Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

La mujer y el monstruo
La mujer y el monstruo

Creature from the Black Lagoon (1954) * USA

          También conocida como:
                    - "El monstruo de la Laguna Negra" (Hispanoamérica)

Duración: 72 min.

Música: Joseph Gerhenson

Fotografía: William Snyder

Guión: Harry Essex & Arthur A. Ross (Historia: Maurice Zimm)

Dirección: Jack Arnold

Intérpretes: Richard Carlson (David Reed), Julia Adams (Kay Lawrence), Richard Denning (Mark Williams), Antonio Moreno (Carl Maia), Nestor Paiva (Lucas), Whit Bissell (Dr. Thompson), Bernie Gozier (Zee), Henri Escalante (Chico).

En el principio creó Dios los cielos y la Tierra, estando esta informe y vacía, pasando en solo 5.000 millones de años de 6.000 grados a solo unos cientos.

La llegada del calor provocó la evaporación, creciendo con esta las nubes y llegando la lluvia, creciendo los mares en cuyas profundidades surgió el milagro de la vida.

15 millones de años más tarde, y en lo más profundo del Amazonas unos hombres al mando del Dr. Carl Maia, un prestigioso geólogo, investigan el origen de la vida, asombrándose ante la aparición de lo que parece una enorme mano aunque con forma de garra, que, tras fotografiar desentierran.

Ante tan sorprendente descubrimiento van hasta Bahía Marajó, donde está el Instituto de Biología Marítima que dirige para averiguar qué es y buscar ayuda para escavar y tratar de encontrar el resto del animal.

Durante su ausencia otra garra similar, pero de un ser todavía vivo asoma desde el agua, adonde vuelve a esconderse.

Desde el Instituto de Biología una barca con el Dr. Maia y una mujer, Kay, a bordo, se acerca a una plataforma marina en la que recogen a David Reed, un ictiólogo que investiga el fondo marino, y novio de Kay, explicándole al doctor cuando sale que llevan un mes en Brasil buscando e investigando al caramuru, único pez con pulmones.

Mientras regresan a tierra Maia les explica que los restos que encontraron datan del Devónico, no pudiendo reconocer pese a ser especialistas la especia a la que pertenece, pareciendo David muy interesado en el estudio, preguntándose una vez en el instituto y reunidos con otros expertos si la mano pudo ser de algún hombre del Pleistoceno, aunque por la forma David piensa que parece más probable que perteneciera a un anfibio.

Señalan que la existencia del pez pulmonado fue un primer intento de la vida de salir del mar que no llegó a prosperar, aunque piensan que quizá en el esqueleto encontrado puedan hallar la respuesta para conocer la evolución del hombre y su capacidad para adaptarse a diferentes ambientes, lo cual podría ser muy útil en los futuros viajes espaciales y en la colonización de otros planetas con ambientes hostiles.

Mark Williams, el jefe de David y Kay acepta financiar la expedición con la esperanza de poder rentabilizarla, saliendo al alba hacia Manaos, desde donde remontarán el río.

Entretanto, en el campamento que dejó el doctor uno de sus ayudantes ve de pronto cómo una mano similar a la encontrada penetra en la tienda de campaña, tratando los hombres de librarse del monstruo lanzándole la lámpara, cogiendo también un cuchillo, aunque sin poder hacer nada contra él, muriendo los dos hombres.

Los científicos avanzan por el río a bordo del "Rita", un barco pesquero carente de comodidades y en medio de un terrible calor, quejándose constantemente Williams de las condiciones en que están realizando el viaje.

Durante el trayecto hablan de los animales de la zona, que siguen siendo como en el Devónico.

Cuando se acercan al campamento, Lucas, el capitán del barco, hace sonar la sirena esperando que Luis y Tomás, que se quedaron en el campamento los oigan, extrañándose de que no salgan a su encuentro pese a que Maia les ordenó que hubiera siempre alguien en el campamento, descubriendo al bajar que sus colaboradores murieron, pensando que tal vez fue un jaguar el que acabó con ellos.

No pueden ver cómo la mano del monstruo vuelve a salir del agua.

Continúan con los trabajos de excavación, aunque tras 8 días se desesperan, ya que no dieron resultado alguno, lo que consideran un fracaso.

