Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Las aventuras de Tadeo Jones
Las aventuras de Tadeo Jones

España (2012) *

          También conocida como:
                    - "Tadeo, el explorador perdido" (Hispanoamérica)

Duración: 92 min.

Música: Zacarías M. de la Riva

Guión: Javier López Barreira, Gorka Magallón, Ignacio del Moral, Jordi Gasull y Neil Landau (Sobre el Cómic de Javier López Barreira y Gorka Magallón).

Dirección: Enrique Gato

Un helicóptero llega hasta un lugar recóndito, hasta descubrir la pirámide que buscaba.

Se trata en realidad de Tadeo, un niño que juega a ser arqueólogo y del que se ríen el resto de niños al verle excavando con su pala de plástico, aunque logra de pronto encontrar algo que él considera un tesoro, un gemelo que perdió años atrás su padre, algo que será desde ese día su gemelo de la suerte.

Y aunque es un gran explorador no puede dormirse hasta que su abuela no comprueba que no hay monstruos en su habitación, aunque en cuanto se va su abuela comienza a sentir miedos, durmiéndose mientras mira la fotografía de sus padres.

Al crecer Tadeo busca tesoros, lo que le lleva a huir de una antigua pirámide llena de peligros de muerte por todas partes que él debe esquivar, junto con los monstruos que aparecen por todas partes.

Pero la realidad es que todas esas aventuras están solo en la imaginación de Tadeo, que es solo un albañil español que vive en Chicago, y que vive sus trabajos de construcción como si fueran verdaderas aventuras arqueológicas que ponen en peligro a sus compañeros creando el caos a su alrededor, por lo que su jefe debe recordarle constantemente que es un obrero y no un arqueólogo, quejándose también de su perro Jeff, al que Tadeo defiende diciendo que es toda una estrella, protagonista de los últimos anuncios de la lotería de Navidad. Pero cuando se mea en la pierna de su jefe, este le acaba despidiendo.

También sus compañeros le piden que sea más realista, pues es la séptima vez que le despiden y no va a tener de que vivir.

Pero a él no parece importarle. Y tras perder su trabajo va al lugar que más le fascina, al Metropolitan Museum, donde ha entablado amistad con el profesor Miguel Humbert, soñando con ser Max Mordon, una estrella mediática al que el profesor Humbert detesta.

Tadeo le lleva su descubrimiento de ese día, una botella de Coca-Cola que parece antigua, aunque el profesor le dice que es solo una réplica que apila en una estantería llena con sus hallazgos fallidos, aunque le anima diciéndole que algún día encontrará algo valioso.

Cuando están juntos Humbert recibe un telegrama de su amigo el profesor Lavrof, que lleva 30 años tratando de realizar un fabuloso hallazgo referido a la ciudad inca de Paititi, también conocida como la ciudad de oro y que le pide que tome el vuelo que saldrá dos horas más tarde hacia Perú.

Humbert le explica a Tadeo que 500 años atrás los incas decidieron trasladar su tesoro a un lugar secreto, Paititi donde se cree que siguen viviendo, disponiendo él de un trozo de piedra que considera una parte de la llave de la ciudad.

Antes de marcharse, el profesor le entrega un sombrero que perteneció a Indiana Jones.

Van juntos hasta el aeropuerto, debiendo correr el profesor, pues le llaman ya para subir al avión, lo que le hace caerse, dándole Tadeo unas pastillas, aunque se confunde y le da unas que son para dormir, por lo que cuando llegan los servicios sanitarios deben llevárselo para hacerle un lavado de estómago, por lo que no podrá estar bien hasta unos días más tarde.

Como llaman para que suba al avión al profesor, Tadeo aprovecha que tiene el pasaje y sube al avión sin darse cuenta de que alguien les vigila.

Una vez en Perú es recibido por una bella mujer, Sara, la hija del profesor Lavrof, y por su ayudante, Freddy, que compatibiliza su trabajo con la venta ambulante, llevando su mercancía oculta en la parte interior de su abrigo.

