Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

La daga de Rasputín

España (2009) *

Duración: 99 min.

Música: Roque Baños

Fotografía: Juan Molina

Guión: Jesús Bonilla y Joaquín Andújar

Dirección: Jesús Bonilla

Intérpretes: Antonio Resines (Jacinto), Jesús Bonilla (Papeles), Antonio Molero (Araña), Juan Luis Galiardo (Zadkin), María Barranco (Alejandra), Carolina Bang (Ludmila), María Ivanova (Gobernanta), Carmen Arche (Carmen), Andrés Pajares (General Krilenko), Fernando Conde (Psiquiatra), Mario Pardo (Perista).

Forjada en el antiguo Egipto, la daga de Rasputín es una joya legendaria que da un poder casi absoluto a la persona que la posee. César, Atila y Napoleón fueron algunos de sus dueños antes de Rasputín, su último propietario, tras cuya muerte se perdió su pista.

La pista reaparece en una cárcel española, donde está internado Jacinto, de origen ruso y que comparte celda con Papeles y con un recién llegado, el Araña, un ladrón que roba por necesidad, y que recibe ese nombre por ser un experto escalando fachadas, que fue encarcelado debido a su buen corazón, ya que durante uno de sus robos encontró a una mujer a punto de dar a luz y la llevó al hospital, siendo denunciado por esta, que recibió por ello una recompensa.

Papeles vende la "virginidad" del araña a unos rusos, siendo salvado por Jacinto, que acude a las duchas descalzo, siendo identificado por sus pies pegados como descendiente de Rasputín, lo que llega a Krilenko, antiguo comunista que desea poder volver a dominar el mundo, encargando a Zadkin la tarea de conseguir la daga.

No repararán en medios. Por lo que pagan la fianza de Jacinto, el cual, no quiere salir, por lo que provoca un motín, debido al cual envían a los tres compañeros de celda a otra prisión, siendo su furgón secuestrado por un helicóptero que se lleva a Jacinto.

Pero Papeles no quiere quedarse sin la daga, por lo que acude al lugar donde conoció a Jacinto, que está siendo allí torturado por los rusos que tratan de hacerle hablar y lo liberan, llevándolo a un psiquiatra para que haga una regresión a la infancia y recuerde qué pasó.

Recuerda así que su padre le entregó, antes de morir una pequeña matrioskas que le hizo tragar, donde se escondía el secreto. Luego le enviaron a un orfanato.

Deciden viajar con la financiación de un perista a Moscú en busca del secreto, pese a que Jacinto continua hipnotizado y teniendo la mentalidad de un niño de cinco años.

Viajarán con ellos Alejandra, la mujer del Papeles y Carmen, su hija, que se enamora del Araña, siendo recogidos al llegar a Moscú por Ludmila, una taxista que ignoran es la hija de Zadkin, que pretende aprovecharse de ellos.

Ludmila los lleva hasta el orfanato, que ya no existe.

Pero Jacinto encuentra cerca de allí su antigua dacha y en ella la mujer que lo cuidó y que les revela que fue a parar todo a un balneario.

Acudirán al lugar, donde hay una gran colección de matrioskas y por la noche conseguirán entrar gracias al Araña al museo donde están, trabajando durante horas en busca de la que de niño escondió Jacinto. Y cuando la encuentran aparece Zadkin y se hace con ella.

Pero su hija, a la que Zadkin crió como un niño y que se hizo lesbiana por su culpa ha descubierto el placer del sexo con Jacinto tras la recuperación por parte de este de su memoria, les ayuda.

En la matrioska encuentran una pista que les lleva a un monasterio, donde, efectivamente conseguirán la daga. Aunque entonces aparecen los hombres de Zadkin, y tras ello los americanos, y los israelíes, aunque será Krilenko quien la consiga finalmente.

Pero la daga tiene su propia vida, destruyendo un satélite de comunicaciones.

Jacinto, Papeles y el Araña acabarán de nuevo en prisión, aunque en Siberia, con la esperanza de poder escapar.

Calificación: 1