Bienvenidos a mi página de resúmenes

La virgen de agosto

España (2019) *

Duración: 125 min.

Fotografía: Santiago Racaj

Guion: Jonás Trueba e Itsaso Arana

Dirección: Jonás Trueba

Intérpretes: Itsaso Arana (Eva), Vito Sanz (Agos), Isabelle Stoffel (Olka), Joe Manjón (Joe), Luis Alberto Heras (Luis), Mikele Urroz (Sofía), María Herrador (María), Francesco Carril (Francesco).

Eva está a punto de cumplir los 33 y decide quedarse en un Madrid que se vacía en verano, cuando la gente huye del calor de la ciudad, acudiendo, los que se quedan, a las verbenas de San Lorenzo, San Cayetano y la Paloma.

1 de agosto de 2018

Eva acude a la casa que le prestará durante ese mes un amigo en la zona cercana al Rastro, aprovechando que él se irá a Valencia durante ese tiempo.

Es una casa antigua, en la que solo se reformaron baño y cocina y sin aire acondicionado.

2 de agosto

Su amigo le dijo que se iría al día siguiente, por lo que ella llega por la tarde cargada con su maleta, tras lo que sale a la compra, observando el enorme bullicio que hay por las fiestas.

Cena con el ruido de las fiestas, y luego, ya en la cama, ojea un libro.

3 de agosto

Eva pasea sin prisas por el Madrid semivacío y se tumba a tomar el sol en el césped y a leer.

Coge tras ello uno de los autobuses turísticos que ve pasar constantemente.

Se baja en el Museo Arqueológico, siguiendo a una turista japonesa, deteniéndose ante las figuras que observó antes la turista, especialmente ante La dama de Elche.

Mientras observa fuera una escultura de Popea, aparece de pronto Luis, un amigo, que le explica que estaba allí haciendo un artículo sobre una reclamación de piezas hecha por un monasterio palentino.

Luis le cuenta que trabaja como Freelance.

Toman unas copas en una terraza y hablan, opinando ella que agosto es un buen momento para hacer cosas que en otro momento no apetecen, y además cree que es más fácil llegar al perfeccionismo en verano, porque se rebajan las expectativas.

Él recuerda que, de hecho, empezó a salir con Laura, su novia, en verano.

Luego la acompaña hasta su casa, topándose con los chulapos que bailan en la calle, tomando, antes de retirarse un bocadillo en un chiringuito, mientras recuerdan cosas del pasado y charlan, comentando él que está enamorado, pero tiene miedo a liarla o hacer daño o a que se lo hagan.

4 de agosto

Pasada la medianoche, ellos continúan en medio de la verbena del barrio, fijándose, mientras observan la performance en alemán de una pareja, en que también está allí la chica oriental a la que siguió hasta el museo.

Cuando, ya de madrugada regresa a casa, no consigue abrir la puerta del portal, por lo que decide llamar a su amiga Sofía, que está en Madrid.

Al día siguiente habla con Sofía, mientras vigilan al bebé de esta, y le cuenta que estuvo con Luis, comentando que, al volver a ver a una persona se da cuenta de que se tiene una idea de él de cuando se conocieron, que a veces no se mantiene.

Sofi se lamenta porque cuando hay un niño por medio parece una apestada social, y que, de hecho, tuvo que pasarle lo del portal para volver a saber de ella.

Eva debe reconocer que se ha apartado un poco de ella, pero antes de que naciera Julen porque la vida les fue cambiando, pero cuando se vio sin saber qué hacer sintió el instinto de llamarla, porque para ella sigue siendo como su casa.

Vuelve a su casa y trata de que le abra algún vecino, habiendo solo una que le contesta y que baja a abrirle, observando que se trata de la chica que estaba la noche anterior haciendo la performance en la plaza.

La chica, que se llama Olka y es noruega, le explica que a ella le pasó lo mismo, y que estuvo dos horas llamando a todos los pisos y no había nadie.

Tras haber tomado contacto con ella salen juntas esa noche a la verbena, contándole Eva que ella era actriz, pero que ya no quiere serlo y está pensando qué quiere hacer.

Luego, tras haber bebido bailan animadamente.

5 de agosto

Pasada la medianoche, y mientras están bebiendo de nuevo, se les acercan dos chicos, uno de ellos inglés Joe, que habla español, y otro galés, Will, que no lo habla.

Como se acaba la verbena, les proponen ir a otro lugar, un local semiclandestino, donde solo les abren si llaman a un teléfono que dan solo a gente de confianza.

Allí, Joe le cuenta que es profesor de inglés en una academia.

