Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

La noche más oscura (Zero dark thirty)
La noche más oscura (Zero dark thirty)

Zero dark thirty (2012) * USA

Duración: 157 Min.

Música: Alexandre Desplat

Fotografía: Greig Fraser

Guión: Mark Boal

Dirección: Kathryn Bigelow

Intérpretes: Jessica Chastain (Maya), Jason Clarke (Dan), Joel Edgerton (Patrick), Jennifer Ehle (Jessica), Mark Strong (George), Kyle Chandler (Joseph Bradley), Edgar Ramirez (Larry), James Gandolfini (director de la CIA), Chris Pratt (Justin), Fares Fares (Hakim), Reda Kateb (Ammar), Harold Perrineau (Jack), Scott Adkins (John), Taylor Kinney (Jared), Mark Duplass (Steve).

El 11 de septiembre de 2001 Al Qaeda perpetró los mayores atentados de la historia en Estados Unidos con el ataque a las Torres Gemelas.

EL GRUPO SAUDÍ

Dos años después y en una cárcel secreta, Dan, un agente de la CIA entra en una estancia donde tienen atado de pie a Ammar, un miembro capturado de Al Qaeda al que le deja claro que le hará daño tanto si se mueve de la colchoneta en que está como si se fija en él, comenzando a torturarle y hacerle preguntas sin éxito.

Tras una breve sesión salen fuera tanto el torturador como un individuo enmascarado que estaba con él y que al quitarse la máscara revela que es Maya, una nueva agente recién llegada de Washington a la que Dan le explica que deben hacer entender al preso lo indefenso que está.

Maya insiste en continuar con el interrogatorio, no poniéndose esta vez la máscara, pues sabe que el preso no saldrá nunca de allí.

Saben que es sobrino de Khalid Sheikh Mohammed (K.S.M.) y le cogieron en Karachi. Dan le muestra la foto de un líder del grupo saudí y le pide que le dé su e-Mail y le pregunta por el próximo objetivo del grupo, aunque pese a las duras torturas él se niega a hablar.

Dan le presenta a Maya en la embajada estadounidense de Islamabad a Joseph Bradley, encargado de la CIA en la región.

Dan cuestiona que Maya esté preparada, diciéndole Bradley que deben empezar a dar paso a las nuevas generaciones.

Tras ello se reúnen con un grupo de agentes de la región, Jessica, Jack, Thomas y J.J., encargados de analizar las pistas que les llegan a través de los servicios de inteligencia sobre el paradero de Bin Laden y sobre sus hombres y sus movimientos, aunque Maya indica que muchas de las informaciones son anteriores al 11-S y que las circunstancias cambiaron tras la invasión de Afganistán.

Maya y Dan acuden a interrogar de nuevo a Ammar, al que en esta ocasión permiten que se siente en una silla y le dan una botella de zumo y comida.

Ammar les cuenta que él era solo el contable y entregaba dinero, pero que no sabe quiénes eran quienes formaban parte del grupo saudí.

Dan le quita entonces la botella y le dice que se la volverá a entregar si le da un nombre, para tras comprobar que no les va a decir nada tirarlo de la silla y atarlo de nuevo al techo y además desnudo, tras lo que Dan sale dejando al prisionero solo con Maya a la que le dice que Dan es un animal, pidiéndole ayuda.

Dan regresa poco después llevando un collar de perro y se lo pone en el cuello al detenido, tras lo que le hace andar a cuatro patas como si fuera un animal hasta una caja muy pequeña en que amenaza con meterlo si no le cuenta dónde será el próximo atentado, respondiendo él que el domingo, insistiendo en que le diga el lugar, aunque en vez de ello él va diciendo otros días de la semana, por lo que lo encierra en la caja.

El 29 de mayo de 2004 hay un atentado terrorista en Khobar, Arabia Saudita contra occidentales, en el que mueren 22 personas.

Reunidos los agentes de la CIA, Dan se muestra frustrado por no haber podido prevenirlo, tratando Jessica de consolarlo y de convencerlo de que no es culpa suya que los saudíes no se tomara su información en serio y que deben centrarse en evitar los atentados en Londres, pues es un plan que, según sus informaciones sigue activo.

Maya les dice que dado que Ammar ha estado aislado le pueden mentir sobre el resultado del atentado.

Vuelven a interrogarlo por tanto y le dicen que después de tenerlo despierto 96 horas él les dio el nombre de sus hermanos y pudieron así evitar el atentado y salvar la vida de inocentes.

