Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

La gran estafa americana

American hustle (2013) * USA

          También conocida como:
                    - "Escándalo americano" (Hispanoamérica)

Duración: 138 min.

Música: Danny Elfman

Fotografía: Linus Sandgren

Guión: David O. Russell, Eric Singer

Dirección: David O. Russell

Intérpretes: Christian Bale (Irving Rosenfeld), Bradley Cooper (Richie DiMaso), Amy Adams (Sydney Prosser), Jeremy Renner (Carmine Polito), Jennifer Lawrence (Rosalyn Rosenfeld), Louis C.K. (Stoddard Thorsen), Jack Huston (Pete Musane), Michael Peña (Paco Hernández / Jeque Abdullah), Shea Whigham (Carl Elway), Alessandro Nivola (Anthony Amato), Elisabeth Röhm (Dolly Polito), Robert De Niro (Victor Tellegio).

Algo de esto sucedió realmente…

28 de abril de 1978. En una habitación del Hotel Plaza de Nueva York, un judío entrado en carnes y medio calvo, Irving Rosenfeld, trata de peinarse para simular su calvicie pegándose un pequeño bisoñé que mezcla con su verdadero pelo antes de acudir a otra habitación adyacente donde un equipo técnico tiene instalado un sistema de vigilancia, grabando las imágines y sonidos de otra habitación.

Entra entonces otra mujer, Sydney Prosser, y tras ello Richie DiMaso, con el que comienza a discutir Irving, asegurando el primero que tienen la suite del Plaza gracias a él, frente a las críticas de Irving de que todo es muy chapucero, para luego preguntarle a Sydney si viste a Richie como a él, asegurando Richie que no debe estar celoso, pues no la ha tocado.

Tras ello van a la habitación que está siendo grabada, donde les espera el alcalde de New Jersey, Carmine Polito, al que Richie trata de darle un maletín lleno de dinero, ante lo que el alcalde reacciona ofendido decidiendo marcharse tras asegurar que él acudió a la reunión para conocer a un jeque, lo que provoca una nueva pelea entre Richie e Irving, por la forma de actuar de aquel, pidiéndole el primero al segundo que vaya a buscar al alcalde.

Irving recuerda que aprendió a sobrevivir desde niño, ya que no soportaba ver cómo la gente abusaba de su padre, y que, como este tenía una cristalería, él se dedicaba a romper los cristales de su barrio para conseguirle trabajo, convirtiéndose con el tiempo en un estafador que conservaba la cristalería junto con una cadena de tintorerías siendo también marchante de arte robado y de falsificaciones.

Un día, en una fiesta en casa de un amigo en Long Island conoció a Sydney, que llevaba un abrigo de piel, y con la que entabló conversación acerca de una pulsera que llevaba con Duke Ellington, proponiéndole él que fuera a escuchar un disco con él.

Ella recuerda que Irving no era un tipo demasiado atractivo, pero que tenía mucha seguridad en sí mismo, lo que le atrajo, pues ambos eran luchadores, ya que ella fue stripper, aunque decidió que debía mejorar, y acabó consiguiendo un trabajo en Cosmopolitan.

Él la lleva a una de sus tintorerías y le deja que elija ropa elegante entre la que la gente se dejó olvidada, cogiendo ella varios vestidos, de lujo, besándose entre la ropa y sintiendo él que por fin ha encontrado a alguien con quien puede ser él mismo sin sentirse incómodo.

La lleva por ello hasta su oficina y le explica que otro de sus negocios es tratar de conseguir créditos a gente desesperada que no encuentra otras vías, y que, aunque en realidad no se los consigue, les cobra 5.000 dólares por sus gestiones, lo que hace que ella se marche enfadada por el hecho de que se dedique a aprovecharse de gente desesperada, aunque regresa un momento después usando un acento británico y presentándose ante él como Lady Edith Greensley, que afirma tiene conexiones con la banca londinense.

Se convierten a partir de ese momento en pareja sentimental y de negocios, consiguiendo que estos suban como la espuma, ganando primero el doble, y luego el triple, además de seguir vendiendo obras de "arte", abriendo nuevas oficinas, viviendo un auténtico romance pese a que Irving sigue casado, adorando a Danny, el hijo de su mujer al que adoptó.

No le ocurre lo mismo con Rosalyn, su esposa, con la que asegura se casó pensando que era una mujer misteriosa como su madre, descubriendo que era solo depresiva, que se pasa el día en casa bajo los rayos UVA, teniendo siempre la amenaza de ella de que si se divorcia se llevará a Danny.

