Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

La Reina de España
La Reina de España

España (2016) *

Duración: 128 min.

Música: Zbigniew Preisner

Fotografía: José Luis Alcaine

Guion y Dirección: Fernando Trueba

Intérpretes: Penélope Cruz (Macarena Granada), Antonio Resines (Blas Fontiveros), Neus Asensi (Lucía Gandía), Ana Belén (Ana), Javier Cámara (Pepe Bonilla), Chino Darín (Leonardo Sanchez / "Leo"), Cary Elwes (Gary Jones), Loles León (Trinidad Morenos / "Trini"), Mandy Patinkin (Jordan Berman), Clive Revill (John Scott), Arturo Ripstein (Sam Spiegelman), Jorge Sanz (Julián Torralba), Rosa María Sardà (Rosa Rosales), Santiago Segura (Castillo).

Un año después de terminada la Guerra Civil, y mientras estalla la guerra en Europa, y tras presidir el desfile de la Victoria, el Generalísimo acude a la inauguración de lo que será la Cruz de los Caídos, informando los noticiarios europeos de la construcción de mausoleo en la que se utiliza como mano de obra a los prisioneros de guerra.

El No-Do informa que la actriz Macarena Granada, que realizó algunos papeles secundarios en películas de Hollywood inicia su primer proyecto como protagonista a las órdenes del director austriaco Otto von Fisher, surgiendo poco tiempo después la noticia de la boda de Macarena Granada con Otto von Fisher antes de finalizar el rodaje de "La esclava", casándose en Palm Springs durante una pausa del rodaje.

Antes de cumplir el año casados Macarena Granada y Fisher anuncian su divorcio, poco antes de que esta obtenga el Oscar como mejor actriz, Oscar que le dedica a su padre, muerto en una cárcel franquista durante la Guerra Civil.

Los años pasan y España consigue entrar en la ONU.

Herny-George Cluzot rueda "El Misterio Picasso", donde trabaja como iluminador el antiguo director Blas Fontiveros.

Se informa que el productor hollywoodiense Spiegelman llevará a la pantalla la vida de Isabel la Católica, contando con Macarena Granada de protagonista y con John Scott, el director que más Oscar posee.

Blas Fontiveros regresa a Madrid en tren, instalándose en una pensión de la Gran Vía.

Al día siguiente se dirige a los Estudios Madrid, donde el conserje, Lonjinos le reconoce y le dice que le contaron que había muerto.

Acude tras ello a la sección de vestuario, donde ve a Lucía, que lo abraza al verlo, saliendo poco después Julián Torralba que se queja del vestuario que les pusieron y que se sorprende también al ver a Blas.

Le cuentan que están preparando la película que viene a rodar la niña, señalando Lucía que es una coincidencia que hayan regresado los dos a la vez.

Julián le cuenta que hace de Boabdil y que su madre es la Rosales, que regresó unos meses antes de hacer las Américas y está en el María Guerrero con un Lope de Vega.

Visitan los decorados donde Castillo ha reconstruido la Alhambra, emocionándose al ver a Blas y que le presenta a Pepe Bonilla, ayudante de dirección y sobrino de Bonilla.

Julián le cuenta que Castillo se ha casado, preguntando Blas si se ha curado de su homosexualidad, respondiéndole Julián que lo de Castillo no tiene cura, y que lo curioso es con quién se casó, con la propia Lucía que se pasó a la acera de enfrente y se casaron para cubrir las apariencias.

Le muestra el escenario donde prepararon la corte, trabajando en ello el escenógrafo Emilio Ruiz.

Le presentan a Spiegelman y a su guionista, Jordan Berman, pero no John Scott, por el que Blas dice se hizo director y creía que ya no estaba en activo, contándole Julián y Castillo que desde que llegó ha estado encerrado en el hotel y solo baja al bar.

Blas va a casa de Ana, viendo en la puerta guardias, por lo que no se atreve a entrar, siguiéndola hasta su costurera, Doña Fuencisla, adonde la llevó un soldado en un coche del ejército.

Cuando llega Ana está probándose un vestido y cae desmayada al ver a Blas.

Ya recuperada, toma con él un café y le cuenta que Jorge está en Burgos haciendo la mili como médico militar, y vendrá en unos días a la boda de su hermana Magdalena.

Blas comenta que deberá conseguir ropa decente para acudir a la boda de su hija, diciéndole Ana que no debe siquiera acercarse para no arruinarles la vida, pues ahora tienen otro padre, Arturo que les ayudó mucho, mientras que a él prácticamente ni le veían ni siquiera cuando estaba allí entre los rodajes y Macarena.

