Bienvenidos a mi página de resúmenes

La tribu

España (2018) *

Duración: 90 min.

Música: Vicente Ortiz Gimeno

Fotografía: Ángel Iguacel

Guion: Fernando Colomo, Yolanda García Serrano, Joaquín Oristrell

Dirección: Fernando Colomo

Intérpretes: Paco León (Fidel), Carmen Machi (Virginia), Maribel del Pino (Maribel), Luis Bermejo (Luciano), María José Sarrate (Eli), Arlette Torres (Belén), Maite Sandoval (Cati), Marisol Aznar (Uge), Julián López (Juanjo), Artur Busquets (Elton), Manuel Huedo (Maikel)

En los laboratorios Omnicron, un nutrido grupo de personas se manifiestan contra los despidos de 300 trabajadores que la compañía va a efectuar.

Entretanto, en su despacho, Fidel García, Director de Recursos Humanos, y responsable de los despidos hace el amor con una becaria sin hacer caso de las protestas hasta que una piedra impacta contra su cristal, y le obliga a dejar el coito, viendo entonces que la mujer se ha quedado enganchada y no pueden separarse.

Deben por ello llamar a una ambulancia, y, aunque les sacan cubiertos con una manta una persona se la quita, dejando al descubierto a la pareja, y el trasero de Fidel, siendo fotografiados y grabados por todos los empleados con sus móviles, comentando uno de ellos que es el hombre lapa.

Enseguida las redes dan cuenta del hombre enganchado literalmente a su becaria, teniendo millones de visitas en pocas horas, habiendo otros videos donde ya se le denomina el "Hombre lapa", creando alguien una canción que titulan así.

Algún tiempo más tarde se recoge en la prensa su fulminante despido, haciéndose eco la prensa del corazón de la petición de divorcio de su esposa, Natalia Senillosa, hija de un importante empresario.

El reggaetón dedicado al hombre lapa se convierte en un éxito mundial, siendo una de las canciones que utiliza un grupo de mujeres maduras para sus clases de baile.

Una de ellas, Virginia, se prepara para encontrarse, tras 35 años, con él, que la espera en el bar del hotel donde ella trabaja como camarera, y donde es reconocido por el camarero, que, tras servirle su café le tira la botella de agua en la cabeza, recordándole que es una de las 300 personas que echó a la calle y le pregunta qué tal sienta destrozarle la vida a alguien, pues tuvo que enviar a su familia al pueblo y él vive en una pensión de mala muerte, siendo él antes quien le servía el café cada mañana.

Decide tras ello marcharse sin esperar a Virginia, que le dice que le citó allí porque es donde trabaja, diciendo Fidel que fue una mala decisión quedar, pues no tienen nada que ver, no interesándole lo que ella le pueda contar.

Virginia le sigue hasta la calle y le cuenta que lo tuvo con solo 16 años, pero que cada día ha pensado en él y se ha arrepentido de haberle dado en adopción.

Le pregunta si sus padres adoptivos eran buena gente, contando él que murieron en un accidente, pero que él tiene dos carreras y un máster.

Fidel insiste en que no quiere saber nada de ella y que quedó con ella, respondiendo él que porque su terapeuta le dijo que debía enfrentarse al rechazo.

Observa entonces un autobús y se echa encima, siendo golpeado por el espejo de este en la cabeza, por lo que cae inconsciente, aprovechando el revuelo Juanjo, el camarero para llevarse su mochila.

Cuando despierta se encuentra en la habitación de un hospital, estando a su lado Virginia y entra una enfermera, Belén, que le cuenta que es compañera de su madre en clases de baile, aunque él no recuerda ni cómo se llama y confunde las palabras debido a una amnesia temporal transitoria, aunque, según le explican, irá recuperando la memoria en flashes, por lo que le dice a Virginia que debe llevarle a casa, enseñarle fotos y contarle cosas de cuando era pequeño y recordarle momentos felices de su vida.

Cuando le dan el alta, Virginia lo lleva a su casa de su Badalona, junto con varias amigas de su grupo de las "mamis", con las que va a clase de baile, siendo la que les lleva Uge, que es taxista, y acompañándolas Belén y Eli, que es además compañera en el hotel.

Como no recuerda nada, Virginia le cuenta de nuevo que es su madre biológica, pero que no lo conoce de nada porque lo dio en adopción.

Fidel, aunque no recuerda nada ve que tanto su barrio como la casa de su madre son feos, conociendo además a sus hermanos, Maikel y Elton, que llevan camisetas reivindicativas donde pone de Omnicron readmisión, dejándolo a su cargo mientras ella va a su clase de baile.

Allí Cati, otra mujer del grupo de las mamis, que es policía, le dice que logró el número fijo de Fidel, por lo que Virginia llama, poniéndose su mujer que le pide, creyendo que es Fidel que deje de llamarla, pues le odia y tiene una orden de alejamiento, por lo que amenaza con llamar a la policía si vuelve a llamar.

De nuevo en casa, ve que Fidel está agobiado por no saber quién es, pese a los intentos de su hermano, aunque piensa que alguien lo estará buscando.