Mientras habla con este llegan los hombres que le perseguían que lo secuestran.

Sara sigue a los secuestradores, acompañada de Jeff.

En el coche, le piden a Tadeo la tablilla, que no lleva encima, pues se quedó en la mochila que recogió Sara.

Él trata de explicarle que no es Humbert, descubriendo que su pasaporte no coincide con el nombre del profesor, aprovechando la confusión para, utilizando un artilugio que le vendió Freddy despistarlos y conseguir escapar, siendo recogido por Sara, aunque ellos consiguen lanzarles un localizador.

Tadeo se hace pasar ante Sara por un enviado de Humbert, quejándose ella de que sea un novato mientras Jeff se traga el localizador que le lanzaron.

Cuando llegan al estudio, ven que alguien entró allí y lo revolvió todo.

Llega entonces un loro, Belzoni, que no habla, pero que les lleva un mensaje de Lavrof que le pide que lo cuide para que no caiga en malas manos y se dirijan a Machu Picchu, observando Tadeo que es la otra mitad de la tablilla, de la que Sara le dice que solo Humbert y su padre conocen el leguaje de la tablilla.

El loro les hace entender que alguien persigue a su padre.

Decide coger un tren sin saber que en él va Kopponen, el hombre que secuestró a Jones, que le arrebata la tablilla, aunque Belzoni vuelve a quitársela a él, se la arrebata el loro, que la pierde de nuevo quedándose en el techo al que sube Sara, que es allí sorprendida por Kopponen, no consiguiendo Tadeo, pese a intentarlo, sorprenderlo.

De nuevo con la tablilla, Kopponen y sus hombres huyen en coche, aunque Belzoni logra quitarle la tablilla una vez más, volviendo a perderlo en lo alto del tren, donde Sara y Tadeo se afanan en recogerlo, contándole ella que ha descubierto que los que les persiguen pertenecen a Oddyseus, una organización pirata

Recogen la tablilla, pero se acerca un túnel y están a punto de morir, aunque se salvan al caer por una abertura al vagón donde van las llamas, consiguiendo además gracias al túnel despistar a los criminales, de los que temen que se hagan inmortales si encuentran Paititi antes que ellos, que huyen subidos en las llamas, consiguiendo así esquivarlos, aunque ellos mismos están perdidos y no saben dónde están.

Gracias a que Freddy lleva un GPS encuentran el camino hacia el Machu Picchu, aunque cuando llegan al despacho del padre de Sara comprueban que no está allí.

Van hasta el desierto de Nazca, dándose cuenta antes de partir que los de Oddyseus les han perseguido hasta allí, debiendo huir de ellos en un globo aerostático

En el globo, en forma de burger, Freddy les prepara hamburguesas para todos mientras ve los capítulos de su telenovela preferida.

Sara se queja de no haber podido ver prácticamente a su padre, siempre preocupado de sus descubrimientos, contándole Tadeo que él perdió a sus padres, mostrándole el recuerdo que guarda de su padre, su amuleto, el gemelo.

Mientras vuelan Jeff empieza a enfermar, observando además que al acercarlo a la televisión hace interferencias, viendo cómo escupe el localizador, aunque demasiado tarde ya, pues dos helicópteros de Oddyseus les han localizado y les detienen, llevándolos presos hasta la entrada a la pirámide donde tienen al profesor Lavrof preso junto con Max Mordon, observando Tadeo cómo este besa a Sara tras lo que le pide a Sara que les entregue lo que buscan para que les dejan marchar, aunque su padre no puede creer que la haya llevado, entregándosela Sara a Kopponen, que la inserta en el hueco que hay en el centro junto a la puerta y donde encajan perfectamente, pudiendo así acceder a la clave para poder leer el mapa que conduce a Paititi, varios círculos de piedra que van rodando hasta colocarse y hacerse legible para Lavrof, que debe descifrar el jeroglífico.

