Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

La noche que mi madre mató a mi padre
La noche que mi madre mató a mi padre

España (2015) *

Duración: 93 min.

Música: Arnau Bataller

Fotografía: Néstor Calvo

Guión: Inés París (Colaboración de Fernando Colomo)

Dirección: Inés París

Intérpretes: Belén Rueda (Isabel París), Diego Peretti (Diego Peretti), Eduard Fernández (Ángel), María Pujalte (Susana), Fele Martínez (Carlos), Patricia Montero (Álex).

Isabel hace un cásting en el teatro, pidiéndole el director que salte mientras recita.

Entretanto Ángel, su marido trata de retrasar la salida del autobús del colegio de su hija pequeña, y cuando la profesora le hace ver que su mujer está al lado hablando por teléfono, él le dice que esa es su ex mujer, que es madre de Estrella, que está allí también, pero que la que falta es la madre de Alba, su hija pequeña a la que adoptaron, y que debe traer también a Dylan, su hijo, que no es hijo de él.

Pero la profesora le dice que llevan media hora de retraso y no quiere llegar de noche, negándose Alba a subir sin su muñeco, faltándole además los esquíes y las botas, que él señala lleva su mujer, diciéndole la monitora que sin material no pueden ir.

Isabel está agotada de saltar, y le pide al director que la deje parar un momento, diciéndole este que no la ve en el papel, pues la protagonista tiene 25 años, reprochándole ella que no se lo dijera dos horas, antes, cuando empezaron los ensayos.

Entretanto el autobús se marcha llevándose a la niña, corriendo Ángel tras este hasta que consigue que pare y recogiendo a Alba.

Cuando llega Isabel con Carlos, su exmarido y con Dylan, Carlos la disculpa diciendo que la culpa es suya, pues tuvieron que ir a recoger los esquíes a casa de un amigo.

Estrella se da cuenta entonces de que en el autobús están su mochila y su libro de historia y tiene un examen, por lo que Carlos propone dejar que Dylan las lleve a ambas tras el autobús.

De regreso, Susana, que les lleva en su coche les pregunta cómo le va a Dylan, respondiendo la madre que mal, mientras Carlos dice que bien, pues aprobó Ética.

Isabel le preguntan por su parte a Susana cómo va la película, diciéndole que necesitan un actor y productor, aunque ha quedado a cenar con un posible socio, Diego Peretti, lo que no encaja con los deseos de Ángel, que quería que fuera un actor norteamericano.

Antes de llegar a su casa Isabel le propone celebrar la cena en su casa, casi un palacete que Isabel heredó, lo que a Susana le parece bien para ahorrar costes, quedando para el día siguiente, no haciéndole gracia a Angel que un actor pueda opinar sobre su guion.

En casa Isabel le dice que espera que le dé un papel en la película, lo que les lleva a discutir, pues él no piensa en ella como actriz, sino como esposa.

Mientras llega a la casa, al día siguiente, Peretti habla por teléfono. Le dicen que creían que su avión llegó dos horas después y por eso nadie fue a buscarle, quejándose él de que le perdieron las maletas y de que la casa está muy lejos.

Cuando llega a la casa llama Ángel que le asegura que no esperaba a nadie con tanta ansiedad desde hacía tiempo, echándole en cara que dijera que vendría el día anterior y lo haya retrasado, guiándolo hasta el servicio de la planta baja que lleva varios días atascado y donde huele fatal, apareciendo entonces Isabel que debe aclararle a su marido que no es el fontanero, sino Diego Peretti.

Mientras Isabel sale a recibir a Susana, Diego le pregunta a Ángel por su guion, contándole este que se basa en una historia personal, pues estuvo en prisión varios años por asesinato en venganza por alguien que destrozó la vida a sus padres.

Enseguida le aclara que es mentira, pero celebra haber despertado su interés.

Mientras cenan, Susana le cuenta que todas sus películas están coescritas con Ángel.

Llega entonces Carlos con su nueva novia, Álex, a recoger algo, preguntándole Isabel si no es demasiado joven para él.

Mientras Susana le dice a Peretti que quieren que protagonice y que coproduzca la película, entra Álex que al ver a Peretti sabe que le conoce aunque no recuerda su nombre, por lo que le dice que es el de la narizota y que se ríe mucho con él, diciendo el propio Peretti que es Cyrano, diciendo finalmente ella triunfante que es Darín.

