Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Langosta
Langosta (The lobster)

The lobster (2015) * Irlanda / Gran Bretaña / Grecia / Francia / Holanda

          También conocida como:
                    - "La langosta" (Hispanoamérica)

Duración: 118 min.

Música: Johnnie Burn

Fotografía: Thimios Bakatakis

Guión: Efthimis Filippou, Yorgos Lanthimos

Dirección: Yorgos Lanthimos

Intérpretes: Colin Farrell (David), Rachel Weisz (Mujer miope), John C. Reilly (Robert / Hombre que cecea), Léa Seydoux (Líder de los Solitarios), Ben Whishaw (John / Hombre que cojea), Jessica Barden (Mujer de la hemorragia nasal), Olivia Colman (Gerente del Hotel), Ashley Jensen (Mujer de las galletas), Ariane Labed (Sirvienta), Angeliki Papoulia (Mujer sin corazón), Michael Smiley (Nadador).

Una mujer conduce hasta un lugar en medio del campo donde pastan dos asnos, a uno de los cuales se acerca y le dispara tres veces hasta acabar con él.

David escucha cómo una mujer le dice que lo siente mucho. Llaman entonces a la puerta y ella le apremia, saliendo poco después David acompañado por dos sirvientes con los que sube a una furgoneta mientras piensa que su mujer ya no le quiere en absoluto, aunque evitando llorar.

Llegan poco después a un hotel donde le entrevistan y fotografían.

David dice que nunca ha estado solo y que su relación anterior durón11 años y un mes, optando por la heterosexualidad, pese a que reconoce que tuvo una experiencia homosexual en la universidad.

Lleva con él un perro, que dice es su hermano, que tampoco lo logró.

Le explican que puede permanecer en una habitación individual hasta 45 días y si sale todo bien se le pasará a una doble, debiendo entregar todas sus pertenencias, incluida la ropa, proporcionándole allí otra.

En su habitación encuentra colgado un rifle tranquilizante, contando con 20 dardos tranquilizantes en su mesa.

En su armario encuentra 4 pantalones grises iguales, 4 camisas blancas y azules, etc.

Mira por la ventana viendo sobre el pavimento los cuerpos inconscientes de los solteros cazados durante ese día.

Le despierta la directora que le pregunta si leyó el folleto, comentándole que espera que la posibilidad de convertirse en animal si no logra enamorarse no le desanime, pues como animal tiene una posibilidad de encontrar una compañera, aunque en ese caso solo podría relacionarse con otro animal de la misma especie, debiendo ella prepararle psicológicamente para lo que pueda ocurrirle.

Le preguntan si ha pensado ya en qué animal le gustaría transformarse, comentando que le gustaría convertirse en langosta, pues viven más de 100 años, tienen la sangre azul como los aristócratas, le gusta el mar y son fértiles durante toda su vida.

La directora le felicita por no querer ser un animal común, como los perros, razón por la que los animales poco comunes están en peligro de extinción.

Le atan una de sus manos atrás para que aprenda que es mejor ser dos que uno y le ponen un candado en el cinturón, que le hace complicado quitarse el pantalón.

Al día siguiente le despiertan diciéndole que el desayuno está listo y baja al comedor, pudiendo fijarse ya en la gente que está como él, tratando de encontrar pareja.

Allí se fija en varias mujeres: una que dice que carece de emociones; la mujer que siempre va con un paquete de galletas y la mujer con hemorragia nasal, presentándose a él John, un hombre cojo y Robert, un hombre que cecea al hablar y que le proponen salir a pasear con ellos.

Mientras miran un yate, Robert asegura que algún día estará en uno de esos yates, pues en ellos tiene lugar la prueba más dura, pues deben pasar 15 días de vacaciones con su pareja.

