Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

La próxima piel
La próxima piel

La propera pell (2016) * España / Suiza

Duración: 103 min.

Música: Gerard Gil

Fotografía: Diego Dussuel

Guion: Isaki Lacuesta, Isa Campo y Fran Araújo

Dirección: Isaki Lacuesta, Isa Campo

Intérpretes: Álex Monner (Léo / Gabriel), Emma Suárez (Ana), Sergi López (Enric), Bruno Todeschini (Michel), Igor Szpakowski (Joan), Sílvia Bel (Glòria), Greta Fernández (Clara), Mikel Iglesias (David).

Un grupo de adolescentes juega al fútbol en un patio cuando observan cómo otro chico, Leo, trepa por el canalón hacia el tejado ante el temor de todos, que le piden que baje, excepto una chica que le pide que se tire.

Llega entonces Michel, un hombre al que fueron a avisar, al que Leo le pregunta si ha ido para verle volar.

Una mujer, Anna, trabaja en los remontes de la pista de esquí cuando la avisan de que tiene una llamada telefónica.

Sentado junto a Leo, Michel le pregunta si salta o hablan, señalando Leo que no quiere hacerse la prueba, preguntándole Michel por qué se asusta justo cuando han encontrado a su madre después de estar buscándola durante dos años.

Leo le dice que teme no acordarse de nada cuando la vea, pero Michel le dice que tiene una oportunidad que todos sus compañeros querrían, y que en todo caso pronto será mayor de edad y podrá hacer lo que desee y que además él lo acompañará.

Leo espera inquieto la llegada de su madre con su tío Enric, consultando en el ordenador cosas sobre Gabriel Farrés, desaparecido en la montaña cuando era un niño y también sobre el camping bar Gloria, que regenta la familia.

Ana y Enric llegan para buscarlo entre gran expectación del resto de los internos.

Michel les cuenta que lo llaman Leo porque cuando lo encontraron llevaba una camiseta de Leo Messi que no se quitaba nunca, habiendo llegado dos años atrás y contándoles que las posibilidades de que un niño reaparezca después de 8 años son ínfimas.

Normalmente cotejan su información con la de niños desaparecidos en Europa, pero cuando llegó al centro, Leo se negaba a hablar y tardaron por eso más en identificar su acento catalán, y cuando lo detectaron investigaron los niños catalanes desaparecidos hasta acabar con una docena de nombres y dar con ellos.

Les cuenta que le encontraron en la calle y que no recordaba nada, padeciendo una amnesia disociativa causada por algún trauma o accidente, habiendo sido incapaz de recordar su primera infancia, por lo que no pudieron ayudarle demasiado psicológicamente a olvidar su trauma.

Michel les dice que irá con ellos para estar con él durante su adaptación.

Enric piensa que puede no ser él y Michel les explica que según la ley francesa basta el reconocimiento mutuo, pero que siempre cabe una prueba de sangre.

Lo ven desde el otro lado de un espejo mientras trabaja con una moto en el taller. Luego Ana entra y lo abraza llorando.

Durante el camino de vuelta a casa Leo le pide a su tío que pare, alegando tener que mear, y como aquel le dice que no puede hacerlo allí él comienza a dar golpes y a mostrarse agitado, mostrándose su madre inquieta cuando finalmente paran, pese a que Michel les asegura que no ocurre nada y que volverá, como efectivamente hace.

Es ya de noche cuando llegan a su casa, y al entrar Leo sube sin dudar al piso de arriba entrando en lo que fue su cuarto, diciéndole a su madre que no ha cambiado nada, diciéndole esta que quería que lo encontrara igual, aunque ahora llega hasta el techo abuhardillado.

Pregunta por el perro, diciéndole su madre que no tenía, que recordará el de sus abuelos y pregunta también por los caballos, diciéndole Enric que los tuvieron que vender.

Llama Gloria, la mujer de Enric, pero Michel le dice que es mejor que deje su visita para el día siguiente y que es mejor que él también se vaya para que cuanto antes Leo rehaga su vida.

