Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

La gran apuesta
La gran apuesta

The big short (2015) * USA

Duración: 130 min.

Música: Nicholas Britell

Fotografía: Barry Ackroyd

Guión: : Adam McKay y Charles Randolph (Libro de Michael Lewis)

Dirección: Adam McKay

Intérpretes: Christian Bale (Michael Burry), Steve Carell (Mark Baum), Ryan Gosling (Jared Vennett), Brad Pitt (Ben Rickert), Melissa Leo (Georgia Hale), Hamish Linklater (Porter Collins), John Magaro (Charlie Geller), Rafe Spall (Danny Moses), Jeremy Strong (Vinny Daniel), Marisa Tomei (Cynthia Baum), Finn Wittrock (Jamie Shipley), Tracy Letts (Lawrence Fields).

Basada en una historia real

"No es lo que no sabes lo que te da problemas, sino lo que crees que sabes y no es así."

A finales de los 70 en la banca no podía aspirarse a ganar mucho dinero. Era un mundo tan aburrido como el de los seguros o el de la contabilidad.

Hasta que apareció Lewis Ranieri y cambió la vida de todos al crear valores con garantías hipotecarias, basándose en que las hipotecas aunque no dan grandes beneficios, tienen un riesgo mínimo, por lo que juntando miles de estas el rendimiento crece, pero el riesgo sigue siendo mínimo, por lo que los bonos fueron calificados como AAA.

A partir de ese momento el dinero llegó a raudales y la banca pasó a ser la primera industria del país hasta que casi 30 años después, en 2008 todo se vino abajo y aquellos bonos con garantía hipotecaria hicieron que se desplomara la economía mundial sin que nada más que un pequeño grupo lo supiera ver.

El primero en preverlo, en marzo de 2005, fue el gestor de fondos Michael Burry que mientras entrevista a un joven que quiere trabajar con él le cuenta que durante los años 30 el mercado inmobiliario se derrumbó a escala nacional y la mitad de la deuda hipotecaria fue objeto de impago y la complejidad y el aumento del fraude es indicativo de que se avecinan cambios

Michael le dice que él es raro y que su mujer le dice que tiene que compartir más, contándole que debido a su ojo de cristal él siempre se sintió mejor solo, siéndole incómodas las interacciones sociales.

Recuerda que cuando era niño un día se le cayó su ojo de cristal mientras jugaba al rugby para horror de los demás niños.

Al final le da el trabajo al joven al que le pide que le consiga los 20 bonos inmobiliarios más vendidos y que indague qué hipotecas hay en cada uno.

Otro de los que lo previeron fue Mark Baum.

Este llega a una sesión de terapia ya comenzada que interrumpe contando su encuentro con un banquero y su desvergüenza, por lo que la terapeuta le recrimina que llegue siempre tarde y tratando de acaparar la atención, aunque él, sin hacer caso de lo que le dicen coge el teléfono cuando recibe una llamada y se marcha sin importarle nada.

Lo llama Cynthia, su esposa, enfadada porque haya hecho lo mismo en su sesión terapéutica echándole en cara su negativa a hablar sobre su problema tras el suicidio de su hermano, algo que se niega a comentar y a tratar.

Tras analizar miles de hipotecas y los retrasos en los pagos se da cuenta de que el mercado está respaldado por préstamos de alto riesgo, por lo que llama a su jefe, Lawrence Fields para decirle que va a apostar contra el mercado de la vivienda.

Fields le recuerda que Greenspan ha dicho que los impagos son escasos, diciendo él que Greenspan se equivoca, recordándole Fields que él era solo un médico con una página web cutre y algo de dinero heredado cuando llegó a ese mundillo.

Él dice que los valores hipotecarios están llenos de préstamos subprime a tipo variable muy arriesgados y cuando la mayoría de las hipotecas pasen a variable en 2007 empezarán a fallar y si la morosidad pasa del 15% el bono carecerá de valor.

Margot Robbie explica en su jacuzzi, mientras disfruta de un baño de espuma y champán, cómo funcionan los bonos hipotecarios, contando que los banqueros ganaron mucho dinero con esos bonos y cuando se quedaron sin productos que meter los bancos crearon más bonos, pero con hipotecas de alto riesgo (subprime), y eso es lo que descubrió Burry, que esos bonos calificados como AAA eran en su mayoría basura.