John le muestra que tiene una pierna de madera, contando que su padre dejó a su madre por otra mujer, por lo que esta fue al programa y acabó convertida en lobo y en un zoo, adonde la visitó varias veces llevando carne cruda para todos, pues no sabía cuál de ellos era su madre.

Deseoso de sentirla, un día saltó la valla del zoo y le atacaron todos menos dos.

Cuenta también que su mujer murió unos días antes.

Cada uno va contando su experiencia ante los demás y por la noche acuden a un espectáculo donde todas las mujeres llevan el mismo vestido y los hombres igual traje.

La mujer sin corazón está sola, contando otras mujeres que al carecer de sentimientos es la mejor cazadora con 192 capturas.

David le pide que baile con él a la chica que sangra por la nariz mientras Robert baila con la mujer sin corazón y John con otra mujer, aunque debe sentarse pronto cansado.

Tras ello salen de caza al bosque donde se ocultan los solteros que huyeron para no acabar convirtiéndose en animales.

Cuando termina el día hacen recuento. A él se le dio bien la cacería y su número de días de soltería no varían, a otros les van aumentando los días.

Les muestran cómo viviendo en pareja todo es más llevadero, obligándoles la camarera por la noche a quitarse los pantalones frotándose contra sus partes hasta conseguir su erección, aunque les prohíben la masturbación.

De hecho Robert es sorprendido por haberse masturbado y como castigo le obligan a meter su mano en una tostadora por hacerlo.

Durante el viaje para la siguiente cacería David se sienta al lado de la mujer a la que le gustan las galletas y le entrega algunas para Bob, su hermano, aunque a él no le apetecía hablar con ella pese a que la mujer se ofrece para acostarse con él o para hacerle una felación, asegurándole no tener tampoco ningún problema con el sexo anal, asegurándole que si no encuentra una pareja adecuada se lanzará por una ventana.

Robert le cuenta que él quiere ser un loro, diciéndole John que es idiota al elegir un animal que habla, pues también como animal hablará mal, y a David le dice que lo hervirán vivo y luego le comerán arrancándole las pinzas y comiendo lo que quede de carne, asegurando John que él no se convertirá en nada, pero que irá a verlos con su pareja, peleándose Robert con él por sus palabras.

Un día, mientras están en la piscina John se fija en la muchacha a la que le sangra la nariz y entablan conversación, viendo ella cómo a él le sangra también la nariz.

Luego, en la habitación de David, este le dice que vio lo que hizo, y ve cómo se da varios golpes contra la mesa hasta hacer sangrar su nariz, y le dice que eso es menos importante que huir al bosque y morir de hambre y frío o convertirse en un animal que será devorado por otro más grande.

Y esa misma noche anuncian la existencia de una nueva pareja, teniendo ambos el mismo problema de sangrado de la nariz, y pasarán a trasladarse a una habitación doble y mejor durante dos semanas para ir luego al yate durante dos semanas más, siendo su relación vigilada con atención, y si tienen problemas que no puedan arreglar solos les asignarán un niño para que les ayude.

El tiempo pasa y a solo 7 días para terminar el plazo David sigue solo con Bob, por lo que más tarde en la piscina se dirige a una muchacha alabando su pelo, pareciendo ella muy preocupada por el pelo, temiendo que él pueda llegar a quedarse calvo.

Pero la mujer del pelo bonito no se enamora de él, y acaba su plazo, por lo que la directora del hotel le señala que puede elegir lo que quiere hacer, aconsejándole que haga algo que no podrá hacer luego como animal: leer, cantar…, pues pasear o tener sexo podrá hacerlo como animal.

Para despedirla su mejor amiga, la del sangrado por la nariz le lee un poema, recordando su pasado juntas desde el instituto, aunque en vez de agradecérselo la abofetea, tras lo que pide ver la película de River Phoenix "Cuenta conmigo".

Al día siguiente la despiden ya convertida en un pony de bello mechón.

En su contestador David escucha un mensaje de la mujer de las galletas que deseaba hablar con él, aunque a él sigue sin interesarle.

