Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

La juventud
La juventud

Youth (2015) * Italia / Francia / Gran Bretaña / Suiza

          También conocida como:
                    - "Juventud" (Hispanoamérica)

Duración: 118 min.

Música: David Lang

Fotografía: Luca Bigazzi

Guión y Dirección: Paolo Sorrentino

Intérpretes: Michael Caine (Fred Ballinger), Harvey Keitel (Mick Boyle), Rachel Weisz (Lena Ballinger), Paul Dano (Jimmy Tree), Jane Fonda (Brenda Morel), Roly Serrano (Maradona), Madalina Diana Ghenea (Miss Universo), Ed Stoppard (Julian), Alex Macqueen (Emisario de la Reina), Tom Lipinski, Chloe Pirrie, Alex Beckett, Nate Dern y Mark Gessner (Guionistas), Luna Mijovi? (Masajista), Robert Seethaler (Luca Moroder).

Una cantante actúa por la noche en el jardín de un hotel de lujo cerca de los Alpes suizos, mientras los clientes del mismo bailan.

Al día siguiente, y en el mismo jardín uno de los veraneantes, el prestigioso y ya anciano director de orquesta Fred Ballinger recibe a un enviado del palacio de Buckingham.

El enviado le pregunta si lleva mucho tiempo yendo allí de vacaciones y este le dice que 20 años, aunque antes iba con su mujer y ahora lo hace solo, preguntándole por qué eligió Suiza, respondiéndole que porque está cerca de Italia y él fue director de la orquesta de Venecia durante 24 años aunque ahora está ya jubilado.

El hombre le dice que él es el encargado de organizar las galas y actos públicos del Palacio de Buckingham, tal como le explicó en su carta y que la reina le va a ofrecer la medalla al mérito en junio y le pide que dirija la orquesta de la BBC y su éxito "Canciones sencillas", aunque él se niega a hacerlo, asegurando que está jubilado y que además está cansado de esa obra.

A su lado un joven que ha escuchado la conversación, Jimmy Tree lo felicita.

Mientras se marchan los delegados observan que en la piscina del complejo hay un hombre con una imagen de Karl Marx tatuada en su espalda al que tienen que sacar de la piscina y colocarle una boquilla con oxígeno.

Ballinger, aparece en Venecia viendo cómo se acerca hacia él una joven muy bella, aunque pasa de largo, empezando el agua a inundarlo todo mientras él grita "Melanie", momento en que se despierta, dándose cuenta de que se quedó dormido en el jardín.

Va a sentarse junto a Jimmy, el cual le dice que cree que ambos tienen el mismo problema, y es que han sido malinterpretados por haberse dejado llevar una sola vez por la frivolidad, a lo que Fred le responde que la frivolidad es una tentación irresistible.

El joven le cuenta que ha trabajado con los mejores directores europeos y americanos, pese a lo cual siempre le recuerdan como "Míster Q", donde era un robot y donde ni siquiera se le veía bien la cara con la armadura.

Por su parte a Fred le recuerdan por sus "Canciones sencillas" y olvidan "El prisma negro"," Vida de Adriano y tantas otras mucho mejores.

Ballinger le pregunta qué hace en Europa, respondiendo que va a rodar en un mes una nueva película en Alemania y está preparando el papel.

Antes de retirarse va a visitar a su amigo Mick Boyle, director de cine que pese a su edad se ha instalado allí con un grupo de escritores jóvenes con los que trata de ultimar el guion de su próxima película, su "testamento", encontrando a los jóvenes agotados y durmiendo, señalando Mick que ponen mucha pasión en la elaboración del guion.

Fred le pregunta a su amigo si ha hecho pis, y este le dice que apenas unas gotas, lo mismo que le ocurre a él.

Le cuenta que Joyce Owens, Miss Universo va a ir una semana al hotel como parte de su premio.

Al día siguiente todos los trabajadores del hotel se disponen para comenzar su día de trabajo, atendiendo a los clientes que disfrutan de las aguas termales y de la sauna.