Ya solos, Ana le prepara una sopa y una pizza, aunque le dice que está cansado y que se va a la cama tras haber comido solo un poco de la sopa, aunque poco después escucha cómo su hijo baja al salón, no atreviéndose a salir.

Gabriel curiosea por los cajones de la casa encontrando carteles donde se anunciaba su desaparición y artículos de prensa donde hablaban del asunto, y en otro cajón unas fotos donde aparecía él con su padre y su madre.

Observa también que Enric está fuera, vigilando la casa.

A la mañana siguiente le despierta Ana que le tiene preparado el desayuno y sale luego con ella y con Michel hacia el camping, aunque antes paran en un mercadillo, donde ella le compra unas zapatillas de montaña, aunque él le dice que no quiere que gaste dinero en él, aunque también le compra otra ropa.

Él a cambio le entrega un CD de "Grandes éxitos".

Cuando llegan al camping Gloria, aparecen también Enric y su hijo Joan, que vienen de caza, pareciendo reconocer Gabriel a su primo, conociendo al momento también a su tía Gloria, que le dice que le echaron de menos, diciéndole que él también, tras lo que Joan les hace una foto a todos juntos y brindan por Gabriel.

Pasea luego con Joan, que le pregunta cómo ve el pueblo, que le dice sigue tan aburrido como siempre, aunque él le dice que no ve que se aburra tanto, pues se ha dado cuenta de que había una muchacha en el bar vestida de verde que adivina que es su novia.

Joan le pregunta si de verdad se acuerda de él, pues notó cuando saludaba a su madre que no se acordaba de ella, aunque le dice que con él no tiene que disimular.

Él reconoce que creía hacerlo mejor y le pregunta si jugaban juntos a básquet, lo que Joan confirma, diciéndole que hay cosas que recuerda y otras que no, y que del que no recuerda nada es de su padre, diciéndole Joan que es mejor que vaya poco a poco.

Ya en su habitación sufre un ataque de angustia y se tumba un rato en el suelo desnudo.

Mientras lee los reportajes sobre su desaparición oye ruidos y ve desde la ventana a su tío Enric y a su madre en una situación equívoca.

Al día siguiente, mientras su madre se va a trabajar él recorre el pueblo, colándose tras saltar la valla en el instituto, donde ve a su primo en clase.

Entretanto Michel le pregunta a Ana si no habría modo de encontrarle un trabajo a Gabriel, diciéndole ella que no, pero que además cree que sería bueno dejarle libre un tiempo, a lo que Michel es contrario, pues cree que no le conviene tanto tiempo libre y además no quiere pedírselo a Enric pues prefiere no deberle nada más.

Ella pregunta si no sería mejor que se fueran de allí, pues hasta ese momento, y sin él no se podía ir, pero ahora todo cambió y podrían irse al sur de donde es ella, aunque Michel piensa que serían demasiados cambios para Gabriel

Michel le cuenta que él vive en el centro de menores, donde acabó como Gabriel y al que le salvó la oportunidad de hacerse educador.

Gabriel sale con su primo, su novia y sus amigos, comprando alcohol él señalando que los otros son menores, yendo luego con las motos hasta una cueva donde les cuenta sus aventuras durante esos años, pues tienen curiosidad por saber si es cierto que no recuerda nada.

Él dice que ha ido por todas partes, a veces solo y a veces conociendo gente, y les asegura que se acuerda de todo, habiendo trabajado como tatuador, mecánico, recolector de fresas, lampista, payaso, pintor, cartero, hombre anuncio, camarero e incluso como carnicero en un matadero en Portugal.

Cuando vuelven por la noche en la moto le pide un favor a Joan. Le dice que quiere ir a la montaña donde murió su padre y no se acuerda de cómo llegar.

Ayuda a su madre en la cocina y le dice que le gustaría aprender a cocinar mejor.

Ayuda a Enric a descongelar las tuberías y este le dice que no sabe cómo lo hace, pero que a él no lo engaña y que deje a los muertos en paz.