Mientras jugaba al golf pensó que era más difícil fingir que sientes algo si no lo sientes que fingir que no lo sientes cuando sí lo sientes y que prefería a mujeres de pelo corto, por lo que decide dirigirse a la mujer sin sentimientos, a la que decide seguir durante la próxima cacería para decirle cuando cazara a un soltero que era una pena no tener rifles de verdad, tras lo que lo que le sugeriría asesinarlo con sus propias manos.

Cuando algo más tarde aparece en el suelo llorando desesperadamente la mujer de las galletas tras haberse lanzado desde una habitación no demasiado alta, David se dirige a la mujer sin sentimientos y le dice que espera que la moribunda fallezca pronto, aunque luego dice que espera que sufra un poco y muera pronto para no escuchar sus chillidos de moribunda, pues desea dormirse un rato.

La mujer sin sentimientos le dice que hablarán cuando haya más silencio, pues no le oye bien con los gritos.

Y en efecto se reúne poco más tarde a la mujer en el jacuzzi, donde esta, al tomar la aceituna del Martini comienza a ahogarse sin que él haga nada por salvarla, sacándose poco después ella la aceituna de la boca mostrando que era una broma, y diciendo que cree que se compenetran al ver que él no trata de hacer nada por ella.

Consiguen así las llaves de la habitación doble, y antes de dormir ella le pide que separe las piernas y, como la camarera restriega sus partes sobre él, sin hacer nada.

John y la mujer a la que le sangra la nariz se topan con ellos, a los que les asignaron a una hija, pidiéndole John a la niña que bese a su amigo, aunque cuando va a hacerlo David asegura que no le apetece besar a una mocosa y en vez de ello le da una patada en la pierna a la niña, tras lo que le dice que debería agradecérselo, pues así se parece más a su padre.

Esa noche si hacen el amor, tras lo cual David se duerme, mientras ella lee.

Lo despierte por la mañana y le cuenta que ha matado a su hermano, dejándolo morir lentamente y dándole patadas, a lo que él le dice que no pasa nada, insistiendo ella en que estuvo gimoteando mientras agonizaba por el dolor, asegurando él no haber escuchado nada, observando que en efecto tiene su pierna manchada de sangre.

En el baño ve en efecto al perro desangrado, pese a lo cual trata de mantener la compostura, lo que no le impide soltar una lágrima, siendo abofeteado por ella que le dice que una relación no puede construirse a base de mentiras, por lo que le llevará a ver a la directora para que le imponga el castigo que merece, convirtiéndolo en el animal que nadie quiere ser.

Pero mientras van hacia el despacho de la directora él la golpea y tras zafarse de ella huye mientras ella lo persigue.

Una camarera le da una pista falsa a la mujer, y mientras se aleja para buscarlo él sale de una habitación y le dispara por la espalda un dardo tranquilizante.

Pensó en matarla de alguna forma horrible y dolorosa como ella a su hermano, dándole patadas en el estómago para luego apuñalarla, aunque pensó como estaba inconsciente no sentiría ningún dolor.

La sirvienta le pide que la dispare también a ella para que no sospechen que lo ayudó.

Lleva tras ello a la mujer sin sentimientos hasta la habitación donde transformaban a las personas en animales.

La narradora cuenta que aunque le preguntó a David muchas veces en qué la transformó, él nunca se lo quiso contar.

Esa noche él huyó del hotel y comenzó a correr sin saber a dónde dirigirse, siendo ese el principio de su nueva vida sin ser consciente de lo duro que es estar solo, quedándose dormido a la orilla del río, donde lo encontraron varios hombres de los fugados.

Cuando les cuenta que es arquitecto, ellos lamentan que no sea médico, pues necesitarían uno, pese a lo cual lo reciben amablemente y le dicen que allí podrá seguir soltero de forma indefinida, aunque le advierten que no se les permite cualquier acto o relación sexual entre ellos ni coqueteos, bailando solos, para lo que ponen solo música electrónica, mostrándole a un hombre al que rajaron los labios por coquetear.