Susana le dice finalmente el nombre, lanzándose Álex besarlo sin hacer caso de Ángel que trata de hacer que se marchen cuanto antes, sentándose de hecho en las rodillas de Peretti para hacerse con él varios selfies pidiéndole que ponga morritos.

Ángel, que no puede soportarlo va a la cocina, donde Isabel y su ex discuten, temiendo que sea algo relativo a los niños, aunque enseguida le tranquilizan diciendo que no es por ellos, viendo cómo Isabel le entrega un papel que él asegura que necesita.

Álex asegura que el acento que pone Diego le hace mucha gracia, diciendo cuando aparece Isabel con la cena que tiene mucha hambre y que la cena tiene muy buena pinta, por lo que Isabel acaba invitándolos a cenar con ellos.

En la cocina Ángel le pregunta a Isabel qué le ocurre con Carlos, diciendo ella que le odia y lo mataría, mientras llora, aunque no se lo cuenta.

Fuera hablan de la película indicando que Diego sería el policía, aunque aún no saben quién será la actriz, señalando Ángel que debería ser una mujer morena, atractiva y no muy mayor - menos de 30 -, aunque Álex dice que con 30 ya es muy mayor, tras lo que propone brindar por la película, aunque los demás le dicen que da mala suerte.

Pero ella dice que pueden brindar por otra cosa, confesando Carlos que él y Álex van a casarse e irse a vivir a Brasil, decidiendo Álex tras ello poner música y bailar.

Tras el anuncio Isabel va a la cocina donde la encuentra Susana, que se siente extrañada al ver que se ha encerrado, diciéndole la anfitriona que solo quería fumarse un cigarrillo sin que se enterara Ángel, preguntándole Susana si es por el anuncio de boda de Carlos, a lo que le dice que no, viendo cómo le prohíbe que pruebe uno de los postres que tenía preparado diciendo que pruebe otro, pues ese no tiene azúcar.

En el salón Álex baila sensualmente, llevándose a Diego, al que le hace bailar también, mientras fuera Ángel y Susana hablan, preocupado el primero por el estado de Isabel.

Cuando Isabel saca el postre, Susana observa que Diego la mira, y cree que le gusta, sacándola de hecho a bailar un tango que Isabel baila muy sensualmente para pasmo de Ángel y Susana, hasta que Álex cambia el disco y se lleva a Diego de nuevo.

Entretanto Carlos comienza a sentirse mal tras tomar el postre y se tumba, aunque Álex no le hace caso, diciendo que es médico, lo que nadie parece creer.

Le piden a Ángel que le prepare una manzanilla, yendo Susana con él a la cocina, observando que Isabel ha colocado junto a las infusiones un matarratas.

Pero cuando llegan con la manzanilla Carlos vomita encima de Ángel, sintiéndose cada vez peor, reconociendo Álex que es dentista, por lo que Ángel decide llamar a un médico, diciendo Isabel que es solo un cólico, siendo respaldada por Álex.

Mientras le llevan al baño las chicas Ángel baja para hablar con Susana aprovechando que Diego está llamando para reclamar su maleta, contándole a Susana que cree que Isabel ha envenenado a Carlos aunque ella no le cree, pues si le hubiera dado veneno estaría muerto, escuchando al decirlo cómo Isabel y Álex gritan, viendo cuando llegan al servicio donde estaban con Carlos que este ha muerto.

Diego pide que le dejen examinarlo, pues es médico (psiquiatra), aunque le piden que se lleve a Álex que está muy mal, no dejándole examinarlo.

Ángel habla de nuevo con Susana y le dice que Isabel ha estado muy irascible, empezando Susana a tomar whisky pese a que él le hacía ver que nunca bebía.

Entretanto Álex abraza fuerte a Diego que trata de convencerla de que no es culpa suya, llegando Isabel que al verla histérica, en vez de un calmante le da dos bofetadas.

Susana le propone a Ángel llamar a la policía, segura de que Isabel no lo mató, pues no tenía ningún móvil, pero Ángel no desea el escándalo que eso supondría.

Decide tras ello investigar subiendo para ello a su habitación y comienza a buscar entre las cosas de Carlos el documento que antes le entregó Isabel y que descubren es una orden de embargo enviada por Hacienda porque Carlos debía mucho dinero e Isabel le había avalado con su casa y más de 300.000 Euros, sintiéndose engañado y decidiendo llamar él a la policía, pues dice que está viviendo con una asesina, aunque Susana le dice que si cae Isabel caerían todos y pasaría a ser tutor de Dylan.

