Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

La vida inesperada
La vida inesperada

España / USA (2013) *

Duración: 108 min.

Música: Lucio Godoy, Federico Jusid

Fotografía: Kiko de la Rica

Guión: Elvira Lindo

Dirección: Jorge Torregrossa

Intérpretes: Javier Cámara (Juan), Raúl Arévalo (Primo), Tammy Blanchard (Jojo), Carmen Ruiz (Sandra), Sarah Sokolovic (Holly), Gloria Muñoz (Madre), Juan Villareal (Claudio), Bill Blechinberg (Bill), Luis Carlos de la Lombana (Raúl), Miguel Belmonte (Nene), Julia Murney (Lisa), Amy Gaipa (Carol), Twinkle Burke (Irene).

Un joven llega en metro hasta Times Square, por donde camina hasta un cercano teatro donde representan la zarzuela Katiuska varios actores españoles, entre los que están Juan, primo del muchacho y Sandra, a la que le cuenta que hace años que no lo ve y su fastidio por tener que compartir su cama durante un mes porque no tiene dos habitaciones como le contó a su madre.

Le cuenta que su primo no es actor como ellos, sino que es normal, inversor.

Como su casaca huele al sudor del actor que representa su papel los fines de semana, llama a la encargada de vestuario, descubriendo que esta es nueva, por lo que le pregunta su nombre, respondiéndole que es Jodie, aunque la llaman Jojo, y que está sustituyendo a la costurera titular, que está enferma.

Juan, que lleva allí viviendo ya 10 años, le pide que no le comente los tópicos sobre los neoyorquinos, pues se los sabe todos, recibiendo de su casa a través de su primo jamón, Cola-Cao, chorizo, paté, y otros productos españoles.

Su primo le explica que tiene novia y que se va a casar, aunque antes de hacerlo ha decidido viajar hasta allí para respirar un poco, tratando de pensar si no le ha salido todo perfecto y desea investigar otras opciones y no acomodarse, aunque no quiere hacer turismo, pues eso ya lo hizo en un viaje anterior con la gente de su trabajo.

Juan le cuenta que realiza varios trabajos para poder pagar los 2.000 dólares que le cuesta su mini apartamento.

Juan habla cada día con su madre por Skype, que le dice que su primo es corto pese a lo bien colocado que está, y que tiene más mérito trabajar en Nueva York que en Alicante.

Además de actor, Juan trabaja dando clases de comida española en la tienda de Claudio, un argentino, aunque más que de cocinar les habla a sus alumnas de las tapas y no de lo que les interesa, la tortilla, el gazpacho o la paella ante sus protestas, por lo que, tras encontrarse con su primo en la calle le pide que le ayude con la paella, asegurando él que lo hará, extrañándose de verlo tan trajeado.

Durante la representación de "Doña Rosita la soltera", a la que va a verle su primo, él habla de nuevo con Jojo, que dice estar emocionada con la obra, ya que se leyó el libreto para crear los trajes, y que él no parece prestar suficiente atención a estos.

Por la noche su primo le cuenta que iba tan trajeado porque está haciendo entrevistas de cara a buscar un puesto allí como asesor financiero, aunque nadie lo sabe.

Se encuentran entonces con Holly, una de las alumnas de sus clases de cocina, que les pide que la dejen ir con ellos a comprar los ingredientes para la paella, yendo tras ello hasta un bar con actuaciones en directo donde Juan trabaja como camarero, preguntándole allí por una novia americana que llevó al pueblo, y de la que le cuenta que no fue bien, pues las mujeres americanas son diferentes y que hay que trabajárselas más antes de poder llevarlas a la cama, por lo que, cuando pasa mucha necesidad se acuesta con su amiga Sandra, confesándole su primo que también él tuvo alguna aventurilla.

Al día siguiente Juan se despierta más tarde de lo debido por culpa de su primo que puso cortinas y no vio que ya había amanecido, llegando tarde a su clase de cocina, debiendo excusarse ante Claudio, el dueño de la tienda, al que le cuenta que ingresaron en el hospital a su madre.

Juan queda con Holly para las compras, tomando antes una copa, contándole ella que quiso ser bailarina y que sus padres son del norte, pero que ella quiere abrirse camino en Nueva York y le gustaría abrir un restaurante con comidas del mundo, poniendo cada día las especialidades de un país.

Cuando regresan de comprar los ingredientes de la paella ven un anuncio en el que sale Juan anunciando un producto contra la caída del cabello y se ríen, tras lo cual le pregunta si le gusta Juan a lo que ella le dice que no es su tipo, ante lo que él le pregunta cuál es su tipo, a lo que ella responde que desde luego no el americano, intentando él besarla, ante lo que ella le dice que va demasiado rápido.