Sale a correr por el bosque con Michel, que le pregunta cómo va todo con Ana, diciéndole él que bien. Aprovechando su instructor para decirle que puede ir al instituto o hacer FP, aunque él no quiere ni oír hablar de ello.

En casa acuerdan trasladarlo y convertir un viejo trastero en su nuevo cuarto, bajando las cosas de su habitación y encontrando al hacerlo, entre las cosas guardadas unas películas, preguntando él si sale en ellas su padre.

Esa noche ven las películas en que sale en la playa jugando con sus padres, diciéndole ella que estaba todo el día con su padre jugando.

Joan lo lleva a la montaña, hasta el lugar en que murió su padre, contándole Joan que él se perdió y su padre se quedó buscándolo mientras Enric regresó para buscar ayuda.

A los dos días dejó de nevar y finalmente Enric encontró el cuerpo de su hermano.

Gabriel pregunta por qué llevaron hasta allí a un niño de 9 años, diciéndole Joan que cazar, y que a él su padre no lo llevaba a cazar de pequeño, diciéndole Joan que su padre era especial, preguntando Gabriel por qué nadie habla de él, señalando Joan que porque no hay nada bueno que contar.

Gabriel le dice que su padre es también un bestia y él sin embargo le quiere, indicando Joan que su padre pasó cinco días buscándolo a él pese a que estaba nevando y no entiende por qué le defienden, pues en el hospital ya nadie se creía que tuvieran tantos accidentes.

Joan le pide luego que no le diga a su madre que se lo dijo.

Gabriel vuelve a ver las películas con su padre en la playa. Luego, con una cuchilla de afeitar se hace heridas en el brazo, donde tiene ya restos de otros cortes.

Vuelve a correr con Michel y le dice que está harto, pues él no es de allí, preguntándole aquel si va a rendirse a la primera, señalando Gabriel que todos le mienten y le han hecho ir hasta allí sin contarle la verdad.

Por la noche le dice a su madre que volvió a ver las cintas y le dice que lo pasaban muy bien e iban a todas partes, diciéndole ella que antes tenían más dinero.

Le pregunta luego qué hacían normalmente en el pueblo, contándole ella cosas como jugar al fútbol, o escalada, diciéndole él que empieza a acordarse de otras cosas.

En el hotel, Michel baja a servirse agua y ve que Enric está sentado aun y levantado.

Gabriel escucha desde su nuevo cuarto pasos y se queda expectante.

Se trata de Enric, que entra en el cuarto de Ana, que está dormida y la despierta y empieza a besarla, diciendo ella que está Gabriel en casa y no quiere despertarlo, diciéndole él que la echa mucho de menos, aunque ella le pide que piense en Gabriel, pues es su tío, preguntando él quién piensa en él.

Cuando decide marcharse ve a Gabriel en la cocina buscando algo en el frigorífico, aunque no se dicen nada.

A la mañana siguiente Enric llega al bar después de haber salido a cazar.

En el mismo está Gabriel desayunando con su tía Gloria le dice que podría participar en el concurso de caza, pero tendría que levantarse a las 5. Gabriel dice delante de Enric que duerme muy mal y con tanta tranquilidad cualquier ruidito le despierta.

Cuando se marcha Enric le sigue.

Él le espera y le pregunta si ya se acostaba con Ana cuando vivía su padre, ante lo que su tío le coge del cuello y le dice que deje en paz a su hermano. Que no sabe quién es, pero que en esa familia no pinta nada.

Gabriel le pregunta si quería a Ana para él solo, diciéndole Enric que se aleje de su familia y que es la última vez que se lo dice, diciéndole él que se aleje de Ana y que si él calla, callará él también.

Le pregunta luego a Ana hasta cuándo pensaba ocultarle lo que les hacía su padre y le dice que si le vuelve a mentir se irá, pidiéndole ella perdón entre lágrimas.

Vuelve a salir con Joan y sus amigos y le dicen que las chicas tienen ganas de que vaya al instituto, viendo cómo entretanto uno de los chicos obliga a subir a un perro a una balsa para ver cómo reacciona cuando le tiran piedras, viendo que se lanza al agua y regresa a la orilla.