Esta vez le sientan y le ponen comida mostrándole que saben muchas cosas de él, estando al tanto de que voló vía Amán hasta Kabul para ver a su tío Mukhtar, preguntando Ammar cómo saben todo eso.

Les cuenta que tras el 11-S él debía elegir entre luchar o huir y eligió lo primero.

Les cuenta que él, Hamza Rabia, Khabal al-Masri y Abu Ahmed estaban dispuestos a matar americanos e intentaron entrar en Tora Bora aunque no pudieron hacerlo y él regresó a Peshawar, mientras que Abu Ahmed se fue a Kunar, en el norte.

Como el nombre de Abu Ahmed es nuevo para ellos le preguntan, diciendo él que era un informático, desconociendo su nombre, pues para ellos era Abu Ahmed al-Kuwaiti -realmente un apodo- y cuenta que su tío le dijo que trabajaba para Bin Laden.

Ammar afirma que él llegó a ver a Bin Laden un año antes en Karachi y les leyó una carta del sheij donde les decía que continuaran con la jihad, y que la lucha duraría 100 años.

ABU AHMED

Maya revisa las grabaciones de varios interrogatorios tratando de ver lo que los detenidos dicen acerca de Abu Ahmed, que les dicen se fue con el sheij cuando cayó Mukhtar.

Maya acude con una peluca morena a una cárcel secreta de la CIA en Gdansk, Polonia donde, acompañada por Hakim, un compañero e intérprete interroga a un preso que le habla sobre Abu Faraj, un hombre importante en la red de Al-Qaeda para el que Abu Ahmed llevaba los mensajes de Bin Landen y viceversa.

Para asegurarse de que realmente conocía a Abu Faraj le piden que le dé el nombre de todos sus hijos a los que efectivamente conoce.

Ante sus compañeros resume: 20 personas identificaron a Abu Ahmed como alguien que se movía por Afganistán antes del 11-S, tras lo que comenzó a trabajar para KSM, comenzando a hacerlo para Faraj cuando este fue capturado, comenzando a realizar las tareas de correo entre este y Bin Laden.

Cuando Bradley le replica que ni siquiera sabe el verdadero nombre de Abu Ahmed, ella le responde que el hecho de que todos lo conozcan pero nadie sepa dónde está quiere decir que es alguien importante, replicando Bradley que nadie ha dicho que lo viera con Bin Laden, solo que le entregaba sus mensajes.

El 7 de julio de 2005 se producen los atentados de Londres, lo que inquieta enormemente a los investigadores americanos.

En la base de las Fuerzas Aéreas en Bagram, Afganistán, una de las cárceles secretas de la CIA, Dan se dispone a interrogar a un preso

Por su parte Maya acude a un centro de detención de la ISI en Pakistán, donde interroga a un detenido al que le dice que lleva siguiendo mucho tiempo y ordenó detenerlo y no matarlo porque, afirma, no lo considera violento pese a que tiene fuertes lazos con Al-Qaeda, advirtiéndole que solo si es sincero con ella podrá mantenerlo en Pakistán, de lo contrario podría ser enviado a un centro en Israel.

El hombre responde que no desea que le vuelvan a torturar, pareciendo dispuesto a contestar lo que le pregunten, y sabiendo que tiene el puesto de jefe financiero de Al Qaeda le pregunta por Atiya Abd Al-Rahman, que le dice trabajaba para Zawahiri en tácticas militares, para preguntarle tras ello por Abu Ahmed, que le dice que trabaja para Bin Laden y Faraj, siendo el más fiel mensajero porque le llevó muchos mensajes del sheij, asegurándole que nunca le encontrarán, pues siempre le contactaba de repente, diciendo que es "uno de los desaparecidos".

La policía pakistaní coloca un explosivo en la pierna de uno de sus detenidos, dejándolo tras ello en libertad, aunque siendo seguido por varios policías vestidos con burkas como si de mujeres musulmanas se tratara, viendo que se dirige hacia Faraj, siendo este rodeado por los policías y detenido.

Bradley le dice a Maya que le dejará entrevistarse con Faraj junto con Dan en Bagram, viendo cómo le dice que cree que el atentado de Londres es obra suya y haciéndole ver que es el segundo número 3 de Al Quaeda que cogen.

Lo interroga tras ello Maya, que le pregunta por Abu Ahmed, no consiguiendo, pese a las duras torturas a que es sometido que diga nada sobre él, negando conocerle.