Finalmente hacen la paella en la terraza de Juan, que debe ocultarles a sus alumnas que lleva conejo, siendo su primo el que la hace, aunque simula seguir sus instrucciones.

A la comida acuden también Claudio, Sandra y Jojo, alargándose la reunión hasta la noche, hablando Juan con Claudio, que le dice que él todavía puede volverse a España, pues tiene allí su familia, al contrario que él, que ya no tiene a su esposa y sus hijos son americanos, contándole Juan que su padre también tenía una tienda y quería que él continuara con el negocio, pero que a él siempre le gustó ser actor.

Claudio canta un nostálgico tango tras ello antes de que empiecen a marcharse todos, acompañando su primo a Holly, a la que besa apasionadamente mientras bajan las escaleras sin que esta vez ella se oponga, tras lo que van al piso de su primo.

Juan se queda arriba solo con Jojo, a la que le dice que es duro ser inmigrante, y tener todo lo que te une al mundo en otro lugar, a lo que ella afirma que tiene suerte, ya que a ella no le queda nadie, contándole que es de Orlando y que sus padres eran hippies y les hubiera gustado que ella fuera más abierta.

Ella le cuenta que diseña su ropa y que le gustaría dedicarse a ello y que lo del teatro es algo temporal, aunque le han ofrecido trabajo en otra compañía de Boston.

Luego le pide que le diga que se quede con él, pues sin que nadie lo sepa pasa las noches en el teatro, escuchando ruidos toda la noche, pidiéndole también que la bese, contándole que lleva años sin acostarse con nadie esperando encontrar a alguien que le gustara, tras lo cual bajan a su casa, aunque no pueden acostarse, pues Holly y su primo se quedaron con su cama, por lo que deben conformarse con dormir en el sofá.

Unos días después Jojo le dice que se va a ir a Boston y que le gustaría pasar la noche con él para poder recordarlo, proponiéndole pasarla en el teatro ya que no pueden ir a su casa, pues su primo está enfermo, preparando ella una mesa en el escenario con velas, aunque con comida china, tras lo que van a la parte de atrás, donde hay una cama en la que se acuestan, empezando a escuchar tras hacer el amor extraños ruidos, los mismos que dice ella que oye cada noche y que él, asustado, comprueba que los hacen las ratas.

La acompañará luego hasta la estación, donde se despiden, diciéndole ella que irá pensando en el tren en esa noche, tras lo que le dice que lo ama, pidiéndole él que no sea tan categórica, pues los americanos hablan de amor enseguida y le pide que no se tome su relación tan en serio, pues se va a marchar de gira y lo que ha pasado no le compromete a nada con él, ante lo que ella asegura que lo entiende, pues no se conocen tanto como para echarse de menos.

En su casa, y mientras su primo sigue enfermo, él trata de acostarse con Sandra una vez más, aunque no está concentrado y lo dejan, coincidiendo ella en lo que él le había expresado ya anteriormente a su primo, que ellos hacen el amor como si fuera algo de mantenimiento en los periodos en que ninguno tenía nada, y que se tienen cariño, pero no se han llegado a querer lo suficiente.

Le pregunta por la sastra, dándose cuenta de que le importa, ante lo cual ella le dice que no sabe por qué se siente celosa si no lo quiere, tras lo cual se marcha diciéndole que es mejor que no se acuesten, pues los dos sabrían que se trataría de la última vez que lo hiciera y eso sería muy triste.

Una vez recuperado, su primo sigue con sus entrevistas, yendo tras una de ellas a ver a Holly al restaurante en que trabaja, saliendo luego con ella, que le cuenta que es madre y que tiene a una hija de 6 años que vive con sus padres porque no podría trabajar y vivir con ella allí, preguntándole a él si tiene novia en España, a lo que responde afirmativamente, aunque no sabe que ha ido a buscar trabajo.

Se van juntos a casa de ella y se acuestan, no acordándose él de avisar a su primo, que se siente preocupado, regañándole al llegar por la mañana y abofeteándolo, en lo que será el inicio de una pelea que realizan ante el ordenador en el que la madre de Juan canta por Skype varias canciones para que elija una.