Burry insiste en que esos bonos son una bomba de relojería que desea vender en corto garantizándolos.

Mark estudiaba mucho el Talmud de pequeño, pero aquello que parecía una virtud era un problema, pues lo estudiaba para buscar incongruencias en la palabra de Dios.

Mark montó su propio fondo en Wall Street, aunque su mujer, que está muy preocupada por él le dice que está amargado y le pide que demuestre su tristeza por el suicidio de su hermano Paul y que hable de ello en algún momento.

Burry se reúne con los directivos de Goldman Sachs a quienes les propone un seguro que le pague si el mercado inmobiliario falla, unos swaps que quiere que le aseguran que le pagarán aun en caso de insolvencia del banco, aceptando sin dudarlo un momento ya que aseguran los bonos solo fallarían si millones de personas dejaran de pagar sus hipotecas, algo que nunca sucedió, y que a ellos les reportará mucho dinero, pues él también tendrá que pagar sus primas si el mercado sube.

Les compra 100 millones en swaps, algo que los banqueros celebran como un gran negocio, que Burry repite en varios bancos más.

Jared Vennett se entera de todo en un bar donde escucha alardear a uno de los ejecutivos por el dinero que han ganado con las swaps.

También se entera Fields que lo llama preocupado, pues ha invertido 1.300 millones, casi todo su liquidez apostando porque ocurrirá algo que nunca sucedió, recibiendo además cientos de correos de personas que le dicen que ha perdido la cabeza.

A Mark nunca le gustó hacer la pelota a los que tenían dinero, y tuvo por ello que montar su propio fondo al amparo de Morgan Stanley, con un equipo formado por Vinnie, que se ocupa de los números y que, como Mark nunca habla de su pasado, Porter Collins, antiguo remero olímpico y el operador Danny Moses

Una llamada errónea de Vennett les pone sobre la pista de algo importante, cuando les hablan de vender en corto, por lo que deciden investigar, viendo que el valor de las hipotecas basura bajó 3 puntos en el último año, por lo que deciden llamar a Vennett, el cual ha intentado hablar con diferentes fondos sobre el asunto sin que ninguno lo escuchara, y el cual les explica la realidad de cómo están formados los bonos, que empezaron siendo integrados por miles de hipotecas garantizadas por el gobierno al estar formadas por hipotecas AAA, pasando a ser privadas y pasando a estar integradas por AA, BBB, BB y B, las más arriesgadas, y que por ello dan más beneficios, al ser estas de interés variable y sin verificación de rentas.

Las tasas de impago pasaron del 1% al 4% y si llegan al 8% muchas de las BBB también fallarán, asegurando que sus cálculos son muy fiables ya que tiene a un analista chino que no habla inglés y ganó un concurso nacional de matemáticas, aunque la realidad es que el chino habla el inglés y quedó segundo en el concurso.

Vennett les asegura que sabe perfectamente por su trabajo en el banco que hay bonos que figuran como si tuvieran el 60% con triple AAA aunque solo hay un 5% de estos.

Le dice que si un bono tiene demasiado riesgo, lo juntan a otras de mucho riesgo y lo venden como CDO donde apilan B, BB y BBB y entonces se considera diversificado y en la Agencia de calificación las recalifican como AAA

Anthony Bourdain, un chef de fama internacional explica los CDO: si hace un pedido de pescado para el restaurante y no obtiene todo lo que quería no tiran el resto de pescado que tenían asumiendo la pérdida, sino que con él hacen un estofado, un producto nuevo y el pescado viejo parece nuevo.

Cuando se marcha, Mark y sus hombres valoran su oferta, pensando alguno que Vennett les quiere timar, decidiendo Mark que lo mejor es investigar si es cierto todo.

Charlie Geller y Jamie Shipley, dos pequeños inversores esperan reunirse con uno de los jefes de J.P. Morgan, para utilizar su plataforma y conseguir el ISDA para poder operar a largo plazo, aunque ni siquiera los pasan al despacho. En la sala de espera les preguntan qué cantidad gestionan, señalando que 30 millones, tras haber empezado con 110.000 dólares 4 años antes, haciéndoles ver que necesitarían 1.500 millones.