Durante el día practican el ocultamiento.

La narradora recuerda que la primera vez vio a David tras un árbol, cerca de él y soñó que vivían en una casa grande en la ciudad y él la desnudaba y le hacía el amor por el ano hasta que un ladrón les clavaba cuchillos.

Uno de los fugados cae en un cepo y le dicen que si logra liberarse los busque, pero si cree que va a morir es mejor que vaya directo a su tumba que ya debe tener cavada.

Durante la cacería del día siguiente la sirvienta se aleja del autobús afirmando tratar de encontrar trufas.

Aún poco ducho en esconderse, David es sorprendido durante la cacería del día siguiente por Robert, que le apunta con su arma, diciéndole David que lo considera su mejor amigo, aunque Robert no parece creerlo, pues hablaba más con John.

Le pregunta por este y por si lo logró, diciendo Robert que están a punto de ir al yate y trata de convencerle de que vuelva, pues a lo mejor lo perdonan si cuenta lo que le hizo la mujer sin sentimientos a su hermano.

Al ver que no está dispuesto a hacerlo Robert se dispone a dispararle, pues le quedan solo dos días en el hotel y necesita más tiempo, diciéndole David que un día más no cambiará nada, y luego al ver que Robert no cede le dice que habla raro y que es muy feo y no tendrá suerte.

Mientras hablan, la mujer que se fijó en él se acerca por detrás a Robert y lo hiere en una pierna, pidiéndole a David que no le cuente a nadie que lo ayudó y que si quiere agradecérselo que cace un conejo para ella.

Él entretanto le quita su ropa a Robert y su arma.

Entretanto la sirvienta se reúne en el bosque con la líder de los solteros y le entrega una carpeta, las llaves de las habitaciones dobles y un arma y le sugiere que sea el sábado, pues tras bailar están todos muy cansados, tras lo que le dice a la líder que es su última misión, pues no aguanta seguir con el dentista seboso, diciéndole la líder que cuando terminen su misión podrá ir a vivir con ellos y se buscarán otro infiltrado, pidiéndole que no olvide tomar los anticonceptivos.

David caza un conejo con una red y se lo entrega a la chica como le prometió, pues es su comida favorita.

De vez en cuando deben acudir a la ciudad para comprar cosas y lo hacen simulando ser parejas, acudiendo David junto con la chica que le ayudó y la líder con otro hombre, evitando así a la policía que interroga a todos los que encuentra sin pareja.

Van también a visitar a los padres de la líder ante los que deben disimular, mostrándose él con su pareja como si estuviese muy enamorado.

De nuevo en el bosque hablan, viendo que ambos comparten miopía, aunque ella usa lentillas.

Ella se ofrece a ponerle pomada en la parte de la espalda a la que él no llega.

El grupo de solteros organiza el asalto a las habitaciones dobles del hotel, aunque David prefiere ir a por los del yate, disponiendo de 40 minutos para llevar a cabo su misión.

Entre los afectados están la directora y su marido, que son sorprendidos por dos de los rebeldes.

En el yate John, la chica que sangra y su hija cenan cuando son sorprendidos por David, que le cuenta a la mujer que John no sangra espontáneamente y no son por tanto una pareja adecuada, aunque la chica lo abofetea.

El otro grupo interroga a la directora y a su marido y les preguntan cuánto se aman, pues piensan a cuál de los dos deben matar, teniendo en cuenta cuál de ellos podrá sobrevivir mejor.

El marido de la directora asegura que él podría vivir mejor solo que ella, pues pasa mucho tiempo solo, tras lo que le entregan un arma y le piden que dispare a su esposa, que llora mientras le pide que no lo haga, aunque él aprieta el gatillo, viendo solo entonces que la pistola no tenía balas.