Tras la pelea Juan le dice a su primo que no lo soporta desde que eran niños porque él era más guapo, más listo y siempre se salía con la suya y todos le mimaban, y cuando hacía una putada no dejaba huella, por lo que era el niño perfecto, asegurando que le sigue pareciendo un empollón que ha ido a su casa a humillarle y a restregarle su vida por la cara y que, de hecho, cuando fue con sus amigos a Nueva York ni siquiera fue a visitarlo porque se avergonzaba de él.

Frente a ello su primo le dice que es justo todo lo contrario, que siempre lo admiró desde pequeño y que si no lo visitó en su anterior viaje fue porque temió que sus amigos le parecieran imbéciles.

Una de las entrevistas de su primo es fructífera y le ofrecen el empleo, proponiéndole comenzar a trabajar en junio.

Juan entretanto comienza a representar "Tres sombreros de copa", teniendo una bronca con unos muchachos cubanos que empiezan a hablar por teléfono, ante lo que su primo le dice que no le compensa trabajar por 80 dólares teniendo que pagarse él el traslado y la cena, no entendiendo su pasión por el teatro.

Recibe una llamada de Jojo que le deja un mensaje diciéndole que ha salido con un actor que es joven y guapo, aunque no tiene mucho tiempo para salir entre el trabajo y la preparación de su nueva colección

Por el día sigue trabajando como empleado de Claudio, que observa que es un gran vendedor, por lo que le dice que, dado que sus hijos desean que se retire y cierre la tienda y él no desea hacerlo, ha pensado en buscar un socio, y que él es el ideal, aunque Juan no puede admitir que después de salir huyendo de España y de su futuro como tendero, vaya a acabar haciendo lo mismo al otro lado del Océano, lamentando que siendo un buen actor no ha conseguido triunfar, diciéndole Claudio que debe admitir que hay sueños que ya no se cumplirán y que la vida tiene a veces giros inesperados y que hay que estar atento y aprovecharlos.

Su primo pasa cada vez más tiempo con Holly, que le cuenta que el fin de semana irá su hija a verla, y le pide que vaya con ellas a comer, diciendo él que no cree que sea una buena idea, ante lo que ella dice que todos salen corriendo, recordándole él, ante el enfado de ella, que fue ella la primera que huyó.

Ese día es el cumpleaños de Juan, al que sus compañeros sorprenden en el teatro con una tarta, yendo luego a tomar unas copas al bar en que trabaja, donde Sandra le dice que se marcha a Winsconsin con un genio de la física que se ha enamorado de ella, por lo que se va a vivir al campo, ante lo que Juan le pregunta por qué se siente celoso si no la quiere.

Poco después llega Holly, mientras en el escenario, Juan agradece a todos el detalle, y brinda por su primo con el que ha estado durmiendo durante un mes y que está a punto de marcharse, sabiendo él que pese al trabajo conseguido no regresará, sorprendiendo con sus palabras a Holly que no sabía nada.

Y mientras Juan canta una canción de desamor Holly le pregunta a su primo si va a volver, diciendo él que no lo sabe y que necesita pensarlo, ante lo que ella se marcha.

Cuando sale Juan, le dice que debería salir tras ella, pues la quiere y además tiene allí la oferta de un gran trabajo, aunque él dice que ni siquiera sabe por qué se presentó, y que le ha surgido la oportunidad de vivir otra vida, pero no se atreve.

Juan le dice que debe dejar a su novia porque la va a hacer infeliz, a lo que su primo le dice que ella quiere ser infeliz con él y él con ella, y estar enamorado no le parece suficiente, no teniendo el valor de él de dejarlo todo y vivir en Nueva York.

Juan recibe la llamada de su madre que le cuenta que el banco de su primo está muy mal y que su tía no sabe si perderá el trabajo, ante lo que ella le ha dicho que a lo mejor tiene que ir al extranjero.

Él le cuenta que está pensando en montar un negocio de comidas, ofreciéndola ella el dinero que ahorraron para ellos y que sus hermanas se llevaron cuando se casaron.

Su primo se marcha y le dice que si tuviera dos vidas le gustaría vivir la suya.

Él se queda pensativo sentado a la puerta de su tienda, sin ver que se acerca Jojo, que le cuenta que la sastra murió.

Él le pregunta por el joven con el que salía, y ella le dice que era demasiado frívolo, para decirle después que está enamorada, y que si él no lo está puede decírselo y no le volverá a molestar. Él entonces la besa entre las lágrimas de alegría de ella.

Mientras su primo se aleja en el taxi y Holly sigue con su trabajo en el restaurante, Claudio cuelga en su tienda una fotografía de Juan de niño junto a la tienda de ultramarinos de su padre mientras observa feliz a Juan con Jojo al otro lado del cristal.

Calificación: 3