Mientras duerme en el sofá, su madre busca en Internet noticias sobre él, descubriendo su oscuro pasado como director de recursos humanos de Omnicron, su fama como hombre lapa y sobre su divorcio.

Cuando Maikel y Elton llegan por la mañana de juerga y ella sale a trabajar, ellos, que no quieren que su hermano invada su cuarto, lo echan a la calle.

Fidel comienza a caminar por las calles de la población, hasta que unos chavales, al ver su camiseta de "La tribu", donde su madre va a clases de baile, le indican dónde es, diciéndole una vez allí a Maribel, la monitora, al ver una foto de las mamis que conoce a Virginia, a la que llama Maribel, que debe abandonar por un tiempo su trabajo para hacerse cargo de él.

Lo lleva tras ello hasta un supermercado del barrio y habla con el encargado, Luciano, al que le informa de que Fidel es su hijo y le dice que debe hacerse cargo de él dándole trabajo, pese a que él dice no tener dinero para contratarlo y pagarle, diciendo ella que basta con que le dé una propina, pues, como le explicó previamente, no recuerda nada.

Cuando le presenta al muchacho le dice que el supermercado, Fidel le dice que está hecho un desastre, pues deben colocarse todas las cosas a tres alturas, a la de los ojos los artículos más caros para incentivar la compra, los de primera necesidad abajo porque a la gente no le importa agacharse y arriba las ofertas.

Tras comprarle ropa nueva regresan a casa, viendo que sus hijos se van a una asamblea, echándoles ella la bronca por haber echado a su hermano y no hacer nada por buscar trabajo y él le pide respeto para su madre.

Virginia le dice que debería ir con ella a las clases de baile, pues a ella le salvó de una depresión, y también le pasó a varias de ellas, como Uge, la taxista, o a Eli, su compañera, que vivía con su marido asustada y gracias al baile se atrevió a denunciarle y le dice que él también intentó suicidarse cuando sabía quién era.

Él acepta solo al saber que estará Maribel, la monitora, que le gusta mucho, aunque será el único hombre del grupo, siendo recibido con mucho cariño por todas.

Tras la clase, y mientras se ducha, entra en el vestuario Maribel y la ve desnudarse, asustándose al ver que tiene una erección, explicándole ella que es normal y que significa que le gustan las mujeres, aunque él dice que no le gustan las mujeres, que solo le gusta ella, aunque Maribel prefiere marcharse.

Van luego a actuar a una función benéfica, donde varios de los maridos de las mujeres, llevan, como sus hermanos, camisetas de Omnicron pidiendo la readmisión, ya que es un festival para recaudar dinero para la causa, y, aunque a uno de ellos le suena, no lo relacionan y le dan una camiseta igual para que se la ponga en solidaridad.

Se sienta luego con ellos y con Luciano que alaban a Virginia por estar siempre de buen humor y seguir adelante pese a las desgracias, como cuando la operaron de cáncer de mama o tras una explosión de gas que destrozó su casa.

Él las presenta y dice que hay que seguir luchando como ellas, siendo un éxito sus actuaciones.

El lunes siguiente, Fidel comienza a trabajar en el super con Luciano, que le dice que siempre quiso tener un hijo, y al que Fidel le pregunta cuánto le va a pagar, diciendo que es una mierda cuando le dice que 500 Euros, que además le dará de su bolsillo.

Un "cazatalentos" televisivo que busca números para su programa, y al que le llegó un video de las que llama "las marujas raperas", dice que quieren que actúen en el concurso de talentos.

Mientras Maribel va a hablar con el cazatalentos, él les muestra cómo hacer bien sus pasos, pues se equivocaban, y por un momento se convierte en el profesor, saliendo todo bien, y asegurando el cazatalentos que saldrán en una semana en televisión, pues buscan historias con corazón, pareciendo todas encantadas con la idea de salir en televisión, para lo que comienzan a arreglarse cuando Fidel, que no tiene prejuicios ni cortapisas, les dice que son feas.

Durante las pruebas, el cazatalentos exige que Fidel actúe con ellas, pues de lo contrario es probable que no las acepten y a Cati, la policía le parece una buena idea, ya que, al salir en televisión lo verá mucha gente y habrá alguien que lo reconozca, aunque Virginia dice no verlo claro y trata de hacer mal la prueba, y de ponerse delante de él.

Pero Chacho, el cazatalentos sí lo reconoció y sabe que es el hombre lapa y así se lo vende a la directora del programa, que se siente encantada por la exclusiva.

Virginia está preocupada y habla con Luciano, porque no sabe si decirle a Fidel quién es, contándole que es el ejecutor del despido y que le verá todo Badalona, aunque ella no cree que los cojan ya que lo hicieron fatal, y en especial ella, aunque cuando llegan a la Tribu se enteran de que han pasado el cásting, estando felices todos menos Virginia.

Les han pedido una coreografía nueva y más actual y Virginia dice que no tienen tiempo, pues trabajan todos, siendo Fidel el que las anima a seguir.

Además, cuando llegan a casa, les dice a sus hermanos que ahora tendrán que hacer ellos todo lo de la casa, pues su madre tiene mucho que ensayar, reconociendo ellos que fueron quienes enviaron a televisión el video de ellas.