Le pide a Dan que lo interrogue él de nuevo, pero este le dice que ya lo han torturado lo suficiente y que quiere irse, porque lleva más de 100 días allí, invitándola a que vuelva con él, aunque ella le dice que quiere encontrar a Ahmed y no podrá hacerlo desde Washington.

Dan le pide que tenga cuidado entonces, pues la política americana está cambiando y están empezando las inspecciones y le pide que tenga cuidado cuando regrese a Pakistán, pues ya está empezando a ser conocida por todos.

20 de septiembre 2008

Maya se reúne en el Hotel Marriott de Islamabad con su compañera Jessica y le hace ver que el hecho de que Faraj mintiera sobre Abu Ahmed es una señal, pues solo mintió sobre él y sobre Bin Laden, lo que significa que es tan importante como este

Jessica le dice que están preocupados por ella y le pregunta si tiene algún amigo.

Y de pronto y mientras hablan, hay una fuete explosión, debiendo salir ambas corriendo entre el fuego para conseguir salir, topándose en su camino con numerosos muertos y heridos.

En televisión informan poco después de que un camión bomba cargado con más de 1.000 kg. de explosivos hizo saltar el hotel por los aires.

EL ENCUENTRO

Territorios tribales en el norte de Pakistán, donde se reúne el círculo íntimo de Bin Laden mientras alguien graba el encuentro.

Jessica llega a las oficinas contenta, informando que los jordanos tienen un topo, Human Khalil al-Balawi, un médico jordano infiltrado en el círculo de los patriarcas, algo según Maya difícil de creer, pues nadie traiciona a Al-Qaeda, aunque Jessica les muestra el video de la reunión, lo que demuestra que no miente.

Pero Bradley y Maya no se lo creen del todo, señalando que deben hablar con él en persona para poder evaluarlo.

Jessica propone la entrevista, aunque Balawi no desea viajar a Islamabad por considerarlo muy arriesgado, y prefiere recibirlos en Miran Sha en las zonas tribales, pues no quiere salir de la zona de influencia de Al-Qaeda ni ellas quiere ir allí, pues con toda seguridad serían secuestradas.

Un compañero propone el Campamento Chapman en Khost, Afganistán como una zona segura, decidiendo Maya que sea Jessica quien se encargue del asunto ya que es ella quien consiguió la pista.

Reunida con John, un compañero, le cuenta que ofrecieron 25 millones de dólares al médico, y que además algún día el propio Bin Laden puede necesitar de su tratamiento.

A Maya le cuenta por teléfono que ha hecho una tarta para recibir al médico.

30 de septiembre de 2009

En Chapman Jessica y sus compañeros esperan entusiasmados al infiltrado, aunque nerviosos por su tardanza, sonriendo al ver que finalmente se acerca un coche.

Ven que se acerca hasta el puesto de control y se detienen, y temiendo Jessica que eso pueda asustarles y decidan marcharse pide que retiren a los soldados, reanudando solo entonces el coche la marcha.

Todos esperan expectantes y emocionados la llegada, siguiendo Maya los acontecimientos desde su ordenador.

Cuando el coche llega, los encargados de seguridad deciden registrarlo, viendo que sale del coche un hombre cojeando, pidiéndole los encargado de la seguridad que muestre sus manos, explotando entonces una potente bomba que acaba con la vida de 7 agentes de la CIA y con 6 heridos, encontrándose entre las víctimas la propia responsable de la CIA en la región, Jessica, madre de tres hijos y a John.

Maya se derrumba ante la muerte de su amiga y compañera, informándole además uno de sus colaboradores de que las cosas han empeorado, pues la inteligencia saudí les ha aportado el video de un detenido que reconoce a Abu Ahmed al que dice él enterró con sus propias manos en Kabul tras su muerte en Afganistán en 2001.

Cuando esa noche Jack trata de consolarla y le pregunta qué va a hacer, ella le dice que cargarse a todos los que participaron en la operación y a matar luego a Bin Laden.

ERROR HUMANO

George, supervisor de la CIA se reúne con sus agentes en la zona que les dice que están fracasando, pues no están más cerca de acabar con el enemigo, pues solo tienen a 4 de los 20 miembros del círculo íntimo de Bin Laden.