Él le dice que está más guapa que nunca, señalando ella que siempre se le dieron muy bien los diálogos, pero no la acción, ante lo que él se acerca y la besa, dándole ella una bofetada, ante lo que Blas le recuerda que es su marido, diciéndole ella que ya no, que ahora ella es su viuda.

Ella al ver que está en una pensión y sin trabajo le ofrece un fajo de billetes que él se resiste a coger, pero que finalmente acepta.

Por la noche acude con Julián a un tablao, quedándose sorprendidos al verle Bonilla y Rosa, que lo abrazan emocionados.

Blas les cuenta que hasta que no liberaron el campo no pudo ponerse en contacto con nadie y se enteró por su hermana de que lo habían dado por muerto y anulado su matrimonio en el Tribunal de la Rota y que Ana se había vuelto a casar, por lo que prefirió seguir apareciendo como muerto.

Les dice que estuvo en Francia trabajando de albañil, de cartero, alguna vez como electricista o maquinista en el cine, incluso de tercer ayudante de dirección.

La Rosales cuenta que ella montó compañía y se lio con un galán que podría ser su nieto y que la engañó quedándose con todo, aconsejándole Bonilla que se busque trabajo en algo menos inseguro que el cine.

Berman y Spiegelman, que escucharon su historia traducida por el sobrino de Bonilla le ofrecen dirigir la segunda unidad.

Poco después Spiegelman le pregunta a Berman qué hacen dos judíos como ellos rodando una película sobre Isabel de Castilla, señalando Berman que allí han encontrado lo que llaman fondos intransferibles.

Blas rueda una escena de batallas, debiendo cortar porque pusieron como extra a uno de los guardias civiles que vigilan el rodaje y al que le hacía ilusión salir en la película, pero que no sabe actuar.

Castillo tiene magulladuras en la cara y cuenta que es fruto de la paliza que le dio uno de los palmeros con los que se fue la noche anterior y le robó además los candelabros que tenía de cuando rodaron "La Leona de Castilla".

Por la noche Blas va a ver "La pradera sin ley", donde actúa Macarena.

Acude a la entrada de la iglesia para ver la boda de su hija desde lejos, aunque el marido de Ana lo ve.

Al día siguiente Spiegelman y Berman le felicitan por las escenas rodadas cuando aparecen dos policías preguntando por él y lo detienen.

Llevado a Cuelgamuros dos vigilantes comentan que viene recomendado de muy arriba, asegurando uno de ellos que allí los accidentes son muy habituales.

Llegan entre grandes expectativas Macarena y Gary Jones que dan una rueda de prensa donde le preguntan por su affaire con Frank Sinatra en el que Ava Gardner irrumpió furiosa, preguntándole por la razón por la que se ha hecho americana, a lo que responde que allí es donde vive y trabaja y paga sus impuestos, desmintiendo su romance con Cary Grant con el que, dice, solo le une una gran amistad, mientras Gary Jones le responde que lo que más le atrae de España son las mujeres españolas.

Se preparan para el rodaje al que acude como asesora histórica doña Matilde, que observa, como todos, que el director está dormido todo el rato y bebiendo de su petaca cuando está despierto, comenzando a gritar en cuanto comienza el rodaje, quejándose de que sea un americano el que haga de rey católico, hablando en inglés.

Gary conoce a Julián, que le presenta a su agente.

Luego, mientras comen, Trini les habla de los cotilleos de Hollywood y de las operaciones de estética de las famosas, y en especial de Rita Hayworth y dice que el doctor Rossen la usa a ella de cobaya y va a todas sus paellas.

Llega Pepe que cuenta que no encuentran a Blas, pues no está en ninguna comisaría ni en ninguna cárcel.

Trini le lleva a Macarena la comida y la ve preocupada, contándole esta que es por algo que creía que no le iba a pasar y le ha vuelto a ocurrir.

En Cuelgamuros, Julián traba amistad con otros dos presidiarios, Ramón y Santiago, que les hablan de las penosas condiciones en que trabajan, pues muchos mueren por lo duro del trabajo por el que les dan la mitad del salario mínimo, quedándose el gobierno con tres de las 6 pesetas, y de las tres restantes una se la quitan para la comida y otra se la meten en una cartilla para cuando salga en libertad, por lo que con la peseta que les queda deben tratar de hacérsela llegar a la familia a través del alcalde, y dependen de que este sea honrado que se la haga llegar o no.

Mientras hablan, Blas se pone a hacer pis, habiendo justamente un desprendimiento sobre él, quedando su pierna atrapada, aunque se salva.

Macarena trata de hablar con el señor Scott sobre su personaje, pues hay cosas que no entiende, aunque el director siempre está dormido y ausente, por lo que va a hablar con Berman, el guionista, contándole que aunque lo es no puede firmar la película, pues tuvo que huir de América por McCarthy.