Antes de irse, observan los prospectos de otros que fueron antes que ellos, leyendo en uno de ellos la teoría de Vennett explicando que el mercado inmobiliario es una burbuja.

La realidad es que no encontraron allí la teoría de Vennett, sino que un amigo se lo contó a Geller y luego la leyeron en una revista.

Los 110.000 dólares con los que Geller y Shipley empezaron los ahorró el segundo llevando veleros, y comenzaron a trabajar en el garaje de este.

Los bancos vendían opciones baratas subestimando los riesgos existentes y si se equivocaban perdían poco, pero si acertaban ganaban mucho.

Ante la imposibilidad de que ningún banco les dé el ISDA, Charlie le pide que llame a Ben Rickert, un operador del Chase en Singapur que, asqueado dejó ese mundillo y que Jamie conoció paseando a su perro en Colorado, y desconfiaba del sistema en general.

Moses y Collins viajan a Miami y visitan una urbanización de las afueras casi deshabitada tratando de hablar con propietarios de hipotecas que llevan sin pagarse más de 90 días, encontrando en una de las casas a un inquilino que se entera por ellos de que su casero pidió la hipoteca utilizando el nombre de su perro, enterándose por ellos de que su casero no paga.

Tras visitar la desolada urbanización que comparan con Chernobyl, pues a pesar de estar rodeados de casas no ven a nadie por allí, se van, habiendo llegado a ver en una de las piscinas a un cocodrilo.

Asustado por las decisiones tomadas por Burry, Fields acude a su despacho asegurándole que no tienen confianza en su capacidad para detectar tendencias macroeconómicas, haciéndoles ver él que con la morosidad duplicada y el salario medio estancado y las viviendas en alza todo se vendrá abajo.

Pero debe pagar primas de 80 o 90 millones, por lo que no puede dejar que sus clientes retiren sus inversiones, pues si los bonos pierden su valor el seguro quedaría invalidado.

Baum y su equipo recorren con una agente inmobiliaria una lujosa urbanización, la cual les explica en cómo iba creciendo el precio de las viviendas sin parar, aunque ahora están paralizadas, mostrándoles a un matrimonio que trata de vender su casa al mismo precio que la compró, tras quedarse sin empleo.

Ella les presenta a un agente hipotecario que les dice que firman unos 60 préstamos hipotecarios al mes, diciendo uno de ellos que ha pasado de ser camarero a tener un barco.

Ellos les informan que el 90% de las hipotecas son con tipo variable, y que nunca se las rechazan, ofreciendo préstamos ninja, sin ingresos ni empleo, señalando que ellos firman un préstamo y a los pocos días lo ha adquirido un gran banco.

Mark no entiende que confiesen, señalándole sus hombres que no confiesan, alardean.

Les presentan a algunas de sus clientes, unas strippers, una de las cuales le cuenta a Mark que si los precios de las casas no suben no podrá refinanciar su deuda y podría subir su hipoteca hasta un 200%, contándole la chica que tiene 5 chalets y un piso, lo que lleva a Mark a concluir que hay una burbuja, por lo que decide comprar 50 millones más en swaps.

Vinnie llama a Vennett preguntándole cómo los va a joder, respondiendo que él les vende el seguro y les cobrará un buen pico, pero ellos ganarán mucho más.

Mayo de 2006. Charles y Jamie llaman a Ben, que les dice que estudió su informe y que Vennett no está equivocado, por lo que acepta ayudarles para poder vender en corto, consiguiéndoselo en el Deutsche Bank.

11/01/2007. Mientras los impagos de hipotecas suben, lo hacen también los precios de las subprime, por lo que Vennett les pide un aval, no pudiendo entender que mientras las hipotecas basura van mal, los bonos basura, integrados por aquellas suban.

Además desde Morgan & Stanley les piden que vendan sus seguros que no consideran una inversión prudente, lo que Mark rechaza.

Por el contrario acuden a Standard & Poor's, agencia de calificación de riesgos y se reúnen con Georgia Hale para que les explique por qué las agencias de calificación no degradaron los bonos subprime, reconociendo que respaldan todo lo que los bancos les llevan para que no se vayan a Moody's, concluyendo Mark que dan calificaciones a cambio de honorarios.