Tras esa aventura, ya en el bosque los solteros bailan solos y a él le pregunta la líder por qué no baila, tras lo que le pide que cave su tumba cuanto antes.

Un día, al ver a la chica miope con otro hombre que le da conejos le pide a la chica que no acepte conejos de otra gente, pues no quiere que esté en deuda con otros.

Celoso, va a hablar con el otro hombre tratando de averiguar si es también miope, diciéndole el otro hombre que él ve claramente, pues antes era piloto, tras lo que le mira los ojos bien para comprobar que no lleva lentillas.

Practica con la chica ejercicios de sincronización, cada uno con su música, acabando abrazándose y besándose, tras lo que desarrollan un código para comunicarse entre ellos sin que nadie se entere, de modo que en pocas semanas podían hablar casi de todo sin mover la boca, aprovechando las salidas a la ciudad a casa de los padres de la líder para besarse impunemente simulando estar enamorados, debiendo ella separarlos pidiendo respeto hacia sus padres, que tocan piezas musicales para ellos.

Deciden que deben abandonar el bosque y empezar a vivir juntos para siempre en la ciudad al día siguiente aprovechando el momento de la caza.

Harán creer para ello a los demás que los capturaron y van a convertirlos en animales.

Un día la líder encuentra en un libro una descripción de Portofino y de las islas griegas, destino que él mencionó un día en casa de los padres de ella mientras trataban de simular su amor y llama a David, llevándolo a un lugar apartado, que, le dice, es el sitio ideal para cavar su tumba y una vez que lo hace le pide que se cubra de tierra, incluida la cara para evitar que los perros lo devoren.

La líder lleva luego a la chica miope a la ciudad a un oculista, y aunque la chica dice que prefiere esperar para operarse de la miopía, aunque la líder le dice que es el mejor médico para operar de la miopía y es mejor que se opere ya.

Entran en el quirófano, de donde sale con los ojos vendados, preguntándole a la líder por qué la ha dejado ciega.

Trata pese a su ceguera de acabar con la líder con un cuchillo, aunque como no ve acaba con otra acompañante, aunque pronto se dará cuenta de que mató a la persona equivocada, diciéndole la líder entonces que le ayudará a encontrar a un perro para que lo entrene y le guíe.

La chica a partir de ese momento trata de simular ante David que ve, aunque no consigue engañarlo, y él insiste en huir juntos, preguntándole si estará lista para esa noche, confesando ella lo ocurrido y diciéndole que la dejaron ciega porque sospechaban que iban a escapar, señalando ella que lo superarán.

A partir de ese momento él la instruye entregándole cosas para que aprenda a distinguirlas por el tacto, aunque a veces la engaña, y llega incluso a dejar de salir con ella, que se queja de que no le ha llevado conejos en muchos días, ni algo para tocar.

Él le dice que ha tenido una idea.

Al día siguiente sorprende a la líder y la golpea y amordaza, atándola y echándola en su tumba, viendo ella al despertarse cómo los perros la rondan.

Mientras tanto, vestidos elegantemente, la pareja huye hacia la ciudad, aunque con dificultad debido a la ceguera de ella, primero a través del bosque, luego hasta la carretera aunque no pueden andar demasiado deprisa, pues le aprietan los pantalones, debiendo esconderse cada vez que se acerca algún auto, como el autobús del hotel.

Pero pese a las dificultades consiguen llegar a la ciudad y entran en una cafetería.

Una vez allí David la mira fijamente, pues quiere ver cada parte de su cuerpo

Tras ello le pide un cuchillo al camarero. Ella le dice que aunque es doloroso al principio luego se acostumbra y se le agudizan otros sentidos como el tacto y el oído.

Él, convencido va al baño y tras taparse la boca para no chillar apunta sus ojos con el cuchillo mientras ella le espera.

Calificación: 1