Sydney e Irving reciben a un nuevo cliente, Richie, con el que ella ha salido en varias ocasiones para tratar de embaucarlo, extendiendo él su cheque de 5.000 dólares que coge Sydney, apareciendo entonces varios policías, compañeros de Richie, que revela que es del F.B.I., deteniendo a Sydney por haber sido ella quien cogió el cheque.

Richie la mantiene aislada tres días, tratando de convencerla para que denuncie a Irving, al que no le debe nada, ya que tiene a su esposa y su hijo, asegurándole que le gusta, llegando Irving al tercer día, al que le propone que le ayude a arrestar a cuatro tipos que se dediquen a la estafa como él y los dejará libres.

Llegan a un acuerdo y dejan libre a Sydney, que le propone huir a Rumanía, a lo que Irving se niega, para no dejar a Danny y perder la custodia, decidiendo ella ayudarle, aunque advirtiéndole que tratará de seducir a Richie, pues necesitarán un plan B para el futuro.

Irving planea introducir un falso jeque árabe para atraer a los estafadores deseosos de venderles cuadros o certificados de depósitos falsos, siendo su árabe en realidad un amigo de Irving de Queens que se dedica a los revestimientos.

Y tal como esperaba, la noticia de la llegada de un jeque con dinero atrae enseguida a los timadores, pidiéndole Carl Elway, uno de ellos a Irving que le permita vender al jeque sus productos, a lo que este se muestra reticente, pues necesita inversores de mayor capacidad, asegurándole Elway que puede conseguir cuatro socios más en una semana.

Aparecen entonces Richie y Sydney, haciéndose pasar el primero por asesor del jeque, y asegurando que buscan algo más sólido, ya que el jeque desea invertir varios cientos de millones, asegurando entonces Elway que pueden olvidarse de los certificados e invertir en algo más grande, en la reconstrucción de Atlantic City para atraer a la misma a los jugadores, tarea impulsada por el alcalde Carmine Polito, que consiguió legalizar el juego y crear puestos de trabajo, y que necesita inversores.

Stoddard Thorsen, amigo y jefe de Richie se niega a seguirle el juego, pues le interesan los estafadores, no los políticos, insistiendo Richie, pidiéndole que metan 2 millones en una cuenta a nombre del jeque solo para que Carmine compruebe que es real, negándose Stoddard a hacerlo, aunque Sydney resuelve el problema haciéndose amiga de la mujer encargada de la realización de las transferencias en el F.B.I., que hace la transferencia deseada, ganándose la atención de Anthony Amando, jefe de Stoddard, que, deseoso de hacer algo espectacular, felicita a este por algo que él ignoraba.

Pero Irving se siente mal por el giro dado, pues llegó al acuerdo de entregarle a varios estafadores, pero no a políticos, pues no tienen nivel para ello, explicándole Sydney que ya consiguieron la cuenta y una suite en el mejor hotel de la ciudad para impresionar al alcalde.

Conseguida la habitación en el Plaza, Richie prepara los 75.000 dólares con los que piensa sobornar a Polito, el cual se siente ofendido cuando le acercan el maletín debiendo Irving solucionar el entuerto, saliendo tras el alcalde al que trata de convencer de que Richie no es un hombre de la calle como ellos, accediendo Polito a seguir adelante con la condición de entenderse en adelante solo con Irving, al que invita a cenar esa noche con sus respectivas esposas, conectando muy bien ambas al conocerse, pasando una noche divertida.

Sydney, dolida por el hecho de que Irving salga con Rosalyn, llama esa noche a Richie, enterándose así de que este vive con su madre y tiene una prometida, pese a lo cual sale a bailar con él y se besan, acudiendo excitados a los servicios de la discoteca, aunque no hacen el amor, acordando esperar a hacerlo a que lo suyo sea algo más serio.

Entretanto Carmine se siente cada vez más unido a Irving, asegurando que él ayudará a reconstruir Atlantic City y a crear miles de puestos de trabajo, regalándole al día siguiente, como prueba de amistad un microondas que Rosalyn destrozará el primer día al meter en el mismo un recipiente metálico desobedeciendo las instrucciones de Irving.

Richie vuelve a hablar con Stoddard al que le pide que le proporcione un jet privado para simular la llegada del jeque, viéndose en el aeropuerto Irving con Sydney, a la que trata de convencer de que lo de sus cenas con Rosalyn son por Polito, asegurándole ella que no quiere tener nada de él si no lo tiene todo.

Tras ello suben al avión donde les espera el jeque, que en realidad es un mexicano llamado Paco Hernández que sabe un par de frases en árabe.

En casa, Rosalyn se queja de que no la deje ir con él a la fiesta de esa noche pese a que ya se había peinado, convenciéndole Carmine para que vaya, pues la considera el alma de la fiesta, resistiéndose él a llevarla dado lo impredecible que es.