Repasando los archivos, Debbie, una de las analistas encuentra un expediente que le muestra a Maya, y relativo a un hombre llamado Ibrahim Sayeed, que figuraba en una lista de 10 nombres de sospechosos enviada por Marruecos tras el 11-S debido que tanto él como su familia estaban en contacto con KSM y que fue detenido por llevar papeles falsos al salir de Afganistán tratando de llegar a Kuwait a través de Marruecos: estando segura de que se trata de Abu Ahmed al-Kuwaiti, es decir, Abu Ahmed, habiendo acabado su expediente por error en un archivo.

Maya lamenta no haber tenido esa información 5 años antes, cuando estaba vivo.

Llama tras ello a Dan, que está en el cuartel general de la CIA en Langley, Virginia para contarle que Debbie ha encontrado a Abu Ahmed, diciéndole que a lo mejor no está muerto, pues los tres hermanos mayores, de los 8 que formaban la familia, se parecían entre sí y estuvieron en Afganistán, por lo que pudo ser fácilmente confundido con Habbeb, el hermano mayor de Abu que es quien está realmente muerto, pues en 2001 saben que Abu Ahmed estaba vivo intentando entrar en Tora Bora con Ammar, pidiéndole que le consigan el teléfono de la familia Sayeed.

Dan va a hablar con el que llaman "El Lobo", un oficial del gobierno al que le pide dinero para poder conseguir ese teléfono, aunque este se encuentra preocupado por la nueva política referida a Guantánamo y los presos, ofreciéndose si le da el dinero a ayudarle con el comité encargado de supervisar tales asuntos.

Viaja tras ello a Kuwait donde contacta con un alto funcionario al que le pide ayuda, regalándole un Lamborghini a cambio del número de teléfono de la madre de Sayeed que vive en Kuwait, prometiéndole el hombre su ayuda, aunque exigiéndole que no haya consecuencias en Kuwait, señalando Dan que quizá alguna muerte en Pakistán.

TÁCTICA

Conseguido y pinchado el teléfono, Maya contará con la colaboración de Larry y Hakim que rastrean la señal, aunque no encuentran la colaboración del ejército, pues no desplegaron ninguna unidad para tratar de interceptar a la persona que llama desde un locutorio en Rawalpindi.

Maya habla con el oficial encargado de las tropas, que le dice que esa zona es demasiado peligrosa sin información previa, y además el que llama se queda muy poco tiempo al teléfono, echándole en cara ella que ni siquiera lo intente, quejándose él de la falta de personal para poder desplegarlo, pues los Sayeed son una enorme familia y puede llamar cualquiera, respondiéndole Maya que han observado que en dos meses ha llamado desde 6 cabinas distintas y desde 2 ciudades diferentes no habiendo utilizado nunca el mismo teléfono, además de haber mentido a su madre a la que le decía que le llamaba desde la zona de las tribus, pese a hacerlo desde Peshawar.

El oficial le dice que irá a por él si habla de alguna operación, diciéndole ella que trabaja directamente con Bin Laden y no hablará nunca de operaciones por teléfono, consiguiendo finalmente que comiencen a visitar los locutorios, aunque sin éxito.

El 1 de mayo de 2010 la policía explosiona en Nueva York un vehículo cargado de explosivos en Times Square donde esperaban causar una masacre.

Ante dicho problema, Bradley no parece interesado en las investigaciones de Maya a la que le pide que trabaje tratando de proteger a sus compatriotas en las células americanas de Al Qaeda, insistiendo ella en que hay que acabar con Bin Laden, pues actúan así por él, diciéndole Bradley que desde 4 años atrás nadie habla de Bin Laden ni hay el más mínimo rastro de él, por lo que incluso podría estar muerto, estando ella obsesionada con un fantasma mientras crece a su alrededor una red de terroristas.

Ella, muy enfadada le dice a Bradley que no entiende a Pakistán ni a Al Qaeda y que si no le da los medios necesarios para seguir su pista pasará a la historia por ser el director que escatimó los recursos precisos para capturar a Bin Laden.

Le pide tras ello 4 técnicos y un piso franco en Rawalpindi y otros 4 y otro piso en Peshawar.

Un día Jack, se acerca a Maya y le dice que uno de sus técnicos consiguió ver que su hombre se compró un teléfono y logró pincharlo, de modo que cada vez que lo utilice sonará un teléfono preparado por él.

Tres agentes entre los que están Hakim y Larry tratan de encontrar, siguiendo la señal del teléfono a su hombre, consiguiendo aproximarse a la zona donde creen que vive, y que es desde donde realiza las llamadas en Rawalpindi, por lo que registran el barrio tratando de encontrarlo.