También Charlie y Jamie ven como todo va al revés de cómo esperaban sin explicárselo.

Tanto unos como otros acuden al Foro de Titulización de Las Vegas.

En medio del Foro y antes de que los asistentes puedan tomar la palabra para participar Mark Baum levanta su mano y asegura ante el ponente, que habla de las bondades del sistema que hay un 0% de posibilidades de que la morosidad no pasara del 5%.

Por su parte Jamie aprovecha su estancia allí para hablar con la ex novia de su hermano que trabaja en la SCC, la cual le asegura que su organismo no investiga bonos hipotecarios desde que recortaron el presupuesto.

Michael, viendo que los bonos no bajan y a pesar de estar seguro de que el sistema está actuando fraudulentamente piensa en deshacerse de varios swap para poder pagar las primas de los demás.

Charlie por su parte tiene la idea de apostar a las AA que cuestan poco, sabiendo que en su mayoría son falsas, alabándoles Ben, pues solo a ellos se les ha ocurrido vender en corto las AA y comprar swaps, lo que les hace felices, algo que Ben les recrimina, pues han apostado contra la economía americana, y que su fortuna se producirá a costa de que muchos pierdan sus casas y sus pensiones, haciéndoles ver que por cada 1% que baja la economía mueren 40.000 personas.

Mark aprovecha el viaje para hablar con un gestor de CDO, Mr. Chau, que le habla de los CDO sintéticos, creados a partir de otros CDO incluso defectuosos.

Nos explican cómo funcionan Richard H, Thaler, padre de la economía de la conducta y Selena Gómez, a través de una jugada de Black Jack, al que ella apuesta 10 millones, teniendo a priori una buena mano ya que sacó un 18.

Selena está en racha y cree que no puede perder. Lo que en baloncesto llaman el síndrome de la mano caliente, cuando un jugador encesta varias veces seguidas y todos creen que va a seguir encestando.

Los que miran y creen que va a ganar apuestan por ella, lo que sería un CDO sintético.

Luego alguien hará una apuesta sobre el resultado de esa apuesta y otros sobre las de estos, y así los 10 millones apostados por ella se transforman en miles, de modo que si ella pierde, el dinero perdido es muchísimo.

Al término de su entrevista Mark pide que compren más swaps, pese a que Vennett le recuerda que las exigencias de los avales podrían arruinarles.

De regreso, Cynthia, su mujer, vuelve a pedirle que se acepte a sí mismo, consiguiendo que finalmente hable, y que llore recordando lo duro de la muerte de su hermano, volviendo a la terapia y reconociendo que no supo ayudar a su hermano, pues cuando lo vio mal su respuesta fue ofrecerle dinero, no pudiendo olvidar su cara aplastada.

Michael, enfadado, se desfoga tocando la batería, escribiendo luego a todos sus inversores a los que les explica que el mercado de bonos hipotecarios es fraudulento y para protegerlos restringe los reintegros, lo que le supone recibir decenas de llamadas que no coge y correos que amenazan con demandarlo.

El 2 de abril de 2007 se anuncia que continúa el desplome hipotecario declarándose en quiebra la líder del sector de subprimes que despide a 1.200 trabajadores.

Kathy, la conexión de Baum y sus hombres con el banco les pide que vendan los swaps y que Morgan Stanley las compraría, aunque él se niega a hacerlo.

Bear Stearns liquida dos de sus filiales tras las pérdidas de las subprime.

Pese a todo Fields demanda a Michael y le solicita los archivos del año anterior que se llevan, lo que a él no parece importarle demasiado.

Poco tiempo después llama a Goldman, ya que llevan una semana sin coger sus llamadas aduciendo problemas informáticos, al igual que Bank of America que dice sufrió un apagón o Morgan Stanley que alega se les cayó el servidor.

Pese a todo Jamie observa que los CDO siguen sin moverse, porque creen que los bancos quieren deshacerse de ellos y comprar antes swaps sobre lo que acaban de vender, por lo que van a hablar con un periodista del Wall Street Journal que estudió con ellos para que denuncie que los bancos están vendiendo sus bonos basura a clientes que ignoran lo ocurrido y que no los devaluarán hasta que se hayan librado de ellos, aunque el periodista les asegura que ningún banco ni agencia de calificación confirmará esa noticia y se niega a publicarla.