Con su objetivo conseguido, se llevan al profesor y a Max hasta el lugar indicado por el jeroglífico, dejando a Tadeo y a Sara con unos guardianes, indicando que si el profesor no colabora acabarán con ella.

Pero cuando se van Sara empieza a dar vueltas a unas palabras dichas por su padre antes de partir, descubriendo Tadeo una puerta tras la roca, dándose cuenta Sara de que la tablilla era la llave, por lo que se ponen a empujar hasta lograr abrirla, descubriendo que tras esta se encuentra el auténtico mapa de Paititi, que se refleja en la piel de una llama.

Pero lo malo es que se quedan encerrados, aunque cuando ven a Jeff se dan cuenta de que debe haber otra salida.

La imprudencia de Freddy, que trata de robar una pieza hace que la sala comience a destruirse como en los peores sueños de Tadeo, logrando Jeff encontrar la salida, corriendo Tadeo a rescatar a Sara, que se quedó tratando de interpretar el plano.

Una vez fuera, y con Sara habiendo logrado conocer el lugar donde está la entrada a Paititi, van en una excavadora que Tadeo cuenta aprendió a conducir en las obras del metro, interpretando Sara que habla del Metropolitano.

Cuando se quedan sin gasolina continúan caminando, por lo que acaban muy cansados, debiendo pararse para descansar.

Aprovechan entonces para hablar, quejándose Sara de que Max es, como su padre, un adicto al trabajo, siendo Tadeo diferente.

Aprovechando ese momento, Tadeo trata de contarle la verdad a Sara, aunque esta se queda dormida y no le escucha.

No muy lejos de allí, decenas de grúas excavan en medio del desierto tratando de encontrar la ciudad perdida, colaborando Max con ellos, seguro de que Lavrof no les ha mentido, ya que va a ser su futuro suegro.

Tadeo y sus amigos tratan de encontrar la entrada, cuando de pronto, de entre la maleza surge un puma que empieza a seguir a Tadeo, lanzándole Freddy un capote, con el que deberá torear al puma, que al abalanzarse sobre él se enreda en su capote, aprovechando Tadeo para ocultarse en una pequeña cueva, mientras desde un árbol, sus amigos le lanzan cocos al puma hasta conseguir espantarlo.

Entonces Tadeo se da cuenta de que en su escondite hay restos arqueológicos y que al final del túnel está la ciudad perdida, abriéndose un pozo al golpear con una piedra.

Los hombres de Oddyseus llevan 24 horas excavando sin lograr nada, viendo el profesor desde allí con los prismáticos los murciélagos que salen de la cueva descubierta por su hija, pero es sorprendido por Kopponen, que también los ve.

Parten de inmediato hacia el lugar con sus vehículos, apartando a Tadeo y a Sara y ocupando su lugar, bajando ellos en un ascensor.

Antes de bajar Max dice que no pueden dejarlos vivos, aunque Kopponen los considera inofensivos, pese a lo cual Max ordena que acaben con Tadeo, aunque Jeff consigue distraer a su captor, pudiendo Tadeo subir a una grúa logrando despistarlo, pese a lo que está a punto de acabar con él, evitándolo Freddy que le lanza una piedra al guardián, tras lo que Belzoni lanza sobre este a cientos de murciélagos, logrando huir.

Abajo encuentran dos puertas, indicando el profesor que deben pasar por la de la izquierda, haciéndolo Tadeo cuando baja por la de la derecha, llegando así hasta un viejo templo donde ve que hay alguien que lo vigila pero no se muestra.

Se acerca hasta un ídolo y ve cómo se acerca a él un ser espantoso, una momia, por lo que se asusta y grita, aunque el inca también se asusta y grita, huyendo.

