpear él también a uno de los detenidos que se mete con él, viéndose involucrado asimismo Vincennes cuando tras ser golpeado y manchado de sangre la camisa, siendo todo ello recogido por las cámaras de la prensa sin que nadie escucha a Exley, ese día de oficial de guardia, al que de hecho encierran en una celda para que no les impida seguir con su venganza.

Al día siguiente la noticia salta a la prensa y el fiscal y el Jefe de policía tienen que demostrar que no van a dejar que los incidentes se quedan en nada, advirtiéndoles que los hechos serán investigados por el gran jurado, si bien no hay ningún policía que desee colaborar, excepto Exley, que sugiere a sus superiores que culpe a los agentes cuyas pensiones están ya aseguradas para demostrar, sin perjudicar a nadie, que la policía actúa.

El jefe de policía asciende a Exley a teniente por su valentía, si bien necesitan de otro testimonio, sugiriendo Exley a Vincennes, al que amenazan con dejar de asesorar a la serie policiaca si no colabora, dejando su sanción por los incidentes en un traslado de narcóticos a antivicio, pudiendo solo entonces volver a "Placa de honor".

Los dos declararán ante el gran jurado, aunque Vincennes lo hará solo respecto a los que tienen garantizada su pensión, considerando que lo suyo no es gran cosa, y asegurándole a Exley que todos le odiarán y que White se vengará de él.

Por la noche el capitán Smith se reúne con White, al que le asegura admirar por no tener reparos en utilizar la violencia, y al que le devuelve su placa debido a que cuatro de los testigos se retractaron, siendo Stensland el único chivo expiatorio.

Smith le dice que le necesita para trabajar en el departamento de homicidios en el ayuntamiento, estando a sus órdenes directas.

Poco después comienzan a caer uno a uno todos los lugartenientes de Cohen que podrían ocupar el trono dejado por este, ocupándose Smith, con la ayuda de White de evitar que otros delincuentes tengan la tentación de instalarse en la ciudad.

Vincennes, incorporado a antivicio lamenta no poder seguir en narcóticos para poder seguir la pista a 12 kilos de heroína desaparecidos durante los asesinatos, asegurándole su nuevo superior que solo saldrá de allí si resuelve un caso importante.

Y se pone sobre la pista de Flor de Lis, cuyo teléfono no figura en la guía.

Recién estrenado su cargo de teniente de detectives, Exley recibe el aviso de que se produjo un homicidio en la cafetería Nite Owl, acudiendo él personalmente, deseoso de poder resolver él el asunto, comprobando al llegar que hay al menos 6 muertos, entre los que se encuentra el recién retirado Stensland.

La llegada de Smith frustra los deseos de destacar de Exley, ya que será el propio capitán quien se haga cargo del caso, llegando a la conclusión de que fue un intento de atraco perpetrado por tres personas, y que, cuando el cocinero sacó su arma le dispararon, llevando al resto de los clientes al servicio, donde acabaron con ellos.

Enterado de lo ocurrido, White acude al depósito, donde observa que una de las víctimas es Susan Lefferts, la mujer a la que vio con Buzz Meeks, y que se parece a Rita Hayworth.

Como la policía sospecha que los asesinatos fueron obra de un grupo de negros a los que vieron esa noche armados, reciben un listado con todos los propietarios de un Coupé negro, aunque Vincennes no se fía del listado, decidiendo Exley acompañarlo y seguir su instinto.

Bud por su parte acude a la tienda de licores donde vio a Lefferts por vez primera, para preguntar por la dirección a la que enviaron el licor que compró la mujer rubia que vio en la tienda, yendo así a casa de Bracken Pierce Patchett, el cual le explica que, en efecto la muerta trabajaba para él, que posee un servicio de prostitutas que se parecen a estrellas del cine famosas, aunque a algunas de ellas, como a Lefferts, debe someterlas a operaciones de cirugía plástica.

Visita tras ello a Lynn Bracken, la doble de Veronica Lake, a la que encuentra con uno de sus clientes, un concejal, explicándole ella que, aunque es cierto que Patchett las prostituye quedándose con una par te de lo que ganan, no las maltrata.

Vincennes y Exley van a ver a un boxeador cuyo hermano está encarcelado, consiguiendo que este les de el nombre del presunto asesino a cambio de que intercedan para acortar la condena de su hermano.

Acuden entonces al domicilio de los autores de los asesinatos, descubriendo que ya hay allí otro coche policial, explicándoles los agentes que llegaron antes que encontraron numerosas armas en el coche, por lo que entrarán en la casa, tras hacerse Exley con el mando de la operación, consiguiendo detener a los asesinos.

Una vez en comisaría, será Exley quien se encargue del interrogatorio, demostrando que puede hacer hábilmente que los detenidos hablen sin necesidad de emplear la violencia, aunque lo que reconocen es que uno de ellos deseaba perder su virginidad y fueron por ello a ver a una chica con la que fueron demasiado violentos.