Abajo, Diego, que había dicho que se iba a marchar, ve un cartel de Romeo y Julieta interpretada por Carlos e Isabel y descubre un frasco de sangre de broma y decide subir al baño para ver el cadáver e investigar, poniéndose a hacer pis para ver si Carlos se mueve, aunque como no lo hace le orina encima, mostrando Carlos que está vivo, pensando Diego que ha sido víctima de una broma, debiendo Carlos explicarle que se trata de un cásting, no entendiendo Diego que quieran hacerle una prueba, aclarándole Carlos que el cásting es para Isabel, obsesionada con trabajar con él pero que no tiene suficiente nombre, y quiere demostrarles que es creíble como asesina, por lo que le pide que les eche una mano.

Cuando baja, Susana le dice que le pedirá un taxi para que se vaya, aunque Diego dice que la muerte de Carlos no es lo que parece, confesando Ángel de inmediato que Isabel es la asesina, aunque Susana dice que fue un accidente y que deben darle la oportunidad de que se explique. Diego dice que no les dejará así y que les ayudará.

Entretanto y ante Álex, Isabel se muestra nerviosa y no entiende que no suban a interrogarla, diciéndole además a la chica que ha estado sobreactuada y que nadie puede creerse que es médico, creyendo que lo que pretende es que Diego se fije en ella y por eso no ha interpretado bien el papel de locamente enamorada de Carlos, aunque esta se defiende diciéndole que no es así, pues ella tiene trabajo, ya que escribe, dirige y actúa en obras de microteatro.

Finalmente, al ver que ellos no suben decide bajar ella, asegurando que se derrumbará y reconocerá el crimen, aunque se da cuenta de que su marido, Susana y Diego están en la cocina tranquilamente fregando.

Ángel le pide un quita grasas y todos observan la reacción de Isabel al ver que junto a este Ángel ha colocado el veneno de ratas, viendo que realmente la han sorprendido.

Ella le pregunta qué harán con Carlos y ellos proponen esperar a ver qué dice Álex.

Siendo ella la sorprendida, vuelve a subir.

Abajo los demás piensan que ella lo tiene todo calculado y si Álex firma el certificado de defunción, y lo hará, ya que es tonta, se librará, pues parecerá una muerte natural.

Confusa, Isabel sube llorando al ver que se han tomado la muerte de Carlos como algo natural, ante lo que Álex le aconseja que confiese, aunque ella insiste en que deben darse cuenta ellos solos.

Pero Álex decide dar un paso y baja llorando diciendo que a Carlos se le paró el corazón, pero además estaba deshecho por dentro porque vomitaba sangre indicando que cree que Isabel le envenenó según su opinión profesional.

Ángel reacciona defendiendo a su mujer, pues dice que estuvo casada con Carlos durante 10 años, mientras que ella lleva con Carlos solo 4 meses.

Al haber actuado sin su consentimiento Isabel decide despedirla, exigiéndole ella que le pague, diciéndole Isabel que le pagará al día siguiente si mantiene la boca cerrada.

Diego propone hablar con Isabel, aunque Susana y Ángel prefieren no hacerlo hasta que el propio Diego no esté allí, asegurando que dirán que nunca estuvo en la casa.

A Ángel se le ocurre que es eso lo que deben decir, que Carlos nunca estuvo en esa casa, tras lo que le pide a Diego que le ayude sacarlo de la casa y a llevárselo.

Álex se marcha y Ángel le pide que no diga nada, arrancándole la peluca al marchase.

Isabel va a ver a Carlos y le cuenta que ha despedido a Álex.

Tratando de hacer funcionar el calefactor, Carlos provoca que se fundan los plomos, debiendo buscar linternas para caminar por la casa.

Diego y él le sacan a Carlos arrastrándolo, proponiendo Ángel cortarle un brazo al ver que no sale bien, aunque finalmente logran hacerlo, comentando Ángel que huele a pis.

Diego cree que lo llevarán hasta su casa, y por ello le ayuda a meterlo en el maletero.

Isabel se ocupa entretanto de Susana, demasiado borracha.

Ángel y Diego se van con el cuerpo de Carlos en el coche de este, pasando junto a una parada de autobús en que está Álex.

Ángel conduce como un loco y asegura que van a actuar igual que en una novela suya.