Al escuchar sus gritos Kopponen y sus hombres corren hacia el lugar, contando Tadeo que Max es uno de los hombres de Oddyseus, ante lo que Max reacciona pidiéndole a Tadeo que le cuente a Sara que no es un arqueólogo, sino a un peón de la construcción, tras lo que ordena acabar con él, escuchando Sara cómo los hombres lo llaman jefe, debiendo reconocer que ordenó secuestrar a su padre y liquidar a Freddy y a Tadeo, dándole ella una bofetada al escucharlo, marchándose, aunque está también enfadada con Tadeo por haberle mentido.

Entretanto la momia trata de ver cómo expulsarlos haciendo que surja fuego y haciendo caer una enorme bola de fuego que persigue a los intrusos.

Tadeo cae y Sara lo ayuda y le salva la vida, reconociendo este ante ella que lo único que dijo sin mentir es que era el fan número uno de Max.

Le cuenta luego a Sara que vio a las momias vivas, diciendo ella que si son momias no están vivas.

La cámara del oro está tras una puerta, aunque deberán saber cuál, habiendo decenas de cuerdas, habiendo solo una correcta, siendo todas las demás trampas, tirando de hecho Max de una de ellas, provocando un accidente.

Pero Tadeo está dispuesto a llevar a cabo su misión y librarse de los delincuentes, por lo que trata de encontrar la cuerda acertada tirando de las otras, que le permiten ir librándose de sus enemigos, yendo de cuerda en cuerda tratando de llegar a la roja que es la clave, compitiendo con Kopponen, cuya cuerda logra cortar, haciéndole caer al abismo antes de llegar a la cuerda roja que abre una puerta por la que cuela Max tras el que sale Tadeo.

Max encuentra la estatua de oro y trata de arrancarla, aunque al golpearla ve cómo se abre el techo y surge un enorme monstruo de piedra al que ha puesto en marcha la momia inca que asegura que han estado protegiendo la estatua durante 500 años y que no va permitir que se la lleven.

Pero Max consigue hacerse con el control del gigante de piedra, estando a punto de acabar con la propia momia inca, que se salva gracias a Tadeo, que logra encaramarse al monstruo y trepar por él hasta llegar arriba, donde está Max, con el que inicia una pelea en la que cae nuevamente Tadeo, siendo atrapado por el gigante entre sus garras, lanzándole entonces la momia la plomada que el propio Tadeo había perdido al caérsele al pozo, lanzándola Tadeo contra Max, consiguiendo hacerle caer, aunque el monstruo rompe entonces el cristal que protegía el Indio de oro con el que se hace Max, que obtiene así la vida eterna.

Pero la momia inca no parece preocupada, diciéndole a Tadeo que observe, viendo cómo Max se empieza a deformar. Se volverá inmortal, pero no como él esperaba, sino convertido en un monstruo como él, una momia, no habiendo antídoto y ordenando que Max sea encerrado en una celda oscura, donde permanecerá eternamente.

La momia les muestra a ellos el tesoro de los incas, que existe en efecto y es muy hermoso, tras lo que les ofrece dos salidas: o convertirse en momias o morir, pues temen que desvelen su misterio.

Tadeo le asegura que nunca nadie sabrá nada sobre ese lugar, entregándole su tesoro más valioso, el gemelo de su padre para el tesoro de los incas.

La momia le dice que son los mejores mortales que se encontró y les permite salir mientras ellos se quedan ese pequeño tesoro de Tadeo, que ve junto al profesor y Sara cómo se cierran las puertas de la ciudad ante ellos.

Regresan tras ello afuera donde les espera Freddy al que le dicen que no lograron encontrar nada y que la leyenda de Paititi seguirá siendo una leyenda.

Tadeo le dice a Sara que siente que perdiera a su héroe, diciendo ella que encontró a uno de verdad, él Tadeo, al que besa, haciéndolo muy feliz antes de regresar de nuevo hacia la "civilización" a bordo de una grúa.

Calificación: 2