Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Locura de amor

España (1948)

Duración: 111 min.

Música: Juan Quintero

Fotografía: José Fernández Aguayo

Guión: Alfredo Echegaray, Carlos Blanco, José María Pemán (Obra: Manuel Tamayo y Baus)

Dirección: Juan de Orduña

Intérpretes: Aurora Bautista (Doña Juana), Fernando Rey (Felipe el Hermoso), Sara Montiel (Aldara), Jorge Mistral (Capitán Don Alvar), Jesús Tordesillas (Don Filiberto de Vere), Juan Espantaleón (Almirante), Manuel Luna, Ricardo Acero (Don Carlos), María Cañete (Doña Elvira), Manuel Arbó (Marlian), Conrado San Martín (Hernán).

1508. A su llegada a España el emperador Carlos V visita a su madre que desde hace tiempo permanece confinada en Tordesillas debido a su estado mental. La visión de el Toisón de oro en el pecho del señor de Chievres le recuerda al intrigante Don Filiberto, encubridor de los amores adúlteros de su esposo y tiene un ataque de locura ante su hijo.

El capitán Alvar narrará entonces al emperador la historia de Doña Juana, desde el momento en que sorprende a su marido en su pabellón de caza en medio de una fiesta y cortejando a una dama en el momento en que ella iba a comunicarle la noticia de la muerte de su madre, añadiendo a dicho dolor el de la traición.

Ya en Castilla, Felipe sigue siendo infiel. Y visita a menudo en el mesón del Toledado a, Beatriz, nombre bajo el que se oculta Aldara, la princesa mora hija del rey Zagal ansiosa tanto de venganza como de conquistar al capitán Alvar de Estúñiga, al que ha seguido desde Italia. Y que conseguirá un puesto como dama de la reina gracias al adúltero don Felipe.

Y mientras Felipe se dedica a conquistar a otras mujeres, su hombre de confianza, Filiberto de Were va tejiendo, apoyado por parte de la nobleza castellana deseosa de medrar, una intriga para incapacitar a la reina y proclamar rey a Felipe.

El día anterior a la sesión en que las cortes deben declararle rey, Felipe juega con el marqués de Villena a la pelota y bebe agua muy fría.

Una carta escrita por Aldara al rey llega a manos de la reina que, cegada por los celos hace escribir a todas las damas unas palabras para descubrir a la traidora, sin importarle que el almirante y los hombres que le son fieles presencien tal escena de celos cuando van a tratar graves asuntos de estado.

La reina sólo aceptará acudir a las Cortes debido a la insistencia del capitán Alvar de Estúñiga, secretamente enamorado de ella. Pero su presencia será contraproducente, pues aparece ante todos como loca al presentar como prueba de la infidelidad de su marido un papel en blanco que ella creía la carta de Aldara, hábilmente sustraída por el señor de Were.

Alvar se enfrentará con él, si bien será Aldara quien acabe con el traidor para salvar a su amado pese a que es consciente de que el suyo es un amor imposible.

Al término de la sesión Felipe se siente mal debido a un corte de digestión. La reina cuidará de él con amor hasta su muerte que para ella es sólo un episodio de sueño, por lo que se negará a enterrarle y paseará su cadáver por Castilla tratando de llevarle a Granada, donde nunca llegarían.

Calificación: 2