Fred recibe un masaje y habla entretanto con su hija Lena a la que le pregunta dónde irán, respondiéndole que harán un viaje de dos semanas a Polinesia pues Julian va despilfarrando como siempre, advirtiéndole que, aunque lo dejará solo, le ha contratado masaje, sauna y servicios médicos para que vuelva a estar en forma, respondiendo él que a su edad volver a estar en forma es una pérdida de tiempo, pues se aburrirá más, sugiriéndole ella que vaya algún día a Venecia a poner flores a su madre.

Le dice tras ello que los franceses le escriben cada día insistiendo en que escriba sus memorias, aunque Fred le dice que los deje que insistan.

Reunidos para tratar de encontrar el final más adecuado al guion, los ayudantes de Mick se enredan en discusiones inútiles sobre si existe o no la inspiración.

Tras el reconocimiento médico de ese día Ballinger sale a pasear escuchando cómo alguien interpreta torpemente al violín una parte de sus "Canciones sencillas".

Va luego con Mick hasta el pueblo, preguntándole de regreso si recuerda a Gilda Black, de la que se enamoraron los dos de niños, asegurando que habría dado 20 años de su vida por acostarse con ella, a lo que su amigo le responde que Gilda no valía ni un solo día de su vida, recordándole Fred que 60 años antes le aseguró que no se había acostado con ella, estando convencido de que lo hizo por respeto a sus sentimientos, respondiéndole su amigo que es incapaz de acordarse de si se acostó con Gilda.

Fred le dice que él es incapaz de recordar a su familia y asegura que se esforzó mucho con Lena su hija para que se acordase de él y llegará un día que todo ese esfuerzo no sirva para nada.

Cuando se queda solo observa a las vacas pastando y escucha sus esquilas, y le parece volver a dirigir una orquesta formada por estas que suenan armoniosamente.

Por la noche vuelven a cenar Mick y Fred juntos y apuestan sobre una de las parejas a la que ven cada día y que jamás se dirigen la palabra, apostando nuevamente sobre si esa noche llegarán a hablarse, ganando siempre Fred que dice que no lo harán.

Cuando regresa esa noche a su habitación encuentra a Lena llorando.

Entretanto, desde su habitación Mick hace una llamada y le dan la buena noticia de que su guion ha gustado y que en un mes podrán empezar con las localizaciones, celebrando felices la noticia él y sus colaboradores.

Fred, que los escucha no lo celebra. Le cuenta luego que no está contento porque su hijo acaba de dejar a Lena justo cuando iban a volar hacia Polinesia, diciéndole que estaba enamorado de otra.

Mick no defiende a su hijo, asegurando que Julian es un cabronazo como su madre, y lo llama, regañándole por lo hecho.

Ven desayunando nuevamente a la pareja que no se habla y Fred le dice que sabe que no lo van a hacer porque son mudos, aunque luego le dice a Mick que es una broma.

Se presenta entonces Julian ante ellos, recriminándole su padre su actitud, diciendo él que se ha enamorado de otra, a lo que Mick le dice que Lena es mucha mujer para él y que algún día querrá volver con ella, a lo que Julian le responde que a él lo dejó su madre y nunca quiso volver.

Les presenta entonces a su nueva novia, Paloma Faith, que es cantante y que a Fred y a Mick les parece muy vulgar, aunque él les dice que es excelente en la cama.

Fred trata de consolar a su hija mientras pasean, asegurándole él que la nueva novia de Julian que no vale nada, lo que hace que Lena entienda menos su decisión, por lo que finalmente le cuenta lo que dijo Julian, haciendo que Lena se siente aún peor.

Al día siguiente, mientras les dan masajes con barros Fred le dice que la entiende, asegurando Lena que no es así, que su madre sí lo habría hecho, pues pasó muchas veces por esa tesitura fingiendo que no se enteraba pese a verle siempre rodeado de mujeres, aunque ella le perdonaba porque lo amaba pese a que nunca les dio nada, pues no existía nada más para él que su música y nunca supo nada de sus hijos, ni siquiera les acariciaba ni se preocupaba por si eran o no felices, siempre soñando con ser Stravinski, pero sin el talento de este e ignorándolo todo sobre su madre a la que no se ha molestado en llevarle ni unas flores en 10 años.

Le cuenta además que, aunque él lo ignora, su madre encontró una carta en la que confesaba estar enamorado de otro hombre, y su deseo de experimentar con su sexualidad sin importarle la angustia que les creó.