David propone entonces ir hasta algún lugar en el que el río encalle, pues es probable que el agua arrastrara el resto de los huesos hasta aquel lugar, yendo hasta un lugar que los nativos conocen como la "Laguna Negra", un lugar paradisiaco pero del que nadie regresó para contarlo.

Williams va armado con un lanza arpones, un arma que dice le parece muy efectiva para defenderse en caso de peligro, llegando así a través de un paso muy estrecho hasta la hermosa laguna, decidiendo Williams empezar cuanto antes el trabajo, por lo que sueltan las redes nada más llegar, preparándose él y David para bajar a bucear.

Con dicho propósito se adentran en las aguas de la laguna tratando de encontrar otros restos que les permitan determinar cómo era el ser que poseía la garra encontrada.

Encuentran en efecto algunos restos con los que suben, no logrando toparse con el monstruo que sí les vio a ellos, contando a los demás cuando suben que el fondo de la laguna es otro mundo, comenzando a analizar los restos encontrados.

Y mientras lo hacen, Kay aprovecha para darse un baño y disfrutar de las aguas de la laguna, observada por el monstruo, sin que ella se de cuenta hasta que toca sus pies, sumergiéndose entonces para ver qué fue lo que le tocó, aunque no ve nada.

Temiendo que le ocurra algo, Lucas, el capitán llama Kay y acerca el barco hacia ella, que llega justo cuando el monstruo estaba a punto de alcanzarla, observando entonces que hay algo que ha quedado atrapado en la red, empezando a subirlo, aunque no consiguen izarlo, y cuando finalmente sube, observan que la red está rota y sin nada, preguntándose qué pez sería capaz de algo así, pensando que quizá fue alguna roca hasta que encuentran una especie de pezuña enganchada en la red que observan son del mismo tipo que los restos encontrados en el yacimiento.

Dispuesto a sacar rendimiento a su expedición, Williams decide volver a bajar, esta vez con el lanza arpones, sin escuchar las protestas de David que afirma que deben limitarse a hacer fotografías, pues ese pez en su hábitat será muy valioso para la ciencia recriminándole que más que un científico parece un cazador en busca de una presa, si bien, como es su jefe no le queda más remedio que sumergirse con él.

El monstruo se oculta entre las algas, aunque Mark lo ve y le lanza el arpón, pese a lo cual el monstruo consigue escabullirse y ocultarse bajo las rocas.

Cuando suben David le pregunta por qué le disparó si no los había atacado, estando convencidos de tener el mayor descubrimiento del mundo, disponiéndose David a mostrar las fotos que ha realizado del extraño ser, reconociendo Lucas haber oído hablar del monstruo a una vieja, aunque todos le decían que estaba loca.

Mientras rebelan las fotos, algunos expedicionarios se muestran escépticos, explicándoles Kay que tampoco se sabía nada hasta muy poco antes de la existencia del pez Kamongo, que respiraba aire y que fue encontrado también en el Amazonas y hundía sus raíces en el Devónico, igual que el ser cuyos restos encontró el doctor.

Lamentablemente, cuando rebelan las fotos observan que solo fotografiaron las algas, volviendo a discutir Mark y David, echándole en cara el primero al segundo que no le dejara cazar al monstruo, pues ahora carecen de pruebas de su existencia.

No saben que el pez está en ese momento en su barco, acabando con uno de sus hombres, al que se lleva con él al agua

Lucas propone entonces atraerlo valiéndose de rotenona, una droga utilizada por los nativos con la que a veces pescan en aguas tranquilas, viendo poco después decenas de peces flotando en el agua debido a los efectos de la droga, pero no hay rastro del hombre pez, por lo que optan por enviar la droga más abajo, escuchando mientras la tiran un golpe que no saben identificar.

Temiendo que les ataque por la noche, montan guardia armados, pese a lo cual no logran ver cómo el monstruo se encarama por una de las cuerdas del barco, viéndolo Kay cuando ya ha subido, aunque asustado por la lámpara se aleja, pudiendo verlo todos gracias a un foco fuera del agua, observando que tiene forma humana, aunque está recubierto de escamas como un pez.