Pero la realidad es que todo el mundo compra swaps y nadie compra CDO, tal como le explica Vennett a Mark, habiendo importantes pérdidas en el departamento de bonos de su banco.

Finalmente Goldman consigue arreglar sus asuntos y pueden ya atender a Michael.

Mark por su parte vuelve a hablar con Kathy de Morgan Stanley que le confirma las fuertes pérdidas del banco debido a que un agente que vendió 2.000 millones en subprimes BBB dos años antes, aunque las primas de los swaps se comieron los beneficios de su departamento y para cubrirlas vendió muchas swaps AAA, dándose cuenta Mark de que ha estado apostando contra sus propios socios, temiendo en su equipo que si Morgan cae sus cuentas pasen a su balance general, pese a lo cual Mark se niega a vender.

Charlie y Jamie se plantean por su parte cómo vender los bonos, por lo que llaman a Ben, que desde Inglaterra y con un mal Wifi consigue venderlos en Suiza.

Michael obtiene 489 millones de beneficios.

Vennett 47 millones sobre las ganancias de Baum.

Marzo de 2008. Mientras los bancos seguían desangrándose Mark se negó a vender y fue invitado a hablar frente a un gran economista Bruce Miller, de Bear Stearn, el cual afirma que tras recibir un préstamo de J.P. Morgan se olvidaron sus preocupaciones, aunque mientras habla las acciones siguen cayendo en picado.

Baum habla lamentando que el ciudadano medio sea el que va a perder con la crisis.

Miller le recuerda que en toda la historia de Wall Street no quebró ningún banco ni cree que vaya a caer el suyo, aunque le dicen que solo durante el tiempo que duró la conferencia sus acciones cayeron un 38%, por lo que, pese a que la conferencia continúa, con la charla de Greenspan, se marchan casi todos los asistentes.

El 15/09/2008 cayó Lehman Brothers, cayendo las acciones de J.P. Morgan a la mitad.

Michael recuerda que conoció a su esposa a través de una página web donde se presentaba como estudiante de medicina con un solo ojo, modales sociales torpes y145.000 dólares en préstamo, pero en 2 años toda la gente que respetaba no hablaba con él si no era a través de sus abogados por lo que decide cerrar el fondo, lo que comunica a todos sus inversores pese a haber ganado un 489%.

Mark se siente desolado al escuchar que va a haber un rescate y piensa que los economistas no eran estúpidos, simplemente les daba igual porque sabían que saldrían todos los ciudadanos a su rescate y asegura temer que pase como siempre, que se eche la culpa a inmigrantes y pobres.

Pero se equivocaba: Cientos de banqueros, ejecutivos y agencias de calificación fueron a la cárcel. Se tuvieron que fragmentar los grandes bancos.

La realidad: utilizaron los fondos públicos para pagarse bonos a sí mismos, presionar al congreso e impedir la reforma y echaron la culpa a inmigrantes y pobres e incluso a los profesores y solo un banquero fue a la cárcel por esconder miles de millones en pérdidas de los bonos hipotecarios.

Vinnie le pide a Mark vender, pues su fondo ganará 1.000 millones. Accediendo.

En el proceso desaparecieron 5 trillones de dólares en pensiones, y 400.000 millones en ahorros y préstamos, 8 millones de personas perdieron su trabajo y 6 millones de personas sus casas, y esto solo en EE.UU.

Danny, Vinnie y Porter aun dirigen un fondo.

Charlie y Jamie trataron de demandar a las agencias, pero ningún abogado les respaldó.

Jamie dirige Brownfield, Charlie se mudó de New York a Charlotte con su familia.

Michael Burry contactó con el gobierno muchas veces por si querían saber cómo adivinó antes que nadie que el sistema colapsaría, aunque nunca lo llamaron y por el contrario fue obligado a declarar 4 veces por el FBI, centrando sus inversiones en el agua.

En 2015 los bancos comenzaron a vender un producto llamado Oportunidad de Tramo hecho a medida, un nombre diferente para las CDO.

Calificación: 3