Al escuchar dicha confesión Bud no puede reprimirse y se cuela en la sala de interrogatorios, propinándole una paliza al maltratador, consiguiendo que le den la dirección de la chica, a la que acudirá junto con el capitán, descubriendo, en efecto al llegar al lugar a una mujer maniatada y amordazada y a un hombre viendo la televisión con el que acaba sin contemplaciones, simulando que le disparó él primero.

Exley, que llega después le asegura no creer que existió ese ataque, respondiéndole Bud que ha hecho justicia, y que debe dedicarse a perseguir a los delincuentes y no a sus compañeros, ante lo que Exley le dice que Stensland tuvo su merecido, haciendo que Bud se indigne y esté a punto de machacarlo, lo que le impiden otros policías.

Mientras están allí les llega la noticia de que los tres negros detenidos consiguieron huir de prisión, saliendo Exley con otro policía a buscarlos hasta el domicilio donde habían confesado que les vendían la droga, consiguiendo encontrándolos allí junto a dos personas más, iniciándose un tiroteo en el que acaban con los delincuentes, consiguiendo Exley una nueva medalla por su actuación.

Bud, obsesionado con Lynn, empieza a vigilar su casa, viendo cómo vuelve a salir de ella el concejal que vio ya en otra ocasión, observando unos días después cómo este cambia su voto pese a sus declaraciones anteriores a favor de la creación de una carretera directa a la playa tras ser chantajeado con fotografías en las que aparece acostándose con Lynn.

Finalmente Bud llama a casa de Lynn y acaban acostándose.

Resuelto un caso importante, Vincennes consigue volver a asesorar en televisión y vuelve a ver a Sid, que ha preparado otras de sus jugosas informaciones, teniendo prevista una exclusiva fantástica: sabiendo que el fiscal del distrito es homosexual le ha preparado una trampa con el joven Matt Reynolds al que detuvo meses antes.

Pero luego Vincennes se arrepiente y decide acudir al apartamento del muchacho antes de la hora pactada, encontrándolo muerto.

Exley acude al hospital donde van a dar el alta a Inez Soto, la mujer mexicana a la que maltrataron los delincuentes negros a los que él mató, la cual está muy agradecida de que la salvaran, aunque no recuerda a qué hora la dejaron sus violadores.

Bud sale con Lynn y van al cine, acostándose tras ello, contándole ella que su sueño es regresar a su pueblo y montar una tienda de ropa, tras lo que le pregunta a él por una cicatriz, contándole él que se la hizo su padre que le tiró una botella a su madre cuando él tenía 12 años, y estaba en medio. Le cuenta también que vio cómo su padre mataba a su madre con una palanca de hierro sin poder hacer nada, por haber estado atado a un radiador.

Le manifiesta también su convencimiento de que Exley se equivocó de hombres y que el asesino de Stensland todavía está libre, aunque piensa que no es lo suficientemente listo para saber a encajar las piezas, pese a lo cual acude a la sala donde están las pruebas, viendo en las fotos que Stensland estaba con otra persona, decidiendo ir a ver a la señora Lefferts, que identifica a Stensland como el novio de su hija.

Baja además al sótano de la mujer, que afirma que debe tener algún animal muerto por lo mal que huele, descubriendo que lo que hay es un cadáver, el de Meeks.

Exley, que comienza a sospechar también que se equivocó de personas se entera de que también White está investigando y comienza a seguir sus pasos, descubriendo así el cadáver de Meeks, pidiéndole tras ello a Vincennes que lo investigue, aceptando este ayudarlo a cambio de que él le ayude con el caso de Matt Reynolds.

Le explica tras ello que se hizo policía porque deseaba hacer justicia y coger a los que siempre se salen con la suya, como el asesino de su padre, que no se sabía quién era y al que él le dio el nombre de Rolo Tomassi, esperando acabar con todos ellos.

Bud va a ver a Johnny Stompanato al que le pregunta por Meeks, consiguiendo que le confiese que corría el rumor de que Meeks se había quedado un alijo de heroína.

Vincennes lo ve con Estompanato, yendo tras ello él con Exley a hablar con él, llamando puta a la chica que está con él pensando que es una doble de Lana Turner, antes de descubrir que es la propia Lana Turner, no consiguiendo averiguar nada.

Pero van a entrevistar a Patchett, ya que Vincennes sabe que es él quien está tras Flor de Lis, estando Reynolds, al igual que las prostitutas trabajando para él.

Tras su marcha, Patchett llama a Sid Hudgens, mientras Vincennes va al depósito donde le informan de que el cadáver es el de Meeks, pidiendo su expediente, mientras Exley regresa a hablar con Lynn, a la que vio con White, preguntándose por qué se acuesta con él, diciéndole ella que le gusta Bud porque no tiene dobleces y no la ve como una prostituta, acabando Exley excitado por ella, con la que se acuesta sin percatarse de que fuera está Hudgens fotografiándolos.