Dado que le ha afectado la droga, piensan que será el mejor momento para tratar de atraparlo, yendo hasta el lugar donde lo vieron sumergirse, adentrándose nuevamente Mark y David en el agua, consiguiendo llegar hasta una cueva en la que ven las huellas del animal, que camina drogado y vacilante hacia Kay, a la que otro de los hombres, Zee trata de ayudar, aunque es vencido y muere a manos del hombre pez, que trata de llevarse a la muchacha, aunque debido a su estado no puede con ella y cae, siendo atrapado por Mark y David, golpeándolo el primero, aunque David impide que acabe con él, pidiendo que lleven una red y lo retengan, preparando una jaula dentro del agua donde lo retienen.

Mark, muy satisfecho con su trofeo propone marcharse ya, a lo que David se niega, ya que desea estudiar la gruta y obtener más pruebas.

Esa noche dejan vigilando al Dr. Thompson, que acaba durmiéndose, aunque lo despierta Kay, que nerviosa por los ruidos de los animales no puede dormir, hablando entre ellos, señalando ella estar agradecida a Williams, que le dio el trabajo, a lo que Thompson le dice que le ha pagado con creces, pues parte de su prestigio se lo debe a los estudios de ella.

Mientras hablan son atacados por el monstruo que consiguió huir, logrando el doctor salvar su vida gracias a que hace que estalle uno de los focos de aceite, quemando al monstruo que se ve obligado a lanzarse al agua para no arder.

Muertos ya cuatro hombres, se plantean que si fallece el doctor será una pérdida irreparable para la ciencia, por lo que David es partidario de marcharse cuanto antes, ya que su misión se preparó para recoger fósiles y no están equipados para enfrentarse al monstruo, proponiendo volver más adelante con mejores medios, a lo que Mark se niega, ordenando quedarse hasta cazarlo, aunque David, desoyendo sus deseos le pide a Lucas que salga ya, siendo obedecido por Lucas que le recuerda a Mark que no manda en el barco.

Pero cuando se disponen a marcharse de la laguna observan que hay algo en la entrada que les impide seguir su marcha, comprendiendo que fue el monstruo quien puso allí el árbol para evitar que se vayan, viendo Mark en ello una oportunidad más.

Tratan de quitar el árbol que no consiguen mover al soltar el monstruo los cables, por lo que deberán sumergirse para engancharlos de nuevo, haciéndolo David, hacia el que se dirige el monstruo, viendo David cómo casi le alcanza un arpón lanzado por Mark que vio al monstruo acercándose y al que persigue, dispuesto a dispararle de nuevo, consiguiendo herirle, aunque el monstruo se arranca el arpón y lo ataca a él, hundiéndolo hacia las profundidades, debiendo acudir David a ayudarle consiguiendo que suelte a Mark al dispararle, aunque demasiado tarde, pues este murió ya.

Deben idear algo para deshacerse del monstruo, ocurriéndosele que podrán rociarlo de nuevo con la droga para atontarlo el tiempo suficiente para quitar el obstáculo.

Mientras preparan la rotenona el monstruo sube de nuevo al barco, alcanzando con sus manos y a través de una de las ventanillas al Dr. Thompson, que está herido, aunque consiguen espantarlo por esa vez.

David vuelve a sumergirse tras ello lanzando la rotenona mientras ata el cable, siendo observado por el monstruo que se lanza hacia él, que lo rocía con la droga a presión, consiguiendo así espantarlo hasta lograr unir los cables.

Gracias a ello consiguen mover el árbol, aunque empeñados en dicha tarea no pueden ver cómo el monstruo vuelve a subir al barco por la parte de atrás, cogiendo a Kay y saltando al agua con ella, llevándola hasta su cueva en brazos.

David se lanza tras ellos para rescatar a Kay, a la que encuentra en la cueva del monstruo tumbada sobre una roca y corre hacia ella y la abraza, siendo atacado por el monstruo cuando los descubre, tratando de defenderse David con su cuchillo, llegando entonces Lucas y el Doctor Maia que le disparan, consiguiendo que, aunque herido huya hacia la laguna, impidiéndoles David que lo maten.

Calificación: 3