Virginia, animada por Fidel, entiende que puede ser más exigente, por lo que le pide a su encargado que la nombren gobernanta, pues lleva 15 años trabajando, y le advierte que durante unos días irán solo media jornada, ya que tienen que ensayar.

Tras el último ensayo, Fidel regresa al vestuario, donde está Maribel, a la que le dice que otra vez ha tenido una erección, y ella le responde esta vez positivamente, aunque cuando van a hacer el amor él se queda bloqueado, pues llega a su mente el recuerdo del momento en que se quedó enganchado con la becaria y teme que le vuelva a ocurrir y recupera de golpe la memoria, aunque no es algo bueno, como esperaba.

Cuando sale, se topa con Luciano, que está a punto de atropellarlo al ir a toda velocidad a recogerlos, y le pide que le saque de allí y lo lleve a su verdadera casa en la parte alta de Barcelona, contándole que ha sido un monstruo al que todos van a odiar.

Antes de bajarse del coche le dice además que nunca pensó que trabajar en un supermercado pudiera ser tan divertido.

Las mamis esperan impacientes a Virginia y a Fidel para ir a televisión, aunque solo aparece Virginia con sus otros hijos, contándoles Maribel que Fidel recuperó la memoria, algo que todos ven como positivo menos Virginia, que les cuenta que cuando Fidel sabía quién era se quiso suicidar.

Recibe entonces la llamada de Luciano, que le cuenta que está siguiendo a Fidel hasta su portal.

Allí, el portero le cuenta a Fidel que durante todo ese tiempo ha estado en su piso su primo para regarle las plantas tras decirle que él se había ido a Chicago por un máster.

Encuentra en efecto, viviendo a cuerpo de rey en su casa, a Juanjo, el camarero del hotel, que le robó la mochila.

El autobús se dirige con todas las mamis al domicilio de Fidel, mientras Juanjo se dispone a recoger sus cosas y marcharse, aunque no se arrepiente, pues le dejó sin trabajo.

Virginia y Luciano suben hasta el piso de Fidel, al que ven tomándose una pastilla antidepresiva, lo que les asusta, pues creen que se ha intentado suicidar de nuevo, obligándole a vomitarla.

Le cuentan entonces que Luciano es su padre.

Él les explica que fue quien despidió a los 300 trabajadores y lleva un año escondiéndose, algo que su madre, le explica, ya sabe, desde el principio, pero no le dijo nada para que no se hundiera.

Él le dice que fue quien decidió a cuántos trabajadores había que echar porque le encantaba hacerlo, aunque su madre le dice que le hicieron creer que le gustaba y que era lo que tenía que hacer, como le pasó a ella cuando nació él. No quiso cogerle y lo despidió sin más, como él a toda esa gente.

Pese a todo él se niega a ir a la televisión, pues no quiere exhibirse públicamente, diciéndole su madre que no debe vivir escondido y tiene que aceptar quién es aunque se rían de él, pues tiene que aprender a vivir con eso.

Le muestra además a sus amigas desde la ventana, todas ilusionadas, y le dice que ellas han llegado hasta allí gracias a él y no puede dejarlas abandonadas.

Comienza "La gala de los talentos" a la que ellos llegan tarde, por lo que, sin tiempo ni para respirar, deben salir a bailar, habiéndose cambiado en el autobús.

Manel Fuentes entrevista a las mamis, que pone como ejemplo de superación y de que el baile no tiene edad, aunque deja aparte a Fidel.

Ve entonces cómo ponen un video de él, el del "hombre lapa", y anuncian su reaparición en televisión, dándose cuenta todos en ese momento, sus hermanos y los maridos de sus compañeras incluidos, de que fue el ejecutor de los despidos.

Él debe reconocer que es una sorpresa también para él y que ha estado un año escondido porque le daba vergüenza, pero que ya no se esconde y ha ido a dar la cara, aunque se la partan, desabrochándose la chaqueta, para mostrar que bajo esta lleva la camiseta de la lucha contra los despidos que él promovió y que, aunque haga el ridículo, lo hará por una buena causa, diciendo que si pudiera borraría de su pasado los despidos, no lo otro, que podría haberle pasado a cualquiera.

Cuenta también que esas mujeres le han cambiado la vida, al haber comprendido que esta había sido un mierda, pues fue capaz de hacer cualquier cosa por dinero, mientras que ellas bailan solo por el placer de bailar y porque les sale del alma.

Él quería ser alguien y no lo era y ahora sí sabe lo que quiere ser, una mami más y que le acepten en la Tribu.

Pero varias de ellas no salen a actuar, dolidas al conocer la verdad. Salen solo 5, aunque luego se van sumando poco a poco las demás, mostrando a media actuación sus camisetas reivindicativas contra los despidos, sacando además Fidel a Maribel con ellos, mientras en realización, la directora le dice a Chacho, que las descubrió, que está despedido por haber convertido el show en un mitin de yaya flautas.

Terminada la actuación hay aplausos, mientras Fidel besa a Maribel, abrazándose luego con su madre.

Calificación: 2