Al día siguiente observan que en el jardín se ha formado un gran revuelo, tras haberse descubierto que está allí alojado Maradona, el hombre enorme que vieron en la piscina, el cual firma autógrafos tras la alambrada de la piscina.

Los clientes del hotel ven rota su rutina cuando una noche la mujer de la pareja que nunca se hablaba abofetea al marido en el comedor antes de marcharse.

Al día siguiente pasea de nuevo con Mick al que le dice que le ha estado mintiendo durante 60 años y él siempre le ha creído, diciendo que Mick que es creador de historias y tiene que creerse las de la gente, diciéndole que le pasa lo mismo que a él, que no se acuerda apenas de sus padres, y que solo recuerda la primera vez que subió en bici.

Interrumpe su conversación la visión de la pareja mayor que no se hablaba en el comedor, a los que ven dirigirse al bosque tras saltar una valla y a los que siguen, escuchándola y viéndola gritar mientras hacen el amor contra un árbol, entregándole Fred a Mick esta vez el dinero de la apuesta al haberla escuchado por primera vez.

Fred le dice a su hija que tiene razón y que la música es lo único que entiende, pues no son necesarias las palabras y que su madre sí la hubiera comprendido.

Lena tiene un sueño horrible. Cree ver a Julian y a su nueva novia como en un videoclip, en el que al final aparece ella.

Le cuenta a su padre entonces que Julian es imbécil, pues ella es muy buena en la cama, diciéndole él que está seguro de ello, pues es hija suya y él era muy bueno.

Un día Fred se dirige a la habitación de la que sale el sonido de violín, viendo que se trata de un niño al que le dice que la canción que está ejecutando la escribió él, diciendo el niño que su profesor le dice que es una canción perfecta para aprender, pues es muy sencilla, opinando el niño que además es muy bonita, contándole Fred que la compuso cuando estaba enamorado, ayudándole a corregir su postura al tocar.

Vuelve a verle el emisario de la reina que le dice que no pudo convencerla, pues esta insiste en que ella solo le quiere a él y sus Canciones Sencillas que es lo único que escucha el Príncipe Felipe, insistiendo él en que tiene motivos personales para negarse para acabar explicándole que "Canciones sencillas" la compuso para su esposa y que ella es la única que las interpretó y las cantó, y que mientras él viva será la única que las cante y su mujer ya no puede hacerlo, comprendiendo finalmente el hombre sus motivos mientras Lena, al escucharlo llora emocionada.

Su masajista le da un masaje diferente ese día, pues le nota sensible.

Mick va con sus guionistas de excursión a la montaña. Les dice que cuando se es joven todo parece cercano y cuando se es viejo se ve muy lejano, brindando por su guion.

En la piscina el niño del violín se dirige a Fred y le dice que comprobó que es cierto que es Ballinger y que le ayudó mucho que le corrigiera la posición del codo, diciéndole Fred que lo hizo porque es zurdo y eso es algo muy especial, acercándose a ellos Maradona y dándole las gracias, ya que él es también zurdo, algo que le dicen, saben todos.

Un hombre, Luca Moroder, se acerca a Lena y le cuenta que da clases de escalada. Ella le explica que es ayudante de su padre, y está convencida de que escalar da una sensación de libertad.

Jimmy le pregunta a Mick quien fue la mejor actriz con la que trabajó, respondiéndole que fue Brenda Morell, una mujer que jamás leyó, pero que tenía un gran talento para actuar, diciéndole que no hace falta estudiar para actuar, sino que basta con observar y ella lo aprendió todo en la calle y gracias a ello ganó dos Oscar.

Lena va a ver a Luca dando clase de escalada.

Instalada ya allí, Miss Universo se acerca a ver a Tree para decirle que le encantó "Míster Q", porque le gustan las películas de robots, diciéndole que desea ser actriz, preguntándole él si se está preparando o solo ve programas de telerrealidad, ante lo que la muchacha le dice que entiende su ironía, pero que esta solo denota frustración, diciéndole que está muy contenta de haber participado en Miss Universo, tras lo que le pregunta si él está también contento de haber interpretado a Míster Q.