Al ver que no están en casa Isabel llama a Carlos que ignora lo que pretenden.

Tras parar en medio del bosque y junto a un barranco Ángel para y le indica a Diego que lo que harán es empujar el coche por el barranco tras echar gasolina para que arda.

Diego trata de convencerle de que no lo haga diciéndole que si lo hace será cómplice de asesinato con una mujer que le engaña, aunque a él no le importa.

Se alejan un momento del coche buscando hojas con que limpiar sus huellas, viendo cómo el coche, sin freno, se precipita al vacío y explota para pasmo de Diego que se queda en shock y sin habla.

Entretanto, en casa, Susana, totalmente borracha le dice a Isabel que sabe que le cae mal porque es muy seca, diciéndole esta que al contrario, que la admira porque tiene mucha personalidad, diciéndole Susana que ella la admira porque es guapa y dulce, comenzando a tocarla y a acariciarla mientras le pide que se deje llevar.

Llama entonces Dylan y le cuenta que Estrella se ha roto las dos muñecas.

Angel obliga a parar al autobús en que va Alex diciéndole al conductor que hubo un accidente, aprovechando que se baja este para subir ellos, poniéndose él al volante marchándose con el autobús hacia su casa, dejando al conductor en la carretera.

Susana le dice a Isabel que sabe que fue un accidente y que todos lo saben, pero que van a arreglarlo, poniéndose Isabel muy contenta por haber logrado que se lo creyeran.

Cuando llegan en el autobús a casa Ángel le pregunta a Isabel mientras la hace bailar con él si se acuesta con Carlos porque lo hace mejor que él, aunque ella está preocupada por lo que hicieron con el cuerpo de Carlos.

Ángel se queja de que después de todo lo que ha hecho con ella por amor le engañe, echándole en cara que gasta demasiado dinero en papel higiénico y en potingues y le dice que Dylan es subnormal, pues no aprueba nada.

Le cuenta tras ello que tiraron a Carlos por el fondo de un barranco, no pudiendo ella creérselo, por lo que se lo pregunta a Diego, que, incapaz de hablar, lo corrobora con gestos, preguntándole ella si lo han matado, a lo que Ángel le responde que fue ella la que lo mató y que ellos solo se deshicieron del cuerpo.

Alex, asustada al escucharlo les dice que Carlos estaba vivo y que era todo un teatro, siendo ahora Ángel el sorprendido, y cuando Susana pregunta si no hay alguna posibilidad de que se salvara, indicando Diego con gestos que no.

Afortunadamente se equivoca, pues en ese momento Carlos escala hacia la carretera.

Ángel, sorprendido, le dice a Isabel que todo es por su culpa y que él no va a la cárcel.

Esta recibe entonces una llamada desde el móvil de Carlos viendo al cogerlo aliviada que es él quien lo llama y que está vivo, salvándose gracias a que el capó estaba abierto, pudiendo también Diego al escucharlo reaccionar, consiguiendo poder volver a hablar.

Carlos consigue que un coche lo recoja y lo lleve hacia la casa.

Isabel, muy enfadada con Ángel le dice que se acuesta de vez en cuando con Carlos porque la hace reír, aunque Ángel, enfadado dice que no hará la película.

Susana les dice que no es para tanto. Que ella ha descubierto que es alcohólica y lesbiana, tras lo que le pide a Diego que diga que hará la película, asegurando este que no podría hacerlo con una pandilla de chiflados como esa.

Carlos llega a la casa casi a la vez que Dylan y sus hermanas, cayéndosele a Alba un muñeco, por lo que Dylan da marcha atrás para ir a buscarlo sin ver que Carlos, su padre se ha agachado para recogerlo, por lo que lo atropella.

Ajenos a esto Diego le dice a Isabel que es una mentirosa compulsiva, pero que ha podido comprobar que todos la adoran.

Tras el accidente todos corran, llorando Dylan al ver que ha matado a su padre, aunque su madre le dice que fue ella, al ver su cuerpo bajo el coche.

Unos días más tarde en el cementerio, Isabel alaba a su marido muerto, al que, asegura, todos adoraban familia y amigos, estando con ella también Álex frente a la tumba.

Llega entonces Diego que vé cómo Isabel saca una pistola y se dispara en la cabeza llegando él solo a recogerla antes de que caiga al suelo, momento en que Susana ordena que corten, apareciendo en el set de rodaje Carlos con unas muletas.

Calificación: 2