Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

La venganza de Don Mendo

España (1961) *

Duración: 87 Min.

Música: Rafael de Andrés

Fotografía: José F. Aguayo

Guión: Fernando Fernán-Gómez (O.: Pedro Muñoz Seca)

Dirección: Fernando Fernán-Gómez

Intérpretes: Fernando Fernán Gómez (Don Mendo Salazar, Marqués de Cabra), Paloma Valdés (Magdalena), Juanjo Menéndez (Don Pero Collado, Duque de Toro), Antonio Garisa (Rey Alfonso VII), Joaquín Roa (Don Nuño Manso de Jarama), Lina Canalejas (Reina, Berenguela), María Luisa Ponte (Doña Ramírez), José Vivó (Marqués de la Moncada), Paula Martel (Azofaifa), Naima Lamcharki (Rezaida), Lola Cardona (Marquesa de Tarrasa), Francisco Camoiras (Clodulfo).

Don Mendo Salazar, marqués de Cabra, galante y audaz caballero del medievo castellano, es también un virtuoso de la mandolina y un especialista en escalar torreones en busca de amoríos.

Un día, y estando en el aposento de su amante, la bella Magdalena es sorprendido por el prometido de esta, Don Pero, Duque de Toro al ver la escala que lleva hasta su habitación. Forma un escándalo, acudiendo también Don Nuño Manso de Jarama, padre de Magdalena que no está dispuesto a perder su posición y su honor por un trovador que carece de la posición de Don Pero.

Para no comprometer el honor de su amante, Don Mendo decide no confesar su relación con Magdalena y se hace pasar por un ladrón que entró a robar en la estancia de esta, aprovechando su reciente desgracia tras perder todo su capital jugando a las siete y media, haciendo así que su amada quede limpia de toda sospecha.

Magdalena por su parte no solo lo acusa del robo, sino que además, y para borrar cualquier sombra de sospecha sobre su fidelidad decide que no debe ser solo encarcelado, sino que además deben emparedarlo.

Pero el Marqués de Moncada, amigo de Don Mendo, y conocedor de la falsedad de Magdalena facilita la huída de este, emparedando en su lugar a otra persona ya muerta, justamente el día en que se celebra la boda de Magdalena.

Años después, Don Mendo, con la barba rapada y la melena larga y rubia para que no le reconozcan, se dedica a entretener a las tropas del ejército que pelea contra los moros como trovador, enamorando a todas las mujeres.

Magdalena por su parte sigue siendo tan infiel al de Toro como antes lo fuera al de Cabra, siendo su nuevo amante el mismísimo Rey.

En una de las campañas a las que acude el rey en persona aparece Don Mendo con su grupo de bailarinas.

Magdalena se encaprichará de él de inmediato, lo mismo le ocurre a la reina, que lo cita en la cueva de Algodor, el mismo lugar donde el rey citó a Magdalena.

Por su parte, el de Toro y el de Manso acuden también a dicha Cueva sospechando las infidelidades de Magdalena que pueden mancillar su honor.

A la cueva llegan, el Rey tras Magdalena; Magdalena y la Reina tras el Trovador; la mora Azofaifa, también enamorada de Don Mendo, tras este, dispuesta a liquidar a la mujer que tanto le hizo sufrir.

Do Mendo cree llegada la ocasión de su venganza, aunque cuando va a matar a Magdalena, Moncada, su amigo, ahora al servicio del rey se lo impide para no involucrarlo.

Pero Don Pero, humillado también está dispuesto a acabar con su mujer y con el amante de esta, aunque cuando salen para ejecutarlo descubren que se trata del rey, y no del Trovador, por lo que decide suicidarse para lavar su honor.

Más tarde morirá Don Nuño a manos del propio rey. Siendo finalmente Azofaifa quien acabe con Magdalena.

Poco después aparece Don Mendo con la reina, y al no poder vengarse de Magdalena decide matar a Azofaifa, para a continuación suicidarse él.

Calificación: 3