Y poco después se reunen con el matrimonio Polito en la fiesta, a la que llegan también Richie con Sydney a la que Rosalyn mira con cara de odio asegurándole que sabe quién es.

Entran todos al vestíbulo, ya restaurado del casino, donde han reunido a los más importantes directores de casino del país, emparentados con la mafia, ante los que los políticos locales parecen temerosos, siendo Rosalyn quien rompa el hielo dirigiéndose a ellos y llamando de inmediato la atención de Pete Musane.

Un momento después Richie les presenta al jeque, pasando a un cuarto contiguo donde les espera Victor Tellegio, un reputado miembro de la mafia de Miami que en el pasado fue matón y que nunca enterraba un cadáver porque pensaba que el mensaje era más directo.

Tellegio les dice que para evitar los recelos que hay hacia los árabes, deben hacer que el principal inversor se convierta en ciudadano americano, para lo que Carmine deberá utilizar sus influencias políticas, lo que Irving desaconseja.

Y de pronto Tellegio comienza a hablar en árabe y le pregunta al jeque varias cosas, salvando la situación la entrada de un hombre borracho, momento que el árabe aprovecha para levantarse y pronunciar las dos frases que conoce en árabe antes de marcharse.

Tellegio le pide entonces a Polito que deposite 10 millones en una cuenta que ellos le dirán, en 2 semanas, pareciendo todo acabar bien.

Fuera, Sydney trata de evitar que Rosalyn meta la pata reuniéndose con ella en el servicio, pensando esta que lo que hace es por celos, y que ella tiene un anillo e Irving siempre regresará a ella, acusándola Sydney de manipularlo con su hijo, asegurándole ella que hará que lamente lo que le ha hecho a su familia, tras lo que la besa y se va.

En el vestíbulo se encuentra con Pete, que salió a buscarla, abrazándose a él, siendo vistos por Sydney que va a avisar a Irving

Carmine está eufórico por su éxito y habla ante los invitados, brindando por la nueva era que empieza, mientras Irving debe tomarse una pastilla para su corazón.

Terminada la fiesta Irving acude a una de sus tintorerías sacando de la caja fuerte un fajo de billetes y una pistola, recordando dentro de la cinta que transporta la ropa los primeros besos que Sydney y él se dieron allí.

Richie por su parte acude al apartamento de Sydney, desde donde llama a Stoddar para pedirle que le consiga la suite Sherman, que ocupa todo una planta, del Hotel Plaza, a lo que Stoddard se niega, explicándole Richie que tiene solo dos semanas para organizarlo, y que van a pillar a congresistas aceptando sobornos.

Tras ello trata de calmarse pidiéndole a Sydney - para él Edith - que acceda a acostarse con él, debiendo recordarle ella que acordaron esperar a que lo suyo fuera real, afirmando Richie que ya es real, pues la ama, decidiendo entonces ella confesarle que no es Edith y que no es inglesa, pues falsificó todos sus documentos, y que lo hizo todo por sobrevivir, al igual que él niega que vive con su madre, que tiene una prometida y que tiene el pelo liso y debe ponerse rulos, dejándolo confundido, pese a lo cual insiste en hacer el amor con ella, negándose ella a hacerlo, teniendo incluso que golpearlo con un marco, momento en el que llega Irving que lo amenaza con su arma pidiéndole que se aleje de ella.

Tras ello le dice a Richie que con su ambición les ha llevado a un callejón sin salida, pues no podrán conseguir los 10 millones, y Tellegio acabará con ellos, asegurándole Richie que no acabará con un policía del F.B.I. ni con un político, sino con él, con su hijo y con Sidney.

Tras ello vuelve a llamar a Stoddard para exigirle la suite que le pidió, asegurándole que va a ir a verle en ese momento.

Cuando se va Irving lamenta no haberle hecho caso a Sydney cuando le pidió que huyeran, diciéndole ella que ahora deben idear el modo de engañarlos a todos.

En la sede del F.B.I. Stoddar, con un ojo vendado declara ante Amado, acusando a Richie de amenazarlo y de haberlo golpeado con un teléfono cuando se opuso a sus planes, pese a lo cual Amado parece olvidarse de Stoddard al ver que el plan de Richie puede suponer un gran salto conectando a Tellegio y la mafia con los políticos corruptos, ofreciéndole Amado la suite que deseaba y afirmando estar orgulloso de él.

Ya en la suite, Richie pide perdón a Irving y Sidney mientras realizan los preparativos para las grabaciones, pasando por la habitación varios congresistas y senadores que se comprometen a ayudar en diversas tareas como conseguirle la ciudadanía al jeque, o impulsar normas para favorecer la inversión, ante lo que Irving se siente culpable pensando en el modo de salvar a Carmine.