Vincennes va a ver al capitán Smith a preguntarle por un caso que llevaron Stensland y Meeks bajo su supervisión contra Patchett, por extorsión a políticos, pensando que el asunto tiene algo que ver con Reynolds.

Al ver el capitán que está sobre la pista de algo importante, y cuando le dice que no le contó nada a Exley le dispara al corazón, siendo sus últimas palabras "Rolo Tomassi".

Y cuando el capitán le pregunta al día siguiente a Exley por Rolo Tomassi, se da cuenta que el capitán oculta algo importante.

Este habla con White, pidiéndole que le acompañe a hacer un interrogatorio a una persona que piensan que pudo haber acabado con Jack Vincennes, encontrándose con que el hombre a interrogar es Sid Hudgens, confesando que Patchett que lo contrató para sacar fotos de gente importante con las putas que se parecen a estrellas para luego chantajearlos, diciendo que su último encargo fue fotografiar a un policía que se acostaba con Lynn, descubriendo en el maletero del coche de Sid las fotos de Exley con Lynn, asegurando Smith que no le gustaría ser Exley,

Sid, aun en el suelo le pide a Smith que lo desate, pues ha cumplido con su papel, aunque en vez de ello es asesinado.

Bud acude a ver a Lynn para preguntarle si se acostó con Exley, diciéndole ella que creía que así le ayudaba, ante lo que recibe una bofetada de él, que tras ello va a buscar a Exley, al que encuentra examinando los partes diarios de actuación de años antes, al ver que el expediente de Meeks desapareció, descubriendo que este, Stensland y Smith trabajaban siempre juntos.

Bud lo golpea brutalmente tras mostrarle una de las fotos con Lynn, asegurándole este mientras trata de calmarlo que Smith fue quien mató a Vincennes y que estaba compinchado con Stenslands y Meeks, deduciendo Bud que Stensland fue quien mató a Meeks por lo de la heroína, siendo asesinado luego él.

Exley le dice que piensa que los asesinos del Nite Owl no fueron los negros y que la chica violada mintió, habiendo Smith preparado sus muertes culpándolos de los asesinatos sabiendo que tenían antecedentes. Envió para ello a dos policías a poner las armas en sus coches, no pudiendo matarlos porque aparecieron él y Vincennes.

Exley le pide ayuda para desenmascararlo, visitando juntos al fiscal del distrito, que se niega a permitir que vigilen al capitán y sus cuentas, sabiendo ellos que se niega porque le ha chantajeado con las fotos de Matt Reynolds, por lo que, para obligarlo a cantar Bud está a punto de tirarlo por el balcón, consiguiendo que confiese que mataron a Reynolds porque oyó lo de los chantajes y que el capitán se estaba haciendo con los negocios de Cohen.

Corren tras ello a buscar a Patchett, al que encuentran muerto y con una nota de suicidio inculpándose de la muerte de Vincennes.

Corren tras ello a buscar a Lynn para evitar que le ocurra lo mismo, yendo Exley a interrogarla mientras White va a ver a Hudgens, al que encuentra muerto.

Mientras está allí recibe noticia de que el teniente Exley lo citó en el motel Victory, un lugar apartado, donde encuentra a este, comprendiendo que se trata de una trampa, ya que es un lugar abandonado.

Se ocultan dentro, comenzando un fuerte tiroteo, consiguiendo entre ambos deshacerse de buena parte de los tiradores, aunque Exley es herido, apareciendo entonces el capitán que dispara a White, disponiéndose a hacer los mismo con Exley, evitándolo el propio White que le clava un cuchillo, consiguiendo Exley hacerse entonces con el arma de Bud

Sabiendo que Exley no le disparará, le pide cuando comienzan a sonar las sirenas policiales que le deje hablar a él y que le nombrará jefe de detectives, aunque, en contra de lo que pensaba de él, Exley le dispara por la espalda.

Interrogado por lo ocurrido, Exley revela que el capitán fue quien ocupó el lugar de Cohen en el mundo del hampa matando a todos los secuaces de este, y acabando finalmente con Meeks cuando este le engañó por el alijo de droga, asegurando que el capitán le confesó todo antes de morir.

Todos los altos mandos y el fiscal concluyen que para evitar que el asunto acabe siendo una lacra para la policía deben hacer pasar a Smith por un héroe, ascendiendo y condecorando a Exley, que consigue así su objetivo.

A su condecoración acude Lynn a la que le dice que sus jefes le utilizaron y ahora los utiliza él, acudiendo juntos hasta un coche donde espera Bud, aun herido, y que no puede hablar, al que le da las gracias por ayudarle, contándole Lynn que se van juntos a Arizona, tras lo que se despiden.

Calificación: 4