Le cuenta también que cantaba con Joe canciones de los brigadistas, por un tío abuelo, que luchó en España durante la Guerra Civil. Debido a ello hicieron una gira por España, y él decidió quedarse.

Cuando se levanta llama a Olka porque, dice, había pensado en llamar a los ingleses e ir a pasar el día al río, llevándose a otra amiga, pidiéndole que llame ella a los chicos, ya que ella no se quedó con el contacto.

Poco después, Olka le contesta que los chicos se apuntan para el día siguiente, pidiéndole Eva que le preste un bañador, pues ella no tiene allí.

6 de agosto

Van en efecto a pasar el día en el río, yendo también Sofi con Julen.

Eva se muestra pudorosa, algo que Olka, le dice, es raro para una actriz.

Le cuenta que vivió durante unos años con Sofía, preguntándole Olka si ella también querría tener hijos, diciendo Eva que antes sí, pero que ahora no lo tiene tan claro, contándole Olka que ella congeló sus óvulos cuatro años atrás en Noruega y no sabe si pagará la cuota de la renovación, sabiendo que, si no lo hace, probablemente renunciará a la maternidad.

Will les dice que tal vez también él se quede en España, porque Manchester es muy oscuro.

Joe les dice que él va a hacer 10 años ya en Madrid

Olka, cuenta que ha cambiado varias veces de país y es como empezar de nuevo siempre.

Eva se queda pensativa al escucharle, pues ella es la única que es de Madrid y que nunca se fue a vivir fuera y le dan envidia.

Luego se mete al río, pero sin quitarse la camisa y mojando solo las piernas, decidiendo Will, al verla tan pensativa, empujarla y tirarla al agua, y, aunque se queja por lo fría que está el agua, acaba disfrutando de ella, tumbándose boca arriba sobre esta.

7 de agosto

Ese día Eva permanece en la casa, pero desde el balcón puede ver pasar la procesión de San Cayetano, y es testigo de los vítores a los santos.

8 de agosto

Esa tarde, Eva decide ir al cine, cuando, de pronto, y antes de entrar aparecen Francesco y su amigo David para ver la misma película.

Le cuenta que se fue a Italia, pero que regresó hace un par de días.

Cuando ellos entran, ella decide marcharse y no entrar.

Eva recuerda luego en su diario que llevaban sin verse 3 meses y que él le dijo que le había hablado a David de la posibilidad de que se encontraran allí y notó que quería quedar para tomar algo, pero no lo hizo, y decidió no entrar al cine.

9 de agosto

Regresa al cine para ver la película del día anterior y que le apetecía mucho ver.

Detrás de ella escucha a dos mujeres sobre dolores menstruales, diciéndole una de ellas a la otra que puede someterse a una de sus sesiones, lo cual le ayudará.

A la salida del cine las aborda para decirles que querría someterse a una de sus sesiones.

10 de agosto

Al día siguiente María va a su casa para la sesión de bendición del útero, en que le va imponiendo sus manos, que finaliza colocándose cada una de ellas una toalla sobre la cabeza como si de vírgenes se tratara, bebiendo finalmente un líquido.

Salen luego a tomar algo en los puestos callejeros de la verbena, uniéndoseles Sofi, hablando sobre el cosmos y el universo, aunque temen que si las escuchan las tomen por locas.

11 de agosto

Acude por la noche al templo de Debod, para ver las lágrimas de San Lorenzo. Las perseidas que en esa noche se ven en mayor cantidad que en cualquier otra fecha.

12 de agosto

Pasada la medianoche, mira, como otras muchas personas, al cielo tratando de conseguir ver la lluvia de estrellas, pareciéndole por un momento ver a Luis con la turista japonesa.

Cuando regresa andando hacia su casa, se fija en un joven que está en el viaducto, pero tras las mamparas colocadas para evitar los suicidios, y le advierte que no se puede estar allí, diciéndole él que no se preocupe, aunque ella se cuela, arrastrándose por la parte inferior para tratar de hablar con él y evitar que esté solo y pueda sentir la tentación de lanzarse.

Trata de entretenerle hablándole de las lágrimas de San Lorenzo, que, él dice, vio también, y que reconoce nunca había visto hasta ese momento porque siempre estaba de fiesta, ya que es de Huesca y allí son las fiestas mayores, asegurando que nunca está donde quiere.

Ella le cuenta que es de Madrid, donde ha vivido en varios lugares, no sabiendo dónde vivirá cuando deje el piso que le prestaron.

Se presentan, diciendo él que se llama Agos, de Agostino.

Eva le cuenta una leyenda que hay sobre el puente.