Fred y Jimmy van al pueblo, donde ven una exposición de relojes suizos, acercándose al actor una niña que está también con su familia en el hotel y le dice que vio una película suya que le encantó, preguntándole él si le gustó Míster Q, diciendo ella que la que le gustó era una película en la que hacía padre de un chico al que abandonó, recordando él que casi nadie vio esa película, asegurándole la niña que le encantó el reencuentro de padre e hijo cuando el chico le pregunta por qué lo hizo, diciéndole él que porque no se sentía preparado, lo que le llevó a ella a comprender que no hay que preocuparse, pues uno nunca se está suficientemente preparado.

Mientras regresan le cuenta al joven que conoció a Stravinski. Jimmy reconoce que echa de menos poder volver a casa de su padre.

Los guionistas tratan de pensar cómo finaliza su guion, en que el protagonista está en su lecho de muerte.

Jimmy acude al comedor disfrazado como si fuera Hitler y desayuna mientras el resto de los comensales lo observan en silencio.

Mick se disculpa ante Lena mientras esta nada en la piscina por lo que hizo Julian, aunque ella dice que no tiene por qué hacerlo, pues cree que Julian encontró el aroma de la libertad y le dice que también ella lo está encontrando.

Lena le cuenta lo que le dijo su padre al emisario de la reina y Mick le dice que ha tardado 80 años en decir algo romántico.

Luego sube con él en el teleférico y le pregunta por qué ha pasado tantos años sin visitar a Melanie, aunque Fred no le contesta y cambia de tema asegurando que sigue pensando cómo habría sido acostarse con Gilda Black, diciéndole mientras contemplan las montañas que la diferencia entre ellos es que la vida no le ha gustado mucho.

De vuelta en el hotel por la noche, Mick habla con Jimmy, aun disfrazado de Hitler y le cuenta que Brenda quiso interpretar a Eva Braun y estuvo estudiando el papel durante 6 meses, diciéndole Jimmy que durante su estancia en el hotel ha estado observando a la gente y pensó que debía decidir lo que de verdad vale la pena contar, el horror o el deseo, habiendo elegido este, porque es lo que nos ayuda a vivir, y que por eso no quiere interpretar a Hitler.

A la mañana siguiente un tibetano que también está en el hotel y sobre el que bromeaban diciendo que nunca lo habían visto levitar, lo hace de pronto mientras mira hacia las montañas, aunque nadie puede verlo.

Una mañana, mientras Mick y Fred se bañan ven que baja a la piscina, totalmente desnuda Miss Universo, disfrutando ambos de la visión de la diosa, aunque entonces van a avisar a Mick de que ha ido a visitarle Brenda Morel.

Mick va hasta recepción, donde ella lo espera, contándole que el día anterior decidieron la última escena, tras lo que le pregunta qué hace en Europa.

Brenda le dice que se conocen desde 53 años antes y han hecho 11 películas juntas, y por eso ha decidido ir con la verdad por delante y ha volado desde Los Ángeles para hablar con él personalmente y decirle que no va a hacer su película porque le han ofrecido un papel en Nuevo México por 3 años lo que le dará suficiente dinero para separarse, que se rehabilite Jack y comprarse una casa en Miami.

Mick le dice que él le ofrece cine y la televisión es la caja tonta, aunque ella piensa que la televisión es el presente, recordándole que él va a cumplir ya los 80 años y sus tres últimas películas fueron una auténtica mierda.

Él le recuerda que 53 años atrás él la levantó de la entrepierna de los productores y la convirtió en actriz, respondiendo ella que no tiene nada que agradecer a nadie, porque estaba muy a gusto entre las piernas de esos productores y que lo que tiene se lo ha ganado a pulso, para lo que antes tuvo que limpiar baños, tal como refleja su autobiografía, recordándole él que esta era una mierda que ni siquiera escribió ella.

Ella le dice que lo único que ve es su propia muerte y que su carrera ha terminado y que a nadie le ha interesado su "testamento" y que echará por tierra todas sus estupendas películas anteriores y que no haciéndola le salva la vida y la dignidad, pues si se la financian es precisamente por su recuerdo, no por su calidad.

