Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

La soga

Rope (1948) * USA

Duración: 80 min.

Música: Leo Forbstein

Fotografía: William V. Skall y Joseph Valentine

Guión: Arthur Laurents (N. Patrick Hamilton / Adaptación: Hume Cronyn)

Dirección: Alfred Hitchcock

Intérpretes: James Stewart (Rupert Cadell), John Dall (Brandon Shaw), Farley Granger (Phillip Morgan), Joan Chandler (Janet Walker), Cedric Hardwicke (Henry Kentley), Constance Collier (Anita Atwater), Douglas Dick (Kenneth Lawrence), Edith Evanson (Wilson), Dick Hogan (David Kentley).

Una pareja de universitarios, Brandon y Phillip estrangulan a su amigo David Kentley para demostrar que son capaces de cometer el crimen perfecto y que son superiores, siguiendo las teorías de su antiguo profesor, Rupert Cadell.

Tras ello esconden el cadáver en un arcón que tienen en el salón. Tras ello deciden trasladar todo lo que tenían preparado en la mesa del comedor al arcón, para una cena a la que han invitado a varias personas con motivo de su salida hacia el campo, donde supuestamente Philip podrá estar más concentrado preparando su debut como pianista.

A la fiesta llega Kenneth, otro amigo de los estudiantes, que se siente muy molesto al enterarse de que también invitaron a Janet, su antigua novia, y prometida de David.

Esta también mostrará su disgusto al encontrar allí a Kenneth, reprochando a Brandon, de la que también fue novia, no haberla advertido.

Tras ella se presentan el padre del asesinado muchacho asesinado, el señor Kentley, junto a su cuñada, la señora Atwater, al no poder acudir su esposa, apareciendo finalmente el profesor Cadell.

La fiesta transcurre apaciblemente, pese a la extrañeza que les produce a todos la ausencia de David, siempre puntual, hasta que empiezan a hablar de un tema que resulta muy desagradable para el señor Kentley.

Sostiene Brandon las teorías de Nietzsche de la existencia de personas que, por tener un cerebro superior a la media están por encima de los conceptos del bien y del mal, teniendo por ello la capacidad de matar sin poder ser juzgados como los demás.

El señor Kentley rechaza de plano sus teorías, afirmando que estas pueden suponer el nacimiento de un nuevo Hitler.

A la extrañeza y nerviosismo que produce la ausencia de David, se une la nerviosa actitud de Philip que no se le escapa al señor Cadell, que observa su violenta reacción cuando Brandon cuenta que de pequeño mataba pollos ahorcándolos, o cuando el padre de David aparece con unos libros atados con la cuerda que utilizaron para acabar con David.

La falta de noticias de David provoca la inquietud de su madre, decidiendo el señor Kenley dar por terminada la fiesta para atenderla, junto con su cuñada, la novia de su hijo y Kenneth. Se va también el señor Rupert, que ve que está en la casa el sombrero de David.

Regresará unos minutos después con la excusa de recoger su pitillera, observando el nerviosismo de Philip, ya totalmente borracho.

Rupert les dice que Janet sospecha que ellos hicieron algo para evitar que acudiera David a la fiesta, y él también lo cree, aunque por su actitud piensa que ocurrió algo peor, lo que confirma al abrir el arcón y ver el cadáver de David allí.

Indignado por el uso que hicieron sus discípulos de su teoría les dice que nadie es quién para considerarse superior.

Brandon, que pensaba que Rupert comprendería mejor que nadie su forma de actuar se siente anonadado al ver que este no aprueba su actuación.

Rupert dispara el revólver de Brandon para atraer la atención y hacer que la policía se haga cargo de los asesinos.

Calificación: 3