Rosalyn, tras enviar a Danny al colegio es recogida por Pete, que la invita a comer, tratando de convencerla de que deje a Irving y se vaya con él a Miami, ante lo que ella dice que odia los cambios, pero que no le gusta lo que está haciendo Irving, contándole a Pete que el chico del pelo rizado trabaja para el gobierno y chantajea a su marido y que están dando dinero en un hotel a congresistas para pillarlos, ante lo que Pete la deja en el restaurante para ir a hablar con su marido, al que va a buscar, junto con Carmine a la puerta del hotel.

Poco después Irving llega a su casa hecho una furia, pues vio el pintauñas de Rosalyn en el coche de Pete, lo que le puso sobre aviso de que algo malo pasaba, interrogándole Pete por su amigo el de los rizos, tras lo que le pusieron una bolsa de tela en la cabeza, aunque fue en ese momento cuando se le ocurrió un plan, contándole a Pete que podrá tener esa semana dos de los 10 millones, lo que le permitió salvar su vida de momento.

Rosalyn aprovecha esa información para decirle que cuando le envió a Pete era para obligarle a él a que ideara un plan y que él tiene que agradecerle a ella ese plan, acordando mantenerse callada desde ese momento y contarle a Pete que se equivocó en lo que le dijo, tras lo que le dice a Irving que debe madurar y aceptar que tal vez deban divorciarse.

Para acabar con Tellegio, que saben que nunca iría al Hotel Plaza, Irving, Sydney y Richie acuden a su abogado, Alfonse Simone, si bien no encuentra a Tellegio, por lo que los dos hombres deciden no seguir adelante, tratando Edith de convencerlos de que pueden negociar con el abogado, diciéndole a Richie que llame al jeque para preguntarle, lo que Richie acepta, preguntándole antes al abogado qué harán con el dinero, asegurándole este que conseguirán todas las licencias y permisos de construcción para todos los hoteles casinos además de privilegios y protección, presionarán o intimidarán a quien sea preciso y les enseñarán a desviar y diversificar las ganancias, consiguiendo que Amado dé la orden de transferir el dinero.

Poco después hay una gran celebración en las oficinas del F.B.I. por el éxito de la operación ya que grabaron todo con una cámara oculta en el bolso de Sydney y con un micrófono en la corbata de Richie.

Irving acude tras ello a casa de Carmine a contarle la verdad sobre el asunto, diciéndole que tiene un plan para poder ayudarle, ante la indignación de su amigo que le reprocha que le engañara cuando se fue del hotel, y rebelándole que el dinero que recibió lo invirtió en la remodelación del casino. Y pese a que Irving insiste en ayudarlos Carmine lo echa de su casa, recordándole que ha destrozado su familia, debiendo Sydney ayudarle y darle una de sus pastillas del corazón.

Irving y Sydney son recibidos en la oficina del F.B.I. por Amado, que les pregunta dónde están los dos millones, pues recibieron una llamada anónima en la que les dijeron que recuperarían el dinero a cambio de la inmunidad de Irving y Sydney y de una condena reducida para Carmine, pese a lo cual Irving afirma no saber nada, indicándole que podría tener el dinero el propio Richie, pues fue él quien pidió el dinero y ordenó la transferencia.

Richie recuerda que acudió a la oficina de Alfonse Simone, descubriendo tras reventar la puerta de su despacho, que este no era el del señor Simone, sino de un abogado experto en divorcios que tiene el despacho desde 25 años antes.

Sydney se burla de Richie por haber perdido 2 millones tras haberse dejado engañar sobre la identidad del abogado de Tellegio, que en realidad era el amigo en cuya fiesta se conocieron Irving y Sydney.

Richie alega que ellos le engañaron, diciéndole Irving si desea contar que los timadores que le ayudaron le timaron también, recordándole además que a los que ha detenido son las personas que estaban trabajando para relanzar la economía de New Jersey, y que ni siquiera se ha acercado a los verdaderos ladrones.

Stoddard le pide a Richie que se vaya a su casa, pues ya no está en el caso y que como mucho le llamarán para declarar en el juicio.

Como resultado de las actuaciones detuvieron a 6 congresistas, a un senador, y a Carmine, el cual cumplió solo 18 meses gracias a que devolvieron los 2 millones, y cuando la historia salió a la luz el nombre de Richard DiMaso ni siquiera se pronunció.

Rosalyn e Irving se divorciaron, yéndose la primera con Pete, mientras Irving se fue con Sydney, abriendo una galería de arte legal, dejando atrás su vida de estafadores.

Calificación: 3