Le cuenta que había escrito un guion sobre Colón, pero que Franco les dijo que les subvencionaría si lo hacían sobre Isabel la Católica, y lo tuvo que hacer, lo que le llevó tres días y 6 botellas de whisky.

Le aconseja que no se meta en problemas y que procure que el señor Scott no se entere de que estudió con Strasberg.

Macarena, harta de estar sola como una estrella baja al comedor con el resto de sus compañeros y Pepe les cuenta que tienen a Blas en Cuelgamuros y piensan que debe ser porque su mujer, Ana, se casó con el Secretario General del Movimiento.

Macarena piensa que deben hacer algo para ayudarle.

Macarena, que ha puesto sus ojos en Leonardo, uno de los maquinistas, a cuyo encuentro sale para pedirle fuego, el cual se acerca mucho a ella, y aunque ella le dice que le dará un guantazo si se le sigue acercando, él le para la mano y la besa, aunque finalmente le da la bofetada.

Trini, que aparece poco después le dice que si le ha pegado así es porque le gusta.

Ana va a visitar a Macarena y le va a pedir un favor. Le dice que Blas está metido en un lío serio y teme que le ocurra algo, por lo que deben ayudarle, pidiéndole que vaya ella a verlo a Cuelgamuros el domingo haciéndose pasar por su hija.

Y en efecto, el domingo va a visitarlo poniéndose gafas y vistiendo como más joven para pasar desapercibida, viendo que Blas lleva una muleta y fuma un pitillo con sus amigos, llamándolo ella padre y asombrándose él al verla, abrazándose emocionados.

Van juntos hasta un lugar apartado, entregándole ella cigarrillos, libros y una bufanda, y contándole que fue Ana la que le pidió que fuera.

Blas trata de besarla, aunque ella se resiste, pidiéndole él que se acueste una vez más con él por los buenos tiempos.

En la película, Macarena canta "Granada" en inglés, quedándose todos extasiados, incluido el director esta vez.

Cuando cortan durante la siguiente sesión para el bocadillo Macarena le hace una señal a Leonardo para que la sigan.

Julián se prepara para su gran escena, cuando pierde Granada y debe llorar, explicando que él no necesita método y que para hacerlo se agarra un testículo y se lo pellizca con fuerza, haciéndole una demostración.

Macarena y el técnico se acuestan antes de volver a los ensayos.

Mientras come insiste entre sus amigos en sacar a Julián de donde está.

Al final de la sesión, Julián se queda en el estudio estudiando inglés, invitándolo Jones a tomar algo, comenzando Julián a ponerse tenso al ver cómo se acerca a él, y, tratando de huir mete su mano en un instrumento de tortura que se cierra sobre su muñeca.

Jones simula querer ayudarle cerrándole la otra muñeca y haciendo rodar el instrumento, tratando de explicarle Jones cómo debe relajarse, y aunque Julián grita pidiendo ayuda no hay nadie ya en el estudio.

Gary asegura que le encantan los hombres que no se bañan y le dice que es su prisionero, aunque se niega a besarlo, pese a lo cual Jones le obliga a hacerlo, tras lo que se pone tras él.

Blas les pregunta a sus amigos si no han pensado en fugarse. Ellos dicen que es fácil hacerlo, pero si no tienes buenos amigos fuera sales de una cárcel para meterte en otra, pues a casi todos acaban volviendo a cogerlos.

Les piden entonces que pasen a picar en la galería para evitar un derrame, exigiéndole a Blas que entre también pese a su cojera, debiendo apuntalar el túnel, aunque Ramón observa que la zona asignada a Blas es muy peligrosa y este carece de experiencia, por lo que le sustituye, cayendo sobre él de pronto una lluvia de piedras.

Santiago le dice que estaba preparado e iban a por él.

En los estudios ruedan la escena en que Boabdil llora, dejando Julián impresionados a los americanos y también a Castillo, que le dice que le ha dado a su personaje un algo femenino, ante lo que Julián se indigna y le da un cabezazo.

Pero el representante de Gary Jones le dice que desea contratarle para una película de piratas con Errol Flynn.

Macarena trama el plan para ayudar a Blas, diciéndoles a los demás que el día de visita ellos les esperarán con un coche, quedando para cerrar el plan esa noche en el teatro.

Pese a sus precauciones, Leonardo y Berman también les escuchan y la siguiente, diciéndole el primero la siguiente vez que se acuestan que les va a ayudar, pues ella y sus amigos no saben cómo actuar, mientras él está luchando en la clandestinidad y a ellos les viene muy grande lo que quieren hacer y aprovecharán el plan para sacar a Fontiveros y a otra persona más importante.