Un día los agentes son rodeados por hombres armados, hablando Hakim con ellos, que le hacen ver que los hombres blancos no son bien recibidos en esa zona.

Siguiendo su rastro, van hacia la zona del mercado de Peshawar, demasiado concurrida, por lo que les es complicado avanzar en coche.

Realizan un estudio de cada una de las calles desde las que habla, siempre diferentes, no encontrando ningún patrón temporal ni de lugar.

Tras ser nombrado públicamente en un juicio por la demanda de una familia que perdió a un familiar por un ataque con drones, Bradley se ve obligado a abandonar Pakistán, ya que perdió su anonimato, habiendo manifestaciones que denuncian el terrorismo de la CIA.

Desde su coche los agentes siguen la señal del teléfono del terrorista, que va y viene, sin que logren dar con él hasta que en una ocasión se dan cuenta de que va en un coche y que conduce en círculos, por lo que deciden parar y esperar que vuelva a aparecer cerca la señal, hasta ver que están a menos de 10 metros de él, viendo entonces un todoterreno blanco, consiguiendo fotografiar a Sayeed.

Le pide a su nuevo jefe que le permita montar un dispositivo por toda una autopista y en cada salida, consiguiendo así estar al tanto de todos los movimientos de Ahmed, llegando a la conclusión de que debe vivir cerca de la autopista en una ciudad de tipo intermedio como Abbotabbab o cerca de Kashmir teniendo la suerte de que se mueve en un todoterreno blanco, un tipo de vehículo que escasea en la zona.

Un día cuando va a salir de su residencia, Maya es tiroteada por dos hombres, salvándose gracias a su cristal antibalas y a que reacciona con rapidez, volviendo a entrar adentro, aunque se sabe ya objetivo de los terroristas.

Entretanto los trabajos de seguimiento dan su fruto, consiguiendo cercarlo hasta finalmente descubrir su residencia.

Localizada la vivienda, se ordena su vigilancia, acudiendo Maya al cuartel general de la CIA en Predator Bay donde van a informar de todos los detalles al Director General de la CIA al que informan que Ahmed vive en una casa con un muro muy alto, careciendo de ángulo de visión por la forma en que está construida, ya que las ventanas están tapiadas, no sabiendo quién está dentro.

Desesperada, Maya va hasta la oficina de George y escribe en el cristal de su despacho el número 21, que es el número de días que han pasado desde que localizaron la casa sin tener nada, escribiendo algún tiempo después el 52.

La llaman entonces, mostrándole Steve los avances logrados, señalando que gracias a las imágenes logradas por satélite sabían de la presencia de dos hombres, dos mujeres y alrededor de niños, siendo una de las mujeres la esposa del hermano, aunque por la forma de moverse descubren que hay una tercera mujer

En la sala de crisis de la Casa Blanca estudian los avances, concluyendo que si hay tres mujeres debe haber tres hombres, pues las mujeres viven con sus padres o con sus maridos, manejando la hipótesis de que puede tratarse de Bin Laden.

George Informa que han estudiado el modo de poder grabar, habiendo alquilado un piso franco, aunque no tienen un buen ángulo de visión para vigilar con un telescopio, estudiando hacer túneles o desviar aviones de carga, aunque llamarían su atención, no consiguiendo tampoco conseguir su ADN en la basura, pues la queman.

Intentaron hacer pasar a un doctor para un programa de vacunas, para ver si podían extraer sangre, pero no le dejaron, observando que no se hacen llamadas de teléfono y el tercer hombre no sale nunca del complejo ni se deja fotografiar paseándose bajo un emparrado, medidas que solo adoptan los jefes de Al-Qaeda.

Los miembros de la NSA dicen que ellos han hecho un estudio, considerando que solo hay un 45% de posibilidades de que sea un alto mando de Al-Qaeda, pero habría un 35% de que fuera un narcotraficante saudí, un 15% de que sea un traficante de armas kuwaití y un 10 de que sea un pariente de los hermanos, y ya que no pueden demostrar que es Bin Laden pueden demostrar que no es un narcotraficante.

A los 100 días George vuelve a reunirse con el jefe de la NSA al que informan que han descartado que sean narcotraficantes ya que no tienen acceso a Internet y no hacen ni reciben llamadas y su mensajero sale a las dos ciudades con más miembros de Al-Qaeda y, aunque temen precipitarse, le piden a George que les dé opciones de cómo actuarán si deciden dar luz verde para hacerlo.