Él la acusa de ingrata y de necia y le dice que por eso ha progresado, asegurando ella que tiene toda la razón, diciendo él que hará la película, diciéndole ella que debe ver que la vida continúa.

Mick, aún dolido, habla por la noche con Jimmy recordando haber llevado al estrellato a más de 50 actrices y descubierto a tantas otras, que siempre se lo agradecieron, afirmando ser un gran director de actrices, a lo que Jimmy le dice que no solo es un gran director de actrices, que es un gran director sin más.

Mick sale con una prostituta, aunque le dice que solo desea pasear.

Al día siguiente los coguionistas aparecen compungidos, diciéndoles Mick que las complicaciones son constantes en su trabajo y deben acostumbrarse, y que lo único que deben hacer es buscar a otra actriz, diciendo uno de ellos que Brenda es una puta que hace lo que le conviene, defendiéndola Mick y diciendo que es lo que hacen todos, asegurando otro de los guionistas que no es cierto que Brenda haya viajado a Europa solo para hablar con él, sino que va a participar en un acto benéfico en Cannes.

Le dicen que ninguna serie vale lo que su testamento y que además es un gran artista, diciendo él que no es tan importante el testamento, pues mucha gente muere sin que nadie se dé cuenta y que no son más que figuración, acompañándolos tras ello al ten en el que se van.

Tras partir el tren y cuando se queda solo va a una mujer parada en medio del prado que le pregunta cómo quiere que interprete a su personaje, viendo luego a varios personajes más de sus películas en el prado: putas, policías, divas, mujeres antiguas, vampiresas… hasta que, tras un rato se ve solo de nuevo.

Mick le cuenta a Fred que ha hablado con el productor, pero sabe que sin Brenda no rodará, contándole Fred que regresará a su casa y volverá a su rutina diaria, mientras que Mick le dice que hará una película nueva, pues piensa que no es cierto que estén sobrevalorados los sentimientos, pues solo tenemos sentimientos, viendo tras ello cómo

Mick, tras hablar con él se dirige hacia su balcón, trepa a la barandilla y se lanza, sin que Fred haga nada, mientras escucha el revuelo que se arma abajo.

Al enterarse de la muerte de su amigo Brenda debe ser sujetada por varias azafatas a las que pide que la suelten mientras grita pidiéndole perdón a Mick.

Fred sale solo a pasear y llora frente a las vacas, justo cuando ve que aterriza un hombre que planeaba en parapente, y que refunfuña que no tenía que haber aterrizado allí.

Fred acude a la consulta del doctor, que le cuenta que Mick iba muchos días a hablar con él, tras lo que le dice que tienen los resultados de todas las pruebas médicas que le han hecho durante las vacaciones y le asegura que tiene una salud de hierro y que nunca ha tenido problemas con su próstata.

Él dice que se ha hecho viejo sin saber cómo ha llegado allí, diciéndole el médico que fuera le aguarda la juventud.

Fred le pregunta al doctor si alguna vez le habló de Gilda Black, diciéndole el médico que no hablaba de otra cosa, aunque lo único que tuvo con ella fue que cuando eran aún niños se cogieron de la mano y caminaron juntos unos metros, lo que él dijo equivalía a haber aprendido a montar en bici.

Finalmente Fred viaja a Venecia con un ramo de flores a ver a Melanie, después de muchos años, subiendo a su cuarto, en la residencia donde está ingresada, hablando con ella, a la que le dice que los hijos solo saben una pequeña parte de sus vidas y no deben saber más.

Le cuenta que tembló la primera vez que la vio en el escenario, haciendo que toda la orquesta se riera de él y que no saben que ella vendió las joyas de su madre para que pudiera estrenar su segunda obra cuando todos pensaban que era un músico vulgar y presuntuoso, lo que ella también pensaba entonces.

Le dice que nunca deben saber que les gustaba creer que eran una simple canción, aunque Melanie ni siquiera lo escucha debido a su grave enfermedad mental.

Se celebra finalmente la fiesta de la reina y Fred acude a Inglaterra y dirige sus Canciones sencillas interpretadas por la más famosa soprano japonesa, estando entre el público Jimmy.

Lena por su parte escala y se siente libre y feliz con su nuevo amor, Luca.

Calificación: 3