Tras la función de Rosa Rosales comienza la reunión, a la que se suma Leonardo que les explica su plan: como pronto tienen que rodar la rendición de Granada, deben convencer a los americanos de rodarla rendición en Madrid, lo que además les vendría muy bien a producción, pues ahorrarían dietas.

Como está prevista la cabalgada de los cristianos, varios figurantes a caballo podrían despistarse sin que nadie se dé cuenta y rescatar a Fontiveros y a un sindicalista, aunque lo difícil no es sacarlo, sino llevarlo y ayudarle a cruzar la frontera.

Rosa dice que ella no podrá estar con ellos, pues ese día desmontan todo para ir a hacer la representación a Barcelona, dándose cuenta tras decirlo que les ha puesto el plan en bandeja.

Consiguen convencer a producción y rodar en Guadarrama.

Macarena se disfraza como un soldado cristiano para rodar la escena con la segunda unidad, viendo que se presenta Berman, verdadero director dado el estado de Scott, diciéndole que no es necesario que vaya, aunque él entonces les muestra el carnet del Partido Comunista de Estados Unidos y les cuenta que estuvo en el 37 en España con la Brigada Lincoln.

Santiago acompaña a Blas y al viejo minero sindicalista y le quita la escayola a Blas y le dice que esperen allí hasta que vayan a buscarlos, aunque Blas no entiende nada.

Julián, pese a ser moro se une al grupo, y aunque Pepe trata de hacerle marchar, Berman, feliz canta una canción de cuando estuvo en el Jarama.

Macarena y Leonardo se despistan, como pensaron, hasta dar con un hombre que les entrega dos caballos más.

Cuando ve que todo está en marcha Santiago provoca una explosión, llamando así la atención de los guardias civiles que vigilan que nadie pase, llevando a los dos presos hasta un lugar donde les espera un camión de ganado, en el que Blas y el viejo minero viajarán entre vacas.

Bonilla les facilita la nueva documentación antes de ir hacia el teatro, donde con los camiones llenos, y un autocar con los actores, Rosa trata de retrasar la marcha.

De pronto Leonardo y Blas se dan cuenta de que alguien les sigue y se separan, aunque el perseguidor sigue a Blas, dándole el alto y pidiéndole la documentación, aunque mientras la examina lo golpea Leonardo por detrás.

Pueden así llegar hasta el teatro y subir al camión.

Camino de Barcelona la troupe teatral es interceptada por un control de la guardia civil, simulando Rosa, que viaja con Blas en el camión del vestuario, que están preparando "El Caballero de Olmedo", dándole la réplica Blas con unos versos de "La venganza de Don Mendo", aunque los guardias son incapaces de diferenciarlo y les permiten continuar su camino, mientras comentan que es mucho más natural y mejor actor Blas.

Cuando reanudan el camino Blas, con el traqueteo cae sobre Rosa y acaban besándose.

En Madrid se reanuda el rodaje, preguntándole antes Macarena a Leonardo si ha hecho algo malo, pues parece que para él ya no existe, señalando él que no deben levantar sospechas y que piensa que a ella le debe dar vergüenza hablar con él, pues no lo mira cuando le habla.

Macareno le pregunta si no le gustaría viajar y ver mundo, señalando Leonardo que las películas se acaban y la gente se olvida, diciéndole ella que más claro no puede decírselo y que no va a ponerse de rodillas.

De pronto ven que el mismísimo Caudillo acude al rodaje, negándose Macarena a verlo, pese a los ruegos del propio Spiegelman que teme que con su testarudez les arruine la película, por lo que entran todos sus amigos a su caravana para pedirle que reconsidere la situación, aunque ella les recuerda que su padre murió en la cárcel, diciéndole Pepe que los americanos pueden ayudar a salir el país adelante.

Cuando Scott ve a la comitiva piensa que es "el Duce", y pide su casaca de la guerra, llena de medallas, y cuando Franco se dirige a él, Scott señala que ganó todas sus medallas luchando en Normandía contra el fascismo y por la democracia, aunque Pepe no le traduce esa parte.

Tras saludarlos a todos, Franco ve cómo Macarena sale de la caravana y se aleja, saliendo él tras ella y diciéndole que tiene suerte de ser una estrella de Hollywood y que no les interese poner en peligro la amistad con los americanos, pues tienen fundadas sospechas de su participación en acontecimientos recientes y le asegura que si no tuviera la nacionalidad española haría que se pudriera en una cárcel, "como mi padre", le dice ella, asegurándole que lo que él diga se lo pasa por el coño.

Se aleja tras ello para continuar con el rodaje, en una escena en que Fernando le coloca la corona a Isabel, que accede al trono como "la Reina de España".

Calificación: 2