George, Dan y Maya visitan el Área 51 en el sur de Nevada donde les muestran los prototipos de unos helicópteros anti radares aun en pruebas y que señalan no probaron aun con personas dentro, y aunque es más lento y menos ofensivo que los helicópteros de guerra, pero se esconde mejor.

Maya les explica a los Seal que han de llevar a cabo la misión su teoría de que van a acabar con Bin Laden, poniendo en duda los soldados su información, señalando Justin, uno de ellos que en el 2007 ya lo intentaron hacer y fracasaron, lo que costó la vida a varios de sus compañeros.

Maya les asegura que ella preferiría lanzar una bomba sobre el complejo sin más, pero como no están seguros, creen que ellos podrán colarse en el complejo y escabullirse si se han equivocado, sin que trascienda, aunque ella está convencida de que se trata de Bin Laden.

Día 129. En una nueva reunión de la cúpula de la CIA el jefe de esta trata de decidir si deben actuar o no antes de hablar con el presidente, encontrando muchas reticencias, pues alguno apoyó la guerra de Irak basándose en informes más sólidos de los que tienen en ese momento sobre las armas de destrucción masiva y se equivocaron, creyendo George que hay una probabilidad de que sea Bin Laden del 80%, pensando Dan que dicha probabilidad es solo del 60%, aunque Maya asegura que para ella la probabilidad es del 100%.

El jefe de la CIA cree que están asustados y se reúne poco después con Maya, la cual reconoce que lo único que ha hecho desde que comenzó a trabajar 12 años antes fue lo de Bin Laden.

LOS CANARIOS

1 de mayo de 2011. Base de Operaciones Avanzada de Jalalabad en Afganistán.

Maya y Hakim supervisan a los soldados encargados de la operación, señalando Patrick que la confianza que muestra Maya le hace pensar que tiene razón, cuando de pronto esta recibe una llamada de George en la que le dice que llevarán a cabo la misión esa misma noche.

Y, en efecto, llagada la noche los helicópteros parten hacia Pakistán bajo la atenta mirada de Maya, que seguirá por ordenador su evolución.

Los helicópteros pasan a Pakistán y se van acercando a su objetivo, preparando los soldados sus gafas de visión nocturna, teniendo uno de los aparatos que realizar un aterrizaje forzoso debido a que falla el aparato y se accidenta cayendo al patio, aunque los soldados no sufren ningún daño, empezando poco después el registro, debiendo volar varias puertas y entrar, viendo cómo desde detrás una de las puertas comienzan a disparar, disparando ellos hasta que sale una mujer llorando y diciendo que lo han matado, observando al entrar que se trata de Abu Ahmed al que rematan.

Tras otra de las puertas encuentran a Abrar, con el que acaban, hiriendo a su mujer.

Pero mientras la operación avanza observa que están siendo observados desde algunas azoteas, mientras los soldados acceden a la segunda planta.

Un grupo de personas comienza a acercarse al edificio, pidiéndoles Hakim, que retrocedan, pues de lo contrario dispararán contra ellos.

Entre tanto, tratan de acceder al tercer piso, debiendo abatir a otro hombre antes de llegar a su objetivo, encontrando una vez arriba a una mujer a la que retienen, pasando por una sala llena de ordenadores y archivos antes de entrar en otra habitación en que hay varios niños junto a un hombre al que disparan, informando posteriormente Patrick de que pueden tener el premio gordo.

Tratando de confirmarlo le preguntan por su nombre a la mujer, que les dice otro, tratando de que las niñas contesten aunque no dicen nada.

Conseguido el objetivo comienzan el registro de la casa debiendo llevarse todos los discos duros DVDs y archivos, aunque disponen de solo de 4 minutos antes de que aparezcan las fuerzas paquistaníes, por lo que no podrán llevarse todo.

Un grupo carga con el cuerpo de Bin Laden debiendo marcharse sin terminar el registro por falta de tiempo, debiendo volar además el helicóptero caído.

Tras hacerlo, parten de regreso los otros helicópteros con el cuerpo de Bin Laden, saliendo Maya a recibirlos.

Mientras organizan todo el material incautado Maya se dirige hacia el cadáver y abre la bolsa para cerciorarse de que se trata de él, confirmándolo.

Un avión espera a Maya en la pista, diciéndole el piloto que debe ser muy importante, pues es su único pasajero y le pregunta a dónde quiere ir, comenzando Maya a llorar.

Calificación: 2