La de una mujer de una familia muy rica que se enamoró de un chico pobre y cuya familia le prohibió verlo, ante lo que, desesperada y triste, decidió tirarse desde el viaducto, viendo al hacerlo cómo la falda larga se infló como si se tratara de un paracaídas y acabó aterrizando lentamente, aunque, reconoce, que otros dicen que se enredó en un árbol.

Pero cuando la familia vio lo que era capaz de hacer por amor, les dejaron vivir juntos.

Al ver que Agos no parece tener intención de lanzarse y que tampoco parece apreciar su compañía, decide marcharse.

Por la tarde la llama María para ir a ver a Soleá Morente a la Plaza de la Paja, donde se encuentran con Olka frente al puesto en que, observa, trabaja Agos.

Luego van a bailar, uniéndoseles Sofi.

13 de agosto

Observa cómo durante el baile Olka liga con otra mujer.

Cuando se retiran, ella decide acercarse nuevamente hasta el viaducto, observando, desde lejos a Agos, que está allí, fumando, como el día anterior, decidiendo seguirlo cuando se marcha, viendo que va hasta un bar cercano, decidiendo ella entrar y dirigirse a él, al que le pregunta si se acuerda de ella, recordando incluso su nombre, confesándole ella que lo siguió, preguntándole él si sigue preocupada por él, diciéndole ella que no y preguntándole si hacía eso como un ritual.

Agos le cuenta que va a ese bar porque la camarera es una amiga y se toma allí la última copa y la acompaña.

Observa que están allí Soleá Morente y sus acompañantes, diciéndole a Agos que estuvo viéndolos y le encantó su actuación, pues hubo una canción, "Todavía" que plantea que todavía tiene tiempo, en que le pareció que le hablaban a ella.

Agos la anima a que se acerque a ellos y les diga lo que sintió, mostrándose ellos agradecidos por sus palabras.

A su vuelta, él le dice que en el fondo son como ellos, aunque les ha ido mejor, preguntándole ella si siente que no le ha ido bien, diciéndole que podría haberle ido mejor, preguntándole si es actor, diciéndole que ella también cuando se lo confirma.

Eva lo anima entonces a hacer un pequeño ejercicio de actuación que aprendió en clase, consistente en alejarse primero y luego acercarse y dar una bofetada al otro.

Le pregunta tras ello, qué es, de lo que más se arrepiente, diciendo él que de no haber sido un buen padre, pues tiene una hija de 8 años, con la que casi no ha vivido, que vive con su madre y con el novio de esta, que es quien de verdad ha ejercido como padre.

Hablan luego fuera, mientras él sale a fumar, contándole que él vive en un piso compartido y se ha quedado una habitación vacía, y le pregunta si le interesa.

Él le propone que vaya con él para mostrárselo, lo que ella acepta, aunque él le dice que va siempre caminando y es cerca del Puente de los Franceses, y cree que igual no le gusta a ella porque está alejado del centro, pese a lo cual, ella decide seguir adelante, explicándole él que tiene algo muy bueno, y es que se ve la Casa de Campo desde la ventana.

Mientras caminan, él le cuenta que le van a dejar a su hija Violeta porque la madre y su marido se van a ir a escalar a la India y no sabe qué hacer, pues tiene que trabajar hasta el 15 y se la dejan un día antes, por lo que probablemente deberá dejársela a su compañero de piso.

Llegan ya de día y él le muestra la casa. Cocina, baño, salón, su habitación y la de la chica que se fue y que ocuparía ella, si se decide.

Ella le propone entonces hacer el amor.

Tras ello, le dice a Agos que cree que lo que le pasa es que está embarazada, para añadir, aunque, añade, no puede ser, dándose cuenta de que él no la escucha, pues está dormido.

A la mañana siguiente regresa a su casa en autobús y una vez en casa escribe en su diario, "sé que es difícil de creer".

14 de agosto

Observa en el espejo su cuerpo desnudo y su incipiente tripa.

15 de agosto

Quedó con Agos y con su hija Violeta en la zona de la verbena, pues él tiene que trabajar, siendo ella quien se haga cargo, mientras tanto, del cuidado de la niña.

Esta le dice que Agos le dijo que ella se iba a vivir con él y también le dijo que estaba embarazada, sorprendiéndose ella y sonriendo, al darse cuenta de que si la oyó.

Violeta le pregunta que de quién, diciendo ella que de nadie, concluyendo la niña que como la Virgen, afirmando ella que así es, y sonriendo, mientras observa a Agos que está tras la barra trabajando.

Calificación: 3