Pero uno de los amigos, David, regaña al que tuvo la idea y le obliga a subirse a él a la balsa y le lanza piedras al agua, pidiéndole algunos que lo deje ya, levantándose finalmente Gabirel que tira a David al agua, debiendo retenerlo entre varios para que no lo agreda, marchándose agobiado tras ello, golpeando con los puños un árbol hasta que llega Joan y le impide seguir haciéndolo y lo sujeta, mientras Gabriel pide que lo deje solo, diciendo que él no es así, alejándose de nuevo tras ello.

Al llegar a casa sube al baño para lavarse las manos sin darse cuenta de que su madre está en la ducha, preocupándose ella a verlo, curándole luego las heridas.

Sube con su madre en el telesilla donde trabaja y van luego hasta un lujoso restaurante.

Entretanto, Enric le pide a Michel que suba a su coche y van hasta un club, preguntando Michel qué hacen allí, diciéndole Enric que tener intimidad, pues es un sitio al que no van los del pueblo, y podrán celebrar que se va.

Enric le dice que quiere saber quién es el chaval y que burradas hizo, señalando Michel que el dossier de un menor es secreto incluso para su familia, algo esencial para la reinserción, aunque Enric le pregunta si no le preocupa dejar a Ana con un desconocido.

Le responde que entiende que quiera proteger a Ana, pero él quiere proteger a Gabriel.

En el restaurante Gabriel le pregunta si pueden permitirse ir allí, diciéndole su madre que no, pero que de vez en cuando tienen que darse un homenaje, recordando que cuando era pequeño y estaba de malas su padre, le llevaba allí mientras Enric lo calmaba, y que aunque parezca un bruto es el único que le ayudó.

Vuelve a pedirle perdón, señalando que pensó que era mejor para él no recordar la clase de padres que eran y le asegura que lleva 8 años pensando que si hubiese tenido valor para marcharse de casa no lo habría perdido.

Gabriel le propone irse de allí, diciéndole ella que sí y que lo harán todo ahora bien.

Michel le cuenta a Enric que de chico estuvo robando solo y traficando por su cuenta hasta que se metió en una banda más organizada y le detuvieron muchas veces.

Robaban a mano armada y un atraco salió mal, hirió a un hombre.

Enric le pide que haga lo que desee, pero que se lo lleve, diciéndole Michel que lo que le fastidia de que esté allí es que interrumpe su historia con Ana, recordándole que mientras él tiene sus negocios, la caza y sus amigos, ella no tiene nada.

Él le dice que si fuera cualquier otra persona se habría ido con Ana, pero que allí es solo su cuñado.

Michel le dice que si quiere de verdad a Ana debe aceptar a Gabriel, algo a lo que Enric le dice no estar dispuesto, y menos después de lo que le ha contado, señalando Michel que lo que le ha contado no es la historia de Gabriel, sino la suya.

Pero Enric está convencido de que el chico no es Gabriel, pues, señala, conoce muy bien esa montaña y es imposible que un niño de su edad la atravesara y menos con nieve y Ana lo reconoció porque lo necesitaba y se lamenta por no haber sabido reaccionar, pensando que tuvo que pedir un análisis de sangre, no atreviéndose a hacerlo al ver a Ana tan contenta, estando convencido de que Gabriel no habría vuelto a ese agujero, pues hay cosas que no se olvidan.

Michel le dice que lleva años investigando y solo puede ser Gabriel, asegurando Enric que no lo es, por lo que le pide que le diga que desaparezca, preguntándole Michel cómo se explica lo que ha recordado, diciendo que puede ser muy listo.

Al día siguiente Enric sale con Joan y sus amigos de caza muy temprano, mientras Michel y Gabriel salen a correr.

Michel le pregunta cómo va, señalando Gabriel que todo va muy bien y puede marcharse tranquilo, aunque le dice que estará aún unos días, insistiendo Gabriel en que irá muy bien, aunque Michel le dice que cree que no le va tan bien con Enric, aunque Gabriel le dice que todo está controlado.

Ya en casa lo envía a la ducha y él empieza a examinar sus cosas, encontrándole dinero escondido en el desodorante, sorprendiéndolo allí Ana, a la que le dice que estaba buscando una camiseta porque está sudado, invitándolo ella a un café.

Le cuenta ella que va todo muy bien y que Gabriel quiere que se vayan, algo que ella cree estaría bien para los dos.

Michel le propone que se hagan el análisis de sangre antes de que se vaya, aunque ella le asegura que no hace falta.

En el camping se celebra una gran fiesta por la noche, preparando una cena para todo el pueblo con las piezas cazadas.

Tras entregar el trofeo al ganador, todos bailan, haciéndolo Gabriel con su madre, y diciéndole que ese verano le gustaría regresar a Cadaqués y le pregunta si se acuerda cómo se quemó la espalda, diciendo ella que se pasó el día entero en el agua, y después pisó un erizo y le obligó a salir y ella le tuvo que subir en brazos.

Recuerda que luego fueron a comer pulpo a un restaurante y lo castigó por beber de su cerveza, aunque ella dice que de tanto no se acuerda.

Antes de irse con Joan y con Clara, su novia, Michel habla con él y le pregunta por qué siempre miente pese a lo que se ha arriesgado por él, señalando Gabriel que él quería que tuviera una familia, señalando Michel que no así y asegurándole que si le hace daño a Ana vuelve y lo mata, pues ya la cagaron bastante.

Va tras ello hasta el puente donde quedó con Joan y su novia que están fumando un porro y beben, pasándole Clara el humo del porro desde su boca.

Entretanto, terminada la fiesta en la cafetería del camping Enric comienza a recoger, cayéndosele varios vasos ante lo que reacciona enfadándose y estrellando los demás que llevaba en la mano y algunos de la barra, lanzando también una banqueta.

Por su parte Joan, Clara y Gabriel van a una tienda del camping, abriendo el último la caravana con una navaja y se instalan en ella, besándose indistintamente los tres, tras lo que se desnudan, aunque Clara está demasiado borracha y no reacciona, continuando los dos primos solos.

Joan ve los cortes de sus brazos, que atribuye a su padre, pero él le confiesa que se los hizo él mismo, que se los hace cuando se te va la "olla" y le va muy bien.

Pero ve que tiene también marcas de quemaduras en la espalda, indicando que no recuerda cómo se las hizo.

Al escuchar que lo llama Gabriel varias veces se viene abajo y vuelve a vestirse, asegurando que no se acostumbra a que lo llamen así y le pregunta a Joan por qué está tan seguro de que es Gabriel, diciéndole su primo que está seguro de que esas quemaduras no se las hizo solo.

Regresa a su casa caminando en medio de la ventisca cuando Enric para el coche a su lado y le pide que suba al coche, aunque él no le hace caso, bajando entonces Enric con su escopeta y le hace seguir hacia el monte mirando que no les vea nadie, mientras Gabriel pide que deje que irse, asegurando que no dirá nada.

Pero Enric le mete dinero en el bolsillo y le pide que se marche, diciéndole que tras la cima está la frontera, pidiéndole que se marche y no vuelva, aunque Gabriel le dice que no piensa irse. Que es él quien debe hacerlo, ya que fue él quien mató a su padre.

Enric se lanza contra él. Le dice que Lluis era un hijo de puta, pero que él no lo mató y que si de verdad fuera Gabriel recordaría que fue el propio Gabriel quien lo empujó.

Gabriel se revuelve y golpea a Enric y comienza a dar vueltas agobiado y sin poder casi respirar, tras lo que regresa a su casa donde su madre ve su estado y se asusta.

Él llora y dice que no fue él, mientras su madre, al abrazarlo muestra en su espalda también las mismas quemaduras de cigarrillos que tiene él, diciéndole que le quiere.

Vemos tras ello imágenes de ambos de años antes disfrutando de los